x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

El maratón suizo

Antonio Nadal Pería
Publicada el 17/05/2018 a las 06:00
Llegar en el puesto 2.528 en un maratón no parece propio de un buen deportista o aficionado que se encuentre físicamente muy en forma, pero si se tiene en cuenta el dato de que los participantes fueron 4.925, se deduce que llegar en ese puesto medio no es de los peores. Es el ocupado por Iñaki Urdangarín en Ginebra el pasado 6 de mayo después de correr 21,1 kilómetros durante casi dos horas. Es el mismo resultado si se tiene en cuenta la categoría a la que pertenecía de hombres a partir de 50 años, en donde ocupó el número 243 de un total de 460 participantes.

La infanta Cristina, también aficionada a correr, participó el sábado anterior en una carrera de 10 kilómetros, en lo que empleó casi hora y media. No hay duda de que al matrimonio le viene bien entrenarse por si algún día tienen que salir por patas de Ginebra. No parece que Urdangarín dedique mucho tiempo a entrenarse, no fue capaz de conseguir un puesto brillante en la carrera, sin duda la culpa es de las muchas obligaciones que debe atender en su papel de amo de casa y por esa razón tener pocas horas libres. Los retiros dorados a expensas del cónyuge, del padre o del suegro no son a menudo tan dorados como parecen a priori.

Hay retiros, como hay regalos, envenenados. Moverse con el esfuerzo de las piernas no es el mejor método para recorrer largas distancias como la que hay entre Barcelona y Ginebra, 750 kilómetros, mejor en avión o coche. Una de las razones para que el Tribunal Supremo, a la espera de una sentencia definitiva, le concediera a Urdangarín la libertad provisional fue su arraigo en España, cuando su residencia se encuentra en Ginebra, a más de 700 kilómetros de Barcelona, en donde se hallaba su residencia habitual. Es un arraigo sui géneris, muy curioso. Que alguien se arraigue en un lugar significa que se establezca allí de manera permanente, vinculándose a personas y cosas (RAE). Urdangarín está actualmente menos arraigado en España que en Suiza, pues es ante la autoridad judicial de Ginebra en donde debe comparecer el primer día de cada mes. La suya es una libertad provisional a la carta.
_____________

Antonio Nadal Pería es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




1 Comentarios
  • Ambón Ambón 23/05/18 13:24

    ¿Para cuando la decisión del recurso?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión