x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Las rebajas

Antonio García Gómez
Publicada el 07/07/2018 a las 06:00 Actualizada el 06/07/2018 a las 20:18
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El consumismo enlatado, el consumismo al alcance de todos los bolsillos, por menos que nada aunque siempre habrá “algo” que abonar, por muy “oportuno” que nos parezca “la oportunidad” que no deberíamos perdernos, la oportunidad de nuestras vidas, aunque el armario rebase su capacidad, y es que si no la aprovechamos... ¿nos arrepentiríamos de por vida?

Recuerdo a unos amigos que paseando por la calle Larios de Málaga se interesaron por un cartucho de almendras fritas y saladitas, tan ricas, tan tentadoras, tan apetitosas, a tres euros el canutillo, a no ser que prefiriésemos dos por cinco euros, una ganga, aunque mis amigos solo querían una racioncita de almendritas, por tres euros, aunque la “oportunidad” estuviera en adquirir dos por cinco.

Pero mis amigos, canadienses a la sazón, parece que “no entendieron” la oportunidad perdida … aunque se llevaron exactamente lo que querían. Pero el mundo de los grandes negocios sabe cómo presentar las oportunidades de compra, de consumismo compulsivo, imparable, de pingües beneficios para los creadores de “las necesidades inútiles”, por la mitad de la mitad de lo que valga, aunque nadie sepa muy bien su valor, tal vez porque solo interesará el precio.

Cuando tras la “temporada” lleguen las rebajas, las oportunidades, los saldos que acaben por exprimir los bolsillos de los consumidores más precarios, porque ya solo se ofrece la morralla, desde el mismo punto en que la necesidad se haga imperiosa, irrenunciable, urgente, por casi ná, porque la oportunidad se convierte en una pasión tan inducida como asumida e irrefrenable.

Y ahora estamos en las rebajas de temporada, de la que sea, de las de verano por ejemplo, de la del gran híper o la del mercadillo de voz en grito, por buscar el chollo, para ir rellenando las emociones necesarias para ¿sentirnos vivos?, por un tanto por ciento menos, porque la oportunidad es irresistible. De modo que ya no deberemos preguntarnos si necesitamos o no ese producto que adquirimos por la mitad de su precio, sino dando un pasito... ¿cómo vamos a dejar pasar esa oportunidad de adquirir algo que ni siquiera necesitamos, claro que por ese precio tan irrisorio?

Y así con millones y millones de probos consumidores que siempre encontrarán la razón vital que les decida a volver a comprar y a comprar. Incluso mediante el “crédito exprés” que ya devolveremos con sangre, sudor y sangre… ¡Por ilusos, por gilis, por crédulos!, aunque en realidad lo que queríamos era nada más que un canutillo de almendras salás.

Cuando llegamos a casa felices de haber pagado unos pocos eurillos por una bagatela que no nos sirve ni nos interesa, cuando en realidad el chollo hubiera estado en que nos hubieran pagado por quedarnos con tal porquería.
___________

Antonio García Gómez es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




Hazte socio de infolibre

2 Comentarios
  • @tierry_precioso @tierry_precioso 07/07/18 18:38

    Tienes mucha razón Andrés. Destacaría que hay que intentar quedar a salvo de las malas comparaciones. También debo decir que a veces sucumbí a lo que critico.
    Hace veinte años trabajaba en una cocina central para las escuelas y demâs del municipio y me entere que unos colegas de trabajo llevaban a sus hijos al esquí, es muy caro dije, no te creas, deberías hacerlo contestó uno de ellos. Total que lleve familia con dos hijos al esquí pero sin entrar en detalles vi que de continuar iba a estrellarme. Lo que pasa claro, es que comparar es una manera mas natural de conocimiento y: ¿como no iba a proporcionar yo a mis hijos lo que colegas proporcionaban a los suyos? Pues no, la sensatez es elegir bien en tu caso que no tiene porque ser el mismo que el de tu colega.
    Tengo un cliente que trabaja en el mantenimiento de una escuela católica concertada, está separado, ve a su hijo los miércoles y sábados me parece. Hace seis meses aproximados me dijo que quería comprar un coche de segunda mano para pasear a su hijo Entonces pensé en la gasolina, el seguro de cada año, los gastos de reparación y me asusté viéndolo meterse en un berenjenal y le dije eso: que se arriesgaba a estrellarse y que en el pueblo a tres kilómetros de su casa había un multicine de puta madre, que para ir hasta allí era muy bonito entre la campiña y cite unas pelis, una era Stars War que se estaban dando allí. Me parece que finalmente pensó que era demasiado arriesgado comprar un coche. Desde entonces lo vi tres veces algún miércoles andando con su hijo y les envié un saludo de bocinazo desde mi autobús. Se les ve supercontentos juntos.
    Tienes mucha razón de que no hay que sucumbir al consumismo pero a veces es muy difícil no volverse "loco" con todas las agresiones "para ayudarnos" que recibimos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 07/07/18 18:43

      Es que en mi linea no hay servicio ni sábado ni domingo. Una bendición!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.