X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Los ruidos de Segovia

Jaime Richart Publicada 17/11/2017 a las 06:00 Actualizada 17/11/2017 a las 10:43    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 3

Llevo pocos años viviendo en esta ciudad incomparable; relati­va­mente incomparable, pues hay otras ciudades en Europa que, al me­nos en el aspecto que deseo destacar aquí, deben ser teni­das en cuenta si se desea imaginar uno la idea de belleza urbana de esas ciu­dades recoletas del mundo que se enorgullecen de su con­serva­ción, de su armonía y de la paz que respiran e inspiran al visi­tante… Ciudades homólogas en resonancias comunes o próxi­mas de historicidad, como Bath en el Reino Unido o Salz­burgo en Aus­tria; ciudades donde el ruido y la estridencia dañar­ían a la ciu­dad, a su imagen y a la sensibilidad de sus habitantes tanto como parece ser dañan directamente al acueducto sego­viano; ciudades donde el ruido es espectro frente al que toda la ciudadanía se con­citaría para abortarlo, si es que ocasionalmente hiciese acto de pre­sencia en sus entornos.

Pues bien, digo que llevo poco tiempo viviendo aquí, y que aparte la magia y el duende de Segovia, aparte su historia ro­mana y castellana, lo que más me llama poderosamente la aten­ción es el ruido.

Por un lado están los frecuentes eventos musicales con altísima me­gafonía en los aledaños del acueducto que, además, por lo que dicen los expertos y por si fuera poco el malestar a los resi­dentes, da­ñan a la piedra del milenario monumento. Por otro lado están los músicos callejeros que, con amplificación incluida y probable­mente sin licencia, hacen dificultosa la conversación y latosa su pre­sencia a quienes se sientan buscando el solaz en las terrazas de la avenida principal. Y por otro, la presencia, so­bre todo en los fi­nes de semana, de motocicletas de alta cilin­drada unas veces y de motocross otras circulando por las arte­rias principales; vehícu­los cuyo estruendo por la falta del precep­tivo silenciador, rebasa en mu­chos decibelios los permiti­dos tanto por las ordenanzas muni­ci­pales como por las normas ge­nerales de la autonomía so­bre ruidos.

Pero llamándome la atención semejante disparate por sí mismo, más me la llama la pasividad de las autoridades municipales y po­liciales frente a estos incidentes urbanos objetivamente detesta­bles. Y más todavía, la indiferencia o la condescendencia ante lo mismo de la propia población, pues no me consta queja ni denun­cia alguna formuladas por ciudadanos que todavía no han sido presa de sor­dera.

Ni siquiera un activista del municipio segoviano de origen esta­dou­nidense –de quien, dicho sea de paso, algunos dicen está a punto de perder el juicio por su contumacia contra la alcaldesa– ha dicho hasta ahora ni una sola palabra acerca de la monserga, del chirrido o del estruendo motero.

Yo, desde luego, no me imagino ni a los habitantes de Salz­burgo ni a los de Bath soportando estas pesadillas. Así es que, po­nién­dome a la altura de la obstinación de ese quijote foráneo en asun­tos irrisorios en los que ve gigantes donde hay molinos, si ni la al­cal­desa ni el concejal de urbanismo ni la policía munici­pal de Se­go­via ponen fin a este absurdo ultraje a la ar­monía, al silencio y al reco­gimiento de esta ciudad entrañable, me veré obligado a aban­do­narla para siempre y, de ese modo, aun sintiéndolo mucho, tan in­signe municipio español se verá pri­vado de este vecino insignifi­cante.
_______________

Jaime Richart es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



3 Comentarios
  • yosolo1 yosolo1 17/11/17 23:16

    Soy de Segovia, he vivido, estudiado y trabajado en ella la mayor parte de mi vida. El ruido solo está en ciertas zonas, en la gran mayoría no hay ruido. El problema es que las mejores zonas, las más caras no tienen ruido, solo las intermedias son las que lo padecen, y esas no interesas. Hay barrios alejados del ruido como el Carmen donde podrá dormir bine, pero claro, no tiene glamour ni caché, salvo las viviendas unifamiliares que hoy valen un ojo de la cara. Respecto de la alcaldesa, su equipo y la oposición son lo mejor de cada casa, creo que me entiende, creo que el único concejal que está haciendo una oposición creíble es Cosme Aranguren, procede del antiguo UPyD, condenado a no ser reelegido. Disfrute Segovia, con o sin ruido, merece la pena.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AMP AMP 17/11/17 10:14

    ¡Ay!, el puto ruido, los putos que lo generan y los putos responsables permitiéndolo.
    El país de los ruidos, de los gritos, de las voces, menos cuando hacemos confidencias inconfesables, como el susuro en la iglesia.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AMP AMP 17/11/17 10:14

    ¡Ay!, el puto ruido, los putos que lo generan y los putos responsables permitiéndolo.
    El país de los ruidos, de los gritos, de las voces, menos cuando hacemos confidencias inconfesables, como el susuro en la iglesia.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Televisión de negro

    La manipulación partidista de los medios públicos de información es el signo más claro de la degradación democrática. Y en este sentido, como en todos, las actuaciones del PP son desoladoras.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    ¿Empieza el diálogo en Cataluña de una vez?

    El periodista Fernando Berlín analiza cómo ha reaccionado la prensa internacional a la investidura de Quim Torra como president de la Generalitat.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La maldita Torrateca

    ¿En qué se parecen Aristóteles y Quim Torra? En nada. Uno lleva gafas y el otro no, uno tiene cuenta de Twitter y el otro no, uno reflexionó y el otro no... Muy fan de Quim el incontinente.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre