x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Un paso atrás

Mario Diego
Publicada el 14/11/2019 a las 06:00 Actualizada el 13/11/2019 a las 20:47
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Los resultados de las elecciones generales del 10N concluyeron como, en su día, las adelantadas elecciones andaluzas y han confirmado los pronósticos vaticinados  por las encuestas. Si la conclusión de estas elecciones no es idéntica para Pedro Sánchez como lo han sido las andaluzas para Susana Díaz, digan lo que digan los portavoces del PSOE, sus tejemanejes electorales no solo no han dado el resultado esperado, sino que desde su propia perspectiva lo han empeorado.

El PSOE puede hacer repetir como un mantra a sus portavoces que ganaron por tercera vez consecutiva unas elecciones, pero en sus caras se ve que ni ellos mismos se lo creen. Los hechos son testarudos y las cifras, por lo menos estas, no se pueden falsificar; casi 730.000 votos menos y tres diputados perdidos. Para alguien que quería ver reforzado su liderazgo los resultados abogan más bien por lo contrario. Es más, si a sus propios resultados añadimos el batacazo de Ciudadanos, su ocurrencia de repetir elecciones le salió caro aunque en sí eso no debiera preocuparnos.

No cabe duda que el anuncio de la repetición de elecciones ha tenido como consecuencia  la postración y desilusión de una parte de la clase trabajadora, en particular, y del electorado de izquierdas en general, lo que explicaría el incremento de la abstención de 6 puntos. Tampoco cabe duda de que la nueva composición del arco parlamentario, con la presencia de 52 diputados de extrema derecha, no contribuye a mejorar los ánimos. Esto dicho, por ahora, nada es irreversible, la fuerza de la clase trabajadora sigue ahí, presente e intacta. El  futuro de las clases populares no se juega en el Parlamento, sino en las calles.

Si aquí o allí, puntualmente, algunos votos de izquierda han ido a parar en las alforjas de la extrema derecha, esencialmente los 52 escaños obtenidos por Vox se deben antes que nada a una redistribución de la correlación de fuerzas entre las derechas. Lo que no significa que podamos perdernos por los maizales. Ningún gobierno, sea cual sea este, serviría para frenar a la extrema derecha si la clase trabajadora y la población de izquierda no mete baza en el asunto, saliendo a la calle para defender sus propias reivindicaciones y sus propios intereses.

No obstante, si bien el PSOE es el responsable del estado de ánimo de las clases populares y electores de izquierda, desgraciadamente los resultados de Unidas Podemos no contribuyen a mejorarlo. Más allá del propio resultado obtenido por Unidas Podemos, que no es de extrañar, lo más preocupante es que la única perspectiva que sigue ofreciendo es la de participar en un gobierno de coalición. Hacer creer que un gobierno, aunque este se pretenda de “progreso”, pueda ser la garantía para que la reforma laboral, la ley mordaza o la mochila austriaca, por ejemplo, sean las unas abrogadas y la otra olvidada, es una quimera.

De hecho, el texto que sirve de preacuerdo para la formación de un futuro gobierno de coalición deja muy claro los límites de lo útil que sería un tal gobierno para la clase trabajadora. Además de que en esos 10 puntos no aparece por ninguna parte la derogación de la ley mordaza ni la de la reforma laboral, su contenido son declaraciones generales de intención. Al parecer este preacuerdo es tan solo un esbozo al que ulteriormente se añadirán más detalles. Temo que este preacuerdo sea solo eso, un preacuerdo sin futuro tangible.

Ningún partido político que participe en un gobierno, por muy progresista que este sea, podría ser garante de los intereses de las clases populares mientras dicho partido cuente únicamente con su influencia parlamentaria, sin presencia militante entre las clases que dice representar y mientras el poder económico y los medios de producción estén en manos de la burguesía.
_____________

Mario Diego es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

2 Comentarios
  • Emanem Emanem 24/11/19 21:49

    Si alguien se cree que un acuerdo redactado en menos de 48 horas, cuando no fueron capaces de hacerlo durante meses, tiene como objetivo el hacer progresar a nuestro país, solo puede ser dos cosas: o ingenuo o ciego.

    El único objetivo del PSOE con el acuerdo es tapar su debacle electoral y acelerar el pasar pagina  de la sentencia de los EREs “suyos”, que ya sabían les venía encima.
    El objetivo de UP es más prosaico, pisar moqueta y punto.

    Al tiempo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ambon Ambon 14/11/19 13:00

    Cualquier fuerza política de izquierdas que aspire a representar a las clases populares tiene que tener presencia en las calles y en las instituciones, pero no olvidemos una cosa y es que los mayores logros en beneficio de las mayorías, sanidad, dependencia y educación públicas, legislaciones laborales justas, pensiones, etc. todo eso es mas fácil si se tiene la llave del BOE.

    Nos merecemos ilusionarnos y nos debemos dar una oportunidad, siempre vigilante y exigente, con pragmatismo y sin dogmatismo, sin dejar de mirar a la utopía pero con los pies en el suelo.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.