x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Una asamblea por sorteo para resolver la cuestión catalana

Martín Alonso Orgaz
Publicada el 03/12/2019 a las 06:00 Actualizada el 02/12/2019 a las 22:03
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Hace unas semanas, La Sexta Noche emitió una entrevista a Manuela Carmena en la que propuso la creación de una asamblea formada por ciudadanos seleccionados al azar para que deliberaran, lejos de las dinámicas partidistas, con el fin de encontrar una solución política en Cataluña. Cualquiera podría pensar que no es más que una ocurrencia que sale de alguien que ya no forma parte de la política activa. De ocurrencia nada: la puesta en marcha de Asambleas Ciudadanas formadas por sorteo es una práctica cada vez más habitual tanto dentro como fuera de nuestras fronteras para afrontar problemas que sobrepasan a los representantes electos. No en vano, la exalcaldesa de Madrid acompañó su propuesta de una breve pero certera explicación de una experiencia de éxito: la Asamblea Ciudadana Irlandesa.

Formada por 99 personas seleccionadas al azar, la Asamblea Ciudadana Irlandesa lleva funcionando de manera oficial y bajo su actual formato desde 2016. En particular, el objetivo para el cual se constituyó en 2017 fue explorar soluciones de consenso en torno al debate del aborto, una cuestión en la que se consideró que los partidos políticos, por su propia naturaleza competitiva, estaban menos capacitados que la propia ciudadanía para aportar tal solución de consenso.

Esta experiencia irlandesa fue todo un éxito: la ciudadanía logró superar el debate, aportando una solución tras meses de deliberación, de consulta a expertos, de escucha activa entre los participantes. Al final del proceso, la gran mayoría de la Asamblea votó a favor de la reforma de la octava enmienda de la Constitución irlandesa; recomendación que poco después sería ratificada en referéndum, logrando en ambos casos un amplio apoyo, con resultados muy parecidos (superiores al 60% en ambos casos).

La pregunta que cabe hacerse sería: ¿es posible aplicar una solución parecida a la crisis territorial que existe en Cataluña (y con el resto de España)? Seamos honestos y empecemos respondiendo sinceramente a esta otra: ¿de verdad podemos confiar en que los actuales partidos políticos tengan la capacidad de afrontar tal tarea?
 
  • ERC y Junts per Cat necesitan instrumentalizar el deseo de independencia de parte de la sociedad catalana para sus propios fines: su carrera por la hegemonía en el independentismo les podría dificultar ser parte de la solución. Tienen incentivos para mostrarse ante sus respectivos electorados el uno más duro con el estado que el otro, tacticismo que se recrudece cuando “se temen” elecciones.
  • Por su parte, C’s, PP y Vox, llevan tiempo compitiendo por mostrarse ante el electorado como aquel que habla más alto que los demás de la unidad de España, como aquel que no está dispuesto a ceder ante el independentismo (algo también tacticista: el PP de 1996 pactaba con naturalidad con CiU una cesión de competencias en educación a Cataluña con tal de lograr el poder… un PP en el que, por cierto, Abascal militaría hasta 2013).
  • Por otro lado, a PSOE y a Unidas Podemos les suele perjudicar electoralmente que “el tema catalán” forme parte de la agenda política, con lo que es difícil que el anunciado gobierno PSOE-Podemos tenga una capacidad real para poner sobre la mesa alguna solución con recorrido: cualquier propuesta de solución al conflicto será denostada por las formaciones que se encuentran en cada uno de los dos polos.
Así que no nos engañemos: los partidos políticos difícilmente podrán proponer podrán proponer solución alguna “para todos”. Por su propia naturaleza tienden al electoralismo, a proponer soluciones “de parte”, a lanzar ideas que creen que van a hacer crecer su porcentaje de voto en las siguientes elecciones (que nadie sabe cuándo serán).

¿Qué nos queda entonces? ¿De verdad la deliberación ciudadana mediante asambleas formadas al azar es una solución? Bien es cierto que la complejidad de “la cuestión catalana” es mucho más grande que la cuestión del aborto debatida en Irlanda, con lo que es probable que para llevar a cabo la idea que Carmena hace suya, quizá haga falta algo más que un solo grupo de 99 personas. Quizá haga falta celebrar decenas de asambleas en las distintas provincias de España, mucha paciencia y empatía… quizá haga falta que la experiencia se reproduzca durante varios años hasta que la voz de la ciudadanía sobresalga por encima de las confrontaciones partidistas. Y quizá no se consiga a la primera, pero es la única posibilidad de que un conflicto político de estas características no acabe de la peor manera: con vencedores y vencidos. Sacar a los políticos de la ecuación.

Tales asambleas deberán disponer de facilitadores profesionales y sus participantes deberán poder pedir la comparecencia de los expertos que requieran. El objetivo debería ser la generación de una serie de objetivos comunes, de propuestas de cambios legislativos que contaran tanto con el apoyo de, al menos, el 60% de la población española y, al mismo tiempo, el 60% de la población catalana (y cuanto más mejor en ambos casos). Si tales experiencias se llevaran a cabo, nos sorprenderíamos observando cómo la gente corriente (que no tiene interés alguno en que los problemas políticos se perpetúen) se pone de acuerdo mucho más rápido y más eficazmente que los partidos políticos.

Para que tal cosa funcione tiene que ocurrir algo parecido a lo ocurrido en Irlanda: para que la Asamblea Ciudadana tenga la máxima legitimidad, ha de ser una iniciativa oficial, el gobierno se lo tiene que creer. Más País tiene una buena oportunidad para recoger el guante lanzado por una de sus principales referentes y llevar la cuestión a debate en el Congreso de los Diputados: el primer paso es que se hable de ello. Que los medios recojan la idea y trasladársela al resto de partidos.

Tras un resultado electoral algo deslucido y tras la evidencia de que los tres diputados logrados no son necesarios para mediar entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias a fin de que estos pacten (parece que ya lo están haciendo sin intermediación de un tercer actor), impulsar una solución para Cataluña de estas características, desde la radicalidad democrática (contando con toda España) sería un bonito y útil papel a jugar por Errejón y los suyos durante esta legislatura. Lo mejor de todo es que para empezar a trabajar no hace falta empezar de cero, ni que se vayan demasiado lejos: algo de experiencia ya tienen al respecto con el Observatorio de la Ciudad de Madrid, el órgano que reformó Ahora Madrid en la anterior legislatura para que 49 madrileños seleccionados al azar deliberaran acerca de propuestas para la ciudad.
 


Martín Alonso Orgaz, miembro de Demokratia y de igualdadXsorteo, es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

4 Comentarios
  • irreligionproletaria irreligionproletaria 03/12/19 17:31

    Me ha gustado mucho la sugerencia de nuestra Alcaldesa Manuela Carmena. Refiero la idea de resolver problemas sociales -aborto- con discusiones previas a la PNL, mediante una 'Asamblea Ciudadana'

    Querida Manuela, tu mención de la experiencia de éxito: la Asamblea Ciudadana Irlandesa, consecuente con tu inteligenia emocional, es una idea brillante -modestamente, en mi opinión- pero, no hablamos de avances sociales.... Hablamos de reformar la CE78, cosa absolutamente cotidiana en paises democráticos de nuestro entorno, pero, en nuestro caso, con el objetivo de 'dar al traste' con lo conocido territorialmente como Estado español, y a petición de 2mio de ciudadanos de la C.A. de Catalunya, siendo la cifra de ciudadanos con derecho de sufragio en esa Comunidad: 5.553.983 hb. en 2017.

    Sería un honor, ser elegido, pero la CE78, tiene especificados los arts.166, 167, 168 y 169 para proceder a la Reforma Constitucional.

    Irlanda tiene 4,4mio de hab. y fueron elegidos 99 para la Asamblea, España, proporcionalmente, necesitaria 1000. Por sorteo se puede decidir quien defiende una postura y la contraria. La proporción en la contienda es complicada. No hablamos de la población de una C.A. que quiere 'independendizarse' hablamos de +- 28% de los 5,5 mio de ciudadanos de CAT, con derecho de sufragio. No es una mejora social, es sencillamente, someternos a la demanda de constación de lo que la clerecía, burguesía catalanas, consideran su SINGULARIDAD, respeto del resto del Estado español.

    Sr. Alonso Orgaz, Demokratia y de igualdadXsorteo, repito mi plena aceptación a las Asambleas participativas que regulan el diario sociopolítico en Suiza, pero, no imagino la Federación Suiza, celebrando una Asamblea porque un 28% de los habitantes de uno de los Cantones que la conforman, quiere la independencia. Si convocarían un referendum para realizar cambios y/o enmiendas en la Constitución federal, pero dudo del trámite/comportamiento en ídenticas circunstancias.

    Salu2.


    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ambon Ambon 03/12/19 10:57

    En el ejemplo irlandés que plantea el articulista, lo que se debatía, el aborto, es algo que afecta a todos y que todos pueden aceptar la solución mediante referendum, en el problema territorial español esa solución no vale, pues la principal desavenencia sería el ámbito de celebración del referendum, unos dirían que debería ser en toda España y otros que solo en Cataluña y es obvio que el resultado podría ser muy diferente.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    1

    • Martín Alonso Orgaz Martín Alonso Orgaz 03/12/19 18:40

      Dice usted que principal desavenencia es el ámbito de celebración del referéndum. Le remito a este fragmento del artículo:

      « El objetivo debería ser la generación de una serie de objetivos comunes, de propuestas de cambios legislativos que contaran tanto con el apoyo de, al menos, el 60% de la población española y, al mismo tiempo, el 60% de la población catalana (y cuanto más mejor en ambos casos). »

      ¿no cree que una Asamblea Ciudadana con tal objetivo superaría tal desavenencia?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Ambon Ambon 04/12/19 10:41

        Gracias por someter la idea a la reflexión general, pero sigo pensando que sería muy difícil que el 60% de la ciudadanía española coincidiera con el 60% de la ciudadanía catalana en el modelo territorial de toda España.

        Creo que la solución es asumir que estamos en un Estado Federal. En la transición esa palabra era tabú por el ruido de sables, ahora estamos en uno de los países mas descentralizados del mundo, y deberíamos asumirlo todos, también la derecha y llamar a las cosas por su nombre Estado Federal.

        Falta por delimitar exactamente que competencias tendría el Gobierno Federal y cual los gobiernos de los Estados, Naciones, Regiones, Reinos, que cada cual se llame como quiera y si aclaramos los niveles de competencias de cada parte, se eliminaría de raíz los debates, el mercadeo de votos a cambio de competencias. También sería necesario para esa solución que el Senado sea realmente una cámara territorial donde, en igualdad de condiciones negocien y diriman sus diferencias las distintas partes.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.