X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Cuba, en 'stand by'

Franklyn Raúl Estruch Fernández Publicada 12/03/2018 a las 06:00 Actualizada 09/03/2018 a las 18:10    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 4

Soy un cubano-español, que trata de compaginar y llevar el cariño de ambos padres, aunque el amor y preocupación por la madre Cuba, lo apasiona y lo lleva a veces hasta el insomnio. Acabo de regresar de Cuba, de un corto y fructífero viaje, en el que me sumergí de lleno en el ambiente familiar y de las amistades de toda la vida, y en las calles de mi Santiago. A eso fui, a disfrutar del calor humano y de la tierra.

Sin embargo, he de reconocer que mi personalidad observadora y analítica, no pudo abstraerse de cuanto se hablaba y de cuanto veía. Evidentemente, también estaba ávido de conocer la realidad; de conocer como pensaban mis compatriotas. Obviamente, y sin planificarlo, sostuve las ya acostumbradas tertulias, inevitables, serias, amenas, honestas, abiertas y respetuosas con mis amigos y parientes. En Cuba, nadie puede escapar a las preguntas y al intercambio. La gente es muy politizada, es decir, tiene mucha cultura política y está más informada y preocupada del mundo y del país de lo que muchos afuera pudieran pensar
Si, al final del viaje, y después de las alegrías vividas, se han quedado rondando en mi mente viejas y nuevas preocupaciones, que a mi modo de ver condicionan el futuro inmediato y a mediano plazo, de Cuba y su pueblo; al menos en lo económico y en lo social. Me aventuraré a hacer algunas reflexiones y conjeturas muy personales, tratando en lo posible de no introducirme en el terreno político, ni de tocar cosas anteriores a 1989. Las circunstancias y el contexto histórico concreto de entonces era otro, y me interesa más el futuro, que seguir empantanado en un pasado, que sólo lleva a resentimientos, odios, enfrentamiento e incomunicación entre cubanos. Sé que algunos quedaran insatisfechos por exceso o por defecto, pero asumo el reto, porque sólo me mueve el deseo de compartir mi punto de vista, y de ello me hago enteramente responsable


Introducción necesaria


La pérdida de su principal socioeconómico y comercial (la antigua URSS); el recrudecimiento del bloqueo económico y comercial por parte de EEUU; el impago de Cuba a sus deudores desde su batalla internacional para la cancelación de la deuda externa; y la posición común de la UE respecto a Cuba, privaron al país de financiamiento externo y de casi todo su comercio exterior. Resulta aún increíble, que un proceso y un país hayan sobrevivido a tanto aislamiento y a tan grande colapso. Semejante página de resistencia, sacrificios, estoicismo y de fidelidad a la independencia y a una obra social, no se ha escrito jamás; aunque le agreguemos matices e interpretaciones desde nuestras vivencias y cosmovisión política.

Desde el triunfo de la revolución cubana en 1959, han transcurrido 59 años. De ellos, 27 vividos en el “periodo especial”, como denominan los cubanos al periodo de grandes y serias carencias y limitaciones materiales. Toda la adolescencia y gran parte de la juventud, nació en este “periodo”; pero también la mayoría de la población de hoy nació después de la revolución. Ya el comprometimiento ideológico de gran parte de la población, no es el mismo; y eso constituye un serio reto para los gobernantes cubanos de hoy. Para enfrentarlo, el gobierno tendrá que dar pasos serios y urgentes, para enmendar errores, y ajustar su política económica; pero también hacia la flexibilización de su pensamiento y su visión, más acorde a los tiempos actuales. Sólo así podrá controlar los cambios, y anticiparse sin perder la iniciativa

Antecedentes inmediatos de la economía cubana

Cuba siempre tuvo una economía frágil, dependiente primero del cultivo y explotación de la caña de azúcar, y de la exportación de su producto final, el azúcar; a los que se sumaban algunos reglones exportables muy secundarios, como el tabaco, ron y cítricos, y durante un tiempo el café. En fin, tenía una estructura económica muy primaria, que generaba una economía exterior totalmente abierta, dependiente de la exportación de un solo producto, en lo fundamental. Esa estructura económica se mantuvo así, incluso durante la idílica relación con el antiguo campo socialista y la antigua URSS. La diferencia estuvo, en que a partir de ese intercambio justo y en condiciones ventajosas con los ex países socialistas, y sobre todo con la URSS, en Cuba se desarrolló grandemente el capital humano, la infraestructura social (salud, educación, cultura, deporte, etc.), la infraestructura hidráulica, eléctrica, de caminos y carreteras; la industria de materiales de la construcción, alguna que otra industria para el consumo interno, y la mecanización del corte de caña, etc. Prescindiendo de detalles, se puede decir que el nivel y calidad de vida del pueblo, iba en constante ascenso hasta el inicio de periodo especial.

Cuando comienza a tambalearse el campo socialista, se adoptó la estrategia de desarrollar a pasos forzados el turismo (hasta ese entonces, este existía sólo con los países socialistas) y la biotecnología, como pivotes para remontar la economía. El desarrollo de estos sectores absorbió la mayor parte de los exiguos ingresos en moneda convertible o divisas; incluso hoy, la mayor parte de los ingresos obtenidos por estas vías, se revierten en la reproducción y reproducción ampliada de estos sectores. Ya dentro del periodo especial se potencia también, en grado superlativo, la exportación de servicios de salud, educacionales y de asesoramientos varios hacia los países del tercer mundo. Se priorizó la búsqueda y explotación del crudo nacional, que asegura hoy el 50% del consumo nacional; y existe una estrategia para el fomento de la producción de energía electica a partir de recursos renovables. Sectores tradicionales de producción como la azúcar, que necesitaban de fertilizantes, modernización, cambios en la forma de producir, etc., prácticamente han desaparecido; y algo parecido sucedió con la producción cafetalera, que se trata de revitalizar. Cuba pasa así, a una economía exterior de servicios, complementada sustancialmente por las remesas familiares desde el extranjero. La exportación de servicios tiene el hándicap de que está sujeta a la disposición y orientación de los gobiernos de turno de los países receptores a continuar los contratos y convenios, y que Cuba, consecuente con sus valores de solidaridad, forma de modo continuado profesionales para esos países, lo que hace que mengüe a mediano plazo, la demanda de estos servicios, y los ingresos de Cuba por este concepto.

Hasta aquí, no creo discrepar mucho de la estrategia general seguida por el gobierno para buscar ingresos en divisas, y crear las bases para el futuro desarrollo de Cuba, pero desgraciadamente eso no bastó. En el mundo globalizado capitalista de hoy, ningún país puede vivir y desarrollarse sin financiamiento y know how externo; ni siquiera países grandes como China, ni países con recursos petroleros. Mucho menos una pequeña Isla, durante tantos años aislada financieramente, acosada por el imperio más poderoso de todos los tiempos; y con una grandiosa y costosa obra social.

Con inteligencia, seriedad y responsabilidad se logró renegociar la deuda externa de Cuba con el Club de París, sobre todo a partir del gesto de Rusia (el principal acreedor entonces), de cancelar (2013) el 90% de la deuda e invertir el resto en Cuba. Hoy ya ha sido derogada la Posición común de la UE respecto a Cuba; y además de acceso a fondos de ayuda y colaboración, facilitará tarde o temprano inversiones europeas y créditos

La inversión del ciclo político de América Latina hacia la derecha, y la presión de los EEUU sobre esos gobiernos, han frenado el proceso de integración económica de Cuba a la región, y restringido el nivel de divisas que ingresaba Cuba por concepto de exportación de servicios. Venezuela, vital durante el aislamiento financiero, entre otras afectaciones, se ha visto imposibilitada de suministrar a Cuba un monto considerable de petróleo, que se está adquiriendo en otros mercados (Argelia y Rusia) a mayor precio, aunque sólo fuera por costo de transportación o flete

