X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

La trama rusa y el cambio de régimen en EEUU

Juan José Torres Núñez Publicada 07/09/2017 a las 06:00 Actualizada 06/09/2017 a las 13:31    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Los medios de difusión tradicionales como The New York Times, The Washington Post, la CNN, entre otros, y los medios de difusión tradicionales en España, nos han estado machacando día tras día con el hackeo ruso de los ordenadores del Comité Nacional Demócrata (DNC, en sus siglas en inglés). Ya estamos advertidos del posible hackeo ruso en las elecciones de septiembre en Alemania. Sin embargo, cuando el grupo de Veteranos Profesionales de la Inteligencia por la Cordura (VIPS, en sus siglas en inglés) envió un informe demoledor al presidente Donald Trump, denunciando el fraude de la trama rusa con pruebas contundentes, estos medios tradicionales de noticias falsas, tanto en Estados Unidos como en España, no han dicho ni una sola palabra. ¿Por qué será? Sí se ha dado difusión de este informe en el periódico liberal estadounidense The Nation y ahora se está reproduciendo en periódicos digitales y sitios electrónicos. Veamos algunas pruebas claves del informe enviado al presidente:

“Pruebas forenses sobre el hackeo ruso de los ordenadores del Comité Nacional Demócrata del año pasado revelan que el 5 de julio, 2016, se filtraron (no hackearon) datos por una persona con acceso físico a los ordenadores del DNC. Después de examinar metadatos del Guccifer 2. 0, 5 de julio, 2016, de la intromisión en el servidor del DNC, ciberinvestigadores independientes han concluido que un empleado copió datos del DNC y los almacenó en un dispositivo externo”.

“Entre los hallazgos de las pruebas independientes está la conclusión de que los datos del DNC se copiaron en un dispositivo de almacenamiento a una velocidad que excede mucho la capacidad de internet para un hackeo a distancia”.

“Para nosotros está claro que la razón por la cual el gobierno de Estados Unidos carece de una prueba contundente de un traslado del hackeo ruso a WikiLeaks, se debe a que nunca hubo tal traslado. Basándonos principalmente en la excepcional experiencia técnica de nuestros ex colegas de la NSA, hemos estado diciendo durante casi un año que los datos del DNC llegaron a WikiLeaks por medio de una copia/filtro de un empleado del DNC (pero casi seguro que no lo hizo la misma persona que copió los datos el 5 de julio, 2016)”.

Según los VIPS, estos datos fueron filtrados para implicar a Rusia. En su informe señalan que no saben quién, o qué, es este “turbio Guccifer 2.0”. También desconocen por qué el FBI no realizó pruebas forenses independientes sobre el material original “Guccifer 2.0”. Para ellos esto sigue siendo un misterio. Los rusos eran los culpables ideales para acusarles del hackeo y del robo de los correos electrónicos del DNC, pues según los demócratas, esto ayudó a Donald Trump y perjudicó a Hillary Clinton en las elecciones de noviembre de 2016. Los VIPS terminan el informe recordándole al presidente Trump que también enviaron en su día un informe al presidente George W. Bush advirtiéndole del error del discurso de Colin Powell en las Naciones Unidas, el 5 de febrero, 2003, en el que afirmaba la existencia de armas de destrucción masiva. Ellos le advirtieron que la invasión de Irak tendría consecuencias catastróficas. Hoy, todos conocemos las consecuencias de esa invasión ilegal. El informe de los VIPS, con un recuerdo de Irak y de las armas de destrucción masiva, muestra una ironía muy sutil.

Este informe de los VIPS destruye el entramado golpista en Estados Unidos al exponer el fraude de la trama rusa, demostrando que no ha habido ningún hackeo en los ordenadores del DNC. Pero el complejo industrial militar del Deep State [Estado profundo] no acepta las pruebas del informe porque a ellos solo les interesa la guerra. La violencia desatada en Charlottesville, Virginia –que muchos creen que está dirigida por los mismos creadores de la Maidán de Ucrania-, nos recuerda los métodos de las revoluciones de color para los cambios de régimen. John Pilger advierte en Truthdig que se está preparando “un golpe de estado contra el hombre de la Casa Blanca”. Según él, esto no se está haciendo porque Trump es una persona odiosa. Se debe a que Trump ha dejado claro que no quiere una guerra contra Rusia. El Estado profundo sabe que Rusia y China están rodeadas de misiles y de un gran arsenal nuclear. Por tanto, después de haber sufragado y ayudado a dar un golpe de estado en Ucrania y llevar a un grupo de neonazis al poder, quiere atacar, según Pilger, “primero a Rusia y después a China”. Para Lyndon LaRouche se trata de un golpe de Estado, con la ayuda de los británicos. Por eso ha declarado: “Hay que aplastar el golpe británico contra Estados Unidos”. Helga Zepp también ha manifestado que los británicos intentan desesperadamente “atraer a Estados Unidos hacia una guerra contra Rusia y China”. Para ella, el papel del Gobierno británico consiste en “imponer un cambio de régimen en Estados Unidos”. Hay muchos que están pidiendo al Congreso que termine con la caza de brujas que estamos presenciando. También exigen una investigación completa de las mentiras del “war party” [el partido de la guerra] y que se tenga en cuenta el informe de los VIPS. Para Helga Zepp está muy claro: el sistema británico ha fracasado y Estados Unidos debe formar parte de la Ruta de la Seda, para iniciar así un camino de desarrollo y de paz.

