x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Ideologías de Thermomix

Pablo de la Cruz Alcázar
Publicada el 09/01/2019 a las 06:00 Actualizada el 08/01/2019 a las 19:53
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Hoy en día todo está desubicado. ¿Dónde c**** podemos encontrar la sede del neoliberalismo? ¿Cómo asaltar sus palacios de invierno? No hay un autor intelectual que lo dirija todo desde la cámara blindada de un banco o de un fortín. De haberlo, con arrastrarlo hasta la guillotina, habríamos acabado con el mal omnipotente. Pero de lo que no podemos dudar es de su eficacia. Ha conseguido reducir a papilla las rocosas ideologías que se enfrentaron en el siglo XX, o a cremas, muy homogeneizadas, de sabores muy parecidos.

El neoliberalismo ha triturado, con la eficacia de una Thermomix, las viejas y robustas ideologías. El mismo robot de cocina alemán que también ha contribuido al empoderamiento de los machos de la especie. Hay mucho soltero, separado y viudo que gracias a esta máquina, consigue unas lentejas de gran calidad, partiendo de la nada, sin haber frito nunca un huevo. Simplemente, siguiendo las instrucciones del recetario. Un adminículo micromachista, eso es la Thermomix. Es más, estos varones singles dan el pego con salmorejos, mazamorras, ajo blancos, cremas de calabaza, de calabacín y, hasta de zanahoria, cocinados por su Thermomix.

Echo de menos el espesor, como de olla podrida o de revienta burras, de los añejos guisos ideológicos. En un diccionario filosófico soviético leo que hay ideologías buena y malas. Falsas y verdaderas: “Los intereses de la clases reaccionarias dan origen a una ideología falsa; los intereses de las clases revolucionarias contribuyen a la formación de una ideología verdadera, científica, la marxista”. Y, enfrente, La Falange proclama en el punto X de su ideario (1940): “Nuestro sentido espiritual repudia al marxismo”.

Todavía no había pulverizado la Thermomix del neoliberalismo ideologías tan distintas. Pero hoy el bien supremo no es la revolución, o la contrarrevolución, sino conseguir como sea un puesto de trabajo. La idea-fuerza del neoliberalismo es que hay que malvivir de trabajos basura gran parte de la vida para obtener un trabajo mejor. Y los partidos, desde Podemos a Vox (de forma más o menos encubierta), comulgan con esta ideología. El bien supremo es el empleo. Venga del turismo religioso o de la construcción de fragatas. Y tanto el PP como Podemos ofrecen a los trabajadores la misma pachurreta. La misma sopa boba.
_____________

Pablo de la Cruz Alcázar es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

4 Comentarios
  • Macu L. Macu L. 12/01/19 13:23

    No hay ideología sin capacidad de análisis crítico. Ya se ha encargado el neoliberalismo de hacernos ignorantes e individualistas, en continua competencia con el otro igual y en continuo desprecio hacia el otro diferente. Y así nos va: trabajos basura aún a costa de fabricar bombas que matan, insolidaridad total hacia las personas que huyen de la guerra, de la muerte y del hambre, injusticias vergonzosas en cuestiones de especie, de género y de número. Ya se ha encargado el neoliberalismo panóptico de acotar nuestra mirada, más sinóptica en cada vuelta.
    Decir que todos los partidos son lo mismo me parece una excusa para no pensar, para no decidir de qué lado estoy y cómo quiero ser y que sea.
    Debemos arrancarnos las anteojeras neoliberales y, al menos, intentar comprender el mundo en su totalidad, con todo el esfuerzo que se requiera.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • Pablo Alcázar Pablo Alcázar 13/01/19 01:07

      Siguiendo el ejemplo de las grandes potencias, de Rusia o los EEUU, que raramente emplean la infantería para hacer la guerra y se conforman con disparar desde el aire, desde una fragata o desde un dron, hoy nos contentamos con disparar, virtualmente, desde la nube, pero nos somos capaces de bajarnos a la calle y tomarla, y motivos, al menos en España, los hay. Se han abierto las grandes avenidas por las que circulan bulos, verdades y mentiras, a la par, y con el mismo valor y consideración. Los burgueses franceses construyeron las grande avenidas que confluyen en la Plaza de la Estrella de Paris para que los revolucionarios no pudieran cerrar las estrechas calles medievales con los adoquines del suelo y parapetarse tras ellos para lanzar sus ataque o defenderse de los del ejército o la policía. La red es la más amplia de las avenidas imposible de controlar con verdades contundentes como adoquines, porque las posverdades, los bulos y las "fake news" tienen la misma potencia que las humildes verdades de la razón. La novedad de la situación es turbadora.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Amel Amel 09/01/19 08:53

    Hay que malvivir con trabajos basura para que algunos empresarios se forren. Lo que falla no es la ideología, es que no hay ideología, que a la mayoría de la gente le preocupan más otras cosas, como la prensa rosa, la tele basura, el fútbol ... Lo que hay es mucho analfabetismo, de personas que saben leer y escribir y hacer cuentas pero son analfabetos sociales. Nadie se preocupa por el bien común porque están todos muy ocupados con sus propias miserias. Ninguna ideología puede permear la gran capa de insolidaridad y egoísmo que aísla a nuestra sociedad. Tiene gracia, porque con esas actitudes, la actitud pasiva totalmente y de verlas venir sin decir ni pio, la gente contribuye a su propia miseria, por lo que se perjudican sin darse cuenta. La solución vendrá, como demuestra la historia, cuando la sociedad zombie en la que vivimos despierte. Y eso llegará cuando todo esté arruinado y el mal alcance a la mayoría. Espero que no sea demasiado tarde para lograr una sociedad más justa.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    5

    • Pablo Alcázar Pablo Alcázar 10/01/19 08:13

      Esto se parece mucho al mito de Sísifo: trabajosamente, en ciertas épocas, la pesadísima piedra de la igualdad alcanza la cima de la montaña, impulsada por movimientos de insurrección y de liberación, y, una vez que está arriba, rueda por la pendiente, hasta el valle profundo de la desigualdad y de la explotación. Y vuelta a empezar...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.