x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Debatir es progresar

Javier Paniagua
Publicada el 10/02/2019 a las 06:00 Actualizada el 08/02/2019 a las 19:23
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Las interpretaciones históricas y sociológicas sobre acontecimientos recientes o del pasado están expuestas a nuevas consideraciones que se distancian de las que durante un tiempo han sido asumidas como verdaderas. La obra de Robert Harris, por ejemplo, narra en forma novelada (Múnich), la decisión del primer ministro inglés, Neville Chamberlain, de aceptar la firma de un tratado con Hitler, el 30 de septiembre de 1938, por la que la región de los Sudetes, tradicionalmente enclavada en Checoslovaquia, pasa a Alemania. Allí habitaban unos 3,5 millones de personas de origen alemán. Sostiene el autor que, en caso contrario, podría haberse adelantado la declaración de guerra de Gran Bretaña y Francia, poco preparadas para afrontar los costos de la misma en esa época. Chamberlain ha sido visto como un cobarde que practicó una política de apaciguamiento que todavía dio más fuerza a los nazis para emprender su expansionismo, aunque aquel año su entrevista con Hitler fue bien acogida por el pueblo británico. Sin embargo, su decisión retrasó un año el estallido de la II Guerra Mundial y posibilitó que Gran Bretaña estimulara sus fábricas de armas y aviones para poder organizar su Ejército y hacer frente a las embestidas alemanas de la primera época de la guerra. Tal circunstancia parece rehabilitar al premier que dimitió cuando Gran Bretaña y Francia declararon la guerra a Alemania en septiembre de 1939.

Recientemente tres investigadores norteamericanos (John Sides, Michael Tesler y Lynn Vavreck), de distintas universidades de EEUU, han rebatido las tesis (ellos las llaman los cinco mitos) sobre el triunfo de Trump en 2016, que The Washington Post ha divulgado. No consideran que una de las causas sea la animadversión cada vez mayor contra las elites políticas de Washington que se extendió por los sectores sociales norteamericanos. Señalan que el porcentaje de agraviados con los políticos era parecido al de 2012 cuando ganó la reelección Obama. Afirman que no daba igual lo que dijera Trump, porque su imagen se deterioraba con las noticias publicadas sobre su pasado o sus discursos. Él mismo aseguraba que no importaba que disparara al azar en la Quinta Avenida de Nueva York pues sus apoyos permanecían fijos. Pero las encuestas sí reflejaban el deterioro de su imagen en muchas ciudades, sobre todo después del vídeo que emitieron los actores y directores de Hollywood, y de hecho Clinton le superó en votos populares.

Achacar a la mala estrategia de su equipo electoral no es razón suficiente para que esta perdiera en Estados clave que normalmente votaban demócrata porque, aunque se ha destacado que debió incidir con más presencia en Michigan, Ohio o Florida para movilizar a las bases demócratas y conseguir más votantes a su candidatura, sus efectos fueron residuales. Niegan la división ideológica del Partido Demócrata por la entrada en la campaña del “radical” Sanders. y que ello supusiera un elemento de ruptura de sus votantes, puesto que después de las primarias se unieron para apoyar a Clinton. La “ansiedad económica” tampoco fue un factor decisivo para el apoyo a Trump. No puede deducirse que fuera significativa la pérdida de empleos en sectores económicos en decadencia golpeados por la competencia de otros países, o la bajada de salarios en determinadas industrias. Para estos profesores lo determinante resultó ser el sentimiento de miedo creado por las políticas de incentivación a las minorías raciales y emigrantes frente a la población blanca tradicional. Se extendió la sensación de que los “auténticos americanos” acabarían siendo marginados por los emigrantes, principalmente sudamericanos, apoyados por los afroamericanos que habían conseguido con Obama un respaldo fundamental en la estructura social de los EEUU, y que, en ese sentido, Clinton seguiría con la misma política. No es casual que los medios hayan destacado el rechazo violento a gente que hablaba en público otro idioma, normalmente el español, diferente al inglés.

Lo importante en todo esto es el debate intelectual ante unos hechos y sus interpretaciones. Precisamente en las sociedades donde se discute y se dirimen teorías dispares es como se avanza en el conocimiento.
 


Javier Paniagua es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

3 Comentarios
  • @tierry_precioso @tierry_precioso 11/02/19 20:01

    En cuanto al asunto de Estados Unidos los tres investigadores niegan gran influencia anti-elite y económica en el voto a favor de Trump. Alguna vez he escuchado que la crisis de la industria en el "cinturon de oxido" sî que tuvo influencia porque aminorô la influencia de los sindicatos. Por mi parte no tengo "religión" en esta cuestión.
    Los tres apuntan además que son principalmente las razones anti- minorías e inmigrantes las causantes del voto a favor de Trump. Yo creo que es cierto y triste, claro, pero me cuidaría muy mucho de dar lecciones a los estadounidenses. En efecto me temo que en Europa ya existe un sentimiento racista anti-inmigrantes bastante fuerte. A ver si logramos ganar a la Europa de Salvini y Orban en la elecciones de Mayo. Buenas noches, Javier.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 11/02/19 18:13

    Solamente comento el primer punto.
    Al menos en Francia casi todos los expertos militares piensan que en 36 Alemania no estaba preparada para la guerra y que Hitler utilizó el tiempo regalado hasta 39 para modernizar su armamento a la velocidad gran uve. Estiman que atacada antes la Alemania nazi hubiera estado mucho mâs vulnerable.
    Por mi parte opino que de haber empezado antes la segunda guerra mundial, lo mâs probable es que la República española hubiera permanecido.
    Buenas noches.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 11/02/19 18:24

      El caso de Negrin en particular que intentô aguantar mâs que lo que otros pensaban razonable porque esperaba que el estallido de la guerra mundial podía salvar a la República.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.