x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Coquetear

Jesús Moncho Pascual
Publicada el 09/07/2018 a las 06:00 Actualizada el 08/07/2018 a las 15:31
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Coquetear. No es de extrañar que los primeros en inventar (usar) la palabra fueran los franceses. Es que su historia repleta de gallardía y aire liberal al tiempo que una lengua susurrante y sensual, les catapulta al podio de los pueblos más románticos del mundo. Así, al ver deambular los gallos en el gallinero con su altanero coq-coq les llevó de inmediato a intentar emular sus prácticas y a trasplantar la onomatopeya sonora al lenguaje cotidiano: coqueter/coquetear. Y lo que era un simple rugido animal ahora se trasforma en todo un arte: "Ma bouche te sera un enfer de doucer", nos decía el rapsoda Apollinaire, “mi boca será para ti un infierno de dulzura”. Coquetear. Sí. Con encanto, con maestría. Así piensan, pensamos, la mayoría, y tendemos a creer que siempre hay alguien entendido en el asunto, el galán; o que hay unos colectivos más duchos que otros, o sea, los franceses. De inmediato también, ¡cómo no!, se les acuña el sello contrario, se les acusa de “despedirse a la francesa”, como colmo de la nula cortesía y urbanidad.

Pobres gallos. No sabían, ni saben, de qué son ejemplo. Incluso se les ha tomado como paradigma de la actitud vigilante y combativa, “ser o hacerse el gallo”, cosa que también arrastran los franceses a sus espaldas, con o sin razón. Viene a confirmar esta tesis el hecho de que en algún escudo francés aparezca la figura del gallo. Y es que la humildad siempre se valora más. Como la de su homóloga oponente, la gallina, símbolo del amor paciente, constante, protector, por lo de la gallina clueca que incuba afanosa y diligentemente sus huevos en su nido.

Bueno, coquetear parece ser hábito extendido del verano. Tiempo en que los unos/as y los otros/as se desprenden un tanto de convencionalismos, de ropas, de corsés… para aligerar, es decir, para hacer más llevadero el tiempo, ya hemos dicho, de calores, de prisas, de nuevos hábitos, incluido el de atreverse, quizá, a mascullar lo de Ma bouche te sera un enfer de douceur, porque todos/as intentamos, aunque no seamos franceses, aquello de caer bien al de al lado.
_______

Jesús Moncho es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




Hazte socio de infolibre

7 Comentarios
  • Orlinda Orlinda 09/07/18 10:50

    Chulo, presumido, el dueño del corral... pero por muy gallo que se ponga el gallo los huevos siempre serán de las gallinas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    3

    • JJJ JJJ 09/07/18 18:26

      Si hablamos de huevos, elevamos el tono y el calor del debate. Si hablamos de gallos y gallinas, la tradición popular siempre reserva para cada protagonista una cara positiva y otra negativa a la vez .

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      5

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 09/07/18 08:55

    Texto muy placentero!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • platanito platanito 09/07/18 08:09

    Supongo que de la misma raíz viene "cocotte" que sirve tanto para nombrar a una cacerola donde se calientan los alimentos como para nombrar a las casquivanas, que también va de calores. Y de final la olla express que disfruta del sugerente compuesto cocotte-minute.
    Invitar a un delicioso coq au vin también puede facilitar el caer bien al de al lado.
    De eso de agradar (como la Agrado de Almodóvar) iba mi comentario de ayer al tocar del poeta.
    Gracias Sr Moncho por este artículo tan refrescante. ¡Osemos! ¡Atrevámosnos!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    7

    • M.T M.T 09/07/18 15:04

      Sí Platanito: la riqueza y flexibilidad del lenguaje es increíble y el juego con las palabras me maravilla. En esta flexibilidad y juego las posibilidades combinatorias y de significado me llaman la atención en las metáforas.¡ Qué decir de * ser un gallito, un gallito de pelea, un gallina o todas las combinaciones posibles con gallo y gallina. Las cualidades de estos seres vivos, entre otros, aplicadas a virtudes o defectos humanos dan para mucho.
      Cordiales saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      4

      • platanito platanito 09/07/18 18:35

        Sin olvidar "ser un burro o un cerdo" o "estar hecho un mulo un toro o un galgo" . Yo tuve la suerte de convivir con todos ellos. Y olvidaba "estar como una cabra o ser un cabrito". Y aunque me apetecería decirte " ma bouche te será..." por aquello de caerte bien, solo te diré: Profe mía, cordiales saludos.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

    • JJJ JJJ 09/07/18 08:49

      Ahora se añade el tema culinario, en el que los franceses también están por en medio. Será que ellos se despiertan y lenatan de la cama un poco antes que los demás?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.