x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Un Casado, sin casa ni futuro

Ángel Lozano Heras
Publicada el 01/11/2018 a las 06:00 Actualizada el 31/10/2018 a las 20:13
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

“Casado casa quiere”, como dice el refranero español. Pero este Pablo Casado, recién elegido presidente del PP, ya advirtió Javier Arenas –listo y veterano dirigente de su partido–, “tendrá poco recorrido; será como aquel Hernández Mancha en los tiempos previos a Aznar”.

El caso es que Casado quiere casa; desea un Partido Popular a su manera y con su gente, aunque hace carantoñas al clásico PP de los barones, de la vieja guardia. Y estos, asustados por la deriva de haber perdido el Gobierno y el liderazgo electoral, le aplauden todo a Pablo Casado. Le aguantan todo y le afalagan pasándole la mano por el hombro. Es un intento, casi utópico, de recuperar el voto y la confianza de su electorado, harto de los casos de corrupción, prevaricación y malversación de fondos públicos, entre otros delitos.

Los más viejos y sabios del lugar pepero creen que este Casado es un intermedio en el PP. Posiblemente él lo sepa y acepte que en un futuro no muy lejano dirija el partido Nuñez Feijóo (u otro u otra). Por eso, Casado asume ser el bizarro adalid para consolidar a los populares a base de diatribas y radicalizaciones. Eso es lo que desea vehementemente: convertirse en el visionario que está destinado a esas notables misiones que entre otros le han legado el aznarismo y el suarismo.

Casado, casa quiere; pero (la sede de Génova 13) no la tendrá en propiedad mucho tiempo. Es solo un alquiler temporal. Y su futuro está ligado a las aspiraciones y momentos políticos de Feijóo. Al presidente autonómico gallego, y a gran parte de los peperos, no le conviene nada encontrarse con un partido que va a la deriva hacia la derecha más casposa y ultra. Pues ahora este nuevo PP casao tiende al extremismo y a la radicalidad en la política y posiblemente con eso pierda votantes por la derecha más moderada y el centro.

En este sacro destino hacia el radicalismo ayudarán al líder Casado, Teo García Egea, nuevo secretario general del PP, (campeonísimo mundial de lanzamiento de huesos de oliva de Cieza y no sé cuántos masteres más por el estilo), y la portavoza en el Congreso, Dolors Monsterrat, la performista rancia y ridícula que asusta más a los suyos que a la oposición.

Ahora, por el  momento, el secretario general de los populares, se ha librado de la matraca judicial de sus extrañas y aceleradas licenciaturas en tiempo récord y de sus másteres fantasmas y sus publicaciones de chichinabo. Pero los vientos judiciales van y vienen como los olores pesticidas de los estercoleros municipales. A veces no se huele nada, pero de golpe y porrazo viene un tufillo, ése que persigue a Casado de xenófobo patriotero de hojalata, salvapatrias de pacotilla y más próximo a los ultra de Vox que el escritor Sánchez-Dragó.

Si se ataca a Casado, enseguida salta la fiel infantería mediática de la derecha toda: “Cuando los enemigos ladran, es que cabalgamos”, braman. Qué verdad es, sí; pero lo mismo diríamos de Pésanchez, de Pablo Iglesias e, incluso, del Puigdemont ese, que vive en Bruselas.

Pablo Casado acusó en sede parlamentaria de “golpista” (y también, casi de ideólogo de un golpe de Estado con los catalanes independentistas) al presidente del Gobierno Pésanchez. Y lo hizo con reiteración y sabiendo lo que decía de cara a su personal –a sus parlamentarios y a sus militantes– para que vieran que era un líder sólido y duro. Pero esto es algo muy grave porque también estaba llamando “golpistas” a más de la mitad de los congresistas españoles, precisamente aquellos que apoyaron la moción de censura contra Rajoy. Sin embargo, el falso patrioterismo de Casado y sus peperos les va a llevar a votar en contra de las medidas socioeconómicas presupuestarias para el bienestar de la gente. Y lo van a hacer con el beneplácito de los poderes financieros y de las élites de nuestro país.

Casado fue desleal en Bruselas –malmetiendo a la UE y a Merkel– sobre la solvencia económica de España. Desleal también en el Congreso, insultando al presidente del Gobierno tildándole de golpista, a sabiendas que no es así.

El PP de Casado, auspiciado por Josemari Aznar, está volcándose ahora en una estrategia de la crispación, como en los últimos años de F. González y en la postrera legislatura de Zapatero. Están mintiendo a los españoles con soflamas y burdas deslegitimaciones, sobre este borrador presupuestario.

Casado, sin casa ni futuro, pero con discursos envenenados, envalentonados y durísimos, con tácticas parlamentarias de hostilidad continua, pasándose cuatro pueblos. En sus volantazos hacia una derecha más conservadora y retrógrada, Casado pretende sobrevivir como líder, pero está pisando terrenos extremos, escabrosos lodazales políticos, con numerosos flirteos y guiños xenófobos y fascistas.

Ahora, en el PP, no ponen por delante más que calumnias, mentiras, enseñas rojigualdas, pulseritas, pintaditas, “vivas” y poco más. Y cacarean que esto es por el bien de España.
_____________

Ángel Lozano Heras es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

6 Comentarios
  • kelykely kelykely 01/11/18 20:58

    Recortes de derechos y libertades, ademas de los ya hechos con la economía  familiar de millones de españoles. Eso es la derecha neoliberal o neoconservadora, o extrema derecha, derechona derechona de toda la vida. Nada de centro, ni un ápice. Pues eso es el verso libre de Pablo Casado y el nuevo PP.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • kelykely kelykely 01/11/18 20:37

    Casa no tiene este “casao”, pero nos va a joder bastante unos añitos, ya veréis… El aumento  de los impulsos ultras y xenófobos del poseedor del “master tonto” ya están siendo peligrosos…Este pepero apunta alto para enardecer el patrioterismo inútil y los vivas a España, sin pensar en la gente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Ambón Ambón 01/11/18 14:44

    Excelente artículo que como en la fábula dice ver al rey desnudo, porque está desnudo, este catamañanas de Casado sobre el que hay dudas incluso de su licenciatura en derecho, la que al parecer sacó en pocos meses despúes de varios años de estancamiento y que pretende que nos creamos que lo hizo el solito, no sé si alguien le ha echado a los leones o si se ha metido el solito, pero es evidente que ejerce de soplagaitas, aunque con lo de Cospedal se ha quedado mudo de repente.

    Será cuestión de sentarse y esperar a ver pasar su cadaver político que no creo que tarde demasiado. hay auténticos buitres, que no gaviotas, revoloteando sobre el y esos seguro que son pacientes pero no tanto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • AMP AMP 01/11/18 11:49

    Como decía un antiguo compañero de trabajo: Este tío es tonto, pero hace daño. Pues eso, es un niñato insensato e irresponsable, pero hace daño. Esperemos que dure poco.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Ayla Ayla 01/11/18 07:55

    Casado es un vende humo, sin oficio ni beneficio (aunque de esto último no estoy tan segura), del que ya dudo no solo de sus conocimientos de derecho, con esa forma exprés de aprobar asignaturas, si no de su título de primaria. Decir que primo de rivera no dió un golpe de estado con armas, es de ignorante o de ser un manipulador asqueroso.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • platanito platanito 01/11/18 07:46

    Magnífico retrato, don Ángel, de este Cascado cansado de tanta carrera hacia sus esencias imperiales.
    Y puesto a jugar con las palabras me vienen: capado, calado, catado, cazado, cavado, cagado, (mal)carado, cayado, callado (estaría mejor) y ya de remate: castrado, cardado, casposo, carota, candado, capullo, capirote, canguro, cachirulo (con perdón de los mañicos), cancarro, calamidad, carnero, capullo, cáncamo y calimocho.
    Cabrito empleábamos en mi zona como insulto cariñoso. A éste Pedrín de cachiporra prefiero dedicarle un exabrupto de escarnio: DESPOJO
    Este ejercicio mañanero de memoria largo plazo me ha recalentado las meninges rebuscando cacafonías. Tráeme el trípode mientras trabajo abajo o Tres tristes tigres comen trigo en un trigal o El cielo está enladrillado, quién lo desenladrillará... Este Cascado cansado seguro la joderá.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    1

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.