Es incuestionable que los dos principales recursos de Cuba son el turismo (sol, playa, y su gente) y el capital humano, donde se inserta la exportación de servicios, y la biotecnología (que tiene que competir con los oligopolios farmacéuticos para posicionar gradualmente sus productos). Los ingresos en divisa de hoy, están sujetos a amenazas constantes y sólo aseguran que no se paralice el país. Por otro lado, no se ha podido concretar el flujo anual de 2000-2500 millones de dólares de inversión extranjera, necesarios para poder catapultar la economía.

La dura realidad, es que la economía cubana sigue en stand by y no se vislumbra una salida inmediata; no se ha resuelto el problema de la alimentación (no hay hambre, pero sí carencias); y el deterioro de los servicios sociales es palpable aún. Aunque en ello inciden muchos factores, en mi opinión existen tres causas fundamentales que condicionan el éxito de cualquier reforma que se haga. Me refiero a la persistencia del bloqueo de EEUU, a la limitada inversión extranjera, y a la desorganización económica, baja productividad del trabajo e indisciplina laboral. Veámoslo por partes:

El bloqueo de EE.UU.

Al margen de la ineficiencia o no del actual modelo económico cubano, el bloqueo de EE.UU. sobre la isla es real y cruel, y sigue determinando su desarrollo y bienestar. La Habana está más cerca de EE. UU. que de la mayoría de sus capitales de provincia. Solo por concepto de ahorro en fletes, por el acceso a créditos de organismos financieros internacionales y norteamericanos, por la entrada de turismo norteamericano sin restricción, y por la venta a EE.UU. de productos cubanos, se marcaría la diferencia y se reanimaría la economía y la sociedad en su conjunto. Aunque la mayor parte del cuerpo del bloqueo permanece intacto, la administración Obama promovió un acercamiento a Cuba, que flexibilizaba ciertos acápites. Hoy estas medidas están siendo revertidas por Trump, sobre todo con relación al sector turístico, el más dinámico, de mayor perspectiva de crecimiento económico, de inversión, y de dinero líquido. Ha hecho descender el flujo de turistas norteamericanos al país, y rompió abruptamente con las predicciones de visitas y ocupación turísticas para finales del 2017, agravado por errores en la política comercial del MINTUR. Nunca se puede sacrificar clientes tradicionales por millones volando

Desde la independencia de las 13 colonias, las sucesivas administraciones de la nación norteamericana han querido, mantener a Cuba bajo su esfera de influencia, por no decir, en convertirla en una provincia de ultramar, a la que le reservan un futuro turístico, de juego y prostitución, sobre todo en la Habana, Varadero y Cayos. Por cercanía, no creo que EE.UU. tuviera algún interés de invertir en otra industria que no fuera la del turismo, y mucho menos en la agricultura (EE. UU. produce tres veces sus necesidades de alimento). Es de suponer que se privatizarían los servicios básicos sociales, y nuestros viejos quedarían desamparados en todos los sentidos, como sucedió en antiguos países socialistas de Europa oriental. Cuba sería un destino turístico, donde la mayoría de los profesionales no vinculados al turismo, se verían obligados a emigrar; y donde los investigadores de la biotecnología serían abducidos o robados hacia sus grandes laboratorios. Cuba sería una versión mejorada de la del 59, donde volverían los grandes contrastes sociales, el deterioro de sus indicadores sociales, el saqueo de sus riquezas, el abandono del campo, y el disentimiento, llegado el caso, de su situación financiera, como lo han hecho con su estado libre asociado de Puerto Rico: endeudado, hipotecado, casi sin portorriqueños porque la inmensa mayoría de la población ha emigrado, y con riesgo inminente de ser convertido en el patio o traspatio de la gran nación norteamericana, o en un gran resort transculturalizado y sin vida autóctona, en el mejor de los casos.

Esa fatal atracción, determinada por la cercanía geográfica a EE. UU., su arrogancia imperial y totalitarismo ideológico y político, ha condicionado desde siempre, el futuro de Cuba. Las sucesivas votaciones en la ONU, casi unánimes, contra el bloqueo, no han podido remover el bloqueo. Sin renunciar a este foro, creo que ya es hora de que Cuba apueste a su socavamiento desde adentro. Ha llovido mucho desde 1959, y la opinión pública norteamericana, en más de un 55%, y parte importante de sus decisores políticos ven con buenos ojos que se levante el bloqueo; por no hablar del sector empresarial, que observa con inquietud como se vuelven a alejar sus pretensiones comerciales y de inversión en Cuba, y se fortalece la presencia de China, Rusia y Europa (sobre todo España)

Cuba tiene que mirar hacia la Florida, pero con otros ojos. La Florida es un estado clave dentro de EE. UU. No sólo es el más poblado; es el llamado estado bisagra en las elecciones norteamericanas, con 29 electores. A pesar del incremento de los puertorriqueños (de orientación demócrata) en la Florida, los cubanos siguen siendo la mayoría dentro de la población latina de la Florida; y los mejor posicionados económica, política y mediáticamente. Su influencia es incuestionable, y aún mayor en el sur de Florida; la que le dio la mayoría de votos electorales a Trump para presidente, y a Marco Rubio para senador.

A pesar de ser Trump un político inexperto y nada correcto, su origen y formación empresarial y de negocios lo acercaría tarde o temprano a Cuba, si no fuese por los grandes compromisos electorales contraídos con Marco Rubio, etc. A muy pocos le caben dudas hoy, en cuanto a que Marco Rubio y el lobby cubanoamericano son los que mantienen vivos el bloqueo. Hay que apostar por desmontar la base electoral de Marco Rubio y todos sus seguidores y vividores de la política de bloqueo hacia Cuba; y eso sólo se logrará si la Habana cambia la política hacia la emigración cubana.

Hay que acabar de reconocer la diáspora cubana con todos sus derechos y garantías jurídicas y económicas, de forma tal que puedan participar en la apertura económica del país, adquirir una segunda residencia, vivir e invertir en las áreas y sectores aprobados para el capital extranjero y para el sector cuentapropista; y bajo el respeto a las normas políticas del país. ¿Qué van a existir diferencias económicas entre los cubanos de afuera y los de adentro? De hecho, ya hoy la diferenciación social en Cuba existe, y no veo nada malo en ello, siempre que sea resultado de dinero limpio, de la productividad y no de la especulación producto a la escases, del rejuego financiero por la existencia de dos monedas, y del latrocinio y desvío de los recursos del estado. Aunque el gobierno norteamericano quisiera impedirlo, se convertiría en su bumerang. En cualquier caso, ya la mayoría de los cubanos, con una fuerte identidad cultural, se relacionarían de otra forma hacia el bloqueo y la Cuba de hoy. La mayoría cambiaría su voto por un candidato más afín a sus nuevos intereses.

Para mí, y creo que para todos los cubanos interesados realmente en sacar a Cuba y su pueblo residente del stand by económico y social, esa es la prioridad. Respeto y defiendo el derecho a discrepar; pero todo lo que dilate o condicione el levantamiento del bloqueo, a ideales o a intereses económicos o políticos, se traducirá irremediablemente en más carencias y limitaciones para el pueblo de Cuba.

Financiamiento y reorganización de la economía

En Cuba se han producido reformas y transformaciones impensables en otros tiempos; tímidas para unos y osadas para otros; pero en cualquier caso los avances son perceptiblemente pocos e inestables; y no sólo por el bloqueo. La incorporación tardía a las reformas económicas (debieron hacerse, en última instancia, al desaparecer el campo socialista), probablemente por aferramiento al modelo soviético o por temor del gobierno a perder el control, le ha pasado factura a la sociedad en todos los sentidos. La urgente y crítica situación económica exigía reformas internas urgentes y el aprovechamiento de las últimas reservas para potenciar los cambios, pero se dilató su inicio, la economía tocó fondo, y con ella la disciplina y la moral.

El ritmo lento de las reformas, y la falta de visión en cuanto a su magnitud y carácter irreversible (los cambios llegaron para quedarse y no hay marcha atrás, y así debieron preverse), han sumido a Cuba en el caos y desorden económico, que potenció el proceso de pérdida de valores, propio de cualquier sociedad en crisis económica. Me refiero entre otras, a la tardía entrega de tierra en usufructo y sus bandazos; a la dilatación del proceso de unificación de las monedas; a la apertura del trabajo por cuenta propia sin abrir en paralelo un mercado mayorista; al fallido intento de lograr más independencia, operatividad y agilidad en la gestión empresarial y en la toma de decisiones; al celo excesivo en no permitir la compra inmobiliaria por extranjeros; al centrar casi toda la esperanza de inversión extranjera en el proyecto del Mariel; y a no flexibilizar desde el principio, los sectores de inversión extranjera y su participación de capital, sin renunciar al control estatal o público en sectores estratégicos, y de servicios básicos a la población

Aplicando el diagrama de Pareto, haré hincapié en los otros dos problemas, de cuya solución depende, reitero, en mi opinión, el éxito del resto de las reformas y la reanimación de la economía: la existencia de la doble moneda, y la ausencia de un mercado mayorista para el sector privado.

Muy a pesar del bloqueo económico y su carácter extraterritorial, la inversión en el sector turístico ha sido constante de media, motivado por las grandes potencialidades turísticas de Cuba y porque su mercado fundamental es el turista extranjero. No ha sido así en el resto de los sectores. Cuba no es China, su mercado potencial es sólo de 11 millones, más o menos, y el mercado real corresponde sólo a la parte de la población que maneja divisas, y sobre todo del sector estatal del turismo, el MINCIN (ministerio que debe asegurar la cada vez más exigua canasta familiar y la comida a los hospitales y escuelas), y algún otro, que depende de productos, insumos, y servicios suministrados desde el exterior. La idea piloto del Mariel (a partir de su aplicación exitosa en China) y la nueva ley de inversión extranjera, son vías e instrumentos importantes, pero el verdadero estímulo a la inversión extranjera es la demanda interna, el consumo (en menor medida, pero importante también, es la seriedad en los pagos).

Resulta paradójico para el inversionista extranjero, invertir en un mercado nacional, donde la mayoría de su población tiene salarios en moneda nacional, que llevados a la divisa resultan muy bajos, por no decir ínfimos. El que está invirtiendo en Cuba hoy, aunque está asumiendo los riesgos que presupone la Helms Burton, está apostando a mediano y largo plazo, y donde tiene asegurado la moneda dura, como lo son el turismo, y las grandes compras estatales. La existencia de dos monedas cubanas en la economía, que pudo jugar su papel en un momento determinado, es hoy el mayor elemento de freno, distorsión contable, y desorden financiero y de mercado.

