x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

En la muerte de Josep Fontana

Publicada el 31/08/2018 a las 06:00 Actualizada el 30/08/2018 a las 20:16
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Mi carrera académica no hubiera sido la misma sin Josep Fontana. Me dirigió la tesis, encauzó mis investigaciones sobre el anarquismo y me acogió en el Departamento de Historia Económica de Valencia como catedrático de la materia cuando el entonces catedrático de Historia Contemporánea, José Manuel Cuenca, no se sentía bien con mi presencia.  

Fontana trasmitía una capacidad de liderazgo como docente de Historia a sus alumnos de la Facultad y a muchos profesores de enseñanza secundaria. Tenía la habilidad de un actor cuando explicaba cualquier tema de Historia Contemporánea, española o mundial. Modulaba su voz al son de lo que le interesaba destacar y sus explicaciones eran redondas: todo estaba claro. De hecho, demasiado claro porque no daba resquicio a otras versiones. Sus análisis, por ejemplo, sobre el paso del Antiguo Régimen a la Edad Contemporánea solían cautivar a un público que admiraba su capacidad de exposición sobre temas historiográficos. Desde su expulsión como profesor interino de la Universidad de Barcelona por motivos políticos, en 1966, dirigió las voces de Historia de la mítica Enciclopedia Larousse y sabía como resumir y comunicar un tema.

Fue pionero en el conocimiento de la historiografía francesa y anglosajona desconocida entonces en España. Fontana había trabajado en la Universidad de Liverpool. Allí entró en contacto con la obra de los historiadores marxistas ingleses –Hobsbawm, E.P. Thompson, M. Dobb, R. Hilton...– que dieron una interpretación alejada de la historiografía esquemática soviética. Muchas de las publicaciones de historiadores europeos se tradujeron por su iniciativa en la editorial Crítica, con el apoyo del editor Gonzalo Pontón.  Eso y su relación con Pierre Vilar y la escuela de Annales hicieron que difundiera una forma de entender la Historia distante de una parte de los profesores de las Universidades españolas durante el franquismo.

En Valencia coincidió con Ernest Lluch, otro de los discípulos de Vicens Vives junto con Josep Termes, que formarían parte del Consejo de la Revista de investigación histórica Recerques. Les unía el catalanismo, el antifranquismo y la pasión por el Barça. La quiebra de la monarquía absoluta fue una de sus obras de referencia donde analizó la crisis del feudalismo durante el reinado de Fernando VII y cuestionó las interpretaciones de ciertos historiadores que consideraban que aquel rey fue virando hacia un régimen liberal moderado, lo que de alguna manera asimilaban a la evolución del franquismo de los años 60.

Sus concepciones historiográficas le llevaron a entender las revoluciones como una manera de superar las contradicciones políticas y sociales en que las sociedades se desenvuelven, y así concebía la Revolución Francesa o la Rusa de 1917 como inevitables y necesarias. Uno de sus ultimos libros, Por el bien del Imperio, es una crítica de la política de EEUU desde 1945 contra los llamados países socialistas y aquellos que ponen en cuestión el capitalismo norteamericano.

Precisamente su manera de explicar las cosas con rotundidad y buena expresividad le alejaban de considerar posiciones críticas. La historia para él era un combate contra todo lo que retrasara el triunfo del socialismo, y en ese sentido obviaba cualquier interpretación que matizara o criticara sus teorías. Su marxismo le llevó al compromiso político, militó en el PSUC, el Partido Comunista de Cataluña, y en el proceso de su escisión defendió las posiciones más radicales. Pero en las ultimas décadas viró hacía el nacionalismo catalanista y el independentismo, utilizando la Historia de Cataluña como una justificación de la consolidación de su identidad nacional (La formació d´una identidat), no en balde recibió clases del historiador catalanista Ferran Soldevila.

Tenía una de las bibliotecas más amplias de libros de historia, y la mayoría los cedió a la Universitat Pompeu Fabra donde fue profesor y fundó el Instituto de Historia Jaume Vicens Vives. Su padre regentó una librería de segunda mano en Barcelona y él se encargaba de redactar los contenidos del catálogo, lo que le proporcionó una erudición proverbial.
__________

Javier Paniagua es socio de
infoLibre
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




Hazte socio de infolibre

3 Comentarios
  • MASEGOSO MASEGOSO 02/09/18 08:47

    Agradezco su homenaje a una persona que, tan singularmente, percibió la Historia.
    Aprender de su conocimiento y actitud es una suerte para quienes, como Ud., recibieron de su sabiduría y saber estar conocimiento.

    He tenido la suerte de poder leer alguno de sus libros y, Ud. menciona un titulo que desvela la verdad de una posición histórica asada en el bandolerismo. "Por el Bien del Imperio" ha cambiado el modo de ver ese país como referente para dilucidar cual es su vrdadero leit motiv.

    Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • M.T M.T 02/09/18 05:55

    Es muy loable y digno de agradecer el reconocimiento que muestra hacia su profesor en este artículo. Lo aplaudo.
    Un cordial saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Jorge Ulanovsky Getzel Jorge Ulanovsky Getzel 01/09/18 09:52

    Parece que aquí nadie se ha atrevido a romper el silencio. Lo haré yo en primer lugar para saludar el homenaje merecido que usted dedica a su estimado profesor. Queda sí latente el interrogante de cómo puede producirse ese viraje de ser comunista para acabar siendo nacionalista. Hay tantos ejemplos al respecto que es un tema que sobre el que deberíamos profundizar, madurar, y procurar reflexionar desapasionadamente. Me limito a volcar una afirmación. Reivindico la lucha por la independencia como condición permanente y necesaria de nuestra vida cotidiana y pasaje existencial. Por sobre toda afiliación patriotera, nacionalista, partidista, sectaria e ideológica. Gracias por su artículo y cordiales saludos. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.