X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Adiós, mamá

Gonzalo de Miguel Renedo Publicada 04/11/2017 a las 06:00 Actualizada 03/11/2017 a las 20:17    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 8

“No es el tiempo que vive una persona lo que importa, sino como lo vive”. La madre eterna, Betty Milan.

¿Qué es una madre? Mi madre decía que el oficio de madre es el peor del mundo, que nunca se descansa. Y también decía que todo lo que somos se lo debemos a nuestras madres, lo que convierte a los hijos en el producto estrella de su existencia. Mejor o peor, eso ya lo decide el mercado social. Hay muy buenos productos por ahí. Mi madre se ha muerto y nadie puede saber el dolor que eso produce. Nadie al que no se le haya muerto. Da igual la edad que tenga una madre, me decía una amiga, con 50 o con 100 años, una madre es una madre y se sufre igual. Su desaparición corta el cordón umbilical virtual que nos mantiene unidos a ella. Quizás por eso siguen sufriendo tanto por nosotros hasta su muerte, su verdadero descanso del trabajo materno.


Mi madre nunca consiguió que pensara y actuara como ella, y pese a ello, no lo vivió como un fracaso. Se la veía satisfecha de su labor. Con que uno fuera bueno, rece a Dios o al sursum corda, le valía. Pero no prevariquemos de la verdad, ni los hijos son tan buenos como las madres esperan ni las madres pueden olvidar que también ellas fueron hijas en algún momento. Así las cosas, casi me alegro de no haber tenido hijos y ahorrarme una frustración a título póstumo. Consolémonos. La sociedad de hoy, o mejor, la familia estéril del pleno empleo que hoy se estila lleva indefectiblemente a los mayores al asilo. Y allí, cual bienes mostrencos, se sienten inútiles, y más solos que la una. La residencia es un mal necesario, nos decimos. Qué va, es una vía de escape de las familias con ancianos a su cargo, que se hartan de ese incómodo conflicto de imposiciones y rechazos que de manera cotidiana se produce entre hijos convertidos en madres y madres convertidos en personas dependientes. Pero es lo que hay. Menos mal que el olvido también juega buenas pasadas. Y las mentiras sucesivas ayudan a reducir el sufrimiento, el suyo y el nuestro.


Mi madre, a pocos hizo mal, una buena definición improvisada por un cercano. Y es verdad. Con la muerte se aprecia mejor el verdadero valor de los conflictos. Percibes que aquellas crisis, aquellas discusiones pasadas solo eran bagatelas, cosas sin importancia. Mi madre era todo sonrisa. A todo el que la miraba, le desplegaba una y pude comprobar que su entorno agradecía esa alegría. En el fondo todos buscamos lo mismo, cariño a nuestro alrededor, sin malos gestos, sin esa maldad pueril que nos rodea y que solo consigue hacernos infelices sin necesidad.


Mi madre sufrió el peor golpe que puede sufrir una madre, ver morir a un hijo, que en su caso, fueron dos. La supervivencia del hijo es el mayor deseo de una madre que lo ha perdido. Con la memoria inmediata perdida, la de su pasado remoto nunca desapareció del todo, y qué pena que no lo hubiera hecho siquiera para que pensara que su prole se mantenía intacta. Pocas veces le recordé la falta de sus hijos y cuando lo hice fue para graduar el avance implacable de la senilidad pero las lágrimas brotaban al milisegundo. Nunca perdió la conciencia profunda, salvo para dejar de respirar. Su demencia, como decía mi hermana Berta, era una demencia inteligente, valga el oxímoron. Caía en su red pero al momento sabía que caía y trataba de disimular para salir airosa. Era lo que vulgarmente se conoce como un crack.

La pérdida de la madre es la pérdida de la inocencia. Te quedas solo ante el peligro, sin el último consuelo, ese que te dan las madres incluso sin razón. Perder a la madre significa el final de una vida y el comienzo de otra, más dura, más a la intemperie. O eso me parece desde mi medio siglo. Mis hermanos y yo tuvimos suerte. Mi madre nos hizo mejor personas de lo que podríamos haber sido y logró también que quienes la rodeaban fueran un poco más felices, que no es poco. Adiós, mamá, ojalá disfrutes de ese lugar paradisíaco en el que creías y no sabes cómo siento que no me convencieras de su existencia, siquiera para soñar con volver a vernos.
___________

Gonzalo de Miguel Renedo es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



8 Comentarios
  • M.T M.T 05/11/17 13:28

    Excelente homenaje al recuerdo de una madre. En ese sentir me siento identificada: nunca es el momento para asumir su pérdida y el sentimiento de orfandad se percibe ante su ausencia. Gracias por tan bello homenaje. Comparto de igual modo los comentarios a este artículo. Saludos afectuosos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    6

    • Damas Damas 05/11/17 15:43

      M.T yo también comparto tus palabras "bello homenaje" y el resto de comentarios (incluido el tuyo, claro). Ciro2 y Sancho, yo recuerdo aparte de tantos y tantos detalles, el contacto con su piel y la sensación de abrazarla cuando su cuerpo, por la edad, era más menudo y frágil, (antes fue una mujer de mis dimensiones físicas (no más pequeña que yo) y con mucha fuerza personal, que mantuvo hasta el uĺtimo instante de su vida.  

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      6

      • M.T M.T 05/11/17 17:14

        ¡Qué más decir, Damas! Vive su recuerdo. Un abrazo fuerte.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        5

  • Sancho Sancho 05/11/17 00:37

    Mi madre murió hace algunos años, Gonzalo de Miguel. Y al despedirte de tu madre han vuelto la tristeza y el dolor de aquel día en el que yo perdí a la mía...Es curioso, lo distintas que son todas las madres...y lo parecidos que son los sentimientos de todos los que sufrimos ese inmenso dolor tras su pérdida...la orfandad, la soledad, la inseguridad que por un tiempo nos oprime el corazón...

    Sigo necesitándola y echándola de menos, pero es cierto que duele menos su ausencia; cada cierto tiempo vuelvo a ver fotografías, películas, leo sus escritos, ¡escucho su voz!, y descubro nuevos matices...Y la recuerdo, la recuerdo...y la recuerdo...no quiero que su carita se me olvide, ni su voz...

    Siento mucho la muerte de tu madre, Gonzalo de Miguel. Un fuerte abrazo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    5

    • M.T M.T 06/11/17 06:17

      Pues un abrazo Sancho, Damas y a todos los que hemos vivido y sufrido ese trance doloroso. Dicho sea: Un abrazo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

    • Ciro2 Ciro2 06/11/17 02:09

      Con amigos desconocidos así, las penas son menos penas y se asimilan mas rápido. Muchas gracias por comentarios que complementan el artículo con aportaciones que nacen de lo más hondo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • Damas Damas 04/11/17 22:14

    Gonzalo de Miguel: lo lamento, comprendo su sentimiento, por haberlo experimentado, incluso en esa literalidad, cuando dice: "Mi madre se ha muerto" yo también utlicé esa expresión, sentí que esas palabras "ha muerto" eran las únicas que lo expresaban, nada de ha fallecido u otras. También coincido en que cuando eso sucede, da igual la edad que tenga, mi madre murió con casi 98 años, esa edad no aminoró el sentimiento de pérdida de alguien tan importante y tan vinculada a mi vida como ella. Ese "Adiós, mamá" sí como parece es reciente, cuesta, es el inicio de un echarla de menos, en tantos aspectos, que al principio, a veces puede resultar demasiado intenso y doloroso, pero que también se suaviza con el tiempo hasta poder pensar en ella y recordarla tranquilamente con dulzura, agradecimiento y con orgullo de ser su hija. Lo siento, Gonzalo de Miguel.        

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    3

    • Ciro2 Ciro2 04/11/17 22:38

      Es verdad también que nadie muere si no deja de ser recordado. Emocionan y reconfortan sus palabras.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.