X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Apátridas

Jaime Richart Publicada 27/05/2017 a las 06:00 Actualizada 26/05/2017 a las 20:08    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 4

Habría que desalojar a todos éstos de las instituciones. Como se desahucia sin piedad a tantos desgraciados sin honda causa que lo justifique. Mientras que para aquéllos, sería la medida de castigo más benévola por el daño que han hecho y siguen haciendo a toda la sociedad española…

En el supuesto de que, allá por los años setenta, la intención de los poderes públicos de entonces (a cuyo frente estaba una tal Margaret Thatcher, al seguir a Keynes, a Friedman, a ensayistas mediáticos con los hermanos Kaplan a la cabeza y a otros economistas iluminados) no fuese hacer de la privatización de lo público el negocio sórdido que ha sido, sobre todo en España, creyeron que convertir a la sociedad humana en una jungla de competidores que se destrozasen entre sí para que la actividad del individuo rindiese más y fuese más productiva, iba a ser la solución para un mundo nuevo y progresivamente próspero.

No calcularon aquellos cerebros muchas cosas. Tampoco las consecuencias y en absoluto los riesgos. ¿O sí? No tuvieron para nada en cuenta que si el ánimo y la diligencia del individuo se activa cuando atisba la ganancia (y mucho más si ésta es sin esfuerzo), también su condición le hace mucho más proclive al abuso que al desarrollo de su conciencia social, es decir, la conciencia de la sociedad a que pertenece y del bien que esa conciencia procura para todos. Sin embargo, el logro del bien común perseguido por todas las cabezas pensantes desde la Grecia antigua hasta ayer, es imposible cuando la propia sociedad, mejor dicho quienes se han atrevido a administrarla, sitúan el interés del individuo aislado por encima del interés del enjambre. Y eso es lo que sucede cuando de un país y de su Estado se pretende hacer una sociedad anónima compuesta de accionistas, además de una sola casta...

Lo dicho sucede en toda sociedad, pero si encima sus dirigentes roban a mansalva con consecuencias nefastas para grandes mayorías, esa sociedad no puede sostenerse por mucho tiempo estable y acabará fallida. Tampoco podrá esperarse que los ciudadanos que pertenecen a ella no se conviertan en émulos de esos dirigentes en los aspectos más funestos de toda imitación, que es la imitación de la perversidad y en España de la picaresca. Pues la imitación es un factor peligroso en esta cuestión, pues al individuo le cuesta mucho más imitar la virtud y el comportamiento virtuoso de los individuos que gobiernan, que imitar de ellos lo peor de su conducta y de su imagen. Es más, si el jerarca o los jerarcas son abyectos, lo más probable es que tan aberrantes en el cumplimiento de sus obligaciones civiles como ellos acaben siendo gran parte de los gobernados. De ahí que sea mucho más importante la honestidad del dirigente que su idoneidad técnica. Y desde este estado de cosas, a la anomia, al caos o a la revolución no hay más que unos pasos.

Una prueba de esto es que si las sociedades catalana y vasca en España tenían, aunque latentes, dormidas sus aspiraciones de independencia, desde un tiempo a esta parte ambas están al acecho de su oportunidad aunque sólo sea para que el mundo no les confunda a ellos con la españolidad infecta de corrupción de sus gobernantes centralistas.

Se entiende así que millones de ciudadanos preferiríamos ser apátridas antes que seguir bajo el yugo de una banda de ladrones que desde la transición se apoderaron del poder político conservando los poderes fácticos y no están dispuestos a abandonarlo, como no lo estaban aquellas bandas de forajidos en las películas del lejano Oeste americano que se habían apoderado del pueblo y tenían que ser desalojadas a tiros...

¿Quién no hay imaginado alguna vez que vivía en un país tranquilo y propulsado por deseos de justicia, de libertad y de igualdad; en un país donde “la Justicia estaba en sus propios términos, sin que la osasen turbar ni ofender los del favor y los del interés, que tanto ahora la menoscaban, turban y persiguen, y donde la ley del encaje aún no se había sentado en el entendimiento del juez porque entonces no había qué juzgar, ni quién fuese juzgado”? Pues bien, quienes han secuestrado a España tras la dictadura, jamás van a permitirlo sin mostrarse dispuestos a cualquier bajeza más de las muchas cometidas, o a cometer más barbaridad para evitarlo. Y si no, al tiempo.
________________

Jaime Richart es antropólogo y jurista y socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



4 Comentarios
  • Inocencio XIV Inocencio XIV 27/05/17 13:40

    De acuerdo en todo, menos en un asuntillo. Ocurre que de apátrida se vive fatal. Como idea no está mal, pero resulta que no se contempla. Al final, todos estamos obligados a pertenecer a un Estado. Incluso los apátridas, sobre todo ellos, hacen las mil y una con tal de conseguir un pasaporte. Se puede ser apátrida de corazón, pero a la postre necesitas un carnet de identidad. La cuestión es si se puede cambiar de pasaporte o, por qué no, si se puede cambiar el pasaporte directamente. Ya saben que algunos millones estamos por lo segundo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • MaikiMaik MaikiMaik 27/05/17 11:42

    Me ha gustado. Y España secuestrada por decir un país, pero vamos, que en este mundo secuestrado por las doctrinas que nombras, para mí no tiene sentido la pertenencia a país alguno. El infame funcionamiento de las fronteras dependiendo de si eres carne o dinero, a más de unos nos está enseñando quiénes son los nuestros, y no encuentro gentilicios para calificarlos. En mi caso soy español por circunstancia.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • vibebilbao vibebilbao 27/05/17 10:33

    Muy bien traído. Miedo me dan los últimos estertores de la postransición.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • M.T M.T 27/05/17 09:20

    Comparto su visión del apátrida en este artículo. Una excelente exposición de lo que tenemos y vivimos. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • @cibermonfi Javier Valenzuela Javier Valenzuela

    ¿Hacia un Estado de Excepción?

    La libertad, primera víctima del emponzoñamiento de la crisis política catalana. A uno y otro lado del Ebro.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    ¿Irán los catalanes a votar en bici?

    La cuestión no es baladí, porque la forma en la que nos movemos representa el 40% de las emisiones de CO2 y es una de las principales causas de contaminación atmosférica en nuestras ciudades.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Madrid

    Pido que me comprendan si me niego a aceptar la caricatura facha de Madrid que se utiliza estos días en muchas declaraciones, porque yo he vivido y vivo en otro Madrid y me reúno a hablar de poesía o a tomar cerveza con otro Madrid.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre