x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

Socialismo y comunismo-populismo

Javier Paniagua
Publicada el 31/07/2019 a las 06:00
Una gran mayoría piensa que la razón de que no haya un gobierno de coalición entre PSOE y UP es la incapacidad de los dos líderes de ambos partidos por una cuestión de poder y egos. Para el PP o C's es una lucha por los sillones del gobierno y, por tanto, una disputa para ostentar la mayor fuerza posible ante el electorado que se identifica con la izquierda. Los partidos nacionalistas estarían por apoyar esta opción ya que consideran que ambos pueden entender la plurinacionalidad que atribuyen al Estado español. Todo ello se analiza desde perspectivas psicológicas, como la ambición de poder, a la vez que echan la culpa del fracaso al otro por la frustración de las negociaciones. Muchos ciudadanos lo extienden además a todos los políticos por buscar principalmente su propio interés. Estos argumentos sirven para las tertulias, pero diluyen las bases teóricas que sustentan las diferencias entre PSOE y UP.

No sé si se acuerdan cuando Felipe González propuso la eliminación del marxismo como elemento básico de interpretación del socialismo español. Llegaba casi cincuenta años después a lo que se había cocido a principios del siglo XX. Aquello de que la historia tiene un camino determinado, ineluctable, que acabará con el capitalismo y establecerá el socialismo empezó a ser discutido por algunos teóricos marxistas y no marxistas. Se produjo la división de interpretación de lo que significaba llegar al socialismo. Lenin y los bolcheviques consideraron que a través de la dictadura del proletariado se alcanzaría la sociedad ideal y todo lo que contribuyera a ese objetivo era válido. Surgieron los Partidos Comunistas y los regímenes de planificación económica, y cuajaron en sociedades más atrasadas y con grandes problemas de desigualdades sociales. Mientras, lo que se constituyó como socialdemocracia fue asumiendo, en distintas etapas, que el camino para el desarrollo económico y social era el libre mercado, pero con limitaciones del Estado a un liberalismo sin control. El Estado de bienestar fue el pacto en el que intervinieron liberales, conservadores y demócratacristianos con los socialistas no comunistas para acordar las prestaciones que la ciudadanía debía percibir. Atrás quedaban los años 30 del siglo XX en que socialistas y comunistas intentaron confluir para cambiar el sistema económico y social, además de luchar contra el fascismo. Las diferencias interpretativas crecieron: los comunistas practicaron el sacrificio de las generaciones, como aplicó de manera implacable Stalin y compañía. Lo sustancial no eran las personas, sino el objetivo final y lo que contribuyera al mismo debía ser utilizado, y lo que no, eliminado. La Guerra Civil española significó un punto culminante del desencuentro. Y ya se sabe que las guerras civiles duran más de un siglo en los imaginarios sociales, como todavía se aprecia en los Estados de la Confederación de EE. UU o en el Vietnam. La Memoria Histórica en España se hubiera reducido a los departamentos universitarios si esta estuviera superada y no tuviera importancia en el debate político.

Los socialistas nunca creyeron en esa teoría, aunque en ocasiones la practicaran, y aceptaran plenamente la democracia para acceder al gobierno. Si alguien quiere luchar contra las dictaduras debe saber a qué se expone, sin que se le utilice con otros argumentos. Huían de articular plataformas que supusieran el sacrificio de las personas, por mucho que desearan la democracia. Por eso el PCE protagonizó con eficacia la lucha antifranquista. La socialdemocracia aceptaba el capitalismo, aunque eufemísticamente le llamara “economía de libre mercado” y asumía también interpretaciones religiosas o intelectuales no marxistas. El marxismo podía ser un método académico, con sus múltiples variantes interpretativas, de análisis histórico o social, pero no derivaba en cuestionar masivamente las condiciones de vida adquiridas. Seguridad del nacimiento a la tumba, era el lema. Los trabajadores debían disponer de un trabajo estable, sanidad, educación y pensiones a cargo de los presupuestos públicos. Cuando las demandas sociales y los costos se multiplicaron con las crisis económicas empezó a discutirse si las prestaciones gratuitas podían sostenerse. Se extendieron teorías económicas calificadas de neoliberales: discutían el papel preponderante del Estado y la subida de impuestos. En esa dialéctica entre socialdemocracia y neoliberalismo, -moderado (el asumido por algunos socialistas de la Tercera Vía) o radical- se desarrolló la política en los últimos tiempos. Mientras, los países y partidos comunistas se derrumbaban o apostaban por la vía socialista al capitalismo, como China. Los lideres socialdemócratas han tenido como eje central la defensa del Estado de bienestar, con un igualitarismo muchas veces sin matices, y después se le han unido el feminismo, el ecologismo y las libertades sexuales. Cuando un movimiento diisperso como Podemos, que no es un partido en el sentido clásico, ha reconstruido el marxismo-populismo de la lucha de clases junto a la posible reconsideración del Estado integral español, era complicado un acuerdo sostenible. Una cosa es el lenguaje de izquierda que sirve para mantener las ilusiones a un electorado creyente y otra es cuestionar las bases del sistema. Los socialistas parten de que no existen alternativas globales, solo reformas posibles. Aunque ahora parezca imposible es más probable, si la crisis política perdura, una coalición entre PP y PSOE porque ambos son partidarios del sistema y creen en la permanencia del Estado español. El mismo Sánchez dio de alguna manera la clave, tal vez sin medir la dimensión de sus palabras: “Somos de tradiciones distintas”.


Javier Paniagua es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas
Relacionados




5 Comentarios
  • Juanjo Seoane Juanjo Seoane 31/07/19 15:07

    Un apoyo al 99%

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Kike1956 Kike1956 31/07/19 12:27

    El PCE protagonizó la lucha anti franquista porque era y es anti franquista. El PSOE, como todos sabemos, estaba de vacaciones (y sigue estando)...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • JJJ JJJ 31/07/19 09:17

    "es más probable, si la crisis política perdura, una coalición entre PP y PSOE porque ambos son partidarios del sistema y creen en la permanencia del Estado español". Ahí se resume todo, en palabras del articulista. O sea, apaga y vámonos! El sistema es "lo encorsetado" para impedir el avance, el progreso: PP-PSOE. Por tanto la alternativa es clara: contra PP-PSOE!!!!!!!!!!!!!!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 31/07/19 08:39

    A nivel practico, es perfectamente imaginable (no probable) que el PP acabe facilitando la investidura de Sánchez absteniéndose.

    Me llama la atención la gran importancia que tiene el carácter de los políticos en su quehacer. Por ejemplo en la Francia enfrascada en una guerra sucia en los años cincuenta, la aceptación de la independencia de Argelia tuvo que ser asumida por el derechista y católico De Gaulle. Y esta persona ya había expresado su temperamento fundamental en el Llamamiento del 18 de junio de 1940.

    También podría resaltar la personalidad de Adolfo Suárez González, otro derechista finalmente "progresista", que fue tan vilipendiado en el primer quinquenio de los años ochenta.

    Pablo Iglesias Turrión y Alberto Garzón beben de la misma fuente comunista-populista pero tienen caracteres extremadamente distintos. Opino que en caso de que fuera Garzón el responsable de llevar la negociación con el Psoe, más pronto que tarde veríamos el logro de un acuerdo y tal vez el pacto alcanzado sería muy parecido al que sostiene el gobierno del vecino Portugal.

    El texto empieza con esta frase:
    Una gran mayoría piensa que la razón de que no haya un gobierno de coalición entre PSOE y UP es la incapacidad de los dos líderes de ambos partidos por una cuestión de poder y egos.

    Pienso que en este caso la gran mayoría lleva la razón.
    Buen día.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • Javier Paniagua Javier Paniagua 31/07/19 23:17

      El factor humano tiene sin duda elementos importantes en la toma de decisiones, y en ello  entra la posibilidad de entenderse para formar coaliciones. Es lo que ocurre en muchos gobiernos europeos. Pero la entrada en los gobiernos por lo que son considerados contrarios al sistema y que se inscriben en lo que representa para la socialdemocracia los parámetros de los antiguos partidos comunistas que mantiene el marxismo de la tradición leninista está por encima del factor humano sin que ello pueda ser demostrado científicamente, como tampoco puede comprobarse cuáles son los límites de ese factor humano. Ya De Gaulle no permitió que el PCF volviera a entrar en un gobierno de la V Republica .al igual que Italia y otros gobiernos europeos. Mitterrand lo intento de nuevo y no tuvo éxito. Una cosa es un apoyo parlamentario y otra formar parte de un ejecutivo cuando fuerzas políticas como UP se supone que pone en cuestión el sistema económico y social que desde 1948 viene defendiendo la socialdemocracia, y otra la formación de un gobierno de coalición cuando las diferencias estructurales son incompatibles. En mi caso intento destacar las diferencias teóricas y estrategias que todavía condicionan los comportamientos políticos que considero más sustantivos  que las psicologías personales de los lideres. Es una visión histórico estructuralista susceptible de ser por supuesto rebatida porque las circunstancias cambian en los procesos históricos 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión