x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

¿Debate o subasta?

Publicada el 25/04/2019 a las 06:00
Lo que pienso del teatro electoral ofrecido por la “democracia” burguesa lo llevo diciendo y haciendo público desde hace años, así que no tenía la intención de volver sobre el tema hasta después del 28 de abril para comentar eventualmente los resultados. El debate sobre los debates, que ocupó los titulares durante una semana –después de haberlos consagrado, un día sí y otro también, a cualquier ocurrencia, por no decir chorrada, clamada ya sea por el PP, Vox o Ciudadanos– me ha incitado a comentar el delirio que este ocasionó.

Antes de comenzar, quisiera recordar a todos los medios y periodistas con alta apreciación de sí mismos, que el debate de TVE, como el de Atresmedia, no superó los diez millones de telespectadores. Con esto no quiero decir que la audiencia haya sido insignificante, lo que quiero decir es que siendo casi 37 millones de españoles llamados a votar el próximo 28 de abril relativiza, desde mi punto de vista, el interés de “los españoles” por dichos debates. 27% del censo electoral, que yo sepa, es el 27% de españoles con derecho a voto quien ha seguido el debate, pero en ningún caso son “los” españoles.

En cuanto al “interés periodístico”, al que algunos periodistas y tertulianos aludían, oponiendo el debate de TVE al de Atresmedia, es simplemente un falacia de periodistas engreídos, aunque me pese decirlo ya que leo y escucho con atención a algunas y a algunos de entre ellos. El “interés periodístico” del que hablan reside en los contratos publicitarios acaparados por la cadena en tales ocasiones, les guste o no les guste. El programa televisivo de Atresmedia, como el de los otros grandes grupos mediáticos privados, no consiste en interrumpir sus emisiones faro con páginas publicitarias, sino lo contrario: interrumpir sus páginas publicitarias con alguna emisión faro o menos faro.

Al fin y al cabo, no hay mal que por bien no venga, la celebración de los dos debates nos ha permitido constatar que la búsqueda de audiencia no siempre coincide con el grado de interés atribuido a los espectadores. Un debate de verduleros puede permitir vender páginas publicitarias a precio de oro, pero en ningún caso permite –por mucho que lo digan toda clase de especialistas disecadores del debate antes y después del 23 de abril– vender eventualmente a un candidato. Es más, quizás obtengan el efecto contrario.

Los medios miden el éxito o el fracaso de un debate o de una tertulia en términos de espectáculo, razón por la cual en su debate original Atresmedia había invitado a Vox; se equivocan. Que invitasen a Vox no es el problema, si el interés de “los” españoles y el periodístico es tal y como dicen. ¿Por qué no haber invitado también a ERC, Bildu o PACMA, por ejemplo? Curioso, ¿no?

Piense lo que piense nuestro autorizado microcosmo mediático y afines, lo interesante en este tipo de debates son los argumentos avanzados por unos u otros para explicar sus proposiciones y poder refutarlas o aceptarlas. La idea subyacente de que a muchos de nosotros nos gustaría ver sangre es tomarnos por imbéciles y una falta de respeto.

Pero no hay que extrañarse, Atresmedia razona de idéntica manera tanto si se trata de debates como si se tratase de tertulias, con lo cual aplican, con alguna variación, el mismo método para lo uno como para lo otro. Generalmente, en sus tertulias insertan dos o tres impresentables, cuyo objetivo consiste en crear el incidente con los otros tertulianos; incidente que será utilizado más tarde por la cadena como campaña publicitaria durante algunos días.

En sí, no me molesta siempre y cuando no intenten vendérmelo como “interés periodístico” o “lucha por la democracia”. De hecho, solo bastaba observar la cara de Ana Pastor durante la pelea de gallos entre Sánchez, Casado y Rivera para discernir el interés que tal debate despertaba en su mente. No sé lo que le pasaba por ella en esos instantes, quizás lamentaba no haber animado el debate de TVE. Y, si tal es el caso, la comprendería sin reparo.
______________

Mario Diego es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




1 Comentarios
  • Ambon Ambon 25/04/19 18:23

    Ahora todo es espectáculo y pasta, en un debate como en una tertulia hay que echarse al fango, no sea que el telespectador descubra que detrás del ruido y la propaganda de los argumentarios de cada partido, no hay nada, palabras huecas, altisonantes para bien o para mal.

    Pero deberíamos reconocer que entre aquel fango había un candidato que debatía con educación y respeto y exponía ideas y programa real en palabras claras y que todos podíamos entender, cosa distinta es si tendrá fuerza para llevarlo a cabo, pero eso ya depende de los electores.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión