X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Estado de bienestar de pago (o de caridad)

Fernando Pérez Martínez Publicada 19/06/2017 a las 06:00 Actualizada 18/06/2017 a las 20:19    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 8

La “donación” del señor Amancio Ortega de 320 millones de euros para la compra de un número de equipos oncológicos, afortunadamente, ha levantado la polvareda de la polémica. Significa esto que no todos estamos muertos.

La inversión de 320 millones de euros en equipos oncológicos es o puede encubrir un supuesto fraude, o una inversión ventajosa, sin perder de vista la candorosa opción de que haya sido iluminado por el rayo filantrópico el responsable de que sigan hoy sin ver un céntimo en indemnizaciones las víctimas de la hecatombe de Inditex en Bangladesh, y desista gentilmente de tensar las costuras de su bolsillo renunciando a 320 millones de euros.

A primera vista la donación de una cantidad que deja con la boca abierta a la mayoría de los mortales parece una acción irreprochable, a la que envolvemos de modo automático en sentimientos desinteresados y filantrópicos.

Si aplicamos la racionalidad que nos distingue de las bestias, si sometemos la altruista donación al filtro de la condición humana, encontramos distintos peldaños de mezquindad e interés ocultos en el supuesto ardor humanitario de los contables del señor Amancio Ortega, propietario de un imperio económico que da la vuelta al mundo moviendo indecentes cantidades de beneficios y pagando probablemente unas simbólicas a la par que ridículas cantidades en concepto de impuestos a la Hacienda española.

Tengamos en cuenta que el año 2016 Inditex tuvo un beneficio de 3.157 millones de euros y que en el año 2013 declaraba haber pagado en concepto de impuesto de sociedades, cotizaciones a la Seguridad Social y aranceles la cantidad de 821 millones.

La Hacienda española aplica oficialmente un tipo de gravamen a todo aquel que al año declare unos dividendos superiores a 24.000 euros. Pero la propia y maternal Hacienda española proporciona una serie de desgravaciones que permiten que después de deducirse todo lo legalmente posible el tipo oficial se reduzca del 30% al 27%.

Fuentes oficiales de Inditex reconocen pagar de verdad un 22% de sus beneficios, lo que resulta contradictorio con lo afirmado recientemente por el señor Luis Guindos, ministro de Economía del Gobierno español. Decía el señor Guindos que el tipo medio del gravamen que se aplica a las grandes empresas está entre el 5% y el 10%, después de desgravarse todas las chuches fiscales al servicio de estas privilegiadas compañías.

Una simple regla de tres le permite ver al avisado lector los pagos a la Hacienda española por parte de Inditex que podrían corresponder según el señor Guindos desde 157,5 millones de euros, hasta, si aplicamos el gravamen oficial del 30%, los 947,1 millones de euros para los beneficios obtenidos en el año 2016. La sustancial diferencia, 789,6 millones de euros, da para hacer donaciones de 320 millones varias veces. Por no hablar del derecho que se arroga un particular para decidir en qué especialidades médicas es oportuno o urgente invertir los dineros que debieran ser públicos si Hacienda fuésemos todos.

Según la revista Forbes, Amancio Ortega es la tercera mayor fortuna del planeta, que se calcula en 46.000 millones de euros.

Es el ministro Montoro quien diseñó la amnistía fiscal para los grandes defraudadores fiscales de España, que ha sido calificada de inconstitucional por los jueces del Tribunal Constitucional. El señor Montoro se dio por satisfecho al cobrar de promedio un 3% del dinero escondido por los delincuentes fiscales españoles, regularizándolo sin importarle la procedencia de esos capitales. Si éste es el trato fiscal que el señor Montoro ofrece a los delincuentes, cuál será la breva ofrecida a un honrado contribuyente que además da espléndidas propinas de cientos de millones de euros.

Si conservamos en el Gobierno a señores como Montoro y Guindos seguiremos teniendo caridad como la del señor Amancio Ortega que invertirá 320 millones de euros de vez en cuando en lo que le dé la gana. Si sacamos del Gobierno a señores como Montoro y Guindos, que perdonan los impuestos a los ricos, y los ministros que les sustituyen les hacen pasar por la ventanilla de Hacienda, como los españoles normales que la visitamos todos los años, no habrá caridad, a cambio los ingresos procedentes de empresas como la del señor Amancio Ortega podrán aumentar, sin menoscabo de su fortuna personal, en una cantidad próxima a los 950 millones de euros cada año.

Lo que demuestra que la justicia fiscal es más rentable para las naciones que la caridad.
_______

Fernando Pérez Martínez es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



8 Comentarios
  • Sancho Sancho 20/06/17 02:08

    Nada que añadir a su estupendo artículo. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • juan alvarez juan alvarez 19/06/17 10:50

    LO que hace este señor, tan simple como robar 1.200 millones a los niños pobres de Bangla Desh, y donar 300 o 400 al cancer o a Caáritas, para que devuelva los que se los robo, 20 millones, no es caridad, ni compasión, ni cordialidad con los miserables, es la burla pura de la pobreza, de los necesitados, de los miserables. es la confusión de los pobres de esppíritu. Puro escándalo. El Sistema Público de Segudad Social cuesta decenas de miles de millones anuales que pagamos sobradamente con los impuestos, los trabajdores, los funcionarios, y los jubilados con nuestros impuestos, y aún sobra para pagar a corruptos y corruptores, a desgraciados que se llaman gobernantes, para llenar arcas en Suiza, que no son nuestras, y rescatar a bancos que acumulan casi toda la riqueza del planeta, en ese Idolo tan manoseado y querido de todos: Don Dinero. Haría mucho mejor, no en donarlo, sino en devolverlo a la Seguridad Social de Bangla Desh, a la Ayuda a la Infancia de Bangla Desh, o a los niños de Bangla Desh, es decir, a quienes se los robó con la anuencia de "aquel gobierno", tan musulman, igual de hupocrita y corrupto que "este gobierno", tan católico. Ay de los escandalosos y de los hipócritas. Mas nos hubiera valido atarnos una rueda de molino al cuello y echarnos al mar. Más nos hubiera valido. Literalmente. La Ley de la calavera tine un destino. Y no es el polvo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Dolores Sorondo Dolores Sorondo 19/06/17 10:33

    Al señor Jorge Plaza
    El problema es Que el señor Ortega no dá el dinero a los hospitales para que lo utilicen en lo que necesiten ,sino que impone la inversión en material de exploración tipo TAC , Scanner, y eso en España no hace falta tienen más que la media europea

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • jorgeplaza jorgeplaza 19/06/17 09:13

    ¿Y? ¿Cambiaría algo la legislación, la realidad o la vida si Ortega no hubiera hecho la donación? Sí: el cambio sería que la Sanidad Pública no tendría los aparatos donados. Las dos posibilidades que hay que comparar son: a) La legislación y su aplicación a la práctica, incluyendo el tipo que paga a Hacienda el señor Ortega son las que son; el Gobierno y su Ministro de Hacienda son los que son; Amancio Ortega, que es es que es y gana lo que gana, hace la donación de 300 millones; b) Todo exactamente igual que en a) salvo que Amancio Ortega, que sigue siendo el que es y ganando lo que gana no hace la donación. ¿Cuál de las dos opciones prefiere usted, señor Pérez Martinez, la a o la b? Si lo que quiere decir es que es mejor tener un sistema fiscal justo que un beneficencia caritativa, estoy de acuerdo: ¿y? ¿En qué cambia la realidad ese pío deseo? Y, de paso, no me parece que fuera a cambiar mucho si llegaran al poder los redentores de la Humanidad de Podemos, que ya sabemos que subirían el IRPF a las "grandes rentas" que, según tengo entendido, para ellos son las que pasan de 60.000 €/año. Es decir, lo de siempre: redistribución de la renta de unos asalariados a otros. Podría decir que menos demagogia, pero prefiero decirlo más sencillamente: menos rollos, por favor.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    1

    • Ambón Ambón 21/06/17 10:45

      Sr. Plaza. Es una cuestión de dignidad y patriotismo, yo no quiero que el Estado español se vea condicionado por ningún magnate que diga cuanto y en que. Yo aspiro a vivir en un país democrático donde todo el mundo exija sus derechos y cumpla sus obligaciones, es decir, quiero un país de ciudadanos y no de subditos que han de agradecer las limosnas que te dan unas manos que unas pocas veces dan y las mas de las veces quitan.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 19/06/17 08:59

    D.Fernando, comparto su arlo. Estado de bienestar sustanciado por todos los ciudadanos del Estado, corresponsablemente.
    Del interfecto, no deseo opinar mas; he dejado expuesto mi criterio al respecto en tantos cuantos arlos han colaborado a una 'buena publicidad' IMPAGABLE del ciudadano sujeto a imtos como cualesquiera empresarios/trabajadores/asalariados del Estado.
    Las instituciones de caridad, serán el medio de subsistencia de una parte del país, en la cuneta social, ante un trabajo precario, con el que 'pretenden' mantener indigentes a los trabajadores/asalariados.
    Lo que hemos financiado entre todos; una Sanidad racional, preventiva, dotada de los medios necesarios y únicamente, FALTA DE RRHH porque los 'gestores externos' no consideran rentable la inversión en profesionales cualificados, esa la van a utilizar las INSTITUCIONES DE CARIDAD PARA ELUDIR EL PAGO DE IMPUESTOS AL ERARIO.
    ¡La racionalidad...no acaba de instalarse en la ciudadanía española!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • Sancho Sancho 20/06/17 02:07

      Muy bien dicho.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • vianero vianero 19/06/17 08:28

    Leña a los guindillas y toretes y al de las limosnas que pase por la inspección y se meta su limosna por donde amargan los pépinos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    La Internacional del Odio

    La mayoría de los atentados yihadistas en Europa los han cometido ciudadanos europeos. Las propuestas de cerrar las fronteras son inútiles. Es un hagamos algo porque no sabemos qué hacer. Son inútiles porque los terroristas no vienen de fuera, están dentro, han nacido aquí.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    Sin garantías no hay democracia

    La democracia, compleja y resbaladiza como ella sola, puede nombrarse y apellidarse de muchas maneras, pero todas tienen un elemento común: la articulación de un sistema de poderes y contrapoderes que actúan como garantía.
  • Cobarde con causa Juan Herrera Juan Herrera

    El wéstern, género de Trump

    El día que Trump, Kim-Jong-un o Maduro no hacen un duelo de pistoleros tuiteros, en el telediario hay un sheriff corrupto o un juez prevaricador.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre