X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Un gobierno de gestión de PSOE, Podemos y Ciudadanos en la Comunidad de Madrid

Jesús Pichel Martín Publicada 21/04/2018 a las 06:00 Actualizada 20/04/2018 a las 19:59    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 4

Según el calendario previsto, el 26 de mayo de 2019 habrá elecciones municipales y europeas en toda España, y autonómicas en trece de las diecisiete comunidades autónomas —en todas menos en las históricas: Andalucía, Cataluña, Galicia y País Vasco, que tienen sus propios calendarios—. Faltan pues alrededor de 400 días para saber quiénes serán los representantes elegidos, de qué partidos y qué candidatos gobernarán municipios y comunidades.

Por su mayor entidad política y simbólica —y económica, claro— probablemente las madrileñas al Ayuntamiento y a la Comunidad son las más importantes para todos los partidos que pudieran tener opciones de gobierno. Hay sin duda otras plazas importantes, pero quizá ninguna como éstas. De ahí la importancia del escándalo Cifuentes, que puede poner en peligro —si acaso no lo ha hecho ya— la hegemonía del PP en la Comunidad de Madrid (CM) y quién sabe si en España.

Puede el PP —puede Rajoy— dejar caer a Cifuentes y sustituirla por alguien que presida la Comunidad durante estos 400 días, cediendo a la exigencia de Ciudadanos, o puede aguantar el chaparrón con la esperanza de que el partido de Rivera no cumpla su amenaza de apoyar la moción de censura que ha presentado el PSOE o de que, si la cumple, ese apoyo a la izquierda le cueste votos. Y con el deseo de que sus votantes más fieles olviden el escándalo o le resten importancia, mantengan su voto y revaliden su gobierno aunque sea como mal menor.

Tanto la actitud altiva de Cifuentes —renunciando al sospechoso máster, como si eso dependiera de su voluntad—, como los apoyos recibidos —nítido el de Cospedal, nebuloso el de Rajoy, siguiendo su propio manual de supervivencia política— parecen indicar que se ha optado por la resistencia soberbia.

Quizá piensan en las cocinas del PP que la moción de censura del PSOE, que presentará al profesor Gabilondo como candidato, tiene pocas posibilidades de éxito porque sin el apoyo de Ciudadanos no tiene votos suficientes, y si lograra los votos de Cs el apoyo sin condiciones de Podemos podría no ser tan incondicional. Además, un hipotético gobierno tripartito —o de dos con el apoyo puntual del otro— estaría contaminado y condicionado inevitablemente por los intereses electorales inmediatos y contrarios de cada uno de ellos.

Si fracasa la moción presentada, estatutariamente el PSOE no podría volver a presentar otra en esta legislatura, pero nada se lo impediría ni a Podemos —que tiene suficientes diputados para poder presentarla—, ni a Ciudadanos —aunque en su caso necesitaría dos firmas prestadas para alcanzar las 19 necesarias—. Y ese podría ser un escenario tentador para cercar a Cifuentes: que dos o tres mociones distintas y consecutivas, pero con el mismo fin, prolongaran su amargura manteniendo vivo el escándalo —y que podrían servir además para presentar sus respectivos programas—. El riesgo de esta estrategia estaría en convertir al PP de la presidenta en un partido capaz de superar todos los envites, y de visibilizar que los tres partidos de oposición son tan incapaces de unirse para derrotarla como incapaces de derrotarla por separado.

Más factible podría ser, tras el éxito de la moción de censura presentada o de alguna otra, un acuerdo de gobierno de gestión —a modo de gobierno en funciones— de PSOE, Podemos y Ciudadanos, sin sus respectivos cabezas de lista, con un solo fin: convocar elecciones en la Comunidad lo antes posible. Por ejemplo, tras el verano, el domingo más cercano a la vuelta al cole.
_______________

Jesús Pichel Martín es socio de infoLibre.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



4 Comentarios
  • Orlinda Orlinda 21/04/18 20:40

    Me ha gustado tu ultima propuesta, la de convocar elecciones después del verano. No tengo ni idea de si eso vendría bien a los intereses de los partidos, a los de los madrileños y las madrileñas sí.
    Saludos, Jesús.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • JesúsPM JesúsPM 21/04/18 23:34

      Gracias, Orlinda, por tu comentario, amable como siempre. Yo también creo que sí sería bueno para madrileñas/os. Que les interese a los partidos está por ver, aunque no tengo muchas esperanzas. Gracias de nuevo y un saludo afectuoso.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • platanito platanito 21/04/18 08:52

    Que por mayo era por mayo, cuando hace la calor... cuando canta la calandria y responde el ruiseñor... cuando los enamorados van a servir al amor.. sino ella, triste y cuitada...
    Nos queda poco tiempo para deshojar la margarita. Para el 2 de mayo la quieren en el cadalso. Se abren las apuestas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • JesúsPM JesúsPM 21/04/18 11:00

      Gracias, platanito, por traernos el romance del prisionero. Habrá que ver si hay ballestero o no, y, si lo hay, quién será. Gracias de nuevo y un primaveral saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



Lo más...
 
Opinión
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Televisión de negro

    La manipulación partidista de los medios públicos de información es el signo más claro de la degradación democrática. Y en este sentido, como en todos, las actuaciones del PP son desoladoras.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    ¿Empieza el diálogo en Cataluña de una vez?

    El periodista Fernando Berlín analiza cómo ha reaccionado la prensa internacional a la investidura de Quim Torra como president de la Generalitat.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La maldita Torrateca

    ¿En qué se parecen Aristóteles y Quim Torra? En nada. Uno lleva gafas y el otro no, uno tiene cuenta de Twitter y el otro no, uno reflexionó y el otro no... Muy fan de Quim el incontinente.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre