x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

El mal

Publicada el 03/03/2019 a las 06:00
El mal existe. Y genera miedo. Quizá sea terror lo que engendra entre algunos, porque sus consecuencias pueden ser inimaginables. ¿Qué será de mí? ¿Y de los míos? Ancestralmente se vino concretizando en aquello que se decía y se dice “el diablo”, un ser astuto que nos engaña y nos lleva a su huerto. O nos trae desgracias. Revestido de cuernos, patas y cola de animal, todo de rojo, como los seductores y embaucadores de oficio. A algunos les hacía besar su culo, osculum infame, como signo de total rendición. Pero los tiempos del predominio de la religión ya han pasado y ahora es el mercado quien prevalece e impone sus símbolos y sus leyes: primacía del libre mercado, que abomina de todo aquello público para exaltar lo privado, en un mundo sin límites para su poder y alcance, un mundo globalizado.

Y estas nuevas leyes y símbolos se han impuesto por encima de cualquier otra consideración con el hashtag (real o imaginario) de ser eficientes, eficaces, buenos, bonitos y baratos. Mejor externalizar (privatizar) los servicios de limpieza o de comedor o de escáners y radiografías. Mejor trabajar por 3 euros la hora que nada. Mejor salvar un banco que salvar a los de las preferentes, los de las hipotecas, los de... Mejor preocuparme por mí que por el de al lado, el migrante, el de allá, el diferente. Y esto implica, si viene a cuento (es decir, a todas horas), arremeter contra el de al lado, el de allá, el diferente (por origen, sexo, religión, lengua...), quien no sea como yo.

Se ha acabado aquello que venía denominándose “políticamente correcto”. O sea, la tolerancia, el respeto al diferente o minoritario, el diálogo. Son “gilipolleces”. Parece que la ley de la selva se haya instalado. Aunque lo dicen con bellas palabras: “America first”, “America great again”, “nosotros primero”, “envolverse con la bandera”, “sólo veo españoles”, sin ver si uno es Ana Botín, Francisco González del BBVA, el Pocero, Zaplana.... O si son desahuciados de su casa, o engañados por los bancos, o kellys limpiadoras de hoteles. La reducción a "patriotismo", el disfraz de patriotismo, es el mantra. Como si hubiera un sujeto abstracto a salvar (España, lo español), careta que esconde el abuso de poder constituido o deseado contra los derechos sociales y sindicales, contra la diversidad cultural, contra el feminismo, contra el cosmopolitismo...

Señoras y señores, el discurso del rencor hace algún tiempo que se ha instalado. Atacar al diferente, al minoritario, al débil, es lo que mola. Porque son el mal. Con cuernos, patas y cola. Porque molestan y no hay que hacer el esfuerzo de comprender o asumir su situación. El mercado global busca contentarnos con nuestro sueldo rebajado o congelado; pretende que aceptemos que nuestro hijo o hija no tenga horizonte laboral por aquí. Quiere que nos saquemos la púa clavándola a otro. Quiere hacer pasar por nuevos héroes y santos a Trump, Salvini, Macron, Rodrigo Rato, Paco Camps y todos sus altavoces en forma de Inda, Carlos Herrera, Arcadi Espada, Jiménez Losantos… Parece que corra la voz “¡Viva el odio!”. Y ese es el verdadero mal, el de la derecha trifálica.
_________________

Jesús Moncho es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




2 Comentarios
  • AMP AMP 03/03/19 13:06

    Más claro, imposible.
    Pues aun así, hay millones deseando meter la pepeleta a favor de esa canalla.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Ambon Ambon 03/03/19 11:55

    Gracias por tu artículo, Jesús.

    Se llama "LUCHA DE CLASES" y la estamos perdiendo, ellos lo saben, nos han hecho creer que ya no existen las clases sociales y por tanto no puede existir la lucha de clases, pero ¿Que alguien me explique que significa esa ingente transferencia de riqueza de las clases medias y trabajadoras hacía los grandes bancos, corporaciones o fondos de inversión?

    Ahora las clases no son la burguesía y el proletariado, son otras, pero es fundamental reconocerse como clase explotada o explotadora, hay que preguntarse en que bando está cada uno y así seremos conscientes de que las clases medias y trabajadoras somos tan potentes que rescatamos bancos, pero no tenemos fuerza de rescatar ciudadanos, esa contradicción solo se puede entender asumiendo que las clases medias y trabajadoras no ejercemos el poder, sin embargo la Constitución dice que la soberanía reside en el pueblo, es decir el poder es nuestro, ¿y entonces? ¿que pasa? Quizás no sabemos elegir a los que ejercen el poder en representación nuestra, quizás somos menos exigentes con nuestro gobierno que con el que limpia nuestro portal, en fín, nada que no sepamos todos y cada uno de nosotros.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

 
Opinión