X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Entre mentiras

Mario Diego Publicada 16/12/2017 a las 06:00 Actualizada 15/12/2017 a las 19:57    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 4

Tanto el Gobierno como Mariano Rajoy siguen repitiendo como un mantra: “España va por buen camino, estamos llegando al fin del túnel, la recuperación económica está ahí”. Ni tan siquiera toman la precaución de matizar sus alegaciones como lo hace Mario Draghi, actual presidente del Banco Central Europeo, cuando, a propósito de la misma recuperación económica, también se declara optimista: “[Habrá recuperación económica] a condición de que no se materialice ningún riesgo”. Lo que quiere decir, que en materia de previsión económica, la probabilidad de acierto por parte de los mejores especialistas es equivalente a la de una pitonisa.

Los motivos del optimismo manifestado por los economistas de la burguesía, se basan real y únicamente en dos parámetros paralelos: la plusvalía de las empresas y el importe de los dividendos distribuidos a los accionistas. Las 1.200 empresas más importantes del mundo han distribuido a sus accionistas 1.154 billones de dólares de dividendos, constituyendo este hecho, exclusivamente, la parte visible del iceberg, ya que estas cifras excluyen los fondos especulativos y las filiales de los bancos asentadas en paraísos fiscales.

Cuando cifras de esta índole atañen esas alturas, éstas, pierden todo sentido de la realidad, sentido que se recupera únicamente cuando se comparan a las condiciones laborales sufridas por la clase trabajadora: salarios recortados, horas trabajadas no pagadas, supresión de toda mejora adquirida fruto de la lucha.

Detrás del biombo que constituyen las cifras económicas, se disimula una realidad de clase: el enriquecimiento continúo de la gran burguesía. Sería un aburrimiento enumerar todos los multimillonarios citados por revistas especializadas en ese campo, pero lo que sí se puede decir es que últimamente su número se incrementa y la fortuna personal de cada uno, más todavía.

A la par del Gobierno y de Rajoy, son muchos los comentaristas que se muestran eufóricos porque, según ellos, estamos asistiendo a una mejora económica en España debido a la creación de nuevas empresas y al descenso del paro. Estas afirmaciones se deben a un beato optimismo que en el mejor de los casos son groseras distorsiones o cínicas mentiras en el peor. La mayoría de los nuevos contratos son temporales y muchos son los trabajadores y trabajadoras que acumulan varios empleos para poder totalizar una jornada laboral completa.

Por otra parte, colosales capitales se están moviendo continuamente de un punto al otro del planeta, originando así para millones de seres humanos, desastrosas e imprevisibles consecuencias, más dañinas aún que las acarreadas por ciclones o tsunamis. La razón esencial de tales movimientos es la búsqueda de beneficios inmediatos que no se obtienen con la venta de productos manufacturados, debido a la saturación de los mercados.

Como es la misma burguesía capitalista, e incluso son los mismos individuos, quienes poseen las empresas y especulan, de alguna manera, podríamos decir que ese mundo financiero devorando la industria es el capitalismo que se devora a sí mismo.

El quid de la cuestión es determinar si ese capitalismo que se autodevora acabará devorando también a toda sociedad humana o si antes de que esto ocurra la sociedad será capaz de tumbar el orden social existente y fundar una nueva organización social liberada de la dictadura económica impuesta por la gran burguesía, de la propiedad privada de los medios de producción y de la explotación.
_____________

Mario Diego es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



4 Comentarios
  • Mario José Mario José 17/12/17 17:48

    Buenas tardes Itnas. Si no me he parado en la diferencia apuntada por mí, en cuanto a las expresiones “toda la sociedad y toda sociedad” respondiendo a su comentario, y que como usted, pienso que la diferencia es clara, es porque no me parecía relevante en nuestro intercambio. Y sí, yo también pienso que la segunda es más genérica. ¿A qué me refiero hablando de toda sociedad? Toda sociedad, futura, sea cual sea, en la que el orden social tenga por base el capitalismo, ya sea de manera parcial o totalmente, será una sociedad con un recorrido caótico y un futuro incierto. Pensaba particularmente en aquellos para quienes la idea de que una sociedad en la que el capitalismo se comportaría con humanidad sería factible y desembocaría, a medio o largo plazo, en una sociedad ideal. O en aquellos que piensan que lo conseguiríamos, reanudando con la vida rural abandonada por nuestros antepasados y reduciendo, dentro de lo sensato, la inversión en el sector tecnológico.
    Ahí donde aparecen las discrepancias entre nosotros es en el segundo párrafo de su respuesta. Un debate sobre sus postulados y los míos, nos llevaría muy lejos. No pienso que los míos sean mejores que los suyos, son simplemente diferentes, y esa diferencia probablemente sea debida al concepto que el uno y otro tenemos en cuanto a los objetivos y los medios para alcanzarlos. Solo quisiera, que se haga estas preguntas, sin ningún ánimo por mi parte de zanjar el debate en un sentido o en el otro: ¿Cómo consiguió la burguesía acabar con la monarquía absoluta? ¿Educaron primero y luego impusieron su orden social o más bien lo contrario? ¿Cómo reacciona la burguesía a cada vez que alguien cuestiona su orden social o intenta acabar con él? Un cordial saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Mario José Mario José 17/12/17 07:59

    Buenos días Itnas, antes de nada quisiera darle las gracias por leerme y por su comentario. No digo “devorará a toda la sociedad humana”, digo: devorará a toda sociedad humana. Para mí, la sociedad no es que no sea equivalente al capitalismo, es que sus intereses y los del capitalismo son antagónicos. El capitalismo es un orden social impuesto a nuestra sociedad por la burguesía, no es “natural”. Con lo cual, si le hice dudar en cuanto a la hipótesis de que los términos sean intercambiables solo se puede deber a un problema de redacción.
    Por otra parte, suponer o decir que el capitalismo se autodevora (de alguna manera), no quiere decir que con esperar a que el mismo se autodestruya basta. En la carrera al atesoramiento de sumas colosales en sus arcas mediante el orden social impuesto, la burguesía no mira y les importa un pepino las consecuencias que esa carrera pueda acarrear para la sociedad. Con lo cual si la sociedad no reacciona esto acabará en barbarie.
    Y llegados ahí, la pregunta que convendría hacerse es ¿en quién la sociedad debería confiar para cambiar el orden social e imponer otro orden social? En la clase trabajadora. La clase trabajadora es, desde mi punto de vista, la única que puede hacerse cargo de los intereses y aspiraciones del conjunto de la sociedad, única manera de imponer otro orden social más “natural”: “De cada cual según sus capacidades, a cada cual según sus necesidades”. Gracias de nuevo

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • itnas itnas 17/12/17 09:52

      Gracias a Ud. por su respuesta, que me ha parecido magnífica. Naturalmente, dentro de la disensión en los matices que mostramos. Primero, se me oculta la clara diferencia entre 'toda la sociedad humana' y 'toda sociedad humana', pareciéndome esta última forma, si cabe, más genérica que la primera. Segundo, esperemos que en efecto capitalismo y sociedad no sean equivalentes; ahora bien, dado que sociedad es 'conjunto de personas, pueblos o naciones que conviven bajo normas comunes', imagino que cuando decimos que habitamos en una sociedad capitalista es que es este sistema el que dicta las normas.

      Quiero decir, no imagino que una clase de ciudadanos imponga sin más un modo de organizarse la sociedad y basta. Sobre todo cuando se perpetúa en el tiempo. A mi me parece que existe una red densa, y compleja, de intereses (legítimos) entre los ciudadanos, que emanan de lo que Ud. denomina clase burguesa y que se difunden más o menos sutilmente 'hacia abajo', llegando a la clase trabajadora; una consecuencia, es que se den fenómenos como el PP, repitiendo en el gobierno, o Trump. El problema para mi es que esta forma de organización social llamada capitalismo, o neoliberalismo, parece tener un éxito ilógico. Y no se me ocurre otra solución que una educación libre y seria.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • itnas itnas 16/12/17 18:38

    Su conclusión del último párrafo ha llamado mi atención al leer su excelente artículo. Indica que el capitalismo se autodevora (de alguna manera) y se pregunta si también devorará a toda la sociedad humana. Imagino que se refiere a la sociedad occidental, en primer lugar, e imagino que entonces Ud. no cree que la sociedad humana (occidental) sea equivalente a capitalismo. Sin embargo, me hace dudar cuando afirma a continuación que 'antes' de autodevorarse debe (la sociedad) reaccionar, lo que supone que capitalismo y sociedad sean términos intercambiables.

    En resumen, supongamos que el capitalismo se autodevora, ¿implica esto que la sociedad muere? Me parece que esta sería su conclusión pues, en caso contrario, otras formas no capitalistas de estructurar la sociedad conseguirían imponerse sin mover un dedo. ¿O quizás ocurre que el mundo financiero devorando la industria no es el capitalismo autodevorándose?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.