x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Mala gente que camina… y va pudriendo la tierra

Antonio García Gómez
Publicada el 02/07/2018 a las 06:00 Actualizada el 30/06/2018 a las 23:44
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El autor de estas líneas, el hombre bueno, el poeta insigne y cercano, el maestro eterno y escéptico, el poeta, el hombre, el maestro, valiente… atravesando a pie la frontera, “casi desnudo, como los hijos de la mar”, huyendo del horror y el odio desatados en su país, camino del destierro, “sin equipaje”, Antonio Machado, para acabar muriendo en un pueblecito del sur francés, a orillas del Mediterráneo, solo y acompañado de su madre, de su hermano, de sus amigos más íntimos, el poeta, el hombre, el maestro. “En estos días azules y este sol de la infancia”, tal vez ¿su última imagen?, justo cuando las hieles del invierno más crudo sobrevolaban las tierras y las gentes de España… en 1939.

Y sabía Antonio Machado de qué había hablado porque “había andado muchos caminos”, sobre la mar que es la nada. El coronel de artillería Vallejo Nájera, también psiquiatra, vencedor juntos a los golpistas que trajeron la “victoria” de la venganza y la revancha, dictaminó que “el socialismo era una enfermedad mental” y que la mejor manera de luchar contra “ese mal” sería “separando a sus hijos de sus madres”, por socialistas, republicanas, rojas, “malas madres”. Y así se formalizó, desde las propias cárceles de mujeres, el crimen, el robo de bebés, para entregárselos a “pías familias cristianas y franquistas”, impunemente, miles y miles.

Y ese horror, ese crimen continuó hasta convertirse en un pingüe negocio, hasta las últimas décadas del siglo XX en las que se calcula que se robaron más de 30.000 bebés, naturalmente a madres pobres, ignorantes, solteras, ingenuas, caídas en garras, por ejemplo, de una tal “sor María”, ya fallecida, y un tal doctor Vela, anciano a la sazón pero vivo y coleando como para ser capaz de ser juzgado, porque una mujer valiente, una de aquellas bebés, Inés Madrigal, ayudada por su “madre adoptiva” no ha cedido, “no quiere dinero” [...] “por dinero lo hicieron ellos”, porque solo quiere la restauración de la verdad y la condena del crimen.

Hechos deleznables y paradigmáticos de una época atroz, en el que una clase, heredera de la victoria, se creyó con bula para sus manejos y fechorías.

Recuerdo que cuando yo hacía la mili, en Madrid, en el Colegio de Huérfanos de la Armada, calle Arturo Soria, la esposa del comandante llenaba su despensa particular a costa de los fondos públicos destinados a la alimentación de la “marinería”. Y la tipa, muy soberbia, muy altanera, pesaba cada huevo que se le llevaba para desechar el que no superara los 65 gramos de peso.

Todo muy poco ejemplar, todo muy miserable, todo muy… cotidiano, ¿todo muy del pasado?, ¡me cuesta creerlo aún!

Y, para terminar y porque es necesario, cabrán estas líneas, propias, de respeto, afecto y fe en las palabras de “la mujer, víctima de los bárbaros, componentes de La Manada”, en su carta de agradecimiento y supervivencia, de vida plena y humana, de quien sigue “con todas nosotras y nosotros”, porque hemos de creernos, porque te creemos, porque sabemos que tus lágrimas y desconsuelo ya son fecundos de nuestra rabia y nuestra capacidad impelida a saber decir ¡no!, y ¡hasta aquí!, porque nadie ha de deciros, ha decirnos que “no es para poneros así, ni para ponernos así”.

Porque estamos hartas y hartos de todos los cuentos que nos han contado.

Porque “yo sí te creo, hermana, mujer”.
________

Antonio García Gómez es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

5 Comentarios
  • Ambón Ambón 13/07/18 10:03

    Gracias por el artículo, recordar a Don Antonio siempre es emocionante, pero contraponer al hombre bueno con la mala gente lo hace todavía mas grande.

    Me has emocionado, muchas gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Pinolere Pinolere 07/07/18 13:01

    Ya es hora de contar la verdad y no lo que nos han contado hasta hace muy poco. Hasta que no se reconozca todo lo que hicieron los fachas , no se cerrarán las heridas que nadie quiere reabrir. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 02/07/18 21:05

    El pasado vive en nosotros y es verdad que España tuvo la característica horrible de tener muchas familias divididas en bandos contrarios pero no me parece muy positivo complacerse en la evocación de nuestras desgracias. Desgracias que se tradujeron en perdidas humanas mucho menos cuantiosas que, por ejemplo, las de Francia en la primera guerra mundial, las de Timor oriental, de China, de Cambodia, de Yemen, de Sudan y de tantos otros sitios. Creo que la mala gente está bastante diseminada, mejor repartida que las riquezas. No sé, me parece que algunos en el Estado español están muy centrados en sus propias desgracias pasadas, extremadamente centrados en sî mismos en realidad.
    La película El viento que agita la cebada de Ken Loach consiguió muy pocos espectadores en el Reino Unido. Es lo contrario del Estado español, tampoco me parece positivo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AMP AMP 02/07/18 10:17

    Efectivamente, Antonio, mucha y mala gente. Demasiada.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • platanito platanito 02/07/18 08:13

    Don Antonio y V.Nájera, ¡Qué contraste! El "regenerador de la raza", promotor intelectual del robo de niños. ¡Nos ha helado el corazón!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.