X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Autómatas y enchufados vs 'outsiders' y bárbaros

Jorge Ulanovsky Gertzel Publicada 08/02/2018 a las 06:00 Actualizada 07/02/2018 a las 21:11    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 10

La pugna bipartidista tradicional y la clásica distinción entre derechas e izquierdas son representaciones de un fenómeno obsoleto y por lo tanto inútil de insistir en ello. Al margen de la información que recibimos, y múltiples opiniones y análisis redactados bajo presión de la dictadura de la urgencia y de la actualidad, confrontaciones no suficientemente explícitas están afectando nuestra vida social.

Invisibilidad del fantasma

Vivo en un sitio particularmente tranquilo. Cada día a las tres de la tarde en punto se produce un sonido estridente debido al pasaje de un avión de caza que me desconcierta una y otra vez ante la imposibilidad de localizarlo con mi vista. Resulta para mí ser un fantasma. Como el de lo cuentos, sólo se sabe de él por el ruido de cadenas mientras resta invisible. Otros se meten en mi ordenador. Me persiguen con ofertas publicitarias y propuestas varias, sabiendo de mí lo que no sé de ellos, los autores de toda esa intromisión en mi vida son inidentificables. Hasta están creando un dinero invisible, con lo que es de suponer que el capitalismo perderá su condición como tal y entraremos definitivamente en la era del “virtualismo”, que no virtuosismo. Pensarán ustedes que me estoy volviendo paranoico. Ojalá lo que estoy relatando fuera mero fruto de un pensamiento delirante o de un mal sueño. Se trata de una invisibilidad a la que nos enfrentamos en general que resulta difícil de calificar. Está construida en base a algoritmos bajo el imperio del cálculo desde el cual toda nuestra existencia resulta ser mensurable. Estamos acostumbrados a reconocer fantasmas evidentes: Trump, Kim Jong-Un, Bashar Al-Ásad, Putin, Erdogan, Rajoy, Puigdemont… cuando los más poderosos se ocultan en la recámara. En particular, las industrias del armamento, de la alimentación, de la informática, y los laboratorios. Decía Einstein, lo fundamental nunca se ve. De allí que muchos de nuestros análisis profanos resulten superficiales, se requiere una ardua labor de investigación. Sé que no estoy capacitado para ello, no tengo una plaza universitaria, quizás afortunadamente, por lo que me limito a transmitir algunas breves e improvisadas impresiones.

Cuando la ficción y la realidad se confunden

Desde el origen de la humanidad la ficción forma parte de nuestra cotidianidad. No es que tanto hallamos avanzado. Lo que el hombre de las cavernas observaba en inscripciones grabadas en las paredes lo observamos ahora en una pantalla. Lo que ha cambiado es el soporte. El homo sapiens ha demostrado a lo largo de la historia ser un animal no tan sabio como se creía. Es cierto que en cuanto a la ficción se refiere, el cine, la televisión e internet han creado un espacio de oferta narrativa de masas, en relación con lo que estaba limitado al libro y el arte para las élites. Provocando un grado de secularización inédita después varios siglos de predominio religioso e ideológico. Ocurre que hoy más que ficción lo que se va imponiendo en nuestra cultura es la ciencia ficción en su versión distópica. Quedan aún vestigios de confrontación entre amos y esclavos, reyes y súbditos, señores y plebeyos, explotadores y explotados, patrones y obreros, cuadros de empresa y empleados, estados y ciudadanos. Pero en la medida que el sujeto contemporáneo se está convirtiendo en un autómata al servicio de un totalitarismo cibernético alienante, quedando sólo fuera de él algunos outsiders por propia voluntad, más los rechazados indigentes locales y migrantes, pasa a ser éste el conflicto principal de nuestra época.

