x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Coalición fáctica contra la mayoría en Cataluña

Publicada el 26/05/2019 a las 06:00 Actualizada el 24/05/2019 a las 19:10
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

“La coalición es el arte de llevar el zapato derecho en el pie izquierdo sin que salgan callos”. Guy Mollet, el autor de la frase, fue primer ministro, francés y socialista, entre 1956 y 1957.

La “mayoría en Cataluña” es la del porcentaje de encuestados que piden la celebración de un referéndum de autodeterminación. Desde hace años oscila entre el 70 y el 80%, pero no le cabe al Estado.

Sobre la “coalición”, las hay que nacen de negociaciones positivas y en público para construir el futuro colectivo limando diferencias. Otras, en cambio, son pactos a la desesperada entre confundidos, que se confabulan a oscuras contra el adversario para que nadie rompa los nudos que nos atan al pasado, la forma más cómoda de gobernar para los privilegiados habituales.

Mientras se va gestando la clase de coalición que viene, o ambas al mismo tiempo, la actualidad nos entretiene con relatos de conveniencia, pero lo que escuchamos hasta este domingo de los partidos estatales estaba teñido de electoralismo. Todo, salvo sus reacciones ante los imprevistos, las situaciones de fuerza mayor y, por supuesto, lo que consigamos descubrir de lo mucho que nos ocultan. Siempre refiriéndonos a Cataluña, el único problema que lo bloquea todo y a todos. En cambio, bastante tienen los independentistas con defender sus candidaturas de los ataques que reciben. Casi todos contra ellos. Unos por principios (de los del Movimiento) y otros por los votos.

Para imprevistos, los que cada día depara una Justicia española, rota y desquiciada por las consecuencias del papel que no puede dejar de cumplir ante la insolvencia política de los sucesivos gobiernos centrales. Lo de la JEC y el Supremo con la candidatura de Puigdemont es difícil de superar y, aun así, Casado quiere recurrir al Constitucional. “Más dura será la caída”, nos recordaba Bea Talegón que escribió el fiscal Maza en octubre de 2017 contra los catalanes rebeldes, aunque después lo achacó a un error. Falleció sin tiempo para imaginar que menos de dos años después la que se estaría asomando al precipicio no sería la Cataluña independentista, sino la España que sufrimos.

Las situaciones de fuerza mayor ante el Estado, verdaderos retos, llegan con toda la autoridad democrática, porque nacen de las urnas. Esta vez han confirmado la primera victoria de los independentistas catalanes en el campo contrario de las generales y, además, un importante avance del bloque PNV + EH Bildu en Euskadi.

Y, por último, lo que nos ocultan. Por ejemplo, lo que el Pedro Sánchez más presidente, a pesar de estar en “funciones”, haya podido hablar con Casado, Iglesias y Rivera sobre Cataluña en las reuniones de La Moncloa. Intuitivo ha estado el socialista en lo de convocar a los perdedores, pues transmite una sensación de ventaja sobre sus adversarios convertible en votos. Consolidará en las urnas de este domingo el triunfo de abril, pero el problema sigue siendo gobernar en el infierno.

Los independentistas arrasarán en las municipales y la sorpresa puede llegar con las europeas, pues nadie osa cuestionar que la ventaja del relato exterior la llevan de largo los de Puigdemont, con o sin Diplocat. Y esto se traducirá en votos a favor de quienes parecen, porque lo son, más europeos. Ni Borrell perdiendo apuestas sobre apoyos a los presupuestos generales, ni el voluntarismo de Irene Lozano metiendo la pata más de una vez desde su España Global, han conseguido evitar que las muestras de apoyo hacia el independentismo catalán dejen de salpicar la actualidad.

Nada como el repaso de la historia para alimentar la lógica concluyente.

De 2004 a 2010, un PP fuera del gobierno cabalgando sobre la catalanofobia para cultivar los votos que nacen del odio al diferente.

De 2011 a 2015, a un PP confiado en su mayoría absoluta ni le alteran las Diadas masivas ni decide molestar a ninguno de los casi dos millones de asistentes a las urnas independentistas del 9 de noviembre de 2014.

Hasta mayo de 2018, los excesos violentos de un PP en minoría insufrible, cada vez más aislado y finalmente condenado por la Justicia y expulsado del Gobierno, consiguen preocupar a una Unión Europea que, discreta, comienza a vigilar también la política en España.

Derrotado el 28 de abril el programa electoral del “155 desde ya más cárcel sin paliativos para los líderes catalanes más votados”, nadie sabe cómo se llama la alternativa. Un paréntesis con fecha de caducidad.

Por tanto, el más que previsible avance del independentismo en todas las urnas del 26M desembocará en la única solución posible: una coalición fáctica de los tres del 155 en la que Pablo Iglesias tendrá que implicarse, cumpliendo un papel similar al de Sánchez para que el 155 de 2017 no fuera también una declaración de guerra. Será el precio que pagará UP para conseguir algunos de los ministerios deseados.

Hay una tercera clase de “coalición”. Dura lo que un funeral porque es la que forman quienes acuden al último adiós.

Con poco más de cuarenta años de edad, este enfermo terminal palpita con problemas. Otra urna le espera. Recibirá sus cenizas cuando haya contado los votos. Es la europea, y no existía cuando nació la nuestra.

¡Cuánto ha sabido cambiar el mundo que nos rodea!

