x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Venezuela, enésimo capítulo de una crisis interminable

Eduardo Luis Junquera Cubiles
Publicada el 08/05/2019 a las 06:00 Actualizada el 07/05/2019 a las 17:45
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Poco antes del amanecer en Caracas, el 30 de abril de 2019, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, anunció en un vídeo profusamente difundido en redes sociales el comienzo de la Operación Libertad, una maniobra que busca provocar el final del Gobierno de Nicolás Maduro a través de un levantamiento popular. Guaidó instó a la población a salir a las calles acompañado de algunos efectivos militares, que fueron llevados al lugar mediante engaños, y del dirigente opositor, Leopoldo López, en prisión desde 2014, aunque desde julio de 2017 se encuentra en arresto domiciliario custodiado por el Servicio Bolivariano de Inteligencia. Leopoldo López, junto a María Corina Machado y Antonio Ledezma diseñó el plan La Salida, una serie de manifestaciones que en muchos casos derivaron en concentraciones de carácter extremadamente violento, y lo puso en marcha desde inicios de 2014, apenas nueve meses después de la victoria de Maduro en las elecciones presidenciales de 2013 en las que el actual presidente venezolano derrotó a Henrique Capriles por un punto y medio de diferencia, y dos meses después de la derrota de la oposición en las elecciones municipales, celebradas el 8 de diciembre de 2013.

La oposición declaró que las elecciones presidenciales de 2013 habían sido un fraude, pero la Misión de Observadores de la Unión Europea, en 2005, y la Fundación Carter, en 2012, definieron el sistema de voto de Venezuela como “el más avanzado del mundo”. El plan La Salida fue impulsado por un Leopoldo López exasperado, que trataba así de ganar en las calles la victoria que las urnas negaron a la oposición una y otra vez, puesto que el presidente, Hugo Chávez, resultó vencedor en 13 de los 14 procesos electorales que convocó. Como resultado de su llamamiento a los “jóvenes universitarios para que articulen mecanismos NO PACÍFICOS para poder expresar su frustración” con el fin de derrocar a un presidente elegido de manera democrática se produjeron una serie de manifestaciones que, entre febrero y mayo de 2014, dejaron 43 muertos, 600 heridos y más de 3.500 detenidos tanto entre los chavistas como entre los opositores. En el transcurso de las protestas, que tuvieron lugar de forma mayoritaria en los barrios de clase media alta y clase alta, también fueron destruidos innumerables bienes públicos y mobiliario urbano.

En septiembre de 2015, la Justicia venezolana condenó a Leopoldo López a más de 13 años de cárcel. Diversas organizaciones de defensa de los Derechos Humanos como Amnistía Internacional criticaron duramente la sentencia al considerar que estaba motivada por razones políticas. Franklin Nieves, uno de los fiscales encargados del juicio de Leopoldo López, denunció haber recibido presiones de Nicolás Maduro para que inventase pruebas falsas contra López; del mismo modo, Luisa Ortega, Fiscal General del Estado, también denunció presiones, en este caso del vicepresidente, Diosdado Cabello, para acusar a López de forma directa por la muerte del líder estudiantil, Bassil da Costa y del líder del colectivo Leonardo José Pirela, Juan Montoya.

Leopoldo López pertenece a una de las familias más ricas y poderosas de Venezuela, esas que no padecen ni de lejos los efectos del desabastecimiento y que solo se han convertido en defensores de una democracia de la que siempre han recelado cuando han considerado que el chavismo ha amenazado sus intereses de clase. López se licenció en Sociología en el Kenyon College de Gambier, en el estado de Ohio, una escuela de negocios privada. Posteriormente, estudió en la Kennedy School of Government de Harvad, una institución vinculada a la CIA como centro de captación de agentes que luego operan en sus países de origen a favor de los intereses de Estados Unidos. En 2008 fue inhabilitado por dos delitos de malversación de caudales públicos, uno en la petrolera estatal PDVSA, en 1996 y otro en la Alcaldía de Chacao, en 2004. El consejero político de la embajada de Estados Unidos en Caracas, Robin D. Meyer, hablaba de él como una “figura que causaba divisiones dentro de la oposición venezolana. Suele ser descrito como arrogante, vengativo y hambriento de poder, pero sus compañeros de partido aseguran que tiene una popularidad que ha perdurado en el tiempo, carisma y talento organizativo”. López, con su concepción del ejercicio del poder, vertical y autoritaria, ha dinamitado varias de las organizaciones políticas en las que ha militado.

El plan La Salida se llevó a cabo mucho antes de la deriva autoritaria de Maduro y de su decisión de convocar unas elecciones para elegir una Asamblea Constituyente, hecho que se produjo el 30 de julio de 2017. El objetivo de esta nueva asamblea, teóricamente, era reformar la Constitución, pero la oposición no participó en estos comicios al considerar que Maduro deseaba controlar la nueva institución tras haber perdido el control de la Asamblea Nacional. Antonio Mugica, director ejecutivo de Smartmatic, una multinacional venezolana que ha suministrado la plataforma tecnológica de votación y servicios para los procesos electorales venezolanos desde 2004, declaró que se había manipulado el dato de participación durante el recuento de votos, aunque no quiso valorar el impacto de esta anomalía en la validez de esas elecciones. Además, la votación no contó con la presencia de auditores de la oposición.

Desde entonces, Estados Unidos ha aumentado su actividad para tratar de derrocar a Maduro, continuando con la larga tradición intervencionista del gigante norteamericano en América Latina: convirtiéndose, una vez más, en una herramienta tenebrosa al servicio del imperialismo, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), a través de la Oficina de Iniciativas de Transición (OTI), ya había desplegado una intensa actividad en Venezuela en la primera década del siglo XXI y, entre 2001 y 2005, entregó 10 millones de dólares para financiar alrededor de 64 grupos y organizaciones opositoras venezolanas. En el período 2006-2010 el gasto de la USAID aumentó hasta los 57 millones de dólares, con la particularidad de que, dada la indudable fortaleza del chavismo, respaldado de forma mayoritaria por el pueblo venezolano en varios procesos electorales, se elaboró una nueva estrategia centrada en la juventud, un segmento de población que aún no había sido utilizado con el fin de erosionar la democracia venezolana. Las nuevas tácticas hacían hincapié en el uso de Twitter y Facebook. El método de financiación era prácticamente idéntico respecto al que ya había sido utilizado en países en los que las políticas económicas o geoestratégicas promovidas desde Estados Unidos habían encontrado resistencia en sus gobernantes para ser implementadas (Ecuador, Bolivia o Nicaragua), y la estrategia política consistía en respaldar a líderes e instituciones consideradas como “moderadas”, que nunca se opondrían a los intereses de Washington y que, a la vez, no tendrían reparos a la hora de desestabilizar gobiernos democráticamente elegidos.

En los meses anteriores al golpe de Estado de 2002, seis oficinas del Departamento de Estado entregaron 695.000 dólares a grupos opositores al chavismo con el fin de financiar conferencias y seminarios en los que se defendía un relato que justificaba la intervención militar. Como era de esperar, la CIA también jugó un papel activo en la intentona golpista: a través del Fondo Nacional para la Democracia, la agencia de inteligencia estadounidense hizo entrega de fondos a instituciones que se oponían al Gobierno de Chávez, entre ellas a la Confederación de Trabajadores de Venezuela, una organización con múltiples denuncias de corrupción a lo largo de su historia. La CIA también se hizo cargo de varias estancias en Washington de opositores venezolanos. En febrero de 2002, el entonces director de la CIA, George Tenet, manifestó sus preocupaciones ante el Comité de Inteligencia del Senado: “Estoy particularmente preocupado por Venezuela, nuestro tercer suministrador de petróleo”. El mismo mes, The Washington Post publicó una nota en la que un funcionario del Departamento de Estado declaraba abiertamente que Venezuela “está en una posición precaria y peligrosa” y que “si Chávez no arregla las cosas pronto, no terminará su mandato”. Este lenguaje, más propio de matones que de líderes de países democráticos, es el que utilizan los mismos que luego reivindican la democracia como un valor sagrado e inviolable.

Apenas cinco meses antes y en una actitud claramente coercitiva, la Casa Blanca había llamado a consultas a su embajadora en Caracas, Donna Hrinak, como una manera de disuadir a Venezuela por las críticas de Hugo Chávez a la intervención estadounidense en Afganistán. Tres semanas antes de la intentona golpista de 2002, Hrinak fue sustituida como embajadora por un “halcón” de Washington, Charles S. Shapiro. Buena muestra de los intereses que dominan las relaciones internacionales fue la postura de España y Estados Unidos cuando se produjo el golpe de Estado contra Chávez en abril de 2002: el Gobierno de Aznar saludó al golpista, Pedro Carmona, como nuevo presidente del país, a la vez que daba instrucciones precisas al embajador en Caracas para que mantuviera reuniones con el embajador de EEUU y con el propio Carmona, y acordó con el Gobierno estadounidense una declaración conjunta que se convirtió en un ejemplo supremo de hipocresía y en una demostración de cómo, en ocasiones, las naciones democráticas se comportan como las peores dictaduras: “Los Gobiernos de Estados Unidos y de España siguen los acontecimientos que se desarrollan en Venezuela con gran interés y preocupación, y en contacto continuo”. Los dos gobiernos “declaran su rechazo a los actos de violencia que han causado una cantidad de víctimas”, “expresan su pleno respaldo y solidaridad con el pueblo de Venezuela” y “expresan su deseo de que la excepcional situación que experimenta Venezuela conduzca en el plazo más breve a la normalización democrática plena”. En la declaración no hay una sola palabra de condena hacia el levantamiento militar contra Chávez, un presidente elegido de forma democrática.

Volvamos a la actualidad: al amanecer del día 30 de abril las redes sociales ardieron con la información de que Guaidó se encontraba en la base militar de La Carlota y que contaba con el apoyo de altos mandos del Ejército venezolano para derrocar a Maduro. Pero vivimos en un mundo en que las imágenes tienen un impacto decisivo y, precisamente, la imagen que otorgaba categoría a la noticia era la presencia de Leopoldo López junto al presidente de la Asamblea Nacional. No se sabe aún con certeza cómo consiguió Guaidó que los guardias de inteligencia que lo custodiaban permitieran su salida. Lo cierto es que Guaidó y López no se encontraban dentro del recinto militar de La Carlota, sino en la principal autopista de la capital venezolana, concretamente en el distribuidor Altamira, un punto que en los últimos años se ha convertido en lugar de manifestaciones opositoras. Pese a la pretendida importancia que el propio Guaidó otorgaba a la revuelta, el autoproclamado presidente del país no contaba con un apoyo militar decisivo ni por número de miembros del ejército ni por la importancia jerárquica de los mismos. Entre los militares que acompañaban a Guaidó estaba Ilich Sánchez-el de mayor graduación-coronel de la Guardia Nacional encargado de la seguridad de la Asamblea Nacional de Venezuela. Posteriormente, un grupo de 25 militares de baja graduación pidieron asilo en la embajada de Brasil en Caracas, según informó el portavoz del Gobierno brasileño, Otávio Rego Barros.

El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, declaró que la situación en los complejos militares era de tranquilidad, aunque se produjeron disturbios en el exterior de la propia base aérea de La Carlota, una instalación que ha sido asaltada por manifestantes en varias ocasiones. No es necesario recalcar la magnitud de la imprudencia de Guaidó al convocar a las fuerzas opositoras en las cercanías de una base militar porque todos sabemos lo que puede ocurrir en cualquier país del mundo cuando sus fuerzas del orden son testigos del intento de intrusión en un recinto de esas características.

Más allá del escaso apoyo obtenido por Guaidó por parte de unos pocos militares, no parece que exista una división real en el ejército, no al menos para considerar de forma seria que exista una amenaza de levantamiento militar contra Maduro. El Ejército incurre de continuo en prácticas de corrupción relacionadas con la distribución de alimentos y medicinas, una prerrogativa otorgada por el propio Maduro que, en la práctica, ha supuesto entregar a las Fuerzas Armadas el dominio del mercado negro. Los militares también controlan la totalidad de los puertos y las fronteras, a través de las cuales se trafica continuamente con bienes de todo tipo y con oro. La actitud del Ejército, especialmente en sus cuadros altos, es conservadora con el fin de prolongar sus privilegios dentro de la sociedad venezolana, luego resulta ilusorio pensar que desde las Fuerzas Armadas se pueda producir un levantamiento contra el Gobierno. Son los mandos medios quienes podrían ser más receptivos a las proclamas de Guaidó porque sus intereses son menores respecto a los de aquellos generales nombrados por Maduro, que no han accedido a su cargo por méritos, sino por lealtad al Gobierno.

Como sucede de forma recurrente desde la llegada al poder de Hugo Chávez, en 1999, Estados Unidos, en coordinación casi perfecta con los movimientos opositores y las oligarquías venezolanas, retoma la idea de influir en la política venezolana por razones geoestratégicas que nada tienen que ver con los motivos pretendidamente humanitarios que esgrime la diplomacia estadounidense. Chávez nacionalizó el petróleo, y esa decisión, incluso en el contexto de unos Estados Unidos menos dependientes de las importaciones de crudo, es lesiva para los intereses de las empresas petroleras estadounidenses. Aunque Estados Unidos es casi autosuficiente en esta materia desde el final de la presidencia de Obama, algo que no sucedía desde 1973, el 7% del petróleo importado procede de Venezuela. De forma constante, Washington utiliza la misma retórica para referirse a la situación en Venezuela, manifestando su deseo de “iniciar una transición hacia la democracia”. Se olvidan de explicarnos que el imperialismo continúa vigente con formas diferentes a las utilizadas en el pasado y con el objetivo de construir democracias a medida de sus intereses estratégicos y económicos. Se olvidan también de señalar por qué oscuros motivos la democracia y los Derechos Humanos no son conceptos tan importantes en otros lugares del planeta donde los intereses de Estados Unidos no se ven amenazados.

Pese a que Guaidó hablase “en nombre de todos los venezolanos”, las manifestaciones a su favor en las calles son menos numerosas de las que él esperaba y, del mismo modo, se producen concentraciones de decenas de miles de chavistas a favor de Maduro rodeando el Palacio de Miraflores. Venezuela es un país capitalista en el que la libertad de mercado, como ya ocurrió en Brasil durante los Gobiernos de Lula da Silva y Dilma Rousseff, no ha sido cuestionada más allá del debate ideológico. Los Gobiernos de Chávez llevaron a cabo una redistribución de la riqueza, desconocida en el contexto venezolano, que reveló el odio de clase de las élites del país hacia los ciudadanos más desfavorecidos y tradicionalmente apartados de cualquier beneficio social por un sistema esencialmente injusto y desigual.

Para que todo este proceso se lleve a cabo es necesaria una manipulación continua en los medios de comunicación y en unos corresponsales profundamente irresponsables que nos hablan de algunos problemas de la economía venezolana como el desabastecimiento o la escasez sin hacer referencia explícita a los empresarios que acaparan bienes con el fin de que esa escasez aumente los precios y genere inestabilidad política, por poner un ejemplo. Tampoco se dice una palabra de los ataques especulativos a los que el bolívar es sometido de forma constante ni se muestra dato alguno respecto a la guerra económica de las élites venezolanas contra su propio país.

Es indudable que Venezuela padece graves problemas de corrupción, ineficiencia y desigualdad, problemas agravados por la falta de legitimidad democrática de Maduro desde la creación de la Asamblea Nacional Constituyente, pero también lo es que, de forma sesgada, se nos informa acerca de la realidad venezolana ocultando las causas de todos los problemas, y este sesgo es la principal característica de la información que nos llega del país caribeño. Una información que, cuando critica de forma inmisericorde al Gobierno venezolano es aceptada y difundida sin el menor ejercicio de investigación periodística y hasta sin pruebas. Del mismo modo, se produce un ejercicio de falta de rigor periodístico al achacar todas las muertes en el país a la violencia policial sin distinguir entre los muertos provocados por el alto índice de delincuencia, los asesinatos políticos de chavistas u opositores o las personas asesinadas en el contexto de la violencia ejercida por los colectivos en los barrios más pobres. Seis millones de venezolanos votaron por Maduro un año atrás, pero sus testimonios apenas encuentran eco en la prensa occidental.

Omitir datos de la realidad para mostrar tan solo una parte de la misma es una manipulación deliberada, y hacerlo mientras se apela a la libertad de expresión resulta ser una práctica bastante obscena. Fue un medio tan poco sospechoso de ser socialista como la CNN el que reconoció que existió un complot para asesinar a Maduro mediante el uso de un dron en agosto de 2018, hecho que fue ampliamente ridiculizado en la prensa occidental y tratado casi como una invención del Gobierno venezolano con el fin de distraer la atención. De la misma manera, el diario The New York Times demostró que la quema de dos camiones con “ayuda humanitaria” que esperaban en la frontera entre Colombia y Venezuela, en Cúcuta, realizada por el Gobierno de Maduro, según la prensa española, fue obra de un miembro de la oposición que lanzó un cóctel molotov que terminó impactando sobre los dos vehículos. Esta es una de las notas de The New York Times: “Era una narrativa que casaba bien contra las críticas por autoritarismo contra el Gobierno venezolano: las fuerzas de seguridad, siguiendo órdenes del presidente, Nicolás Maduro, prendieron fuego a un convoy de ayuda humanitaria mientras millones de personas en su país padecen enfermedades y hambruna”. El vicepresidente, Mike Pence, escribió que el “tirano en Caracas bailó” mientras sus secuaces “quemaban comida y medicinas”. El Departamento de Estado estadounidense publicó un vídeo en el que se afirmaba que Maduro ordenó la quema de los camiones. La oposición venezolana se refirió a las imágenes de la ayuda en llamas reproducidas por medios y televisiones en toda América Latina, como evidencia de la crueldad de Maduro”. “Pero hay un problema: parece que fue la misma oposición —y no los hombres de Maduro— quien accidentalmente prendió fuego al camión”.

La historia de América Latina está marcada a fuego por tres hechos: una desigualdad sangrante, la corrupción de sus élites y las continuas injerencias de Estados Unidos, que incluso en pleno siglo XXI no duda en conspirar contra cualquier proyecto político contrario a sus intereses que se desarrolle en la región. El relato periodístico se hace para tratar de demostrar que los proyectos socialistas democráticos son inviables y para justificar una intervención estadounidense en Venezuela, lo que corrobora, una vez más, el largo historial de violencia del gigante norteamericano, disfrazado en los últimos tiempos de ayuda humanitaria y de preocupación por los derechos democráticos que tantas veces ha pisoteado. Produce indignación comprobar cómo dirigentes cómodamente instalados en sus despachos son capaces de llevar a otro país a una guerra civil en la que morirán los de siempre para favorecer los intereses de unos pocos. Es más necesario que nunca que Venezuela salga de la agenda de las grandes potencias y se convoque una reunión en el marco de la ONU con el fin de celebrar elecciones con plenas garantías democráticas.
____________________

Eduardo Luis Junquera Cubiles es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

7 Comentarios
  • martín pérez martín pérez 09/05/19 13:21

    laresacadelsigloxxi

    El golpe bueno III
    ¿Es acaso esta serie de artículos un alegato que pretenda blanquear la acción política del gobierno actual de Venezuela? No. En el mundo actual existen una serie de países cuyos gobiernos podemos calificar de ilegítimos por estar sostenidos por potencias extranjeras que mueven a su antojo la acción de la dirección de los mismos, al margen de cualquier legitimidad racional o democrática, que atentan todos los días contra los DDHH .

    Existen regímenes teocéntricos que gobiernan con leyes cruentas que agreden la racionalidad de la humanidad actual mediante dictados religiosos, amputaciones, y penas que discriminan a hombres y mujeres de manera inaceptable, que no son cuestionados, sino amparados y protegidos mediante acuerdos preferenciales según los cuales dicha indolencia legal es defendida, por las armas si llega el caso, por países de irreprochable pedigrí democrático en el concierto internacional.

    Si existiendo una presunta lista negra de países que violan los DDHH se ataca por este motivo a uno y no a otros tanto o más flagrantes violadores de los tratados internacionales más extendidos y aceptados, ha de tomarse el cuidado de analizar el porqué de la demonización de unos y no de otros regímenes tanto o más repugnantes desde una perspectiva del derecho internacional y humanitario.

    Hay países que infringen los principios más elementales de la legislación internacional que tienen el estatus intocable de socios preferenciales de las mayores potencias económicas y militares de nuestra sociedad global, cuyos recursos son gestionados y protegidos por dichas potencias, y otros países tanto o menos quebrantadores del derecho internacional, DDHH incluidos, que son objeto de ataques sistemáticos desde las baterías mediáticas que manejan los más influyentes países de nuestro entorno político y económico.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • martín pérez martín pérez 09/05/19 13:19

    Si el común de los países se pliega por motivos de interés comercial o político a las acciones unilaterales y arbitrarias de las potencias que lideran las áreas de influencia en que están englobadas las naciones democráticas respetuosas con las leyes y los derechos civiles reconocidos y plasmados en los tratados internacionales, conseguiremos un mundo hipócrita en el que el derecho romano, las leyes no sean más que una burla y un escarnio a la racionalidad y los derechos civiles en cuya defensa la humanidad ha invertido ingentes sacrificios y esfuerzos. Significaría esto un retroceso al mundo medieval en el que el derecho sólo existe respaldado por la fuerza, y por tanto el equilibrio internacional no residiría en el derecho positivo plasmado en las leyes internacionales, sino en los distintos lances que el sucesivo ascenso y caída de potencias temporales impongan caprichosamente.

    Éste es un viaje que la humanidad inició hace demasiado tiempo como para ignorar sus frutos por la veleidad de uno u otro dirigente con ansias de poder omnímodo sobre los destinos de la población planetaria como un aspirante a Calígula vestido de Armani. La responsabilidad de los gobernantes democráticos de no secundar flagrantes atentados al derecho debe ser exigida desde los parlamentos respetuosos con las libertades civiles de manera que sin homologar prácticas políticas criticables, no se plieguen a apoyar violaciones del derecho internacional en nombre de la libertad. ¿Arabia Saudí, sí y Venezuela, no?, un poco de cordura.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • martín pérez martín pérez 09/05/19 13:15

    laresacadelsigloxxi

    MENÚ
    El golpe bueno II
    La seguridad jurídica internacional queda seriamente tocada desde el momento en el que el conjunto de los principales países, por razones presuntamente humanitarias, que quizá esconden la irrechazable presión (oferta) de los EEUU, deciden desconocer la legitimidad de un gobierno salido de las urnas, a favor de un grupo opositor al que se pretende elevar sin aval democrático, a la presidencia simbólica del país.

    Ya no gobierna la soberanía popular de un estado el partido que más apoyos consigue en unas elecciones generales, sino aquél que es respaldado por los países más ricos e influyentes del panorama internacional.

    La diferencia con la asonada militar clásica consiste en que el acto de fuerza se canaliza económica, comercial, financieramente. Se ataca, se golpea la infraestructura mercantil de un país. Se condiciona artificialmente el precio de los productos de importación y exportación, alterando los precios recurriendo maliciosamente al juego de la oferta y la demanda mediante “hábiles” inversiones que condicionan los precios de compra o venta que influyen en la estabilidad financiera del país sometido a acoso, al alza los precios de los bienes de importación y tirando a la baja los de los que exporta, de tal manera que a medio plazo se instale el déficit en el abastecimiento, generando descontento y carencias de productos de primera necesidad y acusando al gobierno de deficiencias en la gestión monetaria de los recursos del país con el único objetivo de crear descontento entre la población en el interior y desconfianza en la estabilidad de un gobierno en el exterior.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • martín pérez martín pérez 09/05/19 13:14

    A partir de aquí la recurrente convocatoria de actos que impidan la normal actividad ciudadana, mediante algaradas, manifestaciones, boicots, y actos de guerrilla urbana con resultado de víctimas, harán el resto en los medios de comunicación internacional para que la imagen del gobierno sometido a acoso se vaya convirtiendo en una caricatura prisionera de la mecánica de acción reacción, de cuya espiral se nutrirá a diario la agenda que debe afrontar la política nacional del país sometido al acoso de los países poderosos que secundan la acción liderada por los EEUU.

    Esta mecánica se puede dirigir contra cualquier país, incluido el de Vds. Nadie está a salvo de ataques de esta naturaleza para desestabilizar al gobierno.

    Si los gobiernos de los países más influyentes aceptan o secundan esta política criminal, golpista sin uniformes ni tanques, nadie está a salvo de que quienes lideran estos procedimientos pongan la proa a aquellos gobiernos que tengan intereses legítimos y contrapuestos a los de aquéllos que por su dimensión económica en el estatus internacional tienen poder para poner y quitar gobiernos al margen de la voluntad nacional expresada democráticamente en las urnas. La forma de hacer política desde las polis de Atenas hasta la actualidad se pervierte, se vacía de legitimidad, para dejar en manos de una “autoridad” perversa, que se identifica con el poder global sostenido por el complejo financiero militar, que en adelante será el que reparta la homologación democrática a los gobiernos según salten o no al ritmo que imprime en la comba que regula las relaciones internacionales. Hoy es Venezuela, mañana cualquiera, incluso el de Vd…

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • martín pérez martín pérez 09/05/19 13:09

    Si los venezolanos votan lo que a mi juicio es un error, que lo paguen consecuentemente durante una legislatura, del mismo modo que cuando a los españoles les dio por votar a los delincuentes de la Gürtel y posteriores tramas durante tantos años. Los españoles no habríamos admitido que nos corrigiera la mano que tan mal votaba, como no admitimos la corrección napoleónica en el 1808. Igualito que los venezolanos habrían hecho y parece que hacen. Dar un golpe de estado está muy mal, se lo den a Agamenón o a su porquero. Que se enteren estos demócratas de pacotilla que cuando las cosas no van a su gusto dan una patada a la mesa y tiran de trabuco para defender “su” petróleo a toda costa. Guerra civil incluida.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • martín pérez martín pérez 09/05/19 13:07

    Hoy los golpes de estado se dan en prime time o en primera página. En la apertura de los telediarios con declaraciones exclusivas que aclaran la participación, motivaciones, promotores, respaldos y cuanta infraestructura sea necesaria para derrocar la voluntad popular expresada en las urnas y descalificada por la idiosincrasia de potencias extranjeras que motivan el golpe antidemocrático en que el pueblo votó “mal” y ahí están los USA, la UE o cualquiera otro de los correctores homologados por sí mismos para rectificar por la coacción financiera, el boicot económico o la vieja fuerza bruta, los sinsentidos del libre albedrío de los pueblos.

    Con toda desfachatez el presidente inmobiliario de un país y el estríper presidente de la aspirante a contra potencia, con permiso de los chinos, acuerdan ante el amago de recuperación de la independencia militar europea por boca del presidente francés Macron, que ya está bien de infrautilizar sus costosas y peligrosas estructuras de la vieja guerra nuclear y con un apretón de manos declaran el continente europeo campo de juego para sus estrategias de misiles oxidados y proceden a pasar la escoba por los silos en los que se apolillan las ojivas y misiles de hace treinta o cuarenta años, barrer y pasar el mocho a los refugios antinucleares hasta sacar brillo a las plumas de los halcones psicópatas de la guerra fría. A la sombra de esta cobertura deciden que su “hijoputa” oficial ahora en Venezuela es una anónima sonrisa de pulida ortodoncia que como todo mérito ostenta ser el enésimo candidato a representar al imperio, que contrataca en su patio trasero, autoproclamándose por todo el fotogénico morro, como “presidente interino” de un país con la aprobación de los mismos demócratas que en los años treinta respaldaron a su “hijoputa” anticomunista y voz de pito en la retaguardia europea, el demócrata orgánico Francisco Franco, alias Paca la Culona, para sus camaradas de cuartel celtibérico y africanista.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • martín pérez martín pérez 09/05/19 13:05

    laresacadelsigloxxi

    MENÚ
    El golpe bueno
    Hubo un tiempo en que el golpe de estado tenía muy mala prensa, era algo a esconder. Sus promotores, participantes y títeres ocultaban sus acciones o las negaban en caso de ser descubiertos y denunciados por los medios de comunicación. Sobre todo cuando el golpe se daba contra un régimen que había sido avalado por unas elecciones democráticas y más o menos limpias. Nada que ver con aquellos tiempos en que los golpistas eran derrocados por la facción comprometida en un complot preparado por una potencia extranjera. Esa historia trufada de golpes y contragolpes militares de derechas o de golpes y contragolpes militares de izquierdas, detrás de cuyos sables siempre estaba una u otra de las dos superpotencias, todo lo más, amagadas detrás de una marioneta encarnada en un religioso, o terrateniente relacionado con la distribución bananera o cualquier otra multinacional del sector primario.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.