X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Por qué soy nacionalista

Jaime Richart Publicada 10/09/2017 a las 06:00 Actualizada 09/09/2017 a las 19:15    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

Empezamos por que la globalización de la economía y el libre mercado que vienen imponiendo en el mundo las teorías económicas de Friedman y Stigler pasan por privatizar hasta el oxígeno que respiramos y están desangrando a mi país. Y esto viene sucediendo justo desde que se enseñoreó de él una democracia de mínimos, falsa en muchos aspectos y atravesada precisamente por ese modo de entender la Economía aplicada y de practicar las economías nacionales en occidente. En virtud de ello, el libre comercio mundial y su globalización, es decir, no poner puertas al campo comercial, se han apoderado del mundo asociados al disolvente de las finanzas que no reparten la riqueza ni los logros del desarrollo material; ni se preocupan de ello. Ni es su cometido, pues la finalidad es concentrar el dinero en las menores manos posibles agrupadas por sectores y familias que o ya eran ricos o gozan del favor de los ricos. Así es que si la mundialización por un lado y la focalización de los intereses por otro desmantelan lo público, adelgazan el Estado, hacen del Estado un ente al servicio prioritario de los intereses privados perdiendo de ese modo el país soberanía nacional e independencia; si como consecuencia de ello el país en general se empobrece y se empobrecen los sectores productivos de su economía, cegando el futuro y las esperanzas en el mañana de nuestras jóvenes generaciones... ¡cómo no ser nacionalistas! ¡cómo no voy a ser nacionalista!

Pero imaginemos que no lo soy, que no somos nacionalistas, que somos apátridas, que somos poéticamente ciudadanos del mundo... ¿No vemos que habitamos un país que negando que sea nuestra patria acabará perteneciendo a todos esos ladinos, propios y extraños, cuya única bandera es el dinero y están arrastrando al abismo al planeta? ¿No vemos que los gobernantes de nuestro país, del que decimos no somos nacionalistas, mediocres o pésimos, incompetentes o ladrones, son a su vez títeres en manos de aquéllos? El internacionalismo es pertinente para la conexión entre los trabajadores del mundo en cuanto a que son agentes activos de la producción, pero ese nexo de unión no va más allá de lo moral porque no tiene elementos que den homogeneidad a la masa del trabajo. Pero el internacionalismo del dinero, el monetarismo, son lo que forman la argamasa de los ricos salidos de la globalización y de las finanzas...

Cataluña se encuentra en plena aspiración de un proceso de metamorfosis nacionalista como la larva se convierte en mariposa. Aunque el proceso no llegue a culminarse ¿acaso ese deseo mayoritario nacionalista en Cataluña no responde también a esa situación, a esa frustración, aparte de su interés en constituirse en república a todo trance?

Yo, in pectore, para mis adentros, me atengo al dicho latino: ubi bene ibi patria, allá donde estoy bien está mi patria. Es cierto, mi patria es el mundo. Pero esto es en privado. Porque como ser social, como individuo que pertenece a una sociedad y ama a su ancho territorio, yo deseo para mi sociedad y los territorios que habita un proyecto colectivo nacional que se sacuda la depredación que padecen. Un proyecto que, tal como estamos viviendo la historia del presente, veo imposible. Pues la caricia de los encantamientos globalizadores a cargo de los desaprensivos y maleantes del mundo que actúan en España por dentro y desde fuera es como el espejuelo en la hipnosis, de modo que cuando queramos darnos cuenta España no sólo no podrá ofrecer a sus hijos un presente, tampoco un futuro.

En suma, soy nacionalista porque no quiero que se apoderen de mi patria quienes sólo quieren explotarla en su provecho y apropiarse de nuestra riqueza. Soy nacionalista, en fin, porque si el planeta es mi casa, España es mi estancia principal preferida y la quiero libre de saqueadores, sean domésticos, sean extranjeros...


Jaime Richart es antropólogo y jurista y socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



7 Comentarios
  • vicoposa vicoposa 11/09/17 13:56

    Sus argumentos sobre el capitalismo y la cuestión social me parecen muy interesantes y, en general, los comparto. Y se deduce de su argumtne que busca Vd un pais-nación-estado (nuevo) mucho más justo y social: perfecto: Pero ¿de verdad pretende que le creamos cuando quienes encabezan eso que defiende son, junto al PP, los partidos más corruptos de España? ¿cuando ese partido, ahora Pdcat (a ver si cambiando el nombre la gente no se acuerda) es precisamente el responsable de los mayores recortes sociales en Cataluña y ha dejado las carcas autonómicas con el mayor déficit del Estado? ¿cuando las farmacias, proveedores e incluso trabajadores públicos están cobrando gracias al FLA?. ¡Venga hombtre! Quizá su argumento podría tener cierta credibilidad si ese "Procés" estuviera impulsado sólo por ERC y la CUP, pero con esa panda de mangantes del 3% y mucho más a la cabeza ese argumento se desmorona. Salud y res publica

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    1

    • Jaime Richart Jaime Richart 11/09/17 15:23

      Quiero aclarar que más que "intelectuales" mi argumentos pretenden ser sociológicos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Jaime Richart Jaime Richart 11/09/17 15:16

      Usted se equivoca. Va a lo particular. Mete a Catalunya y a sus aspiraciones por medio porque cree que yo me sirvo de estos alegatos para defender su causa independentista. Pero no es así aunque le parezca mentira. 
      En primer lugar respondo en espejo a otro artículo en este mismo sitio titulado "Por qué no soy nacionalista". Y en segundo lugar, mis argumentos son intelectuales en el sentido de abarcar una realidad internacional oprimente en la que no caben ni los individuos débiles ni los países superdependientes. No todos los razonamientos tienen que ser leídos necesariamente en clave política o periodística, por más que el independentismo ahora el catalàn y en otro momento el vasco esté en el candelero...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • martín pérez martín pérez 11/09/17 07:40

    Vosotros, nacionalistas de cualesquiera de las franquicias al uso, enseñasteis a los españoles de mi generación, que quisieron aprenderlo, a no querer estado, nación o bandera…, sino su traducción realista y pragmática: impuestos, servicios públicos y libertades civiles. La mercancía que se envuelve en una bandera siempre ha sido y es la misma para el pueblo, sangre, decepción y mierda.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • avelino avelino 10/09/17 21:50

    Absolutamente de acuerdo con sus argumentos. En un mundo globalizado en el que los poderes públicos están sometidos a los intereses de los poderes financieros, solo es posible defender el interés general desde Estados auténticamente soberanos. Necesitamos estados regenerados que antepongan el interés general a los intereses particulares de los poderes financieros.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Ambón Ambón 10/09/17 13:19

    Entiendo muchos de los argumentos, pero no comparto la conclusión.

    El nacionalismo, sea de un país grande o uno pequeño no puede defender a sus ciudadanos del globalizado capital financiero. La falsa libertad de movimientos de personas y capitales solo es verdad para los grandes capitales y las poquitas personas que los poseen o los gestionan, la inmensa mayoría no es libre porqué no es dueña de su capacidad de decidir en su vida económica, por eso es imprescindible lo que en un tiempo se llamó internacionalismo y ahora podríamos definir como supraestados, por ejemplo la UE. Esta union de Estados si que puede y debe limitar la libertad del capitalismo financiero, si que puede y debe aplicar un impuesto a los movimientos de capitales, si que puede y debe armonizar los criterios fiscales, en definitiva, si que puede y debe defender a sus ciudadanos de los apátridas del dinero. Tambien puede y debe ejercer su influencia en el mundo para buscar unas relaciones justas entre ciudadanos y países.

    Por tanto, no será el localismo, ni el regionalismo, ni el nacionalismo lo que nos defienda de la globalización, sino la unión cada vez mayor de pueblos, regiones y paises cediendo parte de su libertad en aras de la justicia social. Del mismo modo que el individuo debe renunciar a parte de su libertad en beneficio de la sociedad, así también las naciones deben ceder soberanía para poder defenderse del enemigo global.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • vianero vianero 10/09/17 07:41

    Querría entenderle pero presiento en ud. un hábil prestidigitador que arrima el ascua a su sardina. Su aspiración final de nacionalista es llegar a pertenecer a la República Catalana. ¿Independiente?. Para que así no pueda saquearles nadie. Yo pienso que siempre habrá saqueadores y saqueados. Y si no mire usted al pueblo alemán, al yankee, al chino, al japonés, al Saudí o a cualquiera de los 200 países del planeta y los verá. Creo que está en la condición humana. Yo soy nacionalista de mi pueblo, de mi comarca, de mi región, español, poco europeo del engendro de Bruselas, y ciudadano de este pobre planeta que me temo no nos va a durar mucho, al paso acelerado que lo destruímos. Si yo estuviese en el bando de los internacionalistas del dinero exigiría en exclusividad el nacionalismo de los paraísos fiscales y les aconsejaría a los catalanes disolverse en la nación pirenaica CatAndorra. Y perdón por la broma.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.