X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Intereses y complicidades

Mario Diego Publicada 30/03/2018 a las 06:00 Actualizada 29/03/2018 a las 01:12    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 4

Los últimos acontecimientos en el largo asunto catalán, ni con mucho acabado, han demostrado que en política hay dos parámetros indispensables para llevar a cabo sus objetivos: ir en serio y disponer de una correlación de fuerzas favorable, siendo los dos uno e indivisible. Los líderes independentistas ni iban en serio ni disponían de la correlación de fuerzas necesarias, aunque mejor sería decir que el segundo no contaba realmente para ellos, sabían que no iban en serio.

Han logrado ocupar durante estos últimos años las  portadas de todos los periódicos, revistas e informativos, hablando de república e independencia y escamoteando así el debate sobre sus responsabilidades como gobernantes –también las del Gobierno central– en las condiciones execrables que unos y otros están imponiendo al conjunto de las clases populares, no solo en Cataluña sino a nivel estatal. Y esto con el único objetivo de proteger los intereses particulares de la patronal.

La mano dura que el Gobierno está empleando hoy en Cataluña, reprimiendo, interviniendo las instituciones catalanas –con el apoyo del PSOE y Ciudadanos– y enviando a la cárcel todo aquel que se opone en la calle a su política, utilizando el arsenal jurídico puesto a su disposición y aplicándolo mediante sus jueces, es un paso más en la ignominiosa utilización del aparato de Estado para acabar con la contestación y las protestas.

Esta situación ni es nueva ni exclusivamente reservada a la sociedad catalana. Desde hace años, gracias a la ley Corcuera, antesala de la actual ley Mordaza, miles de trabajadoras y trabajadores han sido y son reprimidos por ejercer su derecho a huelga, por movilizarse en contra de las privatizaciones en el sector público, de la precarización y del empobrecimiento. A los que también hay que añadir, últimamente, tuiteros, escritores, humoristas, cantantes y otros titiriteros.

Si no cabe duda que los intereses de la clase trabajadora no son la preocupación del independentismo, tampoco cabe la menor duda que no podemos aceptar que el poder se pasee por el país, de Norte a Sur y de Este a Oeste, como Pedro por su casa reprimiendo sin ton ni son para imponernos sus cuatro voluntades. No podemos pasar por alto lo que está pasando en Cataluña, pero tampoco en el resto del Estado. Debemos apoyar y reclamar  la puesta en libertad de todos los represaliados detenidos, lo sean éstos por defender sus derechos laborales, por defender la libertad de expresión o el derecho a la expresión política tanto en Cataluña como en el resto del país.

La burguesía española, mano a mano con la burguesía catalana –cómplice elástica de todos los gobiernos centrales que se sucedieron a la cabeza del Estado desde la  Transición– está liderando al unísono, con las de otros países europeos, la guerra sin cuartel que han declarado a la clase obrera en particular y trabajadora en general.

Las exitosas movilizaciones de este mes de marzo nos señalan el camino que tenemos que emprender, ampliándolas y dirigiéndolas hacia una generalización necesaria, única manera de poner término a la dictadura económica que la burguesía nos está imponiendo a todos para mantener sus ingresos millonarios. Pensar que hacer desfilar a la clase trabajadora detrás de una bandera nacionalista, sea cual sea, es la solución para acabar con la explotación, equivale a pedir uvas a una higuera.

Con tales expectativas lo único que se consigue en realidad, es facilitar la tarea de los explotadores dividiendo a los explotados.
____________

Mario Diego es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



4 Comentarios
  • Mario José Mario José 09/04/18 20:26

    Buenas tardes a todos. Quiero darles las gracias por leerme y por sus comentarios. Buenas tardes

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Grobledam Grobledam 01/04/18 14:10

    Bien,de acuerdo, nada que añadir salvo que sin el Procès ni Rajoy ni Puigdemont hubieran tocado poder.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • pantera pantera 31/03/18 21:15

    Muy de acuerdo con su artículo, al que quisiera añadir algunas observaciones: los postulados independentistas (ERC, PCat ...) van a sembrar las calles y los balcones de banderas, de adhesiones nacionalistas, diluyendo las reivindicaciones sociales y económicas, y escondiendo las políticas neoliberales ejercidas y tapando las corrupciones con las mismas banderas catalanas; los postulados "constitucionalistas" van a sembrar -también- las calles y los balcones de banderas , buscando la adhesiones "unionistas" y directamente escamoteando las políticas económicas y sociales, tapando -también- las corrupciones millonarias y políticas.
    Tampoco parece tenerlo muy claro la clase media, trabajadora, obrera...a juzgar por las elecciones del 23D, o, ¿tal vez fuese ese el objetivo de ambos postulados? Le respondo: minimizar los impactos sociales de la crisis sobre la sociedad y que no se convirtieran en 15M con la creciente representación electoral de UP-En Comú...A ninguno de los dos "bandos" le interesa y , como digo, parece que una parte importante de las clases medias, trabajadoras, obreras...se ha visto intervenida por las emociones nacionalistas de uno y otro "bando".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ambón Ambón 30/03/18 13:26

    Totalmente de acuerdo.

    Como vengo diciendo en varias ocasiones, lo que pasa es que nos han convencido que la lucha de clases es un concepto antiguo, que ya no hay clase obrera, que todos somos clase media, nos han desmovilizado y nos estan ganando, y frente a eso hay que utilizar el concepto de siempre, esto es LUCHA DE CLASES, aunque ahora las llamemos de forma diferente, ya no es proletariado contra burguesía, ahora es poder financiero contra las clases medias y trabajadoras, pero es la lucha de siempre y tenemos que sacar lecciones de la historia, no podemos conformarnos con quedarnos como estamos, salir a empatar es rendirse, hay que salir a ganar a mejorar el nivel de vida de la mayoría, frente a los neoliberales hay que reclamar mas impuestos para de esa forma distribuir la riqueza con mas y mejores servicios para esas clases medias y trabajadoras.

    Hay que estar en la calle y hay que pedir mejorar, no podemos conformarnos con quedarnos como estamos, tenemos que ser utópicos, como se decía en mayo del 68, "seamos realistas, pidámos lo imposible"

    Y sobre el independentismo o los nacionalismos de uno u otro signo, nada nuevo, como siempre es una forma de dividir, las clases de abajo tenemos que ser internacionalistas que es justo lo contrario al nacionalismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.