X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Antología del sufrimiento

Jorge Ulanovsky Getzel Publicada 29/04/2018 a las 06:00 Actualizada 28/04/2018 a las 02:09    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 9

Antología del sufrimiento.

Antología del sufrimiento.

Jorge Ulanovsky Getzel
Marguerite Yourcenar atribuyó a Plotina el haber hecho grabar en el umbral de una gran biblioteca una inscripción que ponía “Hospital del Alma”. Es en un registro literario donde el inconformismo y el sufrimiento mejor logran manifestarse libremente. Desde Homero, las vicisitudes de las guerras. Shakespeare, frente al cruel destino y la traición. Cervantes, frente a desdichas y agravios. Proust frente a los celos y el desencanto. El inconsolable desasosiego de Pessoa. El melancólico cansancio de Pavese. Seres castigados por la vida en el cine de Visconti. Y la dilatada constelación de autores y textos varios sobre las guerras, la injusticia, las desigualdades, la enfermedad, la locura, la muerte, la soledad, y en lo más íntimo de la expresión poética, el dolor de los desengaños amorosos. “La vida es un cuento contado por un idiota, lleno de ruido y furia, y que no significa nada”, Macbeth. “¡Oh vanas esperanzas de la gente! Al final todo acaba en sombra, en humo, en sueño…”, El Quijote. Sostenía Thomas Mann que todo estado de felicidad es momentáneo, sintiéndonos inclinados a elevar nuestras ilusiones y fantasías a la categoría de inquebrantables leyes y costumbres, cuando en realidad estamos condenados a vivir en precario y moralmente al día. El hogar más apropiado para un outsider, exiliado del uniformado automatismo, y del extendido páramo en que vivimos, es sin duda una biblioteca.

Pero la situación más acuciante y descarnadamente terrenal, es la de los sin hogar. Quienes más sufren. Todos aquellos que luchan por su supervivencia, y que la sociedad robotizada aplasta, sea por indigentes, desclasados, o insolventes, o de quienes prescinde por ser inmigrantes no calificados, o diferentes, extraños considerados como bárbaros.

El poder siempre ha procurado acallar el sufrimiento, suprimirlo coercitivamente, o ignorarlo. Hay métodos modernos para impedir que el sufrimiento se manifieste, contando con la farmacología y la inteligencia artificial, resultando además ser jugosos negocios. Con fórmulas para encapsular la angustia con medicamentos o algoritmos.

¿Qué consuelos para unos y otros? Entre outsiders, la comunicación que se articula como encuentro amistoso entre escritores y autores con sus lectores y público, y con la recreación musical, lenguaje universal por excelencia. La conversación llana. Y sobre todo, la salvaguardia de la dignidad y el afecto. Entre bárbaros, la confianza en hallar por el camino alguna gente honesta y generosa, justos, que se dispongan a echarles una mano. Los sigue habiendo. Guardemos la esperanza que aunque siempre minoritarios, sean cada vez más.

Mi visión personal de la actual realidad social, no soy sociólogo ni me fío de las estadísticas, me lleva a observar que excluyendo a outsiders y bárbaros (que defino sin ninguna connotación peyorativa, en la que incluyo a indigentes, precarios, parados, insolventes y migrantes), existe una amplia franja heterogénea y mayoritaria. Ocupada por autómatas, webmaníacos teleformateados, enchufados, colocados, empresarios, comerciantes, profesionales en práctica privada, técnicos, funcionarios, políticos, y trabajadores con contratos fijos que aunque disconformes con sus salarios, se alían y estrechan filas con todos los anteriores en el interés prioritario de preservar sus trabajos e ingresos. De allí que surja de ese conjunto, en protección de su estabilidad y su seguridad, una marcada tendencia hacia el conservadurismo. Por algo el PP se llama Partido Popular. Coinciden en compartir el temor, por parte de los menos ricos a perder sus puestos de trabajo, y por parte de los más afortunados, sus privilegios.
Reconozcamos entonces, que el miedo también es un síntoma de sufrimiento, y un mecanismo de defensa, por parte no sólo de los más desfavorecidos. Toda esa población acomodada, a su manera, también sufre. En un registro personal, llevados por un sentimiento de amistad, piedad, compasión o caridad, puede ocurrir que en el entorno más cercano de sus vidas cotidianas, algunos asuman gestos solidarios. Siempre que no sea al precio de alterar demasiado su bienestar.

Sucede a veces que descubres un resto de humanidad en quien menos te lo esperas. En un pueblo próximo de donde vivo, un médico, de convicción muy cristiana, ha creado una cofradía y ocupa todas sus horas libres en recolectar alimentos que luego distribuye entre precarios e inmigrantes. Decidió hacerlo directa y personalmente después de múltiples decepciones sufridas por la corrupción con la que debió cruzarse en organizaciones caritativas reconocidas. Ocurre que no comparto en absoluto su posición ideológica ya que se declara falangista, de los de Primo de Rivera, que idolatra. Pero al margen de ello, si tengo que juzgarlo por sus actos, no puedo dejar de sentir por él un considerable respeto. Está además totalmente cuestionado por la iglesia que le considera un outsider, entre otras cosas porque tuvo la inoportuna iniciativa de elevar una petición al obispado para que todo el dinero recaudado en los funerales fuera destinado a las viudas. ¡Imagínense!

La palabra bárbaro, según la etimología, procedería del verbo balbucear. Enfrentarse a un otro que por hablar tan raro resulta imposible de comprender. Un robot no está capacitado para intentar mejor entender lo que le resulta indescifrable. A medida que estoy escribiendo, si hay una palabra que el corrector no reconoce me la rechaza, y si contra su observación yo la mantengo, el procesador me la deja subrayada en rojo. Muchas veces sucede que esa palabra no es errónea, sino que falta en la memoria del programa. Así actúa la sociedad robotizada (el corrector me pone ruborizada, no quiere saber nada de robotizada, y queda señalada en rojo, cuando el verbo robotizar está bien aceptado por el diccionario de la lengua española). Es una sociedad, la nuestra, que rechaza y marca en rojo al inoportuno y osado desgraciado cuando pretende levantar cabeza.

El terror. Sociedad robotizada y a la vez aterrorizada. Vivimos angustiados ante las amenazas de múltiples formas de terrorismo. El fanatismo religioso islámico, las bombas y las armas químicas, el terrorismo de estado, la proliferación nuclear, la violencia machista, la crueldad sobre nuestros hermanos animales, la destrucción de la tierra…

El cáncer. Así como existe un tribunal internacional para juzgar a los criminales debería existir además un tribunal para condenar a los responsables del cáncer. A todas las industrias que nos envenenan y contaminan con sustancias cancerígenas. No hay mayor dolor que el de sobrevivir a la pérdida de nuestros seres queridos. Vamos casi a diario recibiendo las malas sobre afectados por tan cruel enfermedad a nuestro alrededor. El silencio oficial sobre ello es brutal. El establishment médico que tanto se vanagloria por espectaculares avances tecnológicos y biológicos, ocultan su impotencia, prometen milagrosas curas, no se pronuncian sobre las causas ambientales y alimenticias, mientras mantienen con activa rentabilidad la maquinaria quimio y radio terapéutica.

Morir, es de todas las verdades, la más incuestionable. La muerte insensata y despiadada es nuestro peor enemigo. Resulta insoportable tener que entregarse a ella por la vía de un prolongado sufrimiento, ya exhaustas nuestras energías vitales. Razón justificada de la eutanasia.

Por muy amargas que resulten estas palabras, aún peor es silenciar el sufrimiento.
__________

Jorge Ulanovsky Getzel es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



9 Comentarios
  • Janubio Janubio 29/04/18 20:41

    Magnífico cuadro. Muy bien pintado. Derrocha frescura y realidad. Acaba uno de mirarlo y no puede dejar de volver a verlo. Si fuese comestible tendría un sabor agridulce muy bien dosificado. Yo creo que releído mañana seguiría proporcionando nuevas sensaciones. Y da mucho margen para sacar conclusiones. Me ha encantado y muchas gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • itnas itnas 29/04/18 10:06

    Interesante, lleno de buena humanidad, como acostumbra. Difiero de Ud. en algunos aspectos, pero siento que estoy encantado de diferir pues lo importante no es sólo diferir sino también con quien diferir. Siempre fue el término 'outsider' de especial atracción para mí, de aquí que me parezca que el hogar más apropiado de un outsider no sea la biblioteca; ésta es una obligada estación de paso hacia  su hogar más confortable en el que todo encaja, es decir, su mundo interior. Si bien es cierto que 'el que todo encaje' no significa tranquilidad y satisfacción consigo mismo. Saludos. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    5

    • Jorge Ulanovsky Getzel Jorge Ulanovsky Getzel 29/04/18 10:23

      Gracias Itnas. Si nos remitimos a nuestros mundos interiores sobresalen las coincidencias.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      2

      • Solo Solo 01/05/18 10:36

        Jorge...
        estas breves palabras que has escrito en repuesta a Itnas son una bellísima verdad, y una gran fortuna poder leerlas.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 29/04/18 09:30

    Excelente columna Jorge. Dices, todo estado de felicidad es momentáneo... Sî, todo parece momentáneo pero alguna cosa quisiera que no lo fuera./ Dices: el hogar más apropiado para un outsider es sin duda una biblioteca... Bueno, también unas salas de cine. Sobre el cine una cosa, estamos en tiempos de reivindicación de igualdad mujeres hombres y a veces me he encontrado con feministas que no querían aceptar que una diferencia entre chica chico fuera de otra cosa que de educación. Sin embargo una vez en un Cine noté que la chica cinco metros al lado estaba riendo relajándose disfrutando -- pero de verdad! -- de la actuación del actor, en apenas un instante vi que estaba encandilada. Eso me hace pensar que los chicos tenemos costumbre de clasificar las películas según directores mientras que las chicas lo hacen mâs por actores, eso me parece./ Dices: pero la situación más acuciante y descarnadamente terrenal, es la de los sin hogar, extraños considerados como bárbaros... Bueno veo pero no conozco realmente gente sin hogar. Sî que dos clientes de mi autobús son minusválidos "de personalidad" que reciben ayuda económica. Uno se llama Natko Javier, tiene pasaporte español aunque nunca puso un pie en España, nació en Zagreb, es muy gracioso cuando imita a Johnny Haliday o a Celine Dion, hace muy bien el acento quebequés. El otro es Olivier, todos los dîas sacaba el perro yorkshire de una anciana que no tenîa ya mucha fuerza para andar. La anciana murió hace como un año y se quedó con el yorkshire, está súperfeliz paseándolo buena parte del dîa. el perro es muy viejo ya y va a tener un palo cuando muera./ Dices: mi visión personal de la actual realidad social es que existe una amplia franja heterogénea y mayoritaria con una marcada tendencia hacia el conservadurismo... Pues sî, cuando pensamos en nuestros hijos somos mâs bien conservadores, pensamos en salvar los muebles./ Dices: morir, es de todas las verdades, la más incuestionable... Bueno tenemos que dejar sitio para los que vienen. Tal vez digo eso porque estoy mâs sensato desde que tuve 60 años la semana pasada!/ Dices: aún peor es silenciar el sufrimiento... Estoy de acuerdo contigo. Un abrazo, Jorge.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    5

    • Jorge Ulanovsky Getzel Jorge Ulanovsky Getzel 29/04/18 10:12

      ¡Feliz entrada a los sesenta! Que te los deseo llenos de muchos momentáneos placeres y continuidad con tu creatividad literaria. De cine vivido, “vivement dimanche!”.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      4

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 29/04/18 11:12

        Alguna vez mencionaste la Tate gallery. Si alguna vez vienes a la Fundacion Maeght, avísame, no vivo lejos.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • M.T M.T 29/04/18 08:39

    Muy buen artículo y necesario, traspasado por notas de humanidad, en ese sentirse humanos. Sí: " Antología del sufrimiento" y término que según parece no gusta, políticamente incorrecto en el mundo de la imagen, de las apariencias, de lo bello y perfecto, aunque no siempre ni perdurable.
    ¿ Tabla de salvación? : solidaridad y cultura : arte, literatura, música... ante afectos resquebrajados.
    Lo felicito por su artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 29/04/18 07:28

    Buenos dîas Jorge. Lo leeré mâs tarde, ahora aun no vestido voy a tomar el café con leche. Veo que eres pintor. Buen dîa!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.