x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Venezuela desde Europa

Publicada el 09/06/2019 a las 06:00 Actualizada el 08/06/2019 a las 12:42
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La convulsa realidad política que vive el país bolivariano se ha agravado desde principios de año con la autoproclamación de Guaidó como presidente, su fracasado golpe de Estado en abril y el posterior refugio del dirigente Leopoldo López en la embajada española.

La Unión Europea no ha podido ponerse de acuerdo para aprobar una declaración que reconozca al diputado de la Asamblea Nacional Juan Guaidó como presidente de Venezuela. Los países de la UE que no han aceptado son Italia, Grecia, Noruega, Eslovaquia y Chipre, además del Vaticano, donde el papa Francisco ofreció su ayuda al diálogo ante la amenaza de un posible derramamiento de sangre. Este grupo de naciones reticentes con el poder del delfín de Donald Trump en Caracas han expresado sus motivos e incluso adquirido cierta relevancia en el desarrollo de esta crisis: la cancillería socialdemócrata de Eslovaquia no consiguió imponer su criterio a favor del “presidente encargado” entre los otros tres partidos coaligados; el Gobierno de coalición en Roma también está dividido, el movimiento antisistema 5 Estrellas (M5E) es contrario al reconocimiento, y a favor está la organización ultraderechista de Matteo Salvini, no permitiendo al presidente de la república suscribir el documento presentado; desde Grecia se alerta del peligro de interferencias extranjeras, el ejecutivo heleno se niega a reconocer a Juan Guaidó como “presidente interino”; y Noruega declara reconocer solamente Estados y no gobiernos.

A iniciativa de este país nórdico se han llevado a cabo contactos internacionales entre los representantes chavistas y de la oposición. Los encuentros en Oslo están intentando acercar las posiciones de ambas partes para poder convocar elecciones. Guaidó pone el foco en tres cuestiones: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. El presidente “interino” tiene capacidad para convocar elecciones, pero no poder para revocar un gobierno en funciones. Desde el Palacio de Miraflores el presidente Maduro ha afirmado: "Vamos a elecciones adelantadas de la Asamblea Nacional para ver quién tiene los votos, para ver quién gana".

En este proceso de diálogo cabría recordar cuál ha sido el contexto electoral del país bolivariano. En 2015, tras la victoria de la coalición de derechas (MUD) en las elecciones a la Asamblea Nacional, los conservadores decidieron iniciar una estrategia de desgaste de Nicolás Maduro provocando acaparamiento de bienes de consumo, boicot y el aumento injustificado de los precios. El conflicto social consiguió dar la impresión de vulnerabilidad de las autoridades. Esta agresiva conducta intentó conducir al país hacia una profunda crisis económica y la guerra civil. La violencia de los disturbios en los municipios gobernados por los antichavistas justificó el interés de los agentes extranjeros para intervenir. Fue entonces cuando EEUU intentó poner en marcha una operación militar “humanitaria” en territorio venezolano.

Sobre la arena de los disturbios, las huelgas y la incautación colectiva de mercancías destacaron algunos actores de la derecha reaccionaria. El expresidente del Parlamento Julio Borges fue acusado por el chavismo de ser el promotor de las huelgas y del nombramiento de nuevos jueces que fueron inmediatamente destituidos por el Tribunal Supremo, unas acciones que respondieron a una clara estrategia de derrocamiento del presidente de Gobierno. El líder opositor Leopoldo López fue detenido por la justicia venezolana y declarado culpable de incitación pública a la violencia en las manifestaciones que provocaron la muerte de 43 personas. Para Nicolás Maduro, el ejercicio del poder dependía del triunfo en las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que se convocaron en 2017. Lo razonable del contenido electoral dio suficiente autoridad al presidente para ganar las elecciones y evitar el conflicto. La ANC abrió una nueva etapa histórica en la defensa de los desprotegidos y las libertades redactando una nueva Constitución de la República Bolivariana.

El reciente intento de golpe de Estado contra el Gobierno venezolano fue anunciado por la oposición como la Operación Libertad, dando inicio con la liberación por parte de un grupo de militares del dirigente opositor Leopoldo López, bajo arresto domiciliario, y su posterior refugio en la embajada española en condición de “huésped”. Desde su nueva residencia ha estado alentando la insurrección y reuniéndose con el faccioso Juan Guaidó. El embajador de Venezuela, Mario Isea, ha declarado que la solicitud de refugio de López responde a los intereses de EEUU en crear “problemas diplomáticos y presionar a España”. La crisis de la embajada ha puesto a Madrid en el centro del conflicto. Desde la Moncloa se afirma que el reo no será entregado a las autoridades hasta que no se den garantías "democráticas". Si era previsible la ambigua reacción del ejecutivo socialista en el golpe frustrado, no lo es tanto el silencio de Podemos ante sus futuros socios de gobierno.
____________________

Francesc Casadó es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

1 Comentarios
  • Ambon Ambon 11/06/19 18:34

    Estoy de acuerdo en parte con la exposición, pero yo tengo otro punto de vista.

    Maduro gana las elecciones presidenciales. Nada que objetar

    La oposición gana las elecciones a la Asamblea Nacional y empieza a actuar con el único propósito de desgastar al gobierno algo sucio pero legal.

    El Gobierno convoca la elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente como contrapoder de la otra Asamblea, la oposición no se presenta y el gobierno gana de manera aplastante, todo legal pero de dudosa legitimidad democrática.

    Guaidó se autoproclama presidente, pero el artículo que sopoirta esa proclmación le obliga a convocar elecciones en 30 días, cosa que no puede hacer porque no controla los resortes del poder.

    A día de hoy yo creo que tanto Maduro como Guaidó han perdido toda legitimidad y son un problema para la solución. Como propuso Pepe Mugica de Uruguay deben convocarse unas elecciones a las que no se presente ninguno de ellos y desde luego la solución debe venir del diálogo y el acuerdo, cualquier intervención militar sería una auténtica tragedia para los ciudadanos venezolanos de uno y otro bando

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.