X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Educación pública

Natividad Pérez Publicada 14/04/2018 a las 06:00 Actualizada 13/04/2018 a las 17:43    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 10

La educación tiene la función básica de transmitir conocimientos para posibilitar la supervivencia del individuo a través de la adaptación y manipulación del medio. En segundo lugar la transmisión de valores que permitan la convivencia pacífica y gratificante de individuos diferentes en un medio social complejo y pluricultural. La pérdida de cualquiera de estas dos funciones pone en peligro la vida y la dignidad de los individuos, por lo que la educación debe ser considerada como uno de los servicios básicos.

Un servicio básico debe ser garantizado con independencia de las circunstancias –sociales, económicas, políticas, etc.-. La única organización que tiene continuidad y poder para garantizar este servicio es el Estado. Además es también la única organización que tiene legitimidad para la transmisión de conocimientos y valores pues, al representar los intereses de todos los ciudadanos, busca que los conocimientos sean veraces y los valores democráticos.

La educación, como servicio básico, debe estar exclusivamente en manos del Estado. No debe existir ninguna organización privada gestionando la educación porque a estas organizaciones les mueve el interés de su grupo y transformarán la educación en la transmisión de conocimientos interesados y valores excluyentes. Para que el Estado se mantenga por encima de los ciudadanos garantizando sus derechos, no puede competir con ellos ni asociarse a grupos. No puede compartir con grupos de ciudadanos la realización de estos servicios sin perder su condición de garante de los derechos de todos, sin colocarse en la peligrosa situación de favorecer a un grupo de ciudadanos y perder su neutralidad e independencia. Todo el esfuerzo económico de la ciudadanía, vía impuestos, debe revertir de igual manera sobre todos los individuos para que sólo sus capacidades e intereses establezcan diferencias entre ellos. La educación de todos por el Estado hace que la ciudadanía se ocupe por igual en ella, ya que todos se benefician de la misma educación, la mayor calidad de ésta beneficia por igual a todos.

La educación exclusivamente en manos del Estado evita también el mercadeo con los derechos humanos. No se debe vender la dignidad o los conocimientos necesarios para la supervivencia. Es necesario establecer límites, marcar con claridad lo que no puede ser objeto de la actividad mercantil porque está en juego la propia sociedad democrática. La base de la sociedad democrática es la existencia de ciudadanos con igualdad de derechos, si los derechos se convierten en objetos de compra hemos dejado de movernos en la sociedad democrática para situarnos en una sociedad desigual en la que parte de sus individuos han dejado de ser ciudadanos para transformarse ellos mismos en mercancía.

El capitalismo ha desarrollado una estructura de supervivencia a costa del Estado. Empresas privadas sostenidas con dinero público que dejan los beneficios en manos privadas y las pérdidas son asumidas por el Estado. El problema actual de España es que el desarrollo de esta forma de capitalismo se ha extendido a los servicios públicos haciendo que lo que inicialmente era un sistema de producción que distribuía la riqueza de manera desigual e injusta se presente en la actualidad como el mecanismo de destrucción del Estado democrático.

La necesidad de sacar el sistema capitalista de los servicios básicos es la necesidad de sostener la democracia, de garantizar la supervivencia de un Estado de ciudadanos libres e iguales. Sólo el ser humano que tiene garantizado lo básico puede ser libre para decidir y pactar con otros en régimen de igualdad, por lo que sólo con ese mínimo se puede hablar de ciudadanos. La garantía de los servicios básicos mantiene la cohesión del Estado porque genera en los individuos la idea de pertenencia a una organización que protege lo más elemental para cualquiera y les hace sentirse seguros en esa comunidad. La cohesión también aumenta con la enseñanza pública y única porque facilita el contacto entre las diferentes clases sociales, géneros, creencias, etc., por medio de la convivencia, aumentando la comprensión del otro y la empatía; dificultando la utilización de unos por otros.

Aquello que nos hace personas libres no puede ser en ningún caso objeto de mercado, tiene que ser garantizado por el Estado de forma exclusiva y ser valorado en relación a la realización de los derechos humanos y valores.
 


Natividad Pérez es socia de infoLibre


Hazte socio de infolibre



10 Comentarios
  • Cesar MV Cesar MV 16/04/18 17:40

    El problema es que este capitalismo es de gente sin escrupulos que se han vendido a los poderosos sin hacer ni un solo instanyte algo de politica, como vemos a diario. Porque ellos viven muy bien de aquellos a los que les hacen el trabajo sucio. Tienes mas razon que un santo, pero no hay oposicion o esta desmoralizada.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 14/04/18 22:18

    Al igual que la mayoria de los comentaristas, necesitaba saber que hay personas como usted, que exponen explicita y claramente, los principios que defiendo/defenderé mientras me asistan las fuerzas para ello.