El salario, el principal factor motivacional y de compulsión de cualquier sociedad, ha dejado de jugar su papel hace ya mucho tiempo. La productividad del trabajo no sólo no hay quien la pueda medir, sino que también la disciplina laboral es incontrolable. El trabajador promedio (que no recibe remesas desde el extranjero; que no sale al extranjero de mulo o de arriero; que no es cuentapropista o autónomo, o que no trabaja en ese sector mejor remunerado) busca y obtiene por otras vías, ilícitas por lo general, el complemento salarial (que estimo de 50-65%, según el núcleo familiar) que necesita para vivir; participando así en una segunda y compleja redistribución espontanea de la riqueza social, paralela a la estatal, y a partir de los recursos procedentes del propio sector estatal o público. En el mejor de los casos, vende sus servicios profesionales, desde las mismas instalaciones estatales, y a espaldas del Fisco. Esta situación también ha conllevado al trasvase o emigración de cuadros preparados y capaces hacia sectores privados, o hacia actividades de menor responsabilidad y mejor remuneradas; máxime cuando en política de cuadros no se distingue entre errores y horrores; entre lo imputable al factor humano y lo imputable al mecanismo económico; y se aplica tajante y desproporcionada, la responsabilidad colateral

La existencia de la doble moneda, y de productos en ambas monedas, también conlleva al trasiego de mercancías (comestibles, insumos, combustibles, etc.) de un sector a otro, con la finalidad de obtención de ingresos no lícitos dentro del propio sector estatal, y por ende lleva a la baja productividad e ingresos del sector en divisas. También, camufla o cubre muchas operaciones en divisa, de cuenta propistas hacia la moneda nacional. Por otro lado, el turista extranjero, que paga en moneda dura, va imponiendo gradualmente y sin saberlo, precios más altos en moneda nacional, menguando el poder adquisitivo de la población

Si a todo esto sumamos, que no existe una empresa mayorista para el abastecimiento del sector privado, entonces la situación se hace más crítica. Estoy a favor de la creación, desarrollo y ampliación del sector cuentapropista o privado en aquellos sectores y ramas no básicos ni vinculados a la seguridad nacional; pero resulta absurdo, que alguien pueda obtener ganancias comprando a precios minoristas y vendiendo a precios minoristas. Era de prever, que se profundizaría el tráfico ilegal y desvío de mercancías del sector estatal al privado; era de prever que se dispararan los precios del mercado en monedad nacional, al no existir suficiente oferta; y era de prever que escasearan productos, incluso en divisas (cervezas, maltas, etc.) al no existir respaldo productivo. Todo esto no sólo ha profundizado en el desorden económico, sino que también ha incidido directamente en la caída del poder adquisitivo del ciudadano medio.

Estas dos cuestiones neurálgicas para el desarrollo económico de Cuba y el progreso social de su pueblo: la eliminación de la doble moneda y la creación de una red mayorista, deben se enfrentadas sin dilación, y durante el mandato de la generación de la Revolución. Sé que se está manejando en las altas esferas, pero desconozco el cuándo, el cómo, y la magnitud. Sé también que hay mucha preocupación e incertidumbre en toda la sociedad; es lógico, porque no se tienen las reservas productivas o en divisas para enfrentarlas; y porque nadie puede descartar totalmente, que puedan fallar algunas predicciones o existir errores en su implementación. Creo sinceramente, que los riesgos habrá que asumirlo, y que este es el momento; mañana será tarde.

Conclusiones

Primero, la eliminación de la dualidad de monedas es un proceso difícil y con riesgos, sin dudas, que nunca podría conllevar a un incremento inmediato del poder adquisitivo de la población. Cuando se monten todas las variables en el modelo (tasa de conversión de las dos monedas, salario mínimo tenido en cuenta el complemento que la gente se busca por su cuenta, el coeficiente de incremento por escala salarial y cargo, los precios de mercancías y servicios, etc.), el nivel de vida deberá continuar igual que antes; de lo contrario sería un caos; pues se dispararían los acaparadores, se vaciarían los mercados, se dispararían todos los precios, y se crearía mucha inquietud social. En teoría, sería como partir de cero, pero de bases organizativas nuevas y más sanas; que permitirían recuperar el papel del salario; y en consecuencia su incremento gradual en la misma medida que se incremente la productividad del trabajo. No descartaría que se aplicara un canje simulado de moneda durante el cambio de una moneda a otra (que nadie sabe a ciencia cierta cuál de las dos monedas se quedará), para retirar dinero de circulación

Segundo, previsiblemente las familias más vulnerables deberán ser protegidas ante cualquier eventualidad, pero no con productos, sino con ayuda en metálico o en bono social, que le permita transitar por esta etapa, sin deteriorarse más. Hoy, la canasta familiar racionalizada ayuda, pero es insuficiente; además de que contribuye al desorden económico. Es el momento de derribar uno de los muros más duraderos del modelo cubano de socialismo

Tercero, la eliminación de la dualidad de moneda, no resolverá el problema de por sí sola, sino se crea en paralelo un mercado mayorista para la actividad privada, cuentapropista, que responda a criterios de estricta eficiencia económica, a precios internos de libre oferta y demanda (en los inicios, algún que otro producto muy específico podría estar topado), y a plena independencia empresarial para poder adquirir mercancías en el exterior. Hay que desvincular esta Mayorista, del resto de la economía nacional; y de ser posible diferenciarla en tipos y marcas de productos para facilitar el control y el aporte al Fisco; y evitar el desvío y el trasiego de mercancías desde el resto de los sectores estatales hacia este. Paralelamente habrá que legislar un endurecimiento de las penas (hablo de multas) para los cuentapropistas transgresores. El robo y desvío no se va a resolver de la noche a la mañana, porque está muy arraigado; pero si se eliminan las causas, y se controlan las fuentes, se eliminará en lo fundamental

Cuarto, arriba decíamos que hoy en Cuba existen dos economías paralelas, pero que ambas tienen su origen en los recursos públicos o estatales, y en la doble moneda como factor multiplicador. Entonces, si hiciésemos un ejercicio de abstracción; y reorganizáramos todo lo que se desvía, se roba, se apropia, especula y trasiega por la dualidad de monedas, y la ausencia de una mayorista, llegaríamos a la conclusión, de que no hay mucho que temer; el país no iría a peor; y el cambio sería controlable en lo fundamental, aunque siempre habrá que ajustar las finanzas en esta etapa para disponer de reservas y actuar con rapidez ante cualquier desviación del pronóstico

Y quinto, la dirección del Gobierno cubano, y sobre todo Raúl Castro, aún goza de prestigio, confianza y autoridad dentro de gran parte de la población, lo que permitiría enfrentar, desde posiciones de razonamiento, entendimiento y movilización urgente de recursos materiales, cualquier efecto negativo que estas pudieran producir; y evitar que posibles reacciones lógicas de parte de la población, puedan ser aprovechadas desde afuera para querer desestabilizar el país. Cuba no es Venezuela

Han emigrado muchos cubanos, se han desanimado no pocos de los de adentro, y no sin razones; pero la mayoría aún vive en esa Cuba madre, donde están nuestras raíces, nuestros muertos, nuestros familiares, amigos, antiguos compañeros de estudio y trabajo, y vecinos. Ambos, el gobierno y la población, se las han agenciado para sobrevivir, y seguir buscando alternativas y vías para salir de las carencias y limitaciones, aunque desde perspectivas diferentes. El pueblo cubano ha pagado un alto costo social por no doblegarse al imperio norteamericano. La mayor parte de su pueblo residente, es fiel al pensamiento de Juan Gualberto Gómez, José Martí y otros próceres, cuando decían que primero la patria, la independencia, y después todo lo demás. Por encima de todo, el cubano de adentro quiere prosperar, pero eso sí, sin aceptar imposiciones del exterior, ni posiciones anexionistas, solapadas o no, y sin renunciar a las conquistas sociales. Así lo constate y he constatado en cada uno de mis viajes personales

En manos del partido y del Gobierno cubano actual está el hacer los cambios necesarios y a tiempo, para poder compaginar independencia y progreso, y para preservar los logros sociales de forma efectiva y duradera en la constitución de la República (tal vez escriba más adelante sobre esto último), ante los avatares del futuro. Guardar la cabeza, como el avestruz, para no ver que, cuando no existan los líderes históricos de la revolución podría revertirse el proceso, sería un acto de gran irresponsabilidad.


Franklyn Raúl Estruch Fernández es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



4 Comentarios
  • Larry2 Larry2 13/03/18 18:33

    Le tengo un gran aprecio al pueblo cubano, estuve allí hace años,  conozco muy bien su revolucion, la he leído , me he informado de sus guerrilleros, han conseguido grandes avances en Sanidad, educación, es envidiable, además si vemos cómo están lo suficientemente países más próximos, Colombia, Méjico, Bolivia, Haití, Re.Dominicana, pero da pena que nos falte algo.Creo que debería hacer el gobierno algún tipo de apertura, sabemos que EEUU quiere controlar la isla, y si pueden dejarlos morir de hambre y claudicar con este Sr. Trump lo harán, pero espero que el gobierno cubano,y su pueblo puedan salir de esta. Este artículo me ha gustado, me gustaría volver a estén país, el año que estuve , en 1983¡ me parecían un país interesante, la gente muy simpática, y uña islam con muchas posibilidades, la pena es que en este mundo el capital puede con casi todo, y La gente joven demanda más apertura, espero que poco a poco sea posible. Agur.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jorgeplaza jorgeplaza 12/03/18 10:26

    Pero los EE.UU. no prohíben que haya libertad de prensa, opinión y asociación en Cuha, ¿verdad? Nadie les impide a los autócratas cubanos autorizar los partidos políticos normales ni todo tipo de asociaciones libres, ¿verdad? Nosotros teníamos en España una democracia que no era "popular" pero era "orgánica", es decir, tampoco era democracia. Lo que pasa es que en Cuba dura desde enero de 1959 si no recuerdo mal: son 59 añitos de nada (gracias). En España, a tanto no llegamos: desde 1939 a 1977 son "sólo" 38 años. Las principales diferencias son que nuestro "demócrata" supremo era, al hacerse con el poder, un poco menos joven que el "demócrata" supremo cubano en iguales circunstancias y, además, el nuestro, al diñarla, no tenía hermanos supérstites que estuvieran en posición de heredarlo. Otra diferencia es que el nuestro era bajito y el cubano, alto. Pero los dos eran bisílabos, de seis letras y gallegos (el cubano, solo de herencia). Galicia produce especímenes enfrentados: Pablo Iglesias (el de verdad, no la copia) y Franco o Millán Astray. Curiosidades para entretenerse. En todo caso, con EE.UU. y todo, digo yo que en casi 60 años alguna oportunidad habrá habido de quitarle el apellido a la democracia, ¿no?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    0

    • Ambón Ambón 12/03/18 17:16

      Si eso es todo lo que se te ocurre al leer el escrito serio y documentado, te aconsejo que dejes de lado los prejuicios y vuelvas a leerlo.

      Me parece que es un gran artículo, me aporta información y me merece todo el respeto para el articulista y para el pueblo cubano que como bien dice siempre ha estado en el punto de mira de los buitres yankees. El compañero articulista deja claro que no quiere estar aislado ni encerrado en una fantasiosa bola de cristal, sabe lo que es Cuba, pero tampoco quiere que le digan desde fuera lo que tienen que hacer los cubanos.

      Hace años que me preocupa que pueda perderse toda la bonanza social que la revolución ha construido en Cuba, soy mas bien pesimista, el dinero todo lo corrompe y la actual economía financiera global es absolutamente corruptora, pero le deseo al pueblo cubano un futuro de progreso sin necesidad de entregarse desnudo de valores al neoliberalismo y sus adláteres.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      1

      • jorgeplaza jorgeplaza 15/03/18 07:37

        La muy graciosa denominación "compañero articulista" te delata. Es una confesión de parte. De parte interesada.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.