x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




LIBREPENSADORES

Las mentalidades

Jaime Richart
Publicada el 16/08/2017 a las 06:00 Actualizada el 14/08/2017 a las 11:54
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Dicen los castellanos que hablando se entiende la gente. ¿Verda­deramente creemos que hablando se entiende la gente? Desde luego ni los políticos cuando hablan ni los periodistas cuando escri­ben o hablan de política muestran tener el más mínimo propósito de llegar a un acuerdo, es decir, en­tenderse. Es más, de poco o de nada sirve hablar el mismo idioma si no se comparte la mentalidad. Cua­renta años amordazados por la dictadura no han traído más que logorrea y crispación, que dan más valor al silencio.

Pues una cosa es el idioma y otra el lenguaje. Si el idioma no se expresa desde mentalidades similares, no habrá entendimiento en­tre dos. La distinta mentali­dad que pone en boca al idioma puede se­pa­rar tanto a dos interlocutores que parecerán estar hablando dis­tintos idiomas. Por eso quién sabe si no nos comunicaremos me­jor con un lapón o con un zulú aun­que no hablemos su len­gua ni ellos la nuestra, que con tantos que hablan  caste­llano en el que ahora escribo con los que no nos entendemos para nada.

Es más, me entenderé mil veces mejor con cualquiera de los que hablan uno de los 6.000 idiomas que según Ethlogue se hablan en el mundo, que con mi vecina caste­llana. La primera barrera es la edad: ambos tene­mos vi­vencias muy diferentes a lo largo de la vida; la segunda es el sexo: ella se de­clara femi­nista y yo, para ella, debo ser machista; sus es­tudios, su edu­cación y su economía y los míos son barreras que se alzan entre los dos. Y ¿la ideología? Ella pro­fesa pura Faes, yo nin­guna. Así es que al encontrarnos frente al más mí­nimo pro­blema común o público, en cuanto hablamos, en lugar de arre­glarlo, lo agra­vamos. Es así: hablamos el mismo idioma pero tene­mos mentalida­des dife­rentes. Así es que en lugar de empeñarnos en entendernos sin ninguna posibilidad, deberíamos buscar a un media­dor aunque fuese malayo...

Pues esto mismo pasa en el Congreso y a los políticos fuera de él. Los parlamentarios españoles hablan en el parlamento castellano, pero tie­nen mentalidades irreconciliables. Y un partido concreto sólo se dedica a poner todo su empeño en que cual­quier iniciativa que no sea suya fracase. Su mentalidad no ha entrado to­davía en el mi­lenio que vivimos

De todo esto resulta que en la España de pensa­miento único y múlti­ples mentalidades, el castellano cada vez tiene menos peso específico en el mundo aunque sea la segunda lengua más hablada: lo usan los castellano-parlantes para detestar­se, los políticos para in­sultarse, y los periodistas para mo­farse de los políticos contrarios o satiri­zarles. Así no vamos a nin­guna parte. Es lo que tiene la inma­durez cuando se afrontan los acontecimientos sociales con la es­casa elocuencia política que ha podido practicar este país en castellano en su cortísima historia de relativa libertad: todo nos sitúa a todos al ni­vel de zu­ru­petos.

Yo, por mi parte, estoy poco a poco renunciando a la conversación en castellano quedándome sólo en el hola y el adiós. Cada chá­chara está infec­tada o de sexo o de política, a pe­sar del pésimo inte­rés que ésta sus­cita más allá de los chis­mes de comadre y de las pésimas noticias que nos llegan de todas partes. Quizá por eso estoy empezando a comprender lo que decía Cicerón: “nunca es­toy menos solo que cuando estoy solo”.
 
_____________

Jaime Richart es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema
Relacionados




Hazte socio de infolibre

7 Comentarios
  • irreligionproletaria irreligionproletaria 17/08/17 14:31

    Su arlo me ha dirigido a Balmes y su libro "El criterio" La personalidad del filósofo-matemático, en nada -creo yo- se 'confunde' con mi estar siendo en esta dimensión. Pero, creo que el texto 'El criterio' es notable. Como tratado elemental de sentido común...mucho que puntualizar respecto a 'la moral práctica' (la suya)
    1. Dice en el Capítulo once, 'Historia': "¿Qué sería de la verdad a los ojos de las generaciones venideras si, por ejemplo, las historia de las luchas entre dos naciones modernas quedase únicamente escrita, por los autores de una de las dos rivales? Y esto, sin embargo, lo han publicado los unos en presencia de los otros, corrigiéndose y desmintiéndose recíprocamente..."

    2. Capítulo catorce. 'El juicio' 3. "El entimema. Forma de argumentación que no es mas, que un silogismo, en que se calla, por sobreentendida, alguna de sus posiciones. Esta forma se la enseñó a los dialécticos la experiencia de lo que estaban viendo a cada paso, pues pudieron notar que en la práctica se omitía por superfluo, el presentar por extenso todo el hilo del raciocinio..."

    3. Capítulo dieciséis. 'No todo lo hace el discurso' 1. "La inspiración. Casi todo lo que el mundo admira de mas feliz, grande y sorprendente es debido a la inspiración, a esa luz instantánea que brilla de repente en el entendimiento del hombre, sin que él mismo sepa de dónde le viene... 2. Meditación. 3. Invención y Enseñanza. 4. La intuición. 5. No está la dificultad en comprender, sino en atinar. 6. Regla para meditar. 7.Carácter de las inteligencias elevada. Y, 8. Necesidad del trabajo..."

    En mi ejemplar, hace muchos años, señalé las referencias transcritas, como 'fundamentales y compartidas'

    "...nunca estoy menos solo que cuando estoy solo" escribe usted. Me inclino por lo contrario.
    Un@, consigo mism@, se limita...Sin referente, ¿Cómo desarrolla las facultades?
    Soy, en tanto usted constate mi existencia, para bien o para mal. Los demás, son imprescindibles.

    Gracias por su artículo, aunque yo, llegue tarde a la conversación. Saludos cordiales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • itnas itnas 16/08/17 17:55

    No sé si lo he entendido correctamente. Si en vez de escribir castellano en el artículo se escribe catalán (o euskera, o gallego), ¿el resultado sería el mismo? ¿el mensaje cambiaría?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • M.T M.T 17/08/17 09:28

      Itnas, desde mi modo de leer y entender el artículo, respondería a tu pregunta que sí, que ocurre en todas las Lenguas. ¿ Podría considerarse un universal lingüístico? Y ello me lleva a recordar el poema de Unamuno: "La sangre de mi espíritu es mi Lengua" tratando de entenderlo desde la figura de Unamuno en el contxto de su tiempo y su universalidad. Un abrazo, Santiago.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • korrosivo korrosivo 16/08/17 10:10

    Me recuerda el articulista al padre de un amigo mío catalán. Me lo presentó hace mucho, recién acabada la "mili", en una de mis muchas visitas a Barcelona. Antes de la presentación, mi amigo me aleccionó debidamente: 1/ su padre era catalán, catalanista y separatista; 2/ después de la guerra civil, se negó a volver a hablar en español, aunque su mujer era aragonesa y el idioma corriente en la casa era el español; 3/ cuando yo saludara a su padre en español, él me iba a contestar en catalán, por lo que me pedía comprensión; y 4/ que nunca le contara a su padre que él, su hijo, era del RealMadrid. No hemos cambiado, parece, pero para algunos, articulista incluido, la paja sigue en ojo ajeno. Del Empire States en el propio, ni mú. Así les va.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    1

    • Jaime Richart Jaime Richart 17/08/17 09:48

      Al menos me agradecerá usted haberle dado la oportunidad de lucirse en su comentario...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • M.T M.T 16/08/17 09:52

    Su artículo, con el que con matices puedo estar muy de acuerdo me ha llevado a la reflexión acerca de las relaciones entre Pensamiento, idea o visión de la realidad y Lenguaje, con una de sus manifestaciones Idioma o Lengua, términos que usted utiliza en su artículo y extrapola a la política y políticos.
    Si me permite, aportaré mi sencilla opinión: en efecto un idioma o Lengua, no solo el castellano nos sirve para entendernos o malentendernos si nos negamos a entrar o rechazamos el pensamiento, la visión, idea o concepto de la realidad del otro. De ahí que hablar el mismo lenguaje, entiendo que encierra un sentido más amplio, incluye la mentalidad con todos esos factores que usted menciona: cultura, educación, respeto y añadiría para el buen entendimiento generosidad y afecto.
    Y qué quiere que le diga como castellana-parlante: en el terreno del afecto siento más contundente y de raíz decir: te quiero mucho, que su traducción a otra lengua de las habladas en nuestro territorio. T'estimo molt, debe encerrar todo el sentimiento en ese idioma. En castellano o español, sinónimos, querer y estimar encierran diferentes matices de significado. Entramos en el terreno del gusto por las palabras, por el idioma. Y mire que respeto y me encantaría dominar todos los demás. Pero en el afecto o insulto me sale la expresividad de mi Lengua. No me extraña que los políticos en público parecen no entenderse. Los hablantes, el común de las gentes pareciera que tampoco nos entendemos muy bien en privado o público. Será cuestión de mentalidades.
    Gracias por su artículo. Atentamente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • vianero vianero 16/08/17 08:00

    Qué pesimista se le ve a ud. hoy, don Jaime.
    Dice ud. que nuestro idioma tiene cada vez menos densidad en el mundo. ¿Presiento que añora aquellos tiempos de los Austrias donde no se ponía el sol en sus reinos? De aquellos tercios viejos que imponían el catolicismo a sangre y fuego. O que inundaban de catedrales el nuevo continente con mano de obra esclava autóctona. Pues yo prefiero la del realismo mágico que mostró al mundo un idioma pujante y evolutivo.
    Y arriba ese ánimo que hoy celebramos san Roque, el santo científico de Montpelier y se le baila en la procesión de mi pueblo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.