x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

¡Click... reenviar; click... reenviar!

Antonio García Gómez
Publicada el 30/05/2019 a las 06:00
 
Hacemos unas risas, una sangría cruel y mezquina, cruzando unas miradas sucias y comentarios cobardes y viles teñidos de... ¿inocentes? ¿inofensivos?

Porque, al fin y al cabo, la protagonista del vídeo es una mujer.

Y es muy fácil: click… reenviar. Así se pasa hasta hacerlo llegar al marido. Click… reenviar. Al fin se sabe que el marido no podrá soportar la presión, sufrirá un ataque de ansiedad y  la mujer se suicidará.

Y luego vendrá la consternación, un poco tarde pero consternación y manifestación.

Es curioso, en todo caso, que quien debe avergonzarse sin remedio ni posibilidad de reparación es la mujer. El hombre sólo habrá protagonizado un vídeo subido de tono porque él lo vale, por macho, por falta de necesidad de mostrarse “virtuoso”, en contra de la “virtud” que de ostentar siempre la mujer, porque es la honra lo que ha de defender la mujer, salvo cuando se sienta perdida, señalada, menospreciada de por vida por no haber sabido defender su “virtud”.

Con el consentimiento del machismo enardecido de estúpida crueldad porque, a la postre, él no entiende de qué va la maldita malicia de quien goza humillando, reafirmándose en el concepto de que la mujer es un objeto que ha de lucir siempre pulida, bella, intocable.

Machismo pues, imperante. Cada vez se aprecia más “violencia sexual” entre los más jóvenes, tan hipócrita y cruel, establecidos los estereotipos infamantes que sean capaces de avergonzar, de señalar, de condenar a la mujer hasta “conducirla” al suicidio si es que solo pretende redimirse.
___________________

Antonio García Gómez es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




2 Comentarios
  • Isabelle0651 Isabelle0651 30/05/19 19:21

    Magnífico tu artículo de opinión, Antonio. Es la realidad descarnada que ha llegado al siglo XXI tan intacta como si no hubieran pasado los siglos. El caso de esta joven mujer de 32 años, es abominable, como abominables son los compañeros que ahora se muestran compungidos a las puertas del concesionario, un grupo de machos adocenados y sin mora, el objeto de sus burlas y divertimento era una mujer llena de vida e ilusiones con dos hijitos que se quedaron sin madre, no me puedo imaginar los horrendos momentos que padeció, el cabrón que la conoció y quiso machacarla difundiendo ese vídeo, merece una condena de cárcel y que no duerma tranquilo el resto de su vida. Multa morrocotuda para la empresa con publidad incluida, por cobardes incompetentes. Mi sentido pésame a su familia y amigos, descanse en paz.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • AMP AMP 30/05/19 11:25

    A propósito del asunto: Palabras de Soledad Murillo: Por qué el cuerpo de la mujer y la sexualidad “concita un interés tan malsano”.
    Quid de la cuestión.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

 
Opinión