X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

La gente se casa más con su trabajo que con su pareja

Andrés Herrero Publicada 11/04/2018 a las 06:00 Actualizada 11/04/2018 a las 17:16    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 50

Al capitalismo, la jugada de la liberación de la mujer le ha salido redonda.

Con la incorporación de ella al mercado laboral los empresarios han logrado duplicar la mano de obra por la cara y el resultado no ha podido ser peor: el empleo fijo ha desaparecido, las jornadas de trabajo se han alargado, al tiempo que los salarios se desplomaban, los derechos laborales se iban por el desagüe y la cola del paro daba la vuelta a la manzana.

En vez de avanzar, hemos retrocedido a situaciones de esclavitud ya superadas. Si antes el sueldo del hombre le permitía a la familia comprarse una vivienda y un coche, ahora los ingresos combinados de la pareja apenas les bastan para pagar un alquiler y llegar a fin de mes.

Como nadie dice que la mujer no tenga que trabajar fuera de casa, igual que el hombre dentro, lo lógico hubiera sido que, tanto el hombre como la mujer, trabajasen 4 horas cada uno, con lo que el panorama laboral y doméstico hubiera sido bien distinto.

Por desgracia, la mujer no se ha liberado, sino que sólo ha cambiado la dependencia económica del varón (su marido), por la de la empresa. Y ahora ambos están equiparados en la explotación.

La liberación de la mujer no ha sido una maniobra inocente, sino perfectamente dirigida desde los centros de poder, que ha socavado los cimientos más profundos de la sociedad. Nicholas Rockefeller, uno de los promotores de la campaña, se felicitaba por el éxito de la misma, enorgulleciéndose de que “haber logrado cobrarle impuestos a la mitad de la sociedad que hasta ahora estaba exenta de ellos: la mujer, de paso que hemos roto la familia”.

Dos objetivos por el precio de uno.

Si no destruida del todo, la convivencia familiar se ha deteriorado y visto reducida a la mínima expresión. La dedicación que antes exigía el cuidado del hogar, de los niños y mayores, ha corrido la misma suerte, a la vez que se producía un distanciamiento y un debilitamiento paulatino de los vínculos familiares, cuando no la ruptura absoluta de los mismos: pérdida de autoridad de los padres frente a los hijos, matrimonios en crisis, divorcios a mansalva, menores involucrados en conflictos conyugales, ancianos abandonados a su suerte y vistos como una carga, etc.

Aunque habiten bajo el mismo techo, los miembros de la familia se han vuelto, en buena medida, extraños los unos para los otros. En el mejor de los casos, cada cual va por su lado, a su bola, y todos con prisa y estresados. El trabajo ha invadido la esfera del hogar y el tiempo de ocio de sus miembros. El sueño lo acusa. A los jóvenes y adolescentes les faltan horas de estudio y de juego y les sobran de botellón y drogas. Los niños prolongan su jornada escolar con actividades extraescolares para igualar la de sus mayores, refugiándose en relaciones virtuales y redes sociales a falta de otras mejores.

Servicios que antes se ejercían gratuitamente como limpiar la vivienda, llevar y recoger a los hijos del colegio u ocuparse de los ancianos, se han vuelto de pago. Nadie guisa. Cocinar se ha convertido en una pérdida de tiempo, una rémora del pasado, un arte de abuelas. Se come en el trabajo, en el colegio, y para el hogar se compra comida industrial, precocinada. A nadie puede extrañar que la obesidad infantil y la juvenil se hayan disparado y convertido en una plaga, porque aunque resulte mucho más sano comer comida hecha en casa que ir al gimnasio, eso no se lleva.

En esta época de precariedad, vital y laboral, las relaciones estables y el trabajo estable, gozan de mala prensa. Precariedad es libertad. Cuantas más veces te divorcies, menos te aburrirás. Cuantas más veces te despidan, más oportunidades tendrás de reinventarte. Lo guay es ser hoy bombero, mañana torero. Y la mentalidad positiva que no falte, que buena falta nos hace.
“Se lleva el cambio constante: mudar de ropa, de imagen, de coche, de residencia, de pareja y hasta de sexo. Uno puede divorciarse de su esposa pero no del coche, y antes dejará de ver a sus hijos que la televisión, o a su familia que el móvil.

El que no se consuela es porque no tiene.

En esta era de mudanzas el puesto de trabajo se ha convertido en el bien más valioso y codiciado para el ser humano, lo que le obliga a consagrar más esfuerzos, interés y sacrificios a la empresa que a la familia. Cada vez son más numerosos los casos de parejas que trabajan y viven en ciudades diferentes, y todavía más frecuentes las ocasiones en las que la empresa le sugiere a la mujer cuando ser madre: sea congelando óvulos o recurriendo a vientres de alquiler, sea cortando su carrera profesional en seco o amenazándola con el despido si no se muestra receptiva.
El capitalismo ha transformado a los trabajadores en individuos sin ataduras, compromisos, ni raíces, dispuestos a ir allí donde la empresa y el mercado los lleven. Seres multiusos, flexibles y móviles, listos para ser utilizados como convenga, que reservan todo su cariño para sus jefes. Que si tú me dices ven, por ti lo dejo todo.

Gracias a ello la soledad humana se ha convertido en un filón. En Japón ya se paga por tener la compañía de un amigo por horas. El negocio de la prostitución, de los muñecos y juguetes sexuales marcha viento en popa. Que en el piso que antes compartían varias personas, viva ahora una sola gastando alquiler, agua, luz, internet, muebles, etc., constituye la mejor manera de incentivar el consumo y hacer crecer la economía. A ver quien se resiste a eso.

Tendremos que aprender a combatir la soledad y orfandad de afectos, a base de mascotas y reuniones de empresa.



Andrés Herrero es socio de infoLibre
 
 


Hazte socio de infolibre



50 Comentarios
  • phentium phentium 12/04/18 10:19

    Tenemos pendiente una ardua labor pedagogica y de cambio de mentalidad, pero los roles se definieron y afianzaron durante miles y miles de años desde antes de que bajaramos de los arboles. Asi que no se va a conseguir en dos dias. Y cuando digo "tenemos" me refiero a ambos sexos.

    Si tenemos en cuenta que hasta el Concilio de Trento (1545 hasta 1563) se consideraba a la mujer un ser desprovisto de alma y el tiempo transcurrido desde entonces hasta que se le permitio votar por primera vez y que esto actualmente no le es permitido en algunos paises, resulta de todo ello que esos casi cinco siglos transcurridos desde el citado concilio, en tiempo antropologico son unos breves minutos si llega.

    Esto no ha hecho mas que empezar, asi que no lo querais terminar en dos dias. Nuestros nietos no veran la "obra" terminada.

    Por poner un ejemplo muy grafico de la tarea pendiente, me gustaria que MUY SINCERAMENTE unas cuantas feminas respondieran a una sola pregunta:

    ¿Permitiria Ud. que su pareja llevase a sus hijos comunes de digamos entre 2 y 8 años al medico, con fiebre y vomitos (una posible gripe) mientras Ud. se va a su trabajo?. Y recalco lo de "posible".

    Hay tarea pendiente por los dos bandos.....

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    2

    10

    • M.T M.T 12/04/18 11:44

      Si se me permite responder como fémina: Por supuesto que permitiría y confiaría en que mi pareja, si yo tuviera que acudir al trabajo y mi pareja pudiera hacerlo, acompañara a mis hijos, de ambos o únicamente míos si esta pareja no fuera el padre o madre de las criaturas, y los llevara al médico: ¡ faltaría más! Conozco a alguna pediatra que agradece mucho la presencia del varón acompañando a bebés a su consulta. Debería ir normalizándose este tipo de situaciones.
      De igual modo yo viajé sola a un país lejano para traer a una hija al igual que, supongo, más de in varón lo habrá hecho.
      Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • phentium phentium 12/04/18 14:55

        No debo haberme explicado bien: los dos deben acudir al trabajo. No se trata de que uno tenga mas disponibilidad que el otro. Ambos tienen la misma.

        Aun en caso de que Ud. siga ratificando su respuesta, le dire que es Ud una "rara avis", aunque afortunadamente esas actuaciones se van normalizando.

        Uno, que ya ni siquiera peina canas y que le tuvo que firmar a su primera esposa una autorizacion para que pudiese trabajar, esta ya un poco harto de que en todas las guerras de sexo el punto de partida sea que el varon es el culpable de "lo-que-sea".

        A ver que señora no le ha dicho a su parejo en una o varias ocasiones aquello de "quita, quita, que no tienes ni idea" cuando lo ha visto planchar, doblar la ropa, limpiar la vajilla despues de comer o pasar la fregona.

        Los hombres tenemos un handicap por delante que va a durar muchos lustros y que, como ya he dicho en mi post anterior no ha hecho mas que empezar, pero para ello lo que menos nos va a ayudar son esas señoras -no digo yo que sea su caso, que no tengo el gusto de conocerla- que tratan a los hombres como seres estupidos a la mas minima ocasion. Si que nos ayuda que reconozcan nuestro esfuerzo -ya se sabe, somos niños grandes- y una sonrisa mientras lo intentamos.

        En cualquier caso, muchas gracias por responder.

        Responder

        Denunciar comentario

        2

        7

  • phentium phentium 12/04/18 09:01

    Genial Andres ¡¡¡.

    Articulo con un enfoque realista y original, escrito por un autor valiente al que parece importarle una higa y la yema del otro lo politicamente correcto.

    A mas de una se le habran erizado los pelos del tordillo y estoy seguro que muchas señoras no habran sido capaces de leerlo en su totalidad.

    Si pudieran te quemaban en una plaza publica.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    4

    8

    • Orlinda Orlinda 12/04/18 12:56

      Artículo realista, dices. Bueno claro, la realidad es diversa con múltiples caras y formas de mirar. Un artículo que toca el machismo habla de la realidad, la cuestión es si lo hace como denuncia para ponerlo en evidencia o si de forma más o menos sutil o encubierta lo que hace es alimentarlo. Así que en principio realista sin más no es un elogio.
      Original: no tiene nada de original. Es tan vulgar -aunque dicho en otros términos- como quien suelta “las mujeres quitan el trabajo a padres de familia”, algo que he oído con frecuencia. Comprenderías que no se nos va a erizar ningún vello por esto si supiese algo de las cosas que oímos y aguantamos las mujeres.
      Lo de que lo quemaríamos en la plaza pública merece mención especial. ¿De dónde sale algo tan ofensivo, tan fuera, eso sí, de la realidad? De los reales prejuicios machistas de tu mente, tan fuertes que te permiten no solo creer eso sino decirlo en público con total insolencia. La realidad, se mire por donde se mire, es que las mujeres jamás han quemado a nadie; por el contrario, los hombres sí a muchas mujeres que no se han doblegado a sus mandatos.

      Aunque esté  mal que lo diga, valiente soy yo, una nadie que como puede dice lo que tiene que decir sin amilanarme por los insultos y las burlas en medio de un machismo tan palpable que realmente es para asustarse.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      3

      11

      • phentium phentium 12/04/18 14:59

        ¿Y que quiere ud. que le diga, oiga?. Enhorabuena por ser tan perfecta.

        Aun lo seria mas si se mirase este asunto sin rabia, porque no se si se ha dado cuenta pero su post destila rabia.......poquita, pero esta ahi. Intente eliminarla; nubla la vision.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        2

        6

        • Orlinda Orlinda 12/04/18 16:07

          Ni yo perfecta ni tú un niño grande.
          Otra acusación tópica esa de que somos tan rabiosas y cómo nos pasamos de la raya.
          Y lo dice tranquilamente sin rabia, se supone, uno que va de “niño”, tan inocente y simple, a la vez que nos acusa de querer quemar lo que se nos ponga por delante. Rabia es lo menos que le puede dar a una.
          ¡Tú! eres quien tiene la vista y la mente nubladas.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          8

    • M.T M.T 12/04/18 09:09

      Suscribo su opinión y, como mujer, la aplaudo, por el mero hecho de llamar a ciertas cosas por su nombre, sea o no políticamente correcto. Y quienes me conocen saben que defiendo la igualdad y visibilidad de cualquier ser humano, digno de serlo, entendiendo que hay modos y modos de serlo y parecerlo.
      Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      3

      7

      • M.T M.T 12/04/18 09:13

        Dirigido a phentium. Olvidé nombrarlo en el comentario que precede.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        4

  • mrosa mrosa 11/04/18 22:26

    La liberación de la mujer se producirá cuando se comparta completamente el trabajo de casa y de los cuidados. Los cambios de mentalidad son lentos y, aunque todavía quede mucho, se va mejorando gracias a la lucha feminista y a la colaboración de toda la población porque poco a poco los hombres se van incorporando cada vez más a este proceso qu, en realidad, supone una liberación para todos. Como no se va a avanzar en la liberación de la mujer es encerrándose en casa. Eso no va a pasar.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • mrosa mrosa 11/04/18 22:21

    El deterioro de las condiciones laborales se produce a partir de 2008 y se justifica (falsamente) con la crisis. No tiene nada que ver con la incorporación de la mujer al mundo laboral que se había producido mucho tiempo antes. A lo mejor sí tiene más que ver con la desaparición de los regímenes comunistas que le ofrecían a los trabajadores una alternativa al capitalismo que a los empresarios les daba mucho miedo, por lo que procuraban que los trabajadores estuvieran lo bastante contentos para que no quisieran cambiar. Antes del deterioro de las condiciones de trabajo hubo también una campaña brutal contra los sindicatos para desmontar la posibilidad de organización de los trabajadores. Nada de esto tiene que ver con la incorporación de la mujer al trabajo.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    3

  • Ciro2 Ciro2 11/04/18 22:20

    Interesante debate.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • mrosa mrosa 11/04/18 22:13

    Menuda forma impresentable de defender que lo bueno para las mujeres (y la sociedad) es que se queden encerraditas en casa porque a las pobrecitas ingenuas las han engañado y por su culpa a los hombres les han llovido un montón de males que antes no tenían (¿?); antes de que las mujeres se incorporarán al mercado laboral las condiciones laborales de los hombres eran cojonudas, ¡toma ya!

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    3

  • Andrés Herrero Andrés Herrero 11/04/18 20:29

    Mira, Orlinda, lo que decribo son hechos que se producen cotidianamente y que podrán gustarte o no, pero que son así. No culpo a las mujeres de nada, como es lógico, sino al capitalismo por como se han desarrollado las cosas, pero las interpretaciones son libres, y si te gusta más verlo así...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    3

    9

    • mrosa mrosa 11/04/18 23:57

      Tú no escribes hechos, dices tonterías sin fundamento.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      3

      1

      • phentium phentium 12/04/18 09:04

        Gran argumento.

        Casi me convences......

        Responder

        Denunciar comentario

        2

        7

    • Orlinda Orlinda 11/04/18 21:04

      No me gusta nada verlo como tú lo das a entender...

      Responder

      Denunciar comentario

      6

      9

  • Orlinda Orlinda 11/04/18 19:51

    Sí, sí haces alusiones muy claras en contra de las conquistas de las mujeres.

    La primera conquista para la liberación de una persona es tener independencia económica.
    Tú equiparas depender de una empresa con depender de un marido y puesto que en este mundo capitalista todas las empresas son explotadoras, las mujeres no nos hemos liberado al trabajar. 

    Intentamos alcanzar el grado de liberación que tienes tú, por ejemplo, que supongo también trabajas para una empresa. La liberación del capitalismo la tenemos ambos pendiente, no tiene sentido que propongas mientras tanto que dependamos del marido... ¿y las solteras? ¿y cuando una se divorcie? ¡Ah! Que es que ahora cambiamos mucho de pareja, mejor como antes con pareja definitiva y el hombre con parejas varias sin más importancia, esa libertad nunca le ha faltado. Así mejor, todo como estaba.
    Culpas a las mujeres de que la convivencia familiar se ha deteriorado, del debilitamiento de los vínculos familiares, de la obesidad de los niñxs... lo haces al no tener una sola mención para con el comportamiento de los hombres en la consecución de esos resultados, incapaces de acompañar a las mujeres en este su proceso de liberación que no solo desprecias sino que niegas como tal.

    También culpas a las mujeres de la desaparición del trabajo fijo al duplicarse la mano de obra con la incorporación al mercado de trabajo de “ella”. Y es que, cómo se le ocurre a ella desatender la familia para ser explotada fuera y mover todos los cimientos, con lo bien que funcionábamos con todos los servicios domésticos gratis.
    Todo lo que dices es abogar porque la mujer siga estando subordinada al marido.

    Responder

    Denunciar comentario

    8

    10

  • Andrés Herrero Andrés Herrero 11/04/18 17:45

    Leyendo tus comentarios, Orlinda, me han surgido algunas dudas.



    ¿Identificas feminismo con capitalismo? Porque mi escrito se refiere todo el rato a este último, no al primero. Si encuentras la más mínima alusión en contra de las conquistas sociales femeninas que mencionas, de la igualdad de derechos y de salarios entre el hombre y la mujer, o en favor del papel subordinado de la mujer antes bajo el franquismo y ahora en los países árabes, me lo dices.