    Exactamente. Y, cuando se acordaron los conciertos, se obligaron expresamente, mientras durase el concierto, a desarrollar y cumplir los principios de servicio básico, como si de la pública se tratase.

    Pero...eso fue hace años. Hoy, la que está desapareciendo, con la financiación del Estado a la privada/concertada, es precisamente, la pública. Además, segregando por sexos...a partir de ahi, todo cabe.

    Gracias y aplausos por su arlo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ambón Ambón 14/04/18 17:48

    Absolutamente de acuerdo en que la Educación en un Estado con igualdad de oportunidades real tiene que ser exclusivamente Pública.

    Finlandia suele ser el ejemplo en los estudios PISA sobre educación mundial, pues bien, Finlandia tiene una educación excluxivamente pública fruto de un acuerdo de Estado entre los principales partidos hace varias décadas y ya vemos que funciona, al mismo tiempo los funcionarios educadores se encuentran entre los mejor valorados social y económicamente.

    Los sistemas mixtos, como vemos en España con la concertada no es mas que una parasitación de lo público por parte de lo privado y una generación de desigualdad y si además metemos las instituciones privadas la desigualdad ya es enorme, solo tenemos que ver quienes mandan a sus hijos a los colegios privadas, desde luego no son las clases medias o trabajadoras, sino la élite del poder.

    Respecto a la corrupción en lo público (Master de Cifuentes), cuando aparece, se puede corregir, en lo privado no aparece porque se tapa o es que ¿Nos creemos que los masters carisimos de algunas escuelas de negocios se ganan con esfuerzo o solo pagando? (Caso el master de Urdangarín) Es sabido que en muchos colegios concertados ponen mejores notas para subir la valoración del centro pero eso no significa que la formación sea mejor.

    Hoy toca un ¡¡¡ VIVA LA REPÚBLICA !!!. Por cierto en los años que duró se hicieron mas escuelas que en los 30 años precedentes y mas que en los 20 primeros años del franquismo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Ciro2 Ciro2 14/04/18 12:52

    ¿Solo la educación en manos públicas? ¿La información también o no es un servicio básico?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • itnas itnas 14/04/18 15:29

      Excelente pregunta, sí señor. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • AMP AMP 14/04/18 12:26

    Lo que es de interés social nunca debe estar en manos privadas: Formación, sanidad, pues cualquier empresa tiene fines muy concretos y estos no son precisamente los de todos los ciudadanos. Y por cierto, no debería llamarse Educación a lo que ya la II República llamaba Instrucción Pública.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • M.T M.T 14/04/18 09:42

    Bien por lo público con el deseo de que eleve la calidad en todos sus servicios públicos. Por supuesto en Educación, sin olvidar Sanidad, Justicia...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Ciro2 Ciro2 14/04/18 08:42

    Comparto el ensalzar lo público, pero ello no implica despreciar lo privado. Y el sector privado puede cooperar a mejorar, siemore que no sea la única opción. Un híbrido me parece la fórmula ideal, bien que con preeminencia de lo público, pero sin absolutismos. Lo público no garantiza nada sin honradez intelectual, que falla mucho, y si no hay controles externos privados. Lo hemos podido comprobar con el escándalo del falso máster de Cifuentes en la URJC, una institución pública que estaba pudriendose en las mismas narices de sus gestores, hasta que ha llegado un medio privado honrado y ha limpiado el agujero negro en que se estaba convirtiendo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    5

    • itnas itnas 14/04/18 10:25

      A mi modo de ver, la autora no propone algo que tenga que ver con el desprecio hacia lo privado. El sector privado tiene su interés y el público también, sin embargo, el de este último nunca debiera ser el beneficio ni el adoctrinamiento, si se habla de educación. Las fórmulas híbridas educativas tienen sentido cuando la educación pública no satisface a toda la población por carencia de recursos. Sin embargo, si el sector privado recibe ayudas del público ¿los beneficios deben repartirse? ¿Cuando se prestan recursos debe hacerse en un marco reglado (equivalentemente a un banco cuando presta dinero)? ¿Y es legítimo que lo público favorezca un tipo de educación religiosa en detrimento de otras creencias en un estado aconfesional? Por último, el problema de la URJC es precisamente el apoderamiento de lo público por lo privado, siempre considerando que la universidad no se desarrolla con independencia de la sociedad en la que habita.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

  • itnas itnas 14/04/18 08:07

    Dª Natividad, simplemente, necesitaba leer su artículo y saber de personas como Ud. Se lo agradezco.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre