X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




LIBREPENSADORES

La lógica moderna

Jaime Richart Publicada 04/08/2017 a las 06:00 Actualizada 03/08/2017 a las 13:21    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

La lógica moderna tiene en España mucho de lógica anglosajona y exactamente “americana”, si es que en lo anglosajón hay otra lógica que no sea pragmatismo puro. El caso es que en sociedades como la nuestra está causando efectos morales entre revolucionados y devastadores.

Esa clase de lógica, aplicada a los profundos cambios tecnológicos y a juzgar por la marcha de los acontecimientos, consiste en una repentina necesidad de todo el mundo de atraer la máxima atención en exhibirnos allá donde comparecemos, en renunciar a la privacidad pese a que si por un lado se nos recuerda la conveniencia de proteger nuestros datos, por otro una mano invisible los pone al alcance de todo el mundo comercial. Para todo son precisas claves o contraseñas. Se nos hace creer que hemos de preservarnos de fisgones y malvados y que legiones de maliciosos acechan nuestro disco duro; pero nadie sabe para qué, pues la inmensa mayoría cibernética carecemos de valores que esconder, sean materiales o morales...

Complicarnos los trámites lo más posible para la comodidad de unos, para mantener la cabeza ocupada de otros, y para el entretenimiento general parece ser la obsesión de esta sociedad manejada a mucha distancia por los verdaderos asaltantes: individuos de la sociedad opulenta que se sirven de súper expertos informáticos que hacen con nosotros lo que quieren.

Pero el caso es que todo huele a anglosajón “americano”. Estamos pasando poco a poco del kilómetro a la milla, algún día empezarán a fabricar coches para conducir por la izquierda. Hemos pasado en un santiamén de los santos hasta en la sopa a los demonios del halloween, y de la discreción y la prudencia como valores máximos de la más exquisita educación, a la agresividad verbal como el valor más cotizado en la comunicación.

No pasa un día sin que nos llamen voces invisibles, gentes a quienes jamás hemos visto ni deseamos conocer para ofrecernos cosas que odiamos proporcionalmente a la insistencia. Nos cansamos de responder que sabemos bien lo que queremos y lo que no queremos, lo que podemos y lo que no podemos. Eso, cuando no nos asalta el disco programado para la tabarra pertinente. Cada día nos hacen más ofertas y promesas mentirosas: tardamos poco en comprobar que jamás se cumplen. Estamos hartos de peregrinar de una operadora móvil a otra por ahorrarnos unos euros que también son mentira o a costa de un servicio pésimo. Y más hartos de experimentar angustia dando explicaciones meses y meses para librar nos de ellas. Televisiones, grabadores y aparatos cuyo manejo exige un curso de aprendizaje y otro de interpretación de las instrucciones, nos desquician: contienen éstas las innecesarias por obvias, y no contienen eso preciso que necesitamos para ponerlos en marcha. Si no nos encontrarnos entre los millones de españoles que viven en el umbral de la pobreza, la devolución de lo comprado al establecimiento vendedor forma ya parte de la cultura popular.

Vivimos en un mundo extraño, procaz y tan obsceno como misterioso. El misterio estriba en no conocer a nuestros titiriteros, en no saber de dónde salen y hasta dónde son capaces de manejar nuestros estrechísimos recursos. El dinero de plástico, las tarjetas de descuento, el registro indispensable para todo, los prolijos formularios, los contratos de adhesión, las llamadas intempestivas, las voces salidas de discos inmunes a nuestros juramentos, las insoportables musiquillas durante los larguísimos tiempos de espera, las teclas que hemos de pulsar para cualquier cosa, la imposibilidad de despachar dos veces con la misma persona, a menos que sea una estresada sierva de telefonía móvil entrenada más para vender y contratar que para desistir del contrato...

Nada hay estable, nada duradero: ni amor, ni amistad, ni compro miso, ni promesa; todo fluye, se cambia o se inter cambia frenética mente, incluida la pareja...

Todo lo descrito, unido a la precariedad de grandes minorías que poco a poco se van convirtiendo en grandes mayorías, viene haciendo de nosotros tristes y míseros mutantes incapaces de dar un paso si no sabemos qué quiere decir reset, y perdidos si no hemos aprendido que lo esencial para vivir es reiniciar a todas horas. La lógica moderna, la lógica anglosajona, la lógica informática, están generando poco a poco monstruos, neurolépticos, desgraciados y analfabetos de la verdadera vida.
 
_______________

Jaime Richart es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



7 Comentarios
  • Jaime Richart Jaime Richart 04/08/17 18:00

    Hay tantas maneras de ver la realidad y de sentirla como observadores.
    Y luego cada observador tiene sus propios principios rectores de conciencia, sus propios enfoques y su propio estado de ánimo al emitir sus pareceres...
    En resumen, no tengo nada que objetar a vuestros comentarios.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Jaime Richart Jaime Richart 04/08/17 18:00

    Hay tantas maneras de ver la realidad y de sentirla como observadores.
    Y luego cada observador tiene sus propios principios rectores de conciencia, sus propios enfoques y su propio estado de ánimo al emitir sus pareceres...
    En resumen, no tengo nada que objetar a vuestros comentarios.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • itnas itnas 04/08/17 20:08

      Tu comentario es valioso. Levas razón pero fijate que si cada cual observa su realidad, entonces no existiría la realidad, existiría la propia realidad de forma que al comunicarnos aprenderíamos a intercambiar realidades por si nos fuera útil la de los demás. Salvo si hablamos de 'realidades abstractas' como la Matemática. Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • AMP AMP 04/08/17 09:41

    Caminamos a pasos agigantados hacia el fin de una cultura como pasó antes en la historia con otras, si antes no nos extinguimos por algún fenómeno sideral o por nuestra propia estupidez.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • M.T M.T 04/08/17 08:35

    ¡Vamos, la alegría de la huerta!, en la expresión más coloquial. Es lo que de inmediato *me provoca la lectura de su artículo. Menos mal que es viernes de la primera semana de Agosto. Felices días.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • itnas itnas 04/08/17 08:14

    Lo siento, me ha parecido algo exagerado su diagnóstico. Hombre, de entrada, en USA no se conduce por la izquierda, y el carácter pragmático de la idiosincrasia anglosajona no me parece mal convenientemente conducido, por ejemplo, en el trabajo. No puedo estar de acuerdo con sus comentarios sobre la informática, entre otras cosas, porque gracias a ella Ud. se expresa en este medio, por no citar su libre acceso a la 'biblioteca mayor del mundo'. Finalmente, reconozco que haber introducido el término 'neuroléptico' (= antipsicótico, o calmante del SNC) me ha dejado perplejo, ¿qué ha querido decir? Pero, estimado co-socio de este periódico, a mí me parece que gozamos de tantas maravillas en este mundo que entretenerse en declamar una y otra vez lo menos agradable de él es lo que sí puede dar sentido a un artículo como el suyo, cambiando el sujeto de análisis. Saludos cordiales.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    4

    • itnas itnas 04/08/17 13:56

      Si me lo permite, desearía añadir que la informática `es veloz, segura y estúpida' en tanto que los humanos somos `lentos, inseguros e inteligentes` (Einstein). Como se oberva la intersección es vacía, pero la unión! He aquí el secreto!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    La Internacional del Odio

    La mayoría de los atentados yihadistas en Europa los han cometido ciudadanos europeos. Las propuestas de cerrar las fronteras son inútiles. Es un hagamos algo porque no sabemos qué hacer. Son inútiles porque los terroristas no vienen de fuera, están dentro, han nacido aquí.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    Sin garantías no hay democracia

    La democracia, compleja y resbaladiza como ella sola, puede nombrarse y apellidarse de muchas maneras, pero todas tienen un elemento común: la articulación de un sistema de poderes y contrapoderes que actúan como garantía.
  • Cobarde con causa Juan Herrera Juan Herrera

    El wéstern, género de Trump

    El día que Trump, Kim-Jong-un o Maduro no hacen un duelo de pistoleros tuiteros, en el telediario hay un sheriff corrupto o un juez prevaricador.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre