x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

La crucifixión de una consejera

Pablo Alcázar
Publicada el 27/01/2019 a las 06:00 Actualizada el 26/01/2019 a las 18:06
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Rocío Ruiz, la nueva consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía, debe de tener más datos que este humilde columnista para afirmar rotundamente, como hizo hace años en un artículo publicado en un periódico de Huelva, que la Semana Santa es sobre todo postureo. A mí la Semana Santa me molesta, sobre todo, como morfólogo y semiólogo (títulos que me ha costado tanto trabajo obtener como tesis y másteres a nuestros jóvenes políticos). Eso de que las cofradías hayan quitado el artículo y sincopado sus larguísimos nombres, dejándolos en Sangre, Azotes, Exaltación, Lágrimas, Cena o Resucitado, me parece una falta de respeto morfosintáctico y semántico grave.

Como paseante y observador de lo que pasa en la calle (a lo que Machado llamaba eventos en su Juan de Mairena), sí puedo traer aquí el caso de un costalero que recibió el apoyo de su novia cuando ensayaba los sincronizados movimiento de su paso de cara a la próxima procesión que, al menos en Andalucía, no tiene por qué celebrarse en Semana Santa, sino que te puede asaltar en cualquier esquina, cualquier día del año y a cualquier hora.

La chica –como si se tratara de la esposa del jornalero agrícola que ha de alargar a su hombre, que no puede volver a casa a comer, la cacerolilla con el puchero– llevó a su chico una hamburguesa y una cerveza. Extrañada por el repunte de piedad que estaba experimentando el muchacho, que no había pisado una iglesia desde su primera comunión, le preguntó que por qué dedicaba tanto tiempo y energías a los ensayos procesionales. “Saray”, le contestó él, “es que es mi hobby”. Solo con estas mimbres yo no puedo concluir, como hizo en su artículo la consejera, que las procesiones de Semana Santa sean “desfiles de vanidad y rancio populismo popular”.

Me parece que el asunto de la religiosidad popular precisa de un estudio antropológico y sociológico más exigente. El historiador judío Yuval Noah Harari, autor de Sapiens, un auténtico bestseller, lo atribuiría también a la necesidad que tenemos los humanos de integrarnos y reunirnos con grupos de personas de aficiones y creencias parecidas. Pero sí quiero romper una lanza por esta mujer a la que la hemeroteca ha condenado. Como el rayo, el partido de los caballistas de los galgos cazadores ha pedido explicaciones por el artículo y ha exigido que se llame al orden a la consejera. Entiendo que el costalerismo patrio esté enfadado con ella, pero si tiramos de biblioteca neotestamentaria, mejor, en este caso, que de hemeroteca, ni el mismo Jesucristo pasaría el corte. Hoy, de aspirar a algún cargo, podría ser acusado de intrusismo profesional por panaderos, pescadores, surfistas, milagreros, bodegueros, redentores de magdalenas, seguidores del  Santo Manuel, homeópatas y gurús de las medicinas alternativas. Porque Jesús ya picoteó en todos esos oficios, practicando un intrusismo profesional poco ético, cuando multiplicó peces y panes, anduvo sobre las aguas, mejoró el vino de una boda, admitió cuidados de una hábil masajista, curó enfermos o resucitó muertos. ¡Con ese historial tan discutible, ni para alcalde pedáneo!
_____________

Pablo Alcázar es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




Hazte socio de infolibre

4 Comentarios
  • Ambon Ambon 27/01/19 13:47

    Yo tampoco sé si son muy devotos los cofrades de Semana santa en Andalucía, pero me llama la atención ver a las mismas personas primero disfrazados con sus amigos en Carnavales, después penitentes, costaleros o camareras de la virgen en Semana Santa, enseguida se visten de corto y se van a la feria o al Rocío, el orden depende de la fecha de la fiesta local.

    La Semana Santa es un buen negocio para el turismo, es una actividad popular o folclórica para muchos y no discuto que para algunos sea una fecha de profunda religiosidad, pero es cuando menos curioso que a la mayoría de la gente que se ve participando en esas actividades cofrades es gente joven y de mediana edad que son los que nunca se ven en las misas de los domingos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • Pablo Alcázar Pablo Alcázar 28/01/19 12:47

      El problema es cuando las aficiones se convierte en invasivas y prepotentes. Un saludo cordial, y gracias por su comentario.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • AMP AMP 27/01/19 11:13

    Sí señor, muy bueno tu artículo de opinión.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • Pablo Alcázar Pablo Alcázar 27/01/19 22:09

      Le agradezco que lea y valore mi columna. Un saludo cordial

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.