X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

La huida hacia adelante del juez Llarena

Ángel Lozano Heras Publicada 26/04/2018 a las 06:00 Actualizada 25/04/2018 a las 20:46    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

Los jueces/juezas son humanos. Y considero que pueden equivocarse. Y así lo han afirmado los propios magistrados en multitud de entrevistas. De hecho, en la historia reciente de nuestro país han habido muchos casos de prisiones preventivas que han sido injustamente dictadas. Y autos mal fundamentados, como los del juez del Supremo, Pablo Llarena y su colega la jueza Carmen Lamela, contra los líderes encarcelados del independentismo catalán. Estos errores pueden acarrear posibles vulneraciones jurídicas y de los derechos humanos. La mayoría de ellos –los procesados– han tenido muy buena disposición cuando un juez o un fiscal los ha citado para cumplir con las investigaciones. La decisión de una prisión preventiva es una decisión difícil, complicada, por eso es que los jueces aún con mucha experiencia, pueden errar. Y es evidente que la Justicia alemana, belga y escocesa han discrepado de la idea de violencia y rebelión que ha aplicado el Tribunal Supremo español para el expresidente Puigdemont, y por extensión, para los otros encausados.

La inefable parlamentaria del PP Celia Villalobos, destacó tras la decisión de la juez de procesar al PP por la destrucción de los ordenadores de Bárcenas que "los jueces son seres humanos con aficiones como el fútbol o la política; son del Madrid, del Barça; unos son del PSOE, otros del Partido Comunista y a otros les gusta el PP”. “Tienen todo el derecho a equivocarse" –insistió la diputada Villalobos, e insinuó que así lo hicieron.

La tabla de medir la Justicia es muy fina. Unos jueces son más estrictos; otros van más allá de la propia ley y otros alucinan y se arriman a doctrinas e ideologías extrañas que apenas tiene contacto con la legalidad vigente. Lo que sí es verdad es que un juez se distingue de mí, como profesor, o de un panadero o de una señora que se dedica a la Psicología u otra a las labores domésticas, en que domina mejor que nosotros las leyes y la aplicación técnica de la jurisprudencia. Pero, la ética, la honestidad de ellos –los jueces– no supera ni la mía ni la del panadero/a ni la del ama de casa o psicóloga. Se habrá formado mejor para ejercer la utilidad legislativa y para la práctica de la ley según las normas establecidas. Pero la honradez y profesionalidad, la honorabilidad y moral, no se estudian ni se aprenden a base de dictar leyes y sentencias. Es algo de madurez personal.

En España ahora hay presos políticos, algunos, pocos. Y también tenemos a políticos que han choriceado los dineros público, y los hay a barullo.

Y aquí el PP se afana mucho en que la Justicia esté de su mano, y la maneja  de cine, con el artículo 155 y con no hacer política en Cataluña desde hace años. Y así nos va.

No estamos defendiendo la matraca catalana independentista y a esos políticos “iluminados” que están llevando al fracaso y a la frustración a su pueblo. Pero son delitos políticos y así deben ser juzgados y tratados.

Llarena es un juez muy experto, pero con un perfil más ideológico que técnico-jurídico. Pertenece al ala más rancia y más conservadora de la Magistratura española. Y tienen ciertas obsesiones, y más ahora que está defraudado, algo deprimido, por la resolución judicial alemana.

Mi duda es esa. Se empeñan –el Gobierno del PP, y los jueces Lamela y Llarena– en seguir en el error y en banalizar el tema catalán de forma penal y no en clave  política.

El Consejo del Poder Judicial bien podría rescatar la transparencia e independencia en la aplicación de nuestras leyes. Y es un pensamiento común en numerosos juristas la opinión de que “un juez no puede obrar según su propia idea de justicia, máxime en asuntos que rezuman graves conflictos ideológicos”. Pues creemos que si el juez o magistrado funda su justicia en su ideología, cuando ello es determinante, está, a nuestro juicio, prevaricando.

El delito de rebelión de los autos y de la euroorden del juez Pablo Llanera es un delito imaginario, es decir, un delito que solo existe en la imaginación del juez. No hubo alzamiento de rebelión violento Y el magistrado ha confundido (iguala penalmente) actitud de violencia a protestas. Además, ahora esos autos los dicta con el agravante del cabreo -casi venganza–, pues está muy dolido y desolado por la resolución de la justicia alemana.

La decisión del Tribunal regional teutón de Schleswig-Holstein de rechazar el delito de rebelión en la solicitud española de extradición del expresidente de la Generalitat, supone que han existido numerosas presuntas violaciones de derechos fundamentales que se han producido en la instrucción del juez Pablo Llarena. Con ello el movimiento independentista catalán ha cogido aire y fuerza, y ha constatado que la violencia expuesta en los autos es falsa, y por lo tanto se tiene que despenalizar a sus líderes y excarcelarlos.

La Justicia alemana ha discrepado de la idea de violencia que ha aplicado nuestro Tribunal Supremo". Ha demostrado que la jurisprudencia oficial española, con su relato de la rebelión catalana con gran violencia, era mentira y torticera (algunos la querían equiparar con el terrorismo etarra en lo penal, en lo mediático y en lo político).

Ahora, el magistrado Llarena planea llevar al Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) en Luxemburgo la rebelión de Puigdemont, presentando una cuestión prejudicial ante la negativa del tribunal alemán de entregar a Puigdemont por rebelión. Para el Gobierno de Rajoy, él es solamente un prófugo de la justicia española y no un perseguido político. Para otros, Puigdemont y sus visionarios independentistas, han pretendido embaucar a la sociedad catalana, “y ahora solo les quedan los lazos amarillos” y berrear ante la UE.

¿Huida hacia delante del juez Llarena, hasta satisfacer su ego de jurista?, ¿un iluminado también como Puigdemont?



Ángel Lozano Heras es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



7 Comentarios
  • cagliostro cagliostro 27/04/18 15:54

    hubiera sido apreciado en Alemania, pero en los años cuarenta.Actualmente su solicitud de extradiciòn
    le ha llevado a hacer el ridìculo tambièn en otros paìses que no participan de la mentalidad del santo
    oficio,mas conocido como la inquisiciòn.
    Pero lejos de tomàrselo con resignaciòn,intenta tambièn hacer el ridìculo
    en Luxemburgo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • AMP AMP 26/04/18 12:05

    Los juec@s se equivocan, pues que a la mayor brevedad posible rectifiquen, pero el asunto de estos dos sujetos no es es equivocación, es prevaricación.
    Espero con ansiedad que esto se ponga de manifiesto y que los perjudicados no se arruguen. Y efectivamente el sentido de JUSTICIA no se aprenden en la universidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    5

  • kelykely kelykely 26/04/18 09:21

    El juez Llarena ha sido implacable con los líderes del 'procés', a pesar de que se impone no solo el procesamiento sino la dictadura del art. 155 y el control militar-policial, y mediático sobre el independentismo. Y de ahí ese plomazo de casi 70 páginas del auto de procesamiento dictado contra 25 de los imputados por delitos de rebelión, malversación o desobediencia. 
    Demasiada judicialización, exagerada prisión preventiva y demasiados delitos imputados, algo inflados. 
    Por parte independentista abundan los iluminados y muchos que a van a su bola nacionalista. Y por parte del Gobierno PP, escasa acción política para solucionar el problema catalán.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    8

  • phentium phentium 26/04/18 08:02

    Justicia de republica bananera basada en unas leyes de Republica bananera dictadas por unos jueces de republica bananera nombrados por unos politicos de republica bananera votados por analfabetos e irresponsables politico-sociales que encajan mejor en una republica bananera que en la Europa del siglo XXI.

    Sin es que todo encaja.....

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    3

    13

    • phentium phentium 26/04/18 08:14

      Ultimo parrafo, se me scapo la "n" de Sin. Deberia poner: Si es que todo encaja.

      Dedos grandes, teclado pequeño: mala combinacion.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      1

  • platanito platanito 26/04/18 07:57

    Opino que al iluminado Puigdemont le jalean más de dos millones de catalanes pero al iluminado juez supremo le jalea un gran porcentaje de españolistas. Y también opino que la euroorden obliga al tribunal alemán a no entrar en el fondo, tal como lo explicó el exministro canario que elaboró dicho tratado en la UE. Y por tanto está obligado a extraditar.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    18

    1

    • phentium phentium 26/04/18 08:12

      Discrepo estimado,

      Si las leyes alemanas no contemplan el delito dificilmente pueden entrar a juzgarlo y, segun la maxima del derecho "in dubito, pro reo" debe fallar a favor del acusado.

      Lo que es dificilmente demostrable es el tema de la violencia. Los que estuvimos en los colegios electorales aquel 1-O sabemos de primera mano que la unica violencia fue la ejercida por la fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Y lo que no ha ocurrido es dificilmente demostrable (la prueba perversa creo que se llama en derecho) por no decir imposible. Si que es posible que con la complicidad de muchos medios de comunicacion se pueda hacer creer a una parte mayoritaria de la sociedad española que ha existido esa violencia. Si ademas a esa sopa le añadimos que una parte importante de esa sociedad esta deseando que eso que le cuentan sea cierto y esta mas que dispuesta a creerselo ya tenemos el menu servido.

      Un pais inteligente haria un autoexamen y veria este revolcon de la justicia alemana como una oportunidad de mejora e intentaria ver que ha hecho mal o al menos que puede mejorar.

      Claro que aqui llegamos al concepto de "mejor". Me temo que no es el mismo para el tirano Llarena que, pongamos para mi mismo.

      Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      18

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.