x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

No es Sánchez, son los mercados

Javier Delgado
Publicada el 16/06/2018 a las 06:00 Actualizada el 15/06/2018 a las 17:38
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Hace unos días, un buen amigo me envió un vídeo sobre la conferencia que Ignacio Martínez Mendizábal, paleontólogo y miembro del equipo de las excavaciones del Proyecto Atapuerca, impartió a alumnos de un instituto de secundaria. En dicho acto, el científico abordó muchas cuestiones interesantes hasta desembocar en una conclusión rotunda y emotiva. De los tres yacimientos que conforman el proyecto, el más importante, al que sólo tienen acceso los investigadores, es la Sima de los huesos. Con dataciones de medio millón de años, alberga la mayor colección de huesos humanos de la prehistoria del mundo. Más que todos los otros yacimientos juntos. Una de las joyas de la corona de este santuario es el cráneo de una niña que tenía unos 12 años en el momento de su muerte. Lo que hace especial este hallazgo es que el cráneo presenta unas malformaciones que evidencian discapacidades intelectuales y motrices severas. Aun así, la niña había sobrevivido hasta los 12 años. La explicación ofrecida por el profesor Martínez Mendizábal es que su tribu cuidó de ella, aunque ella no pudiera ser de utilidad alguna a su tribu. Dicho de otro modo, nuestra especie es la única que se ocupa de sus individuos más vulnerables.

Otro rasgo que el conferenciante destacó como exclusivo de la especie humana es nuestra capacidad para ocuparnos también de nuestros muertos (el accidente del Yak-42 y los miles de españoles que siguen enterrados en las cunetas desde el inicio de la Guerra Civil y cuyos cadáveres no dejan de reclamar sus pesados familiares son las excepciones que confirman la regla). “La sima de los huesos” no es otra cosa que un monumento funerario deliberado, “el primer acto funerario de la historia de la humanidad”, en palabras del paleontólogo, como además atestigua la presencia de un bifaz de color rojo que no se encuentra en la zona, por lo que fue llevado hasta allí desde lejos y arrojado como ofrenda a los muertos. Por si tantas revelaciones no fueran suficientes, Martínez Mendizábal citó al mismísimo Darwin para venir a decir que esta preocupación exclusivamente humana de ayudarse unos a otros y de sacrificarse por el bien común ya la había definido el famoso científico inglés en su libro El origen del hombre, que escribiría al final de su vida, como ejemplo de “selección natural”, en tanto que dicha preocupación nos hizo prevalecer sobre las demás especies. Para mí, que no he leído a Darwin, la revelación me sorprendió. Hasta entonces, todo lo que sabía sobre su concepto de “selección natural” tenía que ver con la supervivencia de los más fuertes. Es el sentido que se popularizó hasta impregnar todas las capas de las sociedades occidentales, desde su aplicación a la industria para justificar las condiciones laborales de los trabajadores, hasta su implantación en la literatura, dando pie a la “novela naturalista”, que comenzara Zola en Francia y a la que se apuntarían desde Pardo Bazán hasta Jack London. Por no haber leído a Darwin, me he perdido el otro sentido, mucho más solidario y ciudadano que el primero.

Ocuparse de los más vulnerables de la sociedad ha sido la tarea fundamental que le hemos adjudicado a los modernos Estados del bienestar. Por lo menos, así han ido funcionando, a distintas velocidades, desde el final de la II Guerra Mundial. Sin embargo, hacia la década de los setenta del siglo pasado, empieza a recobrar fuerza la acepción más popular de la “selección natural”, que se consagraría en los ochenta con las políticas neoliberales impulsadas por Reagan y Thatcher. Desde entonces, hemos asistido al progresivo debilitamiento de los Estados frente al creciente poderío de la economía hasta encontrarnos con que la última ha roto ya todos los amarres que la mantenían supeditada al primero. No sólo se ha “liberado” de los Estados, sino que hasta “vuela” por encima de ellos, fluye dirigida por organismos flotantes que no están sometidos a resoluciones democráticas. La economía encarna el poder, en su sentido de “lo que se puede hacer”, mientras que la política, en su sentido de “lo que se decide que hay que hacer y por qué”, se ha quedado atrás y abajo, enganchada en los cada vez más inútiles Estados del malestar. En palabras de Carlo Bordoni y del recientemente fallecido Zygmunt Bauman, en su libro Estado de crisis, venimos asistiendo “al divorcio del poder y la política”.

Según los intelectuales, la crisis que nos acogota desde el 2008 no es una crisis pasajera, sino que confirma el estado normal que padecen las culturas occidentales, y también, por arrastre, las de los países en desarrollo. Un estado permanente de incertidumbre e insatisfacción, donde el otrora positivo concepto de “flexibilidad”, que en un principio lo aplicaron los sindicatos para favorecer el nivel de vida de los trabajadores, se ha convertido, por arte maligno de la lingüística y los poderes fácticos, en ideal para las grandes empresas y letal para los individuos, que comprueban cómo cada vez resulta más complicado ahorrar o hacer planes, no ya a largo plazo, sino en términos inmediatos. Sólo un compromiso global para devolver la economía a su lugar bajo las medidas regulatorias de los Estados podría revertir la tendencia, pero no parece muy probable que ocurra tal milagro.

Visto el panorama, da igual lo bien que lo puedan llegar a hacer el bueno de Sánchez y su flamante gobierno. Más allá de la coyuntura, de si va a durar unos meses, como pronostican casi todos los medios, o agotará la legislatura, como parece buscar el presidente y los grupos que apoyaron su moción de censura, el margen de maniobra del nuevo Gobierno es estrecho, no sólo por tener que aplicar los presupuestos del enemigo, sino por la mucho más amplia y amenazadora sombra de los mercados, donde reside el auténtico poder, que dictan lo que hay que hacer y cómo a instituciones como la UE, que, a su vez, despliega sus alas de buitre sobre sus encogidos Estados miembros y les regurgita las instrucciones emanadas “de arriba”. Mientras no se revierta la tendencia, deberemos contentarnos con gestos, del todo necesarios, pero gestos al fin, como el de las tomas de posesión sin biblias ni crucifijos, o la mayor presencia, por primera vez en la historia democrática de nuestro país, de mujeres en los máximos órganos de poder (poder, como he venido manteniendo, muy limitado). Deberemos contentarnos con la aplicación de algunas medidas de carácter social o cultural, que, sin duda, son urgentes y necesarias, y que otorgarán cierta confianza o rédito electoral a nuestra depauperada izquierda, lo que no le vendrá nada mal. El golpe de efecto tras ofrecerse España a acoger a los refugiados del Aquarius, apunta en esa dirección, a la par que deja en entredicho a ese buitre de la UE, que se ha ido lavando las manos en una competencia que le es propia. Otro ejemplo de lo que también constatan los autores de Estado de crisis, esto es, cómo se insta a los Estados miembros, incluso a los ayuntamientos, como los que ya se han ofrecido a acoger temporalmente a los refugiados, en definitiva, a los poderes locales, a que se hagan cargo de problemas, como la emigración, que tienen un origen global. Tarea para la que ambas instituciones, obviamente, no están preparadas, o no lo estarán siempre, ni tienen por qué estarlo. ¿A cuántos buques de la desesperación más tenemos capacidad de atender? ¿Cuántas tareas más que no corresponden a los poderes locales podemos asumir?

Deberemos contentarnos con medidas y gestos como los enunciados más arriba y no esperar mucho más, a no ser que la ciudadanía global vuelva a tomar la iniciativa y reclame reparaciones y justicia. Que los Estados dejen de ser títeres. Que recuperemos la lección que tan clara tenían nuestros ancestros para que podamos mirarnos en el espejo y reconocernos humanos.
______________

Javier Delgado es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

10 Comentarios
  • Cesar MV Cesar MV 19/06/18 11:39

    No se puede explicar mejor lo que ocurre en el mundo. Ya lo dijo Rato: Es el mercado, amigo. Y no hay mas

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Tomás Marín Tomás Marín 17/06/18 21:24

    Es posible que no podamos cambiar "el mercado", o que cuando acabemos este demonio aparezca otro todavía peor, pero el mundo esta hecho de pequeñas cosas y todas pueden cambiarse. Sólo hace falta afinar la puntería para elegir los objetivos, ir pasito a pasito y desde luego un poco más de optimismo.
    Buen artículo, pero no me gusta el final.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Juanjo Seoane Juanjo Seoane 17/06/18 13:58

    Egoísmo y futilidad son los grandes defectos que explotan quienes están detrás del "falso mercado".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • _pau_ _pau_ 17/06/18 10:32

    Muy buen artículo. Por supuesto, no puedo más que estar en profundo desacuerdo con sus conclusiones, pero le reconozco el buen hacer en la exposición del problema. Los gestos sirven para ilusionar, lo que es positivo desde la perspectiva de la esperanza, necesaria para no rendirse, pero también sirven para "ilusionar", a saber, para crear una ilusión, la ilusión de que algo ha cambiado, de que algo hemos conseguido, a lo que normalmente sigue una desmovilización del pueblo, la autocomplaciencia, la conciencia acrítica, caldo de cultivo necesario para ser de nuevo "comprados" por el consumismo, volver a los brazos de los mercados, recuperar la sonrisa por adquirir la nueva revolución tecnológica o ganar un mundial, y dejar de mirar al Mediterráneo, a los desahuciados y a los explotados. Obras son amores, que no buenas razones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Ambón Ambón 16/06/18 18:18

    Excelente reflexión, pero prefiero ser, necesito ser optimista cuando pienso en mis nietas.

    Para ponerle el cascabel al gato, lo que hace falta son muchos ratones convencidos de la necesidad de defenderser del gato, y somos mas cada vez que hablamos con nuestros amigos, nuestros familiares o nuestros compañeros de trabajo sobre la crueldad del gato.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Isabelle0651 Isabelle0651 16/06/18 12:36

    Un artículo de opinión excelente, señor Delgado. Interesante la información que aporta sobre los descubrimientos de nuestros ancestros prehistóricos y su solidaridad entre la tribu. Hay una frase que contiene una palabra que por 'olvido' no ha entrecomillado, suponiendo que su sentido fuera el que, posiblemente, llegara a la comprensión del lector .... cuyos cadáveres no dejan de reclamar sus "pesados" familiares... Con en el resto del artículo solo difiero en una cosa, que SE PUEDEN cambiar las cosas, independientemente del tiempo que se emplee en ello, del partido que toque poder y de el efecto dominó de situaciones y colectivos CIUDADANOS EUROPEOS que hace tiempo se movilizan incansables, sin que los medios de comunicación les den la difusión que merecen. No lo descartamos, nuestro destino no estará en manos de los González, Aznares, Sánchez, Riveras y Macrones. Fuera de ellos hay VIDA sin tanta publicidad porque no interesa, pero IMPARABLES, Movimientos Antiglobalización, DIEM25 Movimiento político Paneuropeo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    6

    • Javier Delgado Javier Delgado 16/06/18 20:39

      Efectivamente, Isabelle. La falta del entrecomillado para el adjetivo "pesados" aplicado a los familiares que buscan a sus parientes víctimas del Franquismo, fue un descuido mío. Es evidente, puesto que, de otro modo, no tendría mucho sentido, pero quería aclararlo. Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      3

      • Isabelle0651 Isabelle0651 18/06/18 14:09

        Gracias, Javier.  

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

  • Jorge Ulanovsky Getzel Jorge Ulanovsky Getzel 16/06/18 11:04

    Por fin alguien capaz de elevar la puntería por sobre el estrecho orden fáctico de los retratos coyunturales, y superficiales, de la galería política. No me resulta convicente la tesis de considerar a nuestra especie como la única que se ocupa de sus indviduos más vulnerables. Reconociéndonos animales, no resulta ser de elogiar nuestro trato con respecto a todas las demás especies. Y con respecto a nosotros mismos, ni el Estado de Bienestar, pudo llegar a demostrar una suficiente contemplación y ayuda esperada, para todas nuestras minusvalías. Como apropiada ilustración para su interesante texto resulta oportuno leer el artículo que hoy mismo se publica en este medio sobre la Bayer y Monsanto. Cuánto le cuesta a nuestra especie sensibilizarse ante el el sufrimiento de Théo, ante la peregrina batalla judicial de su familia, y frente a todos los crímenes cometidos por la industria química. LLama la atención, que a ese artículo traducido por Mariola Moreno proveniente de Mediapart, de momento no se le añade ningún comentario. Lo bueno que Ud me transmite, es que fuera de toda euforia superficial y optimismo circunstancial, está bien saludar gestos y medidas, pero sin ignorar que los Estados en la actualdad permanecen sometidos a las reglas dominantes del mercado. Cordiales saludos y enhorabuena.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • platanito platanito 16/06/18 07:53

    ¿Y cómo se le pone el cascabel al gato? ¿Quién sería capaz de implantar la tasa Tobin que frenarse el alocado baile de los capitales?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.