x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Una gangrena preocupante

Mario Diego
Publicada el 17/10/2018 a las 06:00 Actualizada el 16/10/2018 a las 20:21
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El mitin de Vox  en Vistalegre, organización de extrema derecha aunque ella misma no se defina así, ha hecho derramar mucha tinta y usar mucha saliva. ¿Demasiado de las dos cosas? ¿Publicidad desmedida o realidad preocupante? ¿Coartada para blanquear el discurso cada vez más radical del PP y de Ciudadanos? ¿Espejismo para conducirnos hacia el “todo aceptable, excepto Vox”?

Pienso que debe de haber un poco de todo. Lo que en ningún caso, sin por eso ser alarmista, utilizaría como argumento es el que algunos, aquí y allá, han utilizado: Vox es un cero a la izquierda puesto que electoralmente no representa nada. En 1974, Le Pen padre, líder del Frente Nacional (FN), obtenía 190.121 votos, que representaban el 0,74% de los votos válidos, extremadamente lejos de los 6.421.426 de votos obtenidos por su hija en las últimas elecciones presidenciales del año pasado.

La actualidad reciente en Alemania, en Suecia, en Italia, en Austria, en algunos de los países antiguamente denominados países del Este, ha demostrado que la extrema derecha está irrumpiendo de nuevo y con un cierto éxito en el paisaje político europeo. Dicho esto, el peso político de la extrema derecha no es algo nuevo en nuestro continente, este peso siempre ha estado presente y además con las mismas características: nutrido y apoyado por el organizado integrismo católico, por los nostálgicos del colonialismo, por los defensores o restauradores de la monarquía allí en donde dejó de existir y generalmente por la derecha xenófoba y nacionalista.

La audiencia y éxitos obtenidos por esta corriente demuestran que la UE, condecorada el año pasado con el Premio Princesa de Asturias de la Concordia, está gangrenada por la creciente influencia nauseabunda y reaccionaria de dicha corriente. En esta Europa que ve a sus dirigentes enorgullecerse de su “modelo social”, la población, ha sido y es sometida a repetitivos planes de austeridad conduciéndola a una profunda regresión social.

Si es cierto que los prejuicios nacionalistas, xenófobos y racistas florecieron en el fértil suelo del paro, de la pobreza y de la miseria, también es cierto que los demagogos políticos de la extrema derecha se han beneficiado del descrédito de los partidos tradicionales de izquierda que han desfilado estos últimos años al mando de los diferentes gobiernos para imponernos, como los de la derecha, sus planes de austeridad.

Por ahora no podemos decir que Vox pueda, como el FN francés, aunar a los diferentes grupúsculos violentos de extrema derecha existentes, tampoco podemos decir que su influencia seguirá un camino similar al del FN, pero lo que sí ha conseguido, o si no la formación quizás el barullo que se montó a propósito de su mitin en Vistalegre, es obligar al PP y Ciudadanos a radicalizar aún más sus discursos extremaderechistas para no perder preponderancia en el espacio ocupado hasta ahora.

Si bien es Pablo Casado quien legitima a Vox cuando afirma congeniar con algunos dirigentes de este partido y que comparte con él muchas ideas, no cabe duda de que la ausencia de un partido que ofrezca serias, reales y exitosas perspectivas de cambio para el conjunto de las clases populares de nuestro país, contribuye también a legitimarlo de cara a una parte de la población, aunque esta sea, por ahora, minoritaria.

Me sorprende cuando leo algunos artículos en los que los autores abogan por una unión de la izquierda, ya no solo para poder gobernar y mejorar la suerte de los más desfavorecidos, pero también como respuesta para hacer frente a la influencia de la extrema derecha. No puede ser una perspectiva seria mientras los medios de producción sigan en manos de los poderosos.

Quizás Francia no sea España. No obstante, salvando las diferencias, ya sean éstas a favor o en contra de un país u otro, en el primero la unión de la izquierda ha sido una realidad victoriosa, incluso hasta ha habido gobiernos con ministros comunistas. ¿Ha impedido este hecho la progresión de la extrema derecha? En cuanto a los más desfavorecidos mejor callarse y no hablar de las trabajadoras y los trabajadores “privilegiados” qué incrementaron el ejército de los más desfavorecidos una vez terminadas las dos legislaturas de Mitterrand.
 


Mario Diego es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

7 Comentarios
  • platanito platanito 20/10/18 13:59

    Para mí el fallo ha sido esa 3ª vía de los schroeders, blairs y González que en Francia también tuvieron después de Miterrand. Yo creo que Mélenchon encarna hoy, junto con Corbin y nuestro UP la izquierda europea,que junto con la de Sánchez, si escucha a sus votantes socialistas que le resucitaron, podrán hacer frente en Europa a ese fascismo galopante. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Mario José Mario José 20/10/18 11:06

    Buenos días, quisiera darles las gracias por leerme y por vuestros comentarios. Ambón no comparto la esperanza que usted manifiesta sobre la unidad de la izquierda, como tampoco sus objetivos queriendo que ésta debe ocupar el centro. Pienso que plantea bien el problema, ¿reforma o revolución? Usted aboga por la primera, idea respetable, pero no es la mía. Comparto al 100% por 100& el último párrafo del comentario de Anselm. Gracias de nuevo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Anselm Llorenç Anselm Llorenç 17/10/18 23:24

    No soy trotskista, pero le aconsejo, si quiere empezar a entender mínimamente este asunto, que lea los escritos de Trotsky sobre el fascismo, especialmente en lo que se refiere al papel de la izquierda en su crecimiento. En concreto, a la tibieza, la timidez de la izquierda y a los desengaños que produjo en las clases trabajadoras.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ambón Ambón 17/10/18 11:34

    La extrema derecha franquista nunca ha desaparecido en España, de hecho muchas de sus prácticas, como el enchufismo y la corrupción se han infiltrado en la sociedad de manera preocupante. Pero si hablamos de una extrema derecha que sale a la luz sin complejos, entonces tenemos que recordar que desde la desaparición parlamentaria de Fuerza Nueva, sus miembros se camuflaron en el PP y al parecer con cierta vergüenza de mostrarse, pero ahí estaban, del mismo modo que ahí están la democracia cristiana y el liberalismo económico, a grandes rasgos esas son las corrientes del PP.

    Del mismo modo que la división de la izquierda ha dado el poder a la derecha en otras ocasiones, espero que ahora una izquierda que colabore de buena fé, unida a la división en la derecha, nos permita tener el poder para hacer políticas socialdemócratas que favorezcan a la mayoría de los ciudadanos.

    Si las derechas se pelean por su extremo, dejarán espacio electoral en el centro, eso puede moderar los proyectos de izquierdas, pero también puede sumar fuerzas para abordar el inaplazable debate sobre la reforma constitucional, reforma que prefiero hacer con unas izquierda aliadas en el poder y mas fuertes que las derechas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Anselm Llorenç Anselm Llorenç 17/10/18 23:26

      Lo que hace falta es que esas izquierda no defrauden. Si no, como se dice en Catalunya, cagada l'hem.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • AMP AMP 17/10/18 10:59

    Pues por estos lares, algunos de nuestros políticos no parecen percatarse del auge del fascio. Porque, no nos engañemos, no solo esos minoritarios de VOX propenden a ello.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 17/10/18 10:17

    Interesante columna. No sé como la UE va a salir después de asuntos como los de Italia y del Brexit.
    Al menos este lunes me pareció que la Afd no tuvo el tan buen resultado que se le auguraba en Baviera.
    Los soberanismos no me gustan en ningún sitio pero aun menos en Alemania, Estado primordial en la UE. Buen día.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.