x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Neocapitalismo con tiritas

Ángel Lozano Heras
Publicada el 20/07/2018 a las 06:00 Actualizada el 19/07/2018 a las 20:46
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Parece que la mayoría de los defensores del neocapitalismo, del liberalismo económico más duro de todos los tiempos, quieren curarse en salud y refundarse sobre sí mismos. Emplean para ello a economistas, políticos y analistas, todos ellos jóvenes. Estos pretenden convencernos de que el capitalismo fue uno de los mejores sistemas sociales y económicos de la Historia y hay que retornar a él. Eso sí, algo desinfectado de heridas; ahora al neocapitalismo le ponen tiritas. Pero capitalismo es, puro y duro.

En su libro Suecia y el resurgir del Estado del bienestar capitalista, afirma el joven economista sueco Andreas Bergh que “es fácil para los políticos culpar de sus fracasos al capitalismo”. Y nos sorprende porque los únicos que hacen eso de criticar y culpar al capitalismo, no son precisamente los neoliberales ni los socialdemócratas, que estarían encantados que este sistema siguiera dominando las finanzas, el libre mercado de la economía y la agenda social.

Se le critica –con razón– al capitalismo y a Bergh, que ha llevado al enriquecimiento de unos pocos sobre muchos, y que ha potenciado la corrupción, la desigualdad y la pobreza extrema. Sin embargo dice Bergh que si hay fallos en este teoría es que algunos países (más bien bastantes) no cumplen con la ley. Y es que también interfieren demasiado en la economía. Por eso han creado un lobby muy propio del neocapitalismo para llevar el ascua a sus sardinas y dejarnos a los demás fuera de juego, o más bien, de su juego de Monopoly. Andreas Bergh, joven e inexperto en la práctica política, solo analiza datos, en artículos y libros, pero no observa la vida laboral, la economía real casera, las reivindicaciones de los ciudadanos, y las consecuencias de ese voraz afán pecuniario del capitalismo salvaje.

Si el neocapitalismo no hubiera sido defendido –extendido y aupado– por los grandes bancos, poderes financieros y fácticos, otro gallo cantaría y habría fracasado antes.

El economista Andreas nos quiere convencer de las bondades del tótum revolútum del Estado del bienestar, el libre mercado y la democracia, al ritmo del capital,  curado con tres o cuatro tiritas. Y ¡ale, a jugar…, a ricos y pobres!

Es decir, para él y para otros autores de su cuerda, más globalización es más crecimiento económico, y más crecimiento económico es también mayor crecimiento de los ingresos de los ciudadanos más pobres de la sociedad. ¿Acaso, los economistas  afines a Andreas Bergh, han encontrado una fuerte correlación negativa entre pobreza extrema e intensidad de apertura a la globalización de un país? O sea, creen que  ¿a más globalización, menos pobreza extrema; y a menos globalización, más pobreza extrema?

No es verdad esto en España, y los datos anuales, de Hacienda y del INE, lo demuestran. El caso es que, con razones científicas y económicas, alguien que no tiene dinero ni recursos ni nada que llevarse a la boca, no puede generar riqueza en un país.

Estos poderes cacarean que a más libertad comercial —más capitalismo— significa más crecimiento económico, pero, claro, solo se benefician unos pocos privilegiados.

Todo un juego de palabras y un bluff. La recuperación, el falso crecimiento económico en los últimos tres años, en España al menos, solo ha llegado muy parcialmente a algunas familias, en general, pero nada o casi nada a las clases trabajadoras, medias y más bajas.

El acuerdo reciente entre la patronal y CCOO y UGT no sólo no supone obligatoriedad para las empresas (tanto el cacareado salario mínimo de 1.000 euros en convenio como los incrementos salariales no son más que “sugerencias”). Pero  lo que no dicen los sindicatos subyugados, firmantes, es que ese refrendo acarrea algunas concesiones más, como facilitar el “despido individual” de los trabajadores o que vaya a cargo de la reducción del salario del trabajador cualquier situación de “crisis” de la empresa.

El lobby del poder financiero español tiene diseñado el próximo paso: un nuevo y demacrado proceso de “diálogo social”. El nuevo estatuto del trabajador se creará bajo una normativa de rango superior, emanada del neoliberalismo actual sobre derechos laborales. Luego meterán mano a los contenidos del Pacto de Toledo, para seguir potenciando las pensiones privadas a costa de continuar reduciendo las prestaciones públicas. Todo bien estudiado y medido, con el asentimiento empresarial, de CCOO y UGT, y de los partidos conservadores, de centroderecha y socialdemócratas.

Como muy bien dice la catedrática de Economía Aplicada, Miren Etxezarreta: “El sistema financiero global está detrás de la crisis de las pensiones". Y parece que nos quiere llevar a suscribir cuanto antes –por el miedo a quedarnos sin nada– el plan privado de pensiones europeo. Defienden que el capital siga haciendo negocios con el derecho vital del ciudadano.

Sin embargo estas pensiones se deben financiar a través de varios impuestos como el resto de los gastos colectivos del Estado, además de las cotizaciones de la Seguridad Social. Y continúa la catedrática Etxezarreta: “¿Acaso alguien se plantea el rendimiento económico de la Justicia, de la Casa Real, del gasto militar” (¿o de la educación, la sanidad y las pensiones?).

A todos estos lobos, o tiburones, financieros, solo les interesa la ley del mercado. Para estos nuevos economistas del neocapitalismo solo existe una globalización, la del capital, pero ni los derechos laborales sociales, ambientales se han globalizado. Las merluzas de Namibia (en las pesquerías de Pescanova) vienen en buenos barcos mercantes. Sin embargo, las personas de ese país lo hacen en pateras expulsadas de su tierra por los efectos de esta inhumana e irracional globalización.

Los aumentos de renta de las clases adineradas no revierten en la economía cercana, real. Son usados para gastos suntuarios o para ser colocados en inversiones especulativas financieras o son directamente sacados del país con destino a algún paraíso fiscal. Su dogmatismo no tiene fisuras, pero sí mucha jeta, pues son fieles servidores del Ibex35 y de la socialdemocracia financiera.

Y para que se enteren de una vez algunos jóvenes economistas neoliberales buenistas: aseveramos rotundamente que la democracia y Estado del bienestar no cuadran con el capitalismo, sea éste: paternalista o salvaje.
_____________

Ángel Lozano Heras es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

3 Comentarios
  • kelykely kelykely 20/07/18 07:36

    Sí, es verdad que aquí tenemos muchos afines a  Andreas Bergh y a sus ideas neoliberales,. Pero donde tienen fuerza esa ideas en entre los poderes financieros. Y aquí los hay pero menos que en Europa. En España ya esta diseñada la próxima década de la vida económica desgraciadamente para las clases trabajadoras. Seguirían los recortes y la precariedad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • platanito platanito 20/07/18 07:20

    Tampoco se trata de hacer publicidad del panfleto del sueco Andrés Montes. Que aquí tenemos una caterva por Intereconomía y aledaños. Esos Lacalles y Garicanos, paniaguados del BBVA a los que Luis Torres y Vicenç Navarro han desenmascarado. Y esos cien expertos que nos querían despellejar el pacto de Toledo y colarnos los planes de pensiones privados.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    2

    • kelykely kelykely 20/07/18 08:33

      Hombre platanito, jóvenes, jóvenes, los Lacalle, Garicano, Bernardos, L.Torres y V. Navarro, pues la verdad, poco jóvenes son.
      El autor habla de que la refundación del neocapitalismo económico se basa en jóvenes economistas tales y afines al sueco Andreas Bergh…Y el BBV, comparado con la gran banca europea, pues tampoco es modelo de nada.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.