Y qué poco hemos sabido cambiar este mundo nuestro tan presumido, pero que parimos tan mal que ahora debe morir entre exilios, cárceles y juicios.
____________________

Domingo Sanz es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

13 Comentarios
  • La Navaja de Occam La Navaja de Occam 27/05/19 10:27

    El nacionalismo español es bueno pero el catalán y el Vasco son malos. El nacionalismo francés es bueno pero el bretaño y corso son malos. El italiano es beno pero el lombardo no, y así AD NAUSEUM...
    Os parece racional vuestra postura?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    4

    2

    • Ambon Ambon 28/05/19 11:28

      ¿Quien ha dicho que el nacionalismo español es bueno?, creo que nadie lo había sacado en estos comentarios, eres tu quien lo dices, pues tu mismo contigo mismo

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Isa... Isa... 27/05/19 20:04

      Y por completar algo más mi opinión, no postura. Mi identidad es que soy de Galicia, España y de este planeta como tú. Un abrazo, hermano. Saludos

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Hartoyadestarharto Hartoyadestarharto 27/05/19 18:48

      Mi postura es: el nazi onalismo es malo, el nazi onalismo es malo, el nazi onalismo es malo, el nazi....Y aquí, en el cacho tierra en el que me ha tocado nacer hay un puñado de nazionalistas que han decidido que son el no va más , desprecian marginan insultan explotan a los que no son de su nazi on ,y han conseguido exacerbar a otros descerebrados de los tiestos de al lado y hacerles sacar su nazi onalismo,y este otro nazi onalismo es malo, tan malo y tan siniestro como los nazis catalanes vascos bretones...., del de este lado del río, de aquel, del barrio alto,del de abajo del de en medio....Pero no, hay otros descerebrados que solo porque el tiesto de un nazi onalista esa mas pequeño que el tiesto de otro, han decidido que hay nazi onalistas buenos. En fin.....

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • martín pérez martín pérez 27/05/19 18:28

      El nacionalismo, estimada Navaja..., es un residuo bárbaro del capítulo más sangriento de la Historia de la Humanidad. Junto con las religiones los nacionalismos son susceptibles de alienar, primero, a los más elementales de los ciudadanos de cualquier país, y con suficiente estimulación sostenida en el tiempo podrá ver masas fuera de sí, exasperadas, pidiendo la sangre de propios y extraños. Es Vd. desde una posición pretendidamente imparcial, pero maniquea, quien administra, pérfidamente, la presunta bondad o maldad de los nacionalismos a que hace referencia. Es más sencillo, fuera de los aspectos folklóricos, ¡Todos son malos! Al igual que las religiones, si se sacan del ámbito privado , se transforman en repugnante y peligroso proselitismo. Recuerde, estimada Navaja..., desde un punto de vista político, absolutamente todos los nacionalismos son criminales y condenables.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Isa... Isa... 27/05/19 14:59

      Hola. Mi opinión te la aclaro: Todos. Al igual que las religiones, que como tierry explica, pertenecen al ámbito privado. El resto de mi opinión supongo la comprendes sin tener que darte más explicaciones racionales. Un saludo La Navaja de Occam.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 26/05/19 14:36

    Los soberanistas de derecha e izquierda en toda la Unión Europea se enfrentan a un hándicap difícilmente salvable a medio plazo: se estâ generalizando entre los ciudadanos la condición pluriidentitaria. Uno puede ser galego, español, lombardo, alemán o rumano pero es casi imposible que no tenga otras identidades.

    Por otra parte de la misma manera que en una sociedad laica la religión debe pertenecer mayormente al ámbito privado, es normal que ocurra tres cuartos de lo mismo en cuanto a la condición identitaria. En estos momentos, con una exposición monoidentitaria tan impuesta a toda su ciudadanía, Catalunya estâ muy lejos de cumplir los requisitos minimos de una sociedad verdaderamente laica. Señalo que esto ultimo lo saco de una columna muy interesante de Santi Vila en La vanguardia.

    Me he referido a soberanistas de izquierda porque algunos grupos se definen de esta manera, pero me parece una contradicción de raíz.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    4

    • Isa... Isa... 26/05/19 19:38

      ...Personalmente siento que los nacionalismos soberanistas son el caldo de cultivo de las confrontaciones civiles. Los que se suponen de izquierda, son una contradicción en si misma de los valores identitarios de la izquierda. Construyen muros que no son percibidos por nuestros ojos, pero son idénticos y comparables a los que se construyen con hormigón...¡ menos mal, que las movilizaciones globales ya están activas contra cualquier tipo de nacionalismo...!

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      4

  • Hartoyadestarharto Hartoyadestarharto 26/05/19 11:15

    Y racismo y supremacismo .Qué es eso de que los catalanes son más europeos que el resto de españoles? es que hay europeos de primera y otros de segunda? pero eso no se acerca a lo de la pureza de la raza aria ya?

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • Ambon Ambon 26/05/19 10:59

    "Unos por principios (de los del Movimiento)". ¿De verdad te crees que todos los que no comulgamos con las ideas independentistas somos "del Movimiento"?

    ¿Con que derecho quienes no cumplen las normas que nos hemos dado todos democraticamente juzgan sobre las ideas y el talante democrático de los demás? ¿Te crees superior en algo a todos aquellos que no comparten tus ideas? ¿Y a pesar de sentirte superior te llamas demócrata? Pues te lo diré en "roman pladino" no tienes ni puta idea de lo que significa SER demócrata.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • martín pérez martín pérez 26/05/19 09:29

    Pamplinas, presunciones y malas intenciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    4

    • Grobledam Grobledam 26/05/19 10:45

      Y mentiras.
      Ya no merece ni desmontarlas demostrando la falacia, modus operandi básico del secesionismo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      4

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 26/05/19 14:43

        Es verdad: pamplinas jaja!

        Y añoro el tiempo cuando Domingo recriminaba a Pablo Iglesias de no haber investido a Pedro Sanchez!

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        3

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.