Sin entrar en acusaciones sobre quiénes son los culpables de los graves disturbios perpetrados en Charlottesville entre los blancos neonazis supremacistas de un bando y el grupo Antifa, los antifascistas radicales, del otro, lo que sí parece cierto es que los acontecimientos representan una nueva fase del golpe de estado que se está produciendo. En este sentido, Helga Zepp ha observado que se trata de “distracciones”. No se trata de ver si Trump es un racista, un incoherente, o un demente, como le ha llamado Ana Navarro. Se trata, pues, de un cambio de régimen. Y esto es muy peligroso. Ya hemos visto lo que ha pasado en los regímenes en donde América ha intervenido. El Congreso, con sus amenazas, está aplicando en su país los mismos métodos que se han aplicado en otros países. Esto puede acabar en caos.

Will Wertz, colaborador del EIR (Executive Intelligence Review), ha subrayado que si en un bando tenemos a los neonazis, en el otro tenemos a una organización violenta, los contra manifestantes. Y ambos bandos están manipulados y controlados por el FBI. Es decir, se trata del conocido sistema gang- counter gang) [pandilla- contra pandilla], que los británicos han usado tan eficazmente a lo largo de la historia para dividir a los pueblos y conducirlos a la guerra civil. Se trata, pues, de los mismos métodos de las revoluciones de color, que la inteligencia angloamericana ha utilizado en todo el mundo para cambiar los regímenes soberanos que no aceptan a Estados Unidos como el policía del mundo. Para realizar el cambio, cuentan con provocadores, como ha sido el caso en Charlottesville. Wertz señala que la escalada de violencia empleada en Charlottesville sigue el modelo utilizado en la Maidán. Esto se explica muy bien en el Executive Intelligence Review, en un dossier de 17 páginas, “Obama and Soros Revolutions; Nazis in Ukrania 2014, USA 2017? El golpe de estado en Ucrania lo sufragaron los Estados Unidos, como declaró Victoria Nuland, con 5 billones de dólares, el Reino Unido, la Unión Europea y George Soros con su ONG Open Society.

Ajamu Baraka, en su artículo “The Story of Charlottesville Was written in Blood in Ukraine” [La historia de Charlottesville se escribió con sangre en Ucrania], también nos ha recordado que “[….] el eje Estados Unidos / OTAN / Europa, tiene como misión mantener la hegemonía del capital occidental, colaborando peligrosamente con las fuerzas de la derecha, dentro y fuera de los gobiernos”. Esto ha dado lugar a la aparición de “movimientos peligrosos de extrema derecha en ambos lados del Atlántico, que han explotado eficazmente el racismo blanco endémico y las contradicciones de la globalización neoliberal”. Esta reflexión nos invita a preguntar por qué se preocupa tanto Europa del avance de los partidos de extrema derecha, cuando en realidad son los países europeos los que los fomentan con sus políticas. Ucrania es un claro ejemplo.

Los Veteranos, entre los que se encuentran Ray McGovern, un ex analista de la CIA y William Binney, un ex director técnico de la geopolítica mundial y análisis militar de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, en sus siglas en inglés), dimitieron de sus puestos por dignidad al oponerse a la invasión fraudulenta de Iraq, por la mentira de las armas de destrucción masiva, que fue la excusa para comenzar una guerra criminal que ha dejado al país devastado. Esta invasión ilegal creó las bases del terrorismo internacional de al Qaeda y del ISIS, que hoy padecemos todos. Con este informe los Veteranos nos están advirtiendo de las mentiras de la trama rusa, pues el “partido de la guerra” (los neoconservadores) lo que en realidad busca es un cambio de régimen en Estados Unidos.


 Juan José Torres Núñez es socio de infoLibre 


Hazte socio de infolibre



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.