    ¿Crees acaso que el capitalismo defiende los intereses de los trabajadores en general y de la mujer en particular? ¿o qué tiene interés en liberar a alguien? Recuerda cómo les fue a las mujeres con la esclavitud, durante la revolución industrial o actualmente en las maquilas del tercer mundo. Lo que denuncia precisamente el artículo es la falsa liberación de la mujer promovida por el capitalismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    6

    11

    • Orlinda Orlinda 11/04/18 20:18

      Trabajar no es falsa liberación, todo lo contrario.
      Falsa liberación que sí promueve el capitalismo en pos del negocio, es, a cuenta del “mito de la libre elección” normalizar como  un trabajo la prostitución, la pornografía o los vientres de alquiler. Pero ese es otro tema.
      Llamando a todo lo mismo, falsa liberación, no vamos a entender nada.

      Responder

      Denunciar comentario

      7

      9

  • Orlinda Orlinda 11/04/18 16:25

    Norma número uno a aprender y recordar siempre las mujeres, repetida por el feminismo desde tiempo inmemorial:

    “Quien te mantenga mandará en ti”

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    7

    4

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 11/04/18 16:55

      Orlinda, estoy casi, completamente, de acuerdo en lo que expones. Pero ¿entiendes que aceptar una maternidad elegida y responsable, conlleva que alguien te mantenga?

      Por supuesto que la libertad individual, comienza, por la capacidad de una persona para sufragar sus necesidades vitales para la vida. Pero ¿cuántas mujeres conocemos con un caudal económico, superior a sus parejas y que son dependientes?

      Hay que estudiar el concepto 'familia' a fondo. Hemos coincido en algún arlo en la imperiosa necesidad de tener hijos, si queremos que la sociedad no se extinga en pocas generaciones. Los contratos económicos se pactan; se redactan y se firman por los partes. Todo es susceptible de acuerdo, siempre que no vaya contra los DDHH y, en consecuencia, contra la CE y las leyes que la desarrollan.

      Es, la sociedad entera la que debe participar (legislando leyes sociales que sustenten la familia) considerando productivos los tiempos en que ambos conyuges, dediquen a participar en la confomacion de sus hijos (seres humanos) en su crecimiento como personas sanas fisica y anímicamente.

      En la escuela se imparten las distintas materias del conocimiento. Y, aunque coadyuven en la formación de las personas, la primera siembra, la que hará fuerte a ese ser vivo, ciudadano de la sociedad futura, es la familia. No podemos despreciar su consideración, como pilar fundamental, para desarrollar SERES HUMANOS.

      Un abrazo,



      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 6 Respuestas

      4

      5

      • Orlinda Orlinda 11/04/18 18:27

        Sobre lo primero que dices, no, no entiendo que la maternidad conlleve que alguien te mantenga, -supongo que no te refieres a la baja maternal pagada por el Estado-
        Sobre lo demás, no despreció a la familia pero tampoco vamos a idealizar el modelo de antes porque sería una falsedad. Los niños y las niñas necesitan cuidados y amor y eso puede darse perfectamente con su padre y su madre separados. Muchas veces en las relaciones no importa tanto la cantidad de tiempo que se les dedica como la calidad. Por eso, en contra de lo que cuentas todas mis experiencias cercanas de madres de antes son de mujeres tristes cargadas de hijxs, cuando no claramente amargadas, malhumoradas, encerradas en una situación sin solución a lo que hay que añadir educadas en una represión sexual fuente de muchos conflictos.
        La familia ahora está en proceso de cambio buscado por las mujeres, que además de tener hijos o hijas queremos independencia económica, y compañeros que cooperen en igualdad. En ellos se encuentra el mayor problema, en su mayoría no están por cambiar.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 5 Respuestas

        1

        4

        • irreligionproletaria irreligionproletaria 11/04/18 21:26

          A ver si soy capaz de ver puntos de encuentro.

          Nada mas lejos de mi concepción vital, que 'la mujer atada y con la pata quebrada'

          1. Muchas mujeres que trabajaron formando seres humanos (sus hij@s) en su propia familia, no fueron frustradas, malhumoradas, reprimidas...etc (todos los epítetos despectivos que entiendas pertinentes) Generalizar es un error; desde el respeto, ninguna opción tomada con responsabilidad, con conocimiento, por consecuencia, libremente, frustra a nadie; es una 'loteria' trabajar en lo que te gusta y puedes desarrollar a satisfacción de los receptores y propia.

          Y, el premio gordo para los hijos, es desarrollarse en un sistema 'con límites' recibiendo afecto y seguridad, al menos, en la infancia.

          2. Comparto el arlo de Andrés Herrero. El orden de valores general, ha resultado muy afectado por el capitalismo. Las necesidades importantes del ser humano, no se satisfacen con dinero, por consecuencia, poder consumir mas, no es SER, sino TENER.
          ¿Por qué te disgusta que contemplemos una vida familiar mejor, si trabajamos la mitad de los 8h.racionalizadas para el trabajo, en la profesión que desarrollemos remunerada y, la otra mitad sustentando los cimientos familiares en beneficio de hombres/mujeres futuros mas felices y especialmente sintiéndose parte de algo sólido: la familia nuclear?

          3. Andrés refiere la reducción del trabajo en un 50% para hombres y mujeres...¿pedimos conciliación familar? Eso, es conciliación familiar. Claro, dentro de una sociedad diferente; donde el ser humano es lo importante, no, lo que posee esa persona...y cada vez un vacio mayor; eso si frustra.

          4. Orlinda, respetuosamente ¿crees que tus respuestas transmiten felicidad?

          Escuchar al otro, no es malo; es inteligente. La verdad, será mas fácil encontrarla entre todos; satisfará a más.

          Saludos cordiales,



          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 4 Respuestas

          3

          7

          • Orlinda Orlinda 11/04/18 23:17

            Curiosas tus apreciaciones sobre mi felicidad? Dudas sobre mi disgusto a contemplar una vida familiar mejor ¿...? Advertencias sobre qué es lo importante para el ser humano.... Como no es la primera vez que me hablas de Tener y Ser, te diré que uno de mis libros de cabecera es precisamente “Tener y ser” de Erich Fromm. Conozco el tema.

            El 1- No he generalizado. Lo que es un error es tomar una parte por el todo. Y desconocer lo que sufrieron generaciones pasadas de mujeres y decir que vivieron opciones elegidas libremente es sencillamente ignorancia. (Con todo respeto)
            El 2- De todo el artículo se desprende que la causa del deterioro de las relaciones familiares son las mujeres incorporándose al mercado del trabajo en su “falsa liberación”. Me enfada enormemente que se llegue siempre a la misma conclusión, ya sea de sectores progres de derecha o de izquierda.
            En esa sociedad diferente que presupones para una vida mejor, muchas mujeres ya somos diferentes, los hombres no. ¿Sabes en qué proporción los hombres piden jornada reducida frente a las mujeres?Ni el autor ni tú hacéis alusión a ese hecho.
            El 3- Hablar por hablar, no es que haga mucho daño. Por no pedir que no sea, seguid pidiendo “lo lógico”.

            La verdad, dices. Conozco su verda, la de ellos, muchos, que no es la de todos y todas ni la mía y soy una de las que no va a ceder ni medio palmo del terreno ganado.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 3 Respuestas

            8

            9

            • Ambón Ambón 12/04/18 12:54

              Si generalizas y hablas con un discurso maniqueo de buenos y malos, hombres malos, mujeres buenas. Como seguramente sabes, muchos de los comportamientos sociales los han trasmitido nuestras madres y abuelas, es decir las mujeres han trasmitidos los comportamientos machistas. ¿Ellas también son malas?

              Los enormes logros conseguidos por el feminismo en los últimos 100 años, habrían sido imposibles sin la colaboración entusiasta de muchos hombres y la aceptación de la nueva realidad de otros muchos. Te puedo garantizar que durante el franquismo ni todas las mujeres juntas y de acuerdo habrías podido conseguir nada solas y vuelto a recordarte que vosotras tampoco pensais todas igual, del mismo modo que yo no me voy a sentir responsable de las actitudes machistas de otros hombres, ya tengo bastante con las mías.

              El feminismo es un movimiento de liberación social, pero no es el único. en esos mismos 100 años, las condiciones sociolaborales de las clases medias y trabajadoras han mejorado muchísimo y sin embargo ahora vemos como se recortan, porque esas mismas clases se han desmovilizado.

              Llámalo como quieras pero sigue siendo la LUCHA DE CLASES de toda la vida y dentro de esa lucha se encuentran otras muchas, el feminismo, el respeto a la diversidad sexual, racial, religiosa, socieconómica, etc.

              Responder

              Denunciar comentario

              2

              11

            • eldeantes eldeantes 12/04/18 02:09

              Sinceramente, da gusto leer a gente que tiene las cosas tan claras como usted.
              Gracias por sus comentarios Orlinda.

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 1 Respuestas

              0

              0

              • Orlinda Orlinda 12/04/18 12:59

                Muchas gracias a usted.

                Responder

                Denunciar comentario

                0

                1



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre