X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

De manadas, mujeres y jueces

Teresa Barreiro Fernández Publicada 02/05/2018 a las 06:00 Actualizada 01/05/2018 a las 17:04    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 4

Según se nos dice, en un ambiente de regocijo y jolgorio, es lícito que cinco animales abyectos, apestando a sudor, alcohol y testosterona, rodeen a una pobre chica de 18 años con varias copas de más en un portal, la sometan, la humillen, la penetren de todas las formas imaginables, y la obliguen a cometer actos abyectos que nada tienen que ver con el placer sexual. Y todo con la degradación y el desprecio a la dignidad humana (salvo que dos adultos decidan consciente y libremente internarse allá donde les lleve su lujuria). Es lícito porque ella está tan regocijada que primero grita, pero luego se bloquea, cierra los ojos y se deja hacer lo que le piden, lo que da todo el derecho del mundo a estos especímenes, de mucha mayor corpulencia y edad (y que como bien sabemos y está ampliamente documentado por ellos mismos, disfrutan drogando mujeres para luego abusar de ellas, humillarlas, grabarlas y cosificarlas), la usen como a una muñeca hinchable de carne y hueso. Y mientras lo hacen la graben para fardar después ante el resto de chacales de su manada. Cuando todo termina, es comprensible también que estos machotes dejen a la chica desnuda y sola en la oscuridad de ese angosto portal, tirada como a la basura que es para ellos, y que para culminar la proeza le roben el móvil y lo tiren bien lejos, acción que tiene toda lo lógica del mundo en un contexto de alegre camaradería sexual.

Todo esto le parece a un magistrado español que no es constitutivo siquiera de delito y así lo quiere dejar bien claro y manifiesto, negro sobre blanco en su voto particular, en el ejercicio de machismo más soez que yo consigo recordar, más si cabe viniendo de quién debiera haber lanzando un contundente aviso para predadores, marcando unas clarísimas líneas rojas a toda esa escoria que pulula a la caza de víctimas por los institutos, los bares, las fiestas de pueblo, las oficinas. Ignoro si este individuo tiene una mujer, hijas, hermanas, primas, pero si que puedo afirmar sin temor a equivocarme que tiene una madre. Así que me gustaría que imaginara a su madre rodeada de cinco animales en el portal de su casa, vejada, tratada como un despojo, sometida a la viciosa lujuria de una panda de semianalfabetos en celo, que conciben el regocijo en clave de abuso en serie de mujeres indefensas. Y me pregunto si, cuando esa madre llegara a casa llorosa y temblando, desorientada y en estado de shock, con las medias rotas y las bragas rezumando los asquerosos fluidos de esa jauría, su hijo le recriminaría, blandiendo el Código Penal por no haber gritado, pataleado, intentado arañar a sus violadores, por no haberse puesto en riesgo de recibir una paliza, de morir estrangulada o degollada, para haber proporcionado pruebas fehacientes de que algo atroz había ocurrido, y no dejar sembrada la duda sobre si ese momento fue en realidad de jolgorio.

Esta terrible sentencia de la Audiencia de Navarra retrata de manera descarnada el punto exacto donde seguimos varadas las mujeres, lo que podemos esperar de esta sociedad en transformación, pero aún decididamente patriarcal, machista y construida a la medida del hombre, concebida para satisfacer sus instintos y sus necesidades. En todos los países del mundo civilizado se dictan cada día sentencias similares, que después del primer acceso de incredulidad e indignación, siempre me dejan sumida en un sentimiento de vergüenza y asco. Pero esta vez, el hedor es cercano, y por ello particular y profundamente insoportable, no solo por lo ocurrido en ese portal, sino por todo lo que sabemos sobre los antecedentes de estos predadores, que durante los preparativos del viaje a San Fermín se cruzaron sms como a) “¿Llevamos burundanga?... Tengo reinoles tiraditas de precio, para las violaciones “y b) “Hay que empezar a buscar el cloroformo, los reinoles, las cuerdas...Para no cogernos los dedos porque después queremos violar todos”.

La sola idea de pensar que estos energúmenos repugnantes puedan estar en la calle en seis meses, disfrutando de beneficios penitenciarios, se hace tan insoportable como la certeza de que un juez haya considerado que quienes manifiestan esa bajeza moral, ese desprecio absoluto hacia la mujer y ese modus operandi delictivo, puedan luego apropiarse del beneficio de la duda, y ser enviados de vuelta a casa con un tironcito de orejas por pichabravas (o en palabras del juez Ricardo González, por pasar un buen ratillo de regocijo y jolgorio), mientras se hace recaer la carga de la prueba sobre su víctima indefensa, de la que obviamente se esperaba menos franqueza y templanza durante el proceso, y si más histeria y desgarro, que permitieran a la sala identificarla claramente como víctima aniquilada por el trauma y la vergüenza, que es como nos quieren a los mujeres tras sufrir cualquier episodio de violencia y abuso, no como a supervivientes que deciden retomar el control de su vida para impedir que descarrile.

Asco, asco profundo de vivir en un país donde cualquier animal puede usar a una mujer a su antojo, sea en la oscuridad de un portal tras un día de fiesta, o en la intimidad del hogar, ese saco de golpes cotidiano sobre el que descargar sus borracheras, su complejo de inferioridad, sus fracasos laborales, sus celos sin amor, la cocinera y fregona a la que anular todo vestigio de autoestima, a la que violar cuando venga en gana, antes o después de la enésima paliza, y más tarde apuñalar delante de sus hijos, el día que esa mujer aniquilada se mira al espejo, y saca fuerzas de algún remoto lugar para decidir que ya no quiere seguir acumulando más cicatrices en su cuerpo y en su alma, creyéndose que la sociedad, la policía o los jueces van a protegerla de esa bestia.

Asco, que se interna en las capas más profundas de esta sociedad, allí donde reside realmente el problema: más allá de este episodio ignominioso de San Fermín, del que se han hecho eco numerosos medios y personalidades internacionales en la onda del movimiento Time's up, hemos de asumir que la incultura creciente, la falta de formación y de referentes éticos, el culto al dinero fácil, encuentran su caldo de cultivo en la zafiedad, alienación y estereotipos sexistas que inundan las parrillas televisivas y las redes sociales, perpetuando los roles misóginos de siempre, pero actualizándolos con una concepción distorsionada y utilitaria del sexo, desprovisto de toda su grandeza como fuente de placer y comunicación suprema entre dos seres humanos, y convertido en un ritual degradante de bajeza, control y sometimiento, en muchas ocasiones desde la más temprana adolescencia. Sirva como epítome de todo ello este extracto de la letra de 4 babies, el exitazo del reguetonero colombiano Maluma, cuyo vídeo oficial acumula 832.177.190 visualizaciones en Youtube:

Estoy enamorado de 4 babies,
siempre me dan lo que quiero,
chingan cuando yo les digo,
ninguna me ponen peros.

La primera se desespera,
se encojona si se lo echo afuera.
La segunda tiene la funda
y me paga pa que se lo hunda

La tercera me quita el estrés,
polvos corridos siempre echamos tres

Tu tienes todas mis cuentas de banco y el número de la mastercard,
tu eres mi mujer oficial,
me tiene enamorado ese culote con ese pelo rubio,
pero tengo otra pelinegra que siempre quiere chingar.

Estoy metido en un lío,
a todas yo quiero darle,
me tienen bien confundido
ya no sé ni con cual quedarme.

Es que todas maman bien,
todas quieren chingarme
encima de billetes de 100

Me tienen en un patín
comprando en San Valentín,
ya me salieron más caras
que un reloj de Ulysse Nardin

Diferentes nacionalidades,
pero cuando chingan gritan todas iguales





Teresa Barreiro Fernández es socia de infoLibre


Hazte socio de infolibre



4 Comentarios
  • Orlinda Orlinda 02/05/18 13:46

    La sentencia no es la obra de unos jueces especiales, ni de un mamarracho que tiene un problema singular. Ni son entes extraños que no sabemos de dónde salen quienes la aplauden. Son muchísimos seres con problema común, 832.177.190 que les divierte esa “canción”. Y otros tantos y más que si un grupo de mujeres protesta porque ese individuo actúe en tal o cual fiesta, las acusan de inquisidoras erigiéndose los canallas en defensores de la libertad de expresión.

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    4

  • HEREJE HEREJE 02/05/18 12:09

    Difícil añadir o quitar ni una sola letra a tu relato. También será difícil, por desgracia, que cualquiera de los entes que forman parte de esos grupos, o el mamarracho togado que descarga su enferma lubricidad en 200 folios de perversión protegida por el sistema, lean este artículo. Debería obligárseles a escribirlo mil veces. Saludos solidarios.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • AMP AMP 02/05/18 10:26

    Tal como lo explicas Teresa. Pero me gustaría saber la reacción de estas cosas, quienes les jalean y quienes les justifican si la agredida fuera su madre.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • M.T M.T 02/05/18 07:11

    Aplaudo con gusto y ganas, Teresa, este su relato de lo acontecido, con una descripción detallada del hacer y sentir, de lo mejor que he leído de este suceso- noticia, con todos los actores participantes. No modificaría ni una coma. Considero que ofrece el retrato perfecto y adecuado. Lo percibo y valoro tal como lo presenta, y ratifico ese análisis tan detallado y necesario de lo que conocemos y tristemente vivimos. Muchas gracias y felicito su talento narrativo- descriptivo. En mi diálogo con usted, totalmente coincidente en este caso, la aplaudo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.