x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

El teorema del mono infinito

Santiago Ipiña
Publicada el 11/05/2018 a las 06:00 Actualizada el 10/05/2018 a las 19:19
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

En el lenguaje cotidiano, el término infinito se utiliza con relativa frecuencia y casi siempre para describir el superlativo de grande o extenso. Como normalmente de lo que se trata es de entenderse cuando dos personas se comunican, no hay problema en aceptar que dicho término infinito pueda interpretarse como queda señalado. Otra cosa, no obstante, es transportar el concepto al mundo físico en el que nos desenvolvemos. Por ejemplo, cuando alguna teoría sostiene que el universo es infinito.

Definir infinito atendiendo al DLE es coincidir con lo dicho en el párrafo previo, es decir, (1. adj.) que no tiene ni puede tener fin o término, o también, (2. adj.) muy numeroso o enorme. Pero ¿tiene alguna implicación gestionar en la vida cotidiana un adjetivo como este? ¿Qué puede suponer moverse en un universo infinito?

Lo abstracto, como este y otros términos, puede confundir si tratamos de hacerlo concreto. A mí, cuando se aplica el concepto de infinito a la vida real (la habitual o cotidiana) siempre me viene a la cabeza un bien conocido teorema, en matemática, llamado del mono infinito. Es bueno recordar ahora que en esta disciplina del saber humano cuando se habla de teorema se está considerando una afirmación que es demostrable y no sujeta a interpretaciones una vez aceptado el sistema axiomático en el que se basa la afirmación. Es decir, que no tengo otra alternativa que la de exponer la demostración de lo que a continuación afirmo si lo que pretendo es que el lector me crea inequívocamente. Por fortuna, dicha demostración no supone tener otros conocimientos que los básicos de una rama de la matemática llamada la teoría de la probabilidad.

En primer lugar, dejemos las cosas claras. Infinito desde otra perspectiva que la del DLE es un concepto que se aplica al tamaño de un conjunto de objetos (matemáticos o no). Todo el mundo aprecia que el tamaño del conjunto A = {a, b, c, d} es mayor que el de X = {x, y} o el de A1 = {b, c, d}, sencillamente porque, empleando algún tecnicismo,  card (A) = 4, card (X) = 2 y card (A1) = 3, donde card es la abreviación de número de elementos del conjunto. Es también cierto que mucha gente en algún momento de su vida se ha enfrentado a una paradoja cuando ha pensado en los números naturales (que sirven para contar) ℕ = {1, 2, 3, 4, …} y en un subconjunto de ellos, el de los números naturales pares 2ℕ = {2, 4, 6, 8, …}. Paradoja en el sentido de que contrariamente a lo que sucede, por ejemplo, con el anterior conjunto A y un subconjunto suyo como A1 resulta que los tamaños de los conjuntos ℕ y 2ℕ son el mismo, es decir, infinito. De aquí que, matemáticamente, se diga que un conjunto es infinito (tiene tamaño infinito) cuando alguno de sus subconjuntos es también de tamaño infinito.

El teorema del mono infinito afirma que un mono que pulsa al azar las teclas de un teclado durante una cantidad de tiempo infinito será capaz de teclear cualquier texto; por ejemplo, El Quijote de Miguel de Cervantes. Es evidente que en nuestra creencia de vivir en un sofisticado mundo dicha afirmación es sorprendente (o quizás no por ser precisamente dicho mundo sofisticado), incluso diría que constituye un sacrilegio cuando consideramos nuestra sagrada inteligencia. Sin embargo, como podremos ver fácilmente, no es más que una consecuencia de aplicar el concepto de infinito a una situación física como la de disponer de un mono, un teclado y pulsaciones sobre éste en un sin fin de ocasiones.

Parece que fue E. Borel (1913) uno de los primeros matemáticos en enunciar el teorema. Su demostración supone aceptar el sistema axiomático de Kolmogorov sobre el que se basa la teoría de la probabilidad. Así, recordemos que al lanzar una moneda no trucada y observar el resultado, se puede estar interesado en el suceso S = ‘salir cara’ cuya probabilidad es 0.5, P(S) = 0.5, sin más que considerar el cociente de casos favorables (1, cara) entre casos posibles (2, cara y cruz). También, se recordará fácilmente que si lanzamos, por ejemplo, tres veces la moneda no trucada, y de manera independiente (el resultado de un lanzamiento no influye en el resultado del siguiente lanzamiento), al preguntarse por la probabilidad de que se obtengan 3 caras lo que hacemos es multiplicar las probabilidades de cada suceso individual, es decir, P
(S1S2S3) = 0.53, en donde Sj salir cara en el j-ésimo lanzamiento, j = 1, 2, 3. Finalmente, debe recordarse que la probabilidad de un suceso V y la de su complemento Vc (esto es, que no se observe el suceso V) se relacionan fácilmente pues P(V) = 1 – P(Vc) en dicho sistema de Kolmogorov. De aquí que en el caso del lanzamiento de la moneda resulta que Sc = ‘salir cruz (o no salir cara)’ resulta que tiene probabilidad P(Sc) = 0.5 = 1 – P(S).

Supongamos ahora que nuestro teclado tiene 65 teclas. Si las teclas se pulsan al azar e independientemente, P(Ti) = 1 /65, i = 1, …, 65, siendo el suceso Ti = ‘pulsar la tecla Ti’. Supongamos además que se desea calcular la probabilidad P(E) de ‘escribir infinito’ (E); resulta que dicha probabilidad es P(E) = (1/65)8 al constar dicha palabra de 8 letras todas igualmente probables de ser tecleadas de forma independiente y al azar. Puede comprobarse que (1/65)8  ≌ 1/318 644 812 890 625, es decir, que el mono tiene 1 posibilidad entre 318 trillones aproximadamente de escribir infinito cuando teclea palabras o conjuntos de 8 letras, un número pequeñísimo pero no 0.

Es claro que podemos pensar en el suceso complementario Ec = ‘no escribir infinito (cuando se teclean conjuntos de 8 letras)’ cuya probabilidad es, como se ha visto, P(Ec) = 1- P(E) = 1-(1/65)8, ciertamente un número próximo a 1. En otras palabras, que el mono, cuando se dispone a teclear por primera vez, el hecho de que no escriba infinito sucederá casi el 100% de las veces.

Recordemos, no obstante, que el mono puede probar a teclear infinito un número de veces sin fin. Siempre considerando que se teclea de forma independiente y al azar, la probabilidad de no teclear infinito una segunda vez es siempre,

P(Ec) = 1- P(E) = 1-(1/65)8,

y la de no haber tecleado infinito la primera y la segunda vez (siendo los dos ensayos independientes),

P(Ec) P(Ec) = [P(Ec)]2 = [1-(1/65)8]2.

De esta forma la probabilidad de no haber tecleado infinito en n (n > 1) veces independientes entre sí, es,

[P(Ec)]n = [1-(1/65)8]n.

Puede comprobarse que con n = 1 000 000, la anterior probabilidad, es decir la probabilidad de que el mono no escriba infinito en 1 000 000 de ensayos es aproximadamente 0,9999, casi el 100% de las veces. Cuando n = 10 000 000 000, dicha probabilidad de no escribir infinito es 0.53 aproximadamente, y si n = 100 000 000 000, entonces la probabilidad es 0,0017 siempre aproximadamente. En otras palabras, al ir haciéndose el número de veces n cada vez mayor (n → ∞), resulta que la probabilidad de no haber escrito infinito se aproxima a 0. Claramente, entonces, la probabilidad de haberlo escrito en alguna ocasión se aproxima a 1, al 100%.

No resulta difícil considerar que en vez de una palabra concreta como infinito se pueda pensar en una palabra cualquiera de 8 letras, de más de 8, o de menos de 8 letras, así como tampoco es complicado imaginar la demostración de que en lugar de una sola palabra tratemos un conjunto de tamaño cualesquiera de palabras.

Que sucedan este tipo de cosas en universos en donde el concepto de infinito se traduce a la vida cotidiana (real) puede ser positivo, sin duda. Por ejemplo, como cura de humildad para la especie humana es un buen principio. De otra parte, es claro que, de momento, no se ha podido observar un mono perpetuándose en el tiempo sin límite alguno y pulsando sin parar un teclado. Esto, a su vez, podría ser un indicio de que los universos infinitos mejor es dejarlos reposar en el terreno de lo abstracto, si bien con evidente sentido en el terreno de la formalización matemática en distintos fenómenos físicos, incluidos los biológicos. Por cierto, en realidad el simio de cuya existencia aún no se tiene noticia, es una metáfora para señalar un dispositivo con la capacidad de pulsar al azar e independientemente las teclas de un teclado.
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




Hazte socio de infolibre

14 Comentarios
  • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 14/05/18 20:56

    "Hay quien sostiene que la Literatura es como una Farmacia a la que cada uno acude con sus enfermedades" ....-El Paradigma del Diagnostico y/o Tratamiento precoz, no rdts siempre equivocado: 1) Debemos intentara coser una herida antes de que aparezcan restos de infecciòn; 2) Deberiamos diagnosticar tratar una neumonia antes de que se extienda y cause 'disnea' o 'sepsis' ; 3) Deberiamos diagnosticar y tratar un infarto de corazòn , antes de que se produzcan arritmias o hipotensiòn ; 4) Deberiamos atender a cualquier mujer y descartar que sea canceroso y no dejar que el tumor crezca. ......El Porblema es saber con que frecuencia es bueno adelantarse a los tratamientos. eldiablocojuelo.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Jooheras Jooheras 12/05/18 00:00

    Viva la variedad. Que no todo es política! Gracias profesor

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Orlinda Orlinda 11/05/18 18:08

    Aplicas un concepto abstracto como es el infinito a un objeto físico concreto que es el mono. Esta teoría parte de algo que no existe, uno o infinito número de monos inmortales para poder teclear un número infinito de veces.
    La teoría lo que demuestra es la escasísima probabilidad de que un acontecimiento como escribir El Quijote suceda por azar, juntando letras sin ton ni son.
    Dado el tiempo de duración que tiene la existencia de la vida, es mucho más que improbable que las obras completas de Cervantes, La Biblia o las leyes de la Física Cuántica se deban a la simple casualidad.
    Lo más gracioso es tu llamada a ser humildes como especie, ¿porque los monos también pueden escribir?  ¡Ah, no! Que solo es una metáfora... ¡bueno, bueno!

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    5

  • platanito platanito 11/05/18 09:56

    ¡Albricias! Ya tenemos heredero de nuestro profe . Itnas. Le felicito por su artículo que nos distrae por un buen rato de manadas varias. ¿Qué es el infinito, qué es la luz, qué es dios? Siempre me ha intrigado.

    Creo que hay un gazapillo en donde se habla de trillones (10*18) y se da un denominador de 15 cifras que son miles de billones. Los billones y trillones de los yankees son otra cosa, pues esos si van de mil en mil. Saludos al papa del Ampurdán y a mi profe preferida.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 8 Respuestas

    5

    6

    • M.T M.T 11/05/18 10:05

      Platanito, Platanito!... ¡ qué te veo por ahí enzarzado en alguna que otra batallas virtuales..¿infinitas? ¡ Dios mío...qué cosas!
      Don Santiago ¿ no será Itnas, el apreciado Profe?
      Le correspondo a usted con un abrazo. Se lo debía junto a mis cordiales saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 7 Respuestas

      3

      4

      • platanito platanito 11/05/18 19:18

        Hola profe, como andaba siempre a vueltas con los transfinitos, pues le ha debido rogar al profesor Ipiña que mantenga vivo el concepto.
        En cuanto a ese diablillo que intenta flagelarme los cuartos traseros parece que recibo el castigo merecido por haberle hecho algún comentario que no agradó a su Alicia detrás del espejo. Creo que por el año nuevo cuando se mostraron tan acaramelados, pero tengo tan mala memoria que quizás sea porque le motejo de seguidor del Profeta de Kalil Jibran. Y aunque hace algún mes que me despedí de la pareja, hace un par de días que vuelve por sus fueros con sus cantinelas infumables. ¡Quién le comprenda que lo compre!

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 6 Respuestas

        2

        3

        • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 14/05/18 20:05

          -platanito-platanito : "No podemos introducir a 'la pata la llana' un nuevo discurso controvertido" -ya sabes que procuro apartarme de la gente, segùn tu opiniòn, que considera a la insolvencia valor y cobardia a la ternura, y, tambien me aparto de aquellos que no consideran a la sabiduria e ignorancia al silencio. Que para m ì distancias honestas valen mas que cercanias hipòcritas, .... de repente te das cuentade que no tener a ciertas personas en tu vida no es tan rave sino saludable. Lo bueno de ser sincero y decir las cosas directas a la cara es que disminuyen las sonrisaas fingidas y los saludos hipòcritas. Aprende a sentarte en la misma mesa de Judas sin quee te robe la Paz; Prefiero la tranquilidad de la soledsad que la decoraciòn de una mala compañia, la tuya. Si me copian es que han encontrado un modelo de èxito, si ademas me critican es que no saben ni como copiarme. Ser bueno no es sinònimo de ser idiota; ser bueno es una virtud que algunos idiotas no entienden. "Hay que recordar que tras la caida del muro de Berlin ya no existe la lògica delmito de la derecha y la izquierda. Pablo Manuel Iglesias Turriòn -Podemos -dixit [...] Para que presumas de de un Dialogo directo conmigo, considera este dialogo mio, una especie de 'Selfie' un saludo eldiablocojuelo...

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          1

          0

          • Lunilla Lunilla 15/05/18 08:16

            ....."No se me suban tan arriba y no me salgan por peteneras en este caso tan sublime como el teorema del mono infinito, hay que  agradecerlo a la Wikipedia..... Lunilla ///

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            1

        • M.T M.T 11/05/18 19:56

          ¡ Uy Platanito!, entre finitos, transfinitos e infinitos ( lo que da de sí la palabreja) lo concreto, lo abstracto y demás monerías, le recordaré, que usted bien lo sabe, que el amor y los afectos mueven montañas. Además en este medio contamos con las bendiciones de su Santidad, buen mediador para que las tempestades se aplaquen. Hágame caso y vaya por las lindes de los afectos, música celestial que aplaca y remedia alguna que otra dolencia.
          Un placer la sintonía coforera. Con toda cordialidad.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 3 Respuestas

          2

          3

          • platanito platanito 11/05/18 23:05

            Ainsi soit il

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 2 Respuestas

            0

            3

            • M.T M.T 12/05/18 12:24

              Oh la la! Bonjour, Platanito, si del francés se trata.. Dónde estará nuestro común amigo Tierry? No lo he visto últimamente en Infolibre. Tal vez me haya despistado.
              Saludos de buen sábado.

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 1 Respuestas

              1

              0

              • platanito platanito 12/05/18 18:26

                Estará recogiendo flores de azahar o de lavanda en su vergel de adopción. O releyendo El perfume de Ruskin. Feliz finde.

                Responder

                Denunciar comentario

                0

                0

  • Inocencio XIV Inocencio XIV 11/05/18 09:06

    Merveilleux!!! Con un profesor así en mi adolescencia... quién sabe. Quizá me habría dado por la Física Teórica en lugar de por la (anti)Teología y la experimentación psicotrópica. Por cierto, "infinito" mantiene paralelismos con "Dios" y, no en vano, es una de las cualidades que se le atribuyen. El ser humano es capaz de construir infinitos conceptuales, como los números, la eternidad o un supuesto tamaño del Universo, por ejemplo. Del mismo modo que crea conceptos como Monstruo de Espagueti Volador, Justicia, Dios... o infinito cuyas existencias son meramente abstractas. Pero estos constructos no se pueden trasladar a la realidad física. De hecho, su concomitancia los hace intuitivamente sospechosos de irrealidad a todos ellos. Eso sí, han dado y dan trabajo a brujos de la tribu, sacerdotes y todo tipo de sacamuelas, quienes no tienen inconveniente sino, al contrario, mucho interés en marginar o incluso quemar vivos a matemáticos, lógicos y preguntones. El "infinito" tiene todo el aspecto de existir tan solo en nuestras mentes.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    4

  • M.T M.T 11/05/18 07:58

    Es muy de agradecer al Profesor Santiago Ipiña su explicación- demostración del concepto 'infinito' desde el ámbito científico de la matemática, o no sé si en su concepción de la matemática como arte sería más preciso decir artístico. Este concepto ' infinito', si no he entendido mal, lo traslada a otros ámbitos: la Física, biología y el lenguaje común, en el que ciertamente utilizamos el término "infinito" con las acepciones ya indicadas por el autor y recogidas en Diccionarios.
    Desde la vida del lenguaje y Lenguas es un fenómeno observable la traslación de un término procedente de una rama específica de la ciencia al lenguaje común, general. Es un fenómeno de generalización. Lo observamos también con términos como "ángulo" " operación", si sirven como ejemplos.
    De ahí, * infinitas gracias, Profesor, por este artículo y doble enhorabuena: por el artículo y por el placer de verlo publicado, con lo que implica su presencia en este medio.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    3

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.