x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

La fusión de ayuntamientos

Javier Sánchez Herrera
Publicada el 16/04/2019 a las 06:00 Actualizada el 15/04/2019 a las 19:16
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

España tiene ahora 8.123 municipios, aproximadamente. El 60% de los municipios españoles tiene menos de 1.000 habitantes. Hay enormes extensiones de territorio en las que se encuentran esparcidos estos pueblecitos aislados, envejecidos, despoblados… sin servicios, ineficientes e inviables. Todo esto hace imprescindible la fusión de ayuntamientos. Pero ningún partido, ni viejo ni nuevo, trata este asunto en sus programas electorales. Esto implica el mantenimiento de un ingente número de políticos y funcionarios que en demasiadas ocasiones constituye un gran foco de corrupción y malversación de fondos públicos y despilfarro que paga el contribuyente. Ningún gobierno se ha atrevido a llevar a cabo el proyecto para fusionar ayuntamientos. Ningún partido lo plantea en las elecciones.

El Gobierno tiene una gran oportunidad planteando este asunto de interés general público. Tiene que lograrse un gran pacto nacional con el máximo consenso para fusionar ayuntamientos. Con la fusión se acabaría en buena medida con el paro, la falta de vivienda, la despoblación, el abandono del sector primario, la discriminación de la mujer, la destrucción del patrimonio, etc. Con la fusión se conseguiría municipios viables (a partir de las cabeceras de comarca o cabezas de partido) dotados de todo tipo de infraestructuras y servicios que sean atractivos para todos los que quieren emprender una nueva vida con trabajo, vivienda, familia, educación, sanidad, transporte, servicios sociales, cultura, deporte, ocio, etc.

Dice Miguel Sánchez Morón en su obra Las Administraciones Españolas: "Lo primero que hay que saber para comprender cómo está formada la administración municipal es que en España hay, a finales de 2017, un total de 8.123 municipios. De ellos, solo 398, es decir, menos del 5 por 100, superan la cifra de 20.000 residentes y solo 29 municipios cuentan con más de 200.000 habitantes, mientras que el 72 por 100 no alcanzaba la de 2.000 y el 47 por 100, casi la mitad del total (3.800 municipios aproximadamente), tenían menos de 500 habitantes".

El Consejo de Europa ha elaborado un estudio según el cual, a partir de 10.400 habitantes, las finanzas podrían estar saneadas. A partir de 11.600 vecinos podría haber una planificación urbana correcta. Y a partir de 8.200 residentes podrían estar garantizados los servicios sociales.

Estoy convencido de que más temprano que tarde, cuando las circunstancias lo exijan de forma ineludible, el Gobierno de España tendrá que recabar los consensos necesarios para aprobar en las Cortes Generales un plan estatal de fusión de ayuntamientos. Se trata de rediseñar la planta municipal, fusionando esos ayuntamientos para crear otros con capacidad económica suficiente para prestar los servicios, lo que, además, por ley, les reportaría un aumento de hasta un 27% de los recursos provenientes del Estado.

¿Cómo podrían hacerse las fusiones? Tomando como referencia inicial los 10.400 habitantes y las cabeceras de comarca o cabezas de partido. Después, agrupando a todos los ayuntamientos que se encuentren en las isócronas de 15-20 minutos con relación al ayuntamiento que se proponga como capital, siguiendo la idea del secretario de Administración Local en el Ayuntamiento de Avión (Ourense), Alejandro de Diego Gómez.

Con la fusión conseguiríamos:

a) Convertir a todos los ayuntamientos en verdaderas administraciones públicas.
b) Mejorar las condiciones generales de las mujeres.
c) Universalizar los servicios públicos municipales.
d) Combatir el paro y la corrupción.
e) Sostener nuestro sector primario, especialmente la agricultura y la ganadería.
f) Tener diferenciadas las plazas de secretario e interventor.
g) Diversificar la profesionalización de la Administración Local.
h) Reducir los gastos de prestación de los servicios.
i) Aumentar el número de servicios.
j) Aumentar el número de empresas y de trabajadores autónomos.
k) Combatir la despoblación: asentar y aumentar la población.
l) Redistribuir los funcionarios para ubicarlos allí donde realmente hacen falta.
m) Paliar el empobrecimiento crónico de miles de ayuntamientos inviables.
n) Implementar medidas fiscales y ayudas económicas para la vida rural de familias y empresas.

Alejandro de Diego Gómez afirma que, según datos oficiales, a los vecinos de los pequeños ayuntamientos, la prestación de servicios les cuesta un 33% más que a los que viven en otros de entre 5.000 y 7.000 habitantes, que son más viables, y, además, soportan unos gastos generales de casi el doble. Los gastos generales ascienden a medida que baja el número de habitantes y la prestación de servicios desciende.

