x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Prohibido prohibir

Tomàs García-Espot
Publicada el 06/05/2018 a las 06:00 Actualizada el 05/05/2018 a las 20:43
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Cincuenta años después del “mayo francés” y a raíz del patético episodio visto en la final de la Copa del Fey de fútbol –agentes de policía requisando camisetas amarillas– a uno le viene a la memoria uno de los lemas más célebres de aquel episodio convulso del año 1968: “Prohibido prohibir”.

Esta consigna, para muchos un símbolo de la libertad de expresión, no sólo ha sido vapuleada y pisoteada por el actual Gobierno central, sino que además ha sido manipulada, haciendo creer que exhibir un color concreto puede suponer una muestra de odio e intolerancia hacia un colectivo. Se hacen comparaciones con el nazismo. Menuda paradoja. Quien las lleva a cabo milita en un partido cuyos primeros miembros fueron figuras destacadas durante la dictadura fascista de Francisco Franco. Como ve, no falta hipocresía.

En efecto, se prohibió un color. ¿Por qué? Muy fácil. El amarillo se ha convertido en el símbolo –junto con el lazo del mismo color– para pedir la excarcelación de los líderes independentistas catalanes. Ahora bien, si el Gobierno central, junto con las otras fuerzas que apoyaron la aplicación del artículo 155, niegan la existencia de presos políticos, ¿a qué se debe ese empeño en no dejar entrar el color amarillo en un estadio?

¿Fue para evitar altercados? ¿Por qué su exhibición supondría una muestra de odio hacia alguien? No se engañen. Pedir la libertad de unas personas encarceladas sin juicio previo no es –al menos en las democracias normales– un delito contra alguien. Y es que no sólo se “invitó” a los aficionados a tirar a las camisetas amarillas en unos contenedores –estratégicamente situados, por cierto–, sino que también se intentaron requisar bufandas de este color, banderas, silbatos y pequeñas pancartas donde se podía leer una de las palabras más bonitas que conocemos: “Libertad”.

Entonces, ¿por qué ese control policial tan exhaustivo? Quizás es porque se quería impedir la imagen de medio estadio teñido de amarillo. Una foto que probablemente hubiera dado la vuelta al mundo. Sin embargo, las imágenes que han corrido como la pólvora han sido las de agentes de policía cacheando aficionados, ciudadanos pacíficos que sólamente querían hacer ver su malestar por una persecución judicial más propia de un estado revanchista. Una administración que no busca el entendimiento, sino que quiere destruir  –“descabezar”, citando a la vicepresidenta del Gobierno– a un movimiento político que ha demostrado siempre su actitud pacífica y al que se le ha acusado injustamente de terrorista.

Dichas acciones provocaron el efecto contrario, ya que han puesto en evidencia el retroceso democrático que está viviendo España hoy en día. En su intento de silenciar aquellos que se oponen a la situación política actual, la gestión del gobierno y de la policía solo ha provocado un mayor rechazo a la deriva autoritaria que está tomando el Estado. No es el único caso. Dos raperos –Valtonyc y Pablo Hásel– van entrar en prisión por cantar canciones contra la monarquía española. Willy Toledo corre el riesgo de ser detenido por no asistir a un juicio en el que se le acusa de “injurias a Dios”.

Sin embargo, el Gobierno del Partido Popular no se da cuenta de que sus acciones –destinadas a sembrar miedo entre la población– no sólo no harán callar a los ciudadanos, sino que éstos tendrán aún más fuerza y más determinación para denunciar a un régimen político con rasgos muy  parecidos a los de la dictadura que supuestamente terminó en 1975.

Por mucho que se intente requisar, coaccionar, detener, pegar o encarcelar, la gente seguirá alzando la voz ante las injusticias y los atentados a las libertades que día a día se producen en este país. Si la consigna de las autoridades es prohibirlo todo, entonces prohibamos prohibir. Prohibamos la intolerancia, la ignorancia, la ignominia y la cruel represión que tanto caracterizan al actual Gobierno.
________

Tomàs García-Espot es socio de infoLibre.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

2 Comentarios
  • AMP AMP 06/05/18 10:59

    Los pagos por los que se desliza este pobre país ya no tienen nombre.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • AMP AMP 06/05/18 11:00

      Añado: sin respuesta suficientemente contundente de la ciudadanía.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.