Dos batallas paralelas

En internet, como en todo lo que sucede en la vida, hay de lo peor y de lo mejor. Batalla entre el bien y el mal. Por un lado un automatismo inhumano que anula toda singularidad, y por otro, aunque minoritario, ensayos gestionados por emprendimientos de la parte de outsiders, como la prensa independiente o el llamado contrapoder. La otra batalla, fuera de internet, entre una sociedad robotizada, en mano de enchufados, que expulsa a quienes considera como bárbaros. Me decía hace un poco un señor, nostálgico de un pasado familiar franquista, que lo bueno de aquello era el hecho de que todos se conocían, sabiendo quién era quién, viviendo en un “coto cerrado” -y lo definía como término positivo! O sea, nada de furtivos. Es decir, los hoy considerados bárbaros son faltos de preparación para incorporarse a la maquinaria robótica que no necesita más mano de obra, al contrario, le sobra. Fuera de internet, la caja idiota, monumento a la frivolidad, como medio opiáceo al servicio del estatus quo. Y una población de enchufados a la estabilidad burocrática, con puestos privilegiados de trabajo y jugosas rentas.

Además, en una sociedad de alto consumo, cualquier persona insolvente es un objeto residual. Si no tiene con qué pagar no merece ser atendido ni educado, finalidad última de los llamados recortes sociales.

Hay desde luego una connotación racista en el discurso de Trump cuando habla de países de mierda. A los judíos se les llamaba (¿llamaba?) judíos de mierda. Pero su definición apunta más a una distinción entre primitivos y avanzados. Es decir, frente a esos bárbaros que nos pretenden invadir. Se pretende hacer una diferenciación hipócrita en Europa entre asilados o refugiados a diferencia de los inmigrantes económicos. ¿Qué diferencia hay entre quienes huyen de una guerra, o de una dictadura, con los que escapan de la indigencia y la miseria? Más aún cuando son los que más directamente están sufriendo las consecuencias del cambio climático. La sociedad robotizada los expulsa, y los acorrala en condiciones tales que parecería serle indiferente un terrorífico exterminio programado. Podría plantearse el aceptar a los niños para formatearlos pero qué hacer con los padres.

Desde la condición de un outsider más quisiera poder jamás renunciar a nuestra posición de libre pensadores. Con una firme oposición a esa desnaturalización artificial de nuestros sentimientos, afectos y sufrimientos.
_____________

Jorge Ulanovsky Gertzel es socio de infoLibre
 


Hazte socio de infolibre



10 Comentarios
  • @tierry_precioso @tierry_precioso 08/02/18 21:44

    Hola Jorge, aquí de nuevo. Es verdad que estamos metidos en una vorágine que a menudo nos sobrepasa. Pero tus cuatros lineas finales son certeras: no debemos renunciar.
    En mayo del año pasado yo publicaba una novela en Amazon y me da que de leerla te haría bien. Bueno, es lo que creo. Su titulo es "El desorden de los toldos", tiene aproximadamente setecientas diez paginas. Buenas noches.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Jorge Ulanovsky Getzel Jorge Ulanovsky Getzel 08/02/18 22:54

      Qué bueno! Claro que me interesa. Gracias por informarme. Buenas noches y hasta pronto. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Ambón Ambón 08/02/18 17:13

    El problema sigue siendo lo que nos decía Don Antonio Machado, "de diez cabezas, nueve embisten y una piensa", las cosas no cambian tanto en el tiempo y desde luego si lográramos que alguna cabeza mas pensara y dejara de embestir estaríamos en el camino correcto.

    Creo sinceramenter que los pesimistas no son negativos, mas bien al contrario, suelen estar gritando para que nos apartemos de la vía porque viene el tren.

    Saludos y sigamos pensando y gritando

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • M.T M.T 08/02/18 13:43

    Me ha gustado su artículo, de pensamiento profundo, reflexivo, crítico. Y de trasfondo o sobrevolando: el poder, poderes... ¿ Cabría el contrapoder, contrapoderes..? ¿ en qué ámbitos, cómo gestionarlos? Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 08/02/18 12:01

    Buenos dîas Jorge. Muy interesante. Voy a trabajar ahora mismo. Tal vez conduciendo se me ocurre algo. Un abrazo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • itnas itnas 08/02/18 08:55

    Un discurso pesimista D. Jorge, me temo que hasta simplista. Para resumir, le diré que no son tv, films o internet culpables de nada del mismo modo que no lo es un cuchillo de cocina. Y, en efecto, si porque detrás de un cuchillo de cocina podemos encontrarnos un trastornado, entonces debemos ponernos en guardia sobre los cuchillos de cocina, del mismo modo hay que controlar más qué se dice de internet. En botica hay de todo, como se sabe, sólo se trata de seleccionar, ser capaces de ver quién está detrás y su intención. Finalmente, si de lo que se trata es de analizar la invisibilidad que nos rodea (fantasmas, ordenadores, publicidad, criptomonedas) para concluir que somos 'esclavos' de algún ente, yo empezaría por analizar la invisibilidad funcional de circuitos neuronales como el que estoy empleando ahora para realizar un propósito absolutamente simple: escribir esto que lee. Saludos en todo caso cordiales en la confianza de que la discrepancia hasta puede unir (lo digo por lo de 'outsiders')-

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    2

    4

    • Jorge Ulanovsky Getzel Jorge Ulanovsky Getzel 08/02/18 12:51

      Gracia Itnas a sus circuitos neuronales que evidentemente funcionan de maravilla. Las críticas son buenas de encajar más aún cuando coinciden con nuestras autocríticas. Pesimista? Al releer mis artículos encuentro que tengo tendencia a ser negativo, y me desagrada verme anclado en el disgusto. Pero veamos alrededor, no hay en la inmensa mayoría de artículos y comentarios una fuerte dosis de disconformidad y desencanto? Simplista?,cierto, puedo haber caído una vez más en el maniqueísmo, al establecer un antagonismo excluyente de otras múltiples complejas situaciones (trataré sobre ello próximamente. Con respecto a todo lo que se “cocina” en internet muy apropiado el ejemplo del cuchillo y quien lo sostiene. Pero con qué estructura democrática contamos en la red? Quién tiene el mango de la sartén? Algo más me cuestiono, exagero? A veces la exageración sirve de advertencia.  Muy cordiales saludos y hasta pronto.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      4

      • itnas itnas 08/02/18 14:01

        Es claro que con Ud. se puede discrepar pero nunca discutir abruptamente, le doy las gracias por ello. ¿Una mayoría disconforme? Entonces veamos si se necesita conformidad pues esa es la naturaleza del outsider. ¿Tiene estructura democrática una biblioteca? Pues del mismo modo puede decirse de internet, creo. También me gustaría decirle que lo ser simple no es un descrédito necesariamente, ¿acaso no buscamos la expresión minimalista que resuma un complejo fenómeno? ¿Y qué mejor idea simple que la de 'aprender a dudar de todo'? (Salvo quizás de la matemática).

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        2

  • platanito platanito 08/02/18 08:46

    Huir de la guerra que es dolor y hambre o huir del hambre que es dolor me parece más de lo mismo. Esa falsa conmiseración de la UE (léase Merkel) con los refugiados en contraposición a esas concertinas y tarajales me hacen pensar a un comentarista que hacía el 2015 asignaba al efecto llamada en Lesbos a la futura necesidad de Alemania de mano de obra barata.
    En cuanto a los algoritmos que nos alienan y que buscan hacernos consumidores compulsivos, amén de oscuros objetivos para las CIAS de los poderosos, retomo la idea de un comentarista en este digital: caceroladas de monederos cerrados a los hypers concertadas a nivel planetario. Buen tajo para los outsider valientes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jmateosf jmateosf 08/02/18 08:30

    ¡Magnífico artículo! señor Ulanovsky. Gracias por recordarnos a los outsiders que no debemos rendirnos y caer en el agujero negro del mediocre mundo líquido en el que tantos valores y derechos se han perdido. Me parece contundente la frase "Si no tiene con qué pagar no merece ser atendido ni educado, finalidad última de los llamados recortes sociales" ¡Gracias por pensar!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.