El Tribunal Constitucional acaba de dictar la primera Sentencia sobre la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local aprobando la regulación de las fusiones de ayuntamientos.

Se suele escuchar que los ediles de esos ayuntamientos no cobran. Y aunque sea verdad que la inmensa mayoría no cobra, todos utilizan una Casa Consistorial, que sí tiene gastos, a lo que hay que añadir los sueldos de los alcaldes y, en ocasiones, de algunos concejales, por dedicarse a tiempo completo al ayuntamiento. Este motivo es uno de los que mueve a estos ediles a oponerse a las fusiones. Y los partidos no quieren ni oír hablar de las fusiones de ayuntamientos porque buena parte de las bases de esos partidos están compuestas por concejales y alcaldes. En algunos casos, incluso se trata de un cementerio de elefantes que da cobijo a viejos cargos públicos de mayor nivel, como ocurre en las diputaciones provinciales.

Y mientras tanto, cada día se marcha más gente de los municipios pequeños por la falta de oportunidades, teniendo que abandonar tierras y viviendas y con ello monumentos, tradiciones y raíces; o sea, su identidad.

El Consejo de Ministros acaba de crear un grupo de expertos denominado Grupo de Trabajo para la Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico. El disparate de nuestra planta local consiste en que el 84% de nuestros municipios son pequeños ayuntamientos de menos de 5.000 habitantes. Y 5.000 de ellos (el 61 % del total) son de menos de 1.000 habitantes, y de ellos, más de la mitad no llegan a 250.

Estos ayuntamientos minúsculos destinan a servicios sociales tan sólo el 8,5% de sus recursos, mientras que los gastos generales consumen el 35%. En cambio, los municipios de entre 5.000 y 7.000 habitantes, dedican a servicios sociales casi el doble que los anteriores, con unos gastos generales de casi la mitad. Y pueden obtener un incremento del 27% en la participación en los ingresos del Estado, tal y como prevé la ley avalada constitucionalmente.

El pasado 31 de marzo de 2019 hubo una manifestación en Madrid para protestar por la despoblación rural: esta se produce fundamentalmente por la necesidad de encontrar empleo y para poder disfrutar de unos servicios públicos iguales que los que tienen los demás españoles en las grandes ciudades. La fusión de ayuntamientos es el núcleo central de una batería de medidas que aportaría la ilusión y el impulso necesarios para repoblar la España vaciada. Es necesario emitir un mensaje que transmita una propuesta ilusionante: hace falta explicar a los ciudadanos cuáles son las ventajas que la fusión de ayuntamientos les aportará.

La Carta Europea de Autonomía Local (documento con valor de Tratado Internacional suscrito por el Reino de España) y la Constitución Española consagran la autonomía local. De acuerdo con el artículo 5º de la primera: "Para cualquier modificación de los límites territoriales locales, las colectividades locales afectadas deberán ser consultadas previamente, llegado el caso, por vía de referéndum allá donde la legislación lo permita".

Y aunque las fusiones de ayuntamientos son beneficiosas, en gran medida creo que la resistencia a ellas responde a intereses personales de los alcaldes y concejales afectados, así como de los partidos políticos. No a la posible oposición de los vecinos en un referendo.
__________________

Javier Sánchez Herrera es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

2 Comentarios
  • jpagcar jpagcar 16/04/19 10:37

    Creo que el problema, más que de fusión de municipios, es de modificar sus funciones. En Francia, por ejemplo, hay muchos municipios muy pequeños, pero sin apenas funciones ( ni gastos ). Los servicios están, en general, "comarcalizados".
    También sobran el Senado y las Diputaciones, por lo que yo empezaría una reforma de la Administración por ahí.
    Por otro lado, la inmensa mayoría de concejales de España no cobran, es decir, trabajan gratis.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Ambon Ambon 17/04/19 13:29

      La fusión de municipios me parece una idea a tener en cuenta, pero eso no termina con los nucleos de población, eso son soluciones administrativas, pero los viejos, la ausencia de jóvenes y niños seguirá existiendo hasta que se mueran los viejos y el nucleo de población quede abandonado, y con el, su patrimonio historíco y cultural.

      Respecto a suprimir las diputaciones, hay que saber que en muchas de las provincias con graves problemas de despoblación son las diputaciones las que dan los servicios, no es lo mismo la diputación de una autonomía uniprovincial como Madrid o Murcia, donde sus funciones deberían haber sido asumidas por la Autonomía, que las diputaciones de Teruel o Soria que si cumplen funciones entre los gobiernos locales y los autonómicos.

      En la mayoría de los ayuntamientos de esas zonas despobladas ni los alcaldes ni los concejales cobran ningún salario y tampoco hay funcionarios contratados.

      Otra medida contra la despoblación es realizar una verdadera política de vertebración del territorio repartiendo en el las múltiples instituciones públicas del estado y de las CCAA, es decir la desconcentración institucional.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.