x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Juro

Antoni Cisteró
Publicada el 15/12/2019 a las 06:00 Actualizada el 14/12/2019 a las 13:04
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

¡Eureka! Por fin lo hallé. Y sí, confieso que fue viendo una serie en Netflix. Para desengrasar de la violencia organizada y manipulada en Barcelona, que mejor que visionar “Homeland”. En su último episodio de la última temporada, aparece el juramento de una de las protagonistas como presidenta de los Estados Unidos. Y oí: “Juro solemnemente que ejerceré fielmente el cargo de presidente de los Estados Unidos y, hasta el límite de mi capacidad, preservar, proteger y defender la Constitución de los Estados Unidos". Lo verifiqué en internet. Corresponde exactamente al Artículo II, sección 1 de la Constitución de su país.

Y me dije: preservar, proteger, defender… son solo términos pasivos, de resistencia, de búnker. Me fui a la legislación española, que, entre otras cosas, dice en el texto de juramento del presidente del Gobierno (Real Decreto 707/1979): “Guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado”. Guardar, encerrar en un armario, en una caja fuerte… Con razón a veces aparece mohosa, rancia y polvorienta.

No es solo en nuestro país, ni las palabras cínicamente pronunciadas por Trump. Voy al artículo 56 de la Constitución alemana: “Salvaguardar y defender la Ley Fundamental y las leyes de la Federación”. De nuevo a la defensiva, lo que está bien, claro, pero no es suficiente.

En un mundo frenéticamente cambiante y de complejidad apabullante, con una ciudadanía aturdida con tanta información que no sabe como digerir, con las crisis sobrevenidas y unos dirigentes que a menudo no están a la altura, se impone buscar soluciones en las pocas cosas en que, tiempo atrás, estuvimos de acuerdo. Por ejemplo, la Constitución. Y sí, las vemos “defendidas – protegidas – salvaguardadas – preservadas”, y ello desde el tiempo de su concepción, antes de la era de internet.

La primera y peligrosa reacción es decir que ya no sirve. Y no es verdad. En España, y en los demás países, ha sido razonablemente útil durante las últimas décadas. La segunda opción: retorcerle el pescuezo para obligarla a pronunciarse sobre temas y situaciones inexistentes en el momento en que nació.

En nuestro país, el 27 de diciembre de 1978, no existía internet y, por lo tanto, mucho menos las redes sociales que nos ensordecen; no estaban consolidadas las comunidades autónomas, que tantas heridas sin cicatrizar muestran después de cuarenta años de roces y tensiones; faltaban ocho años para la integración en la Unión Europea, a la sazón formada por menos de un tercio de los componentes actuales; aún pasarían casi diez años antes de que cayera el muro de Berlín, y con él uno de los bandos de la guerra fría. Etcétera, etcétera.

Cuando engendramos un hijo (o una hija), nos juramos también defenderlo/a, protegerlo/a, salvaguardarlo/a y preservarlo/a en lo posible de todo mal. Sin embargo, vamos cambiando su vestimenta, compramos nuevos zapatos a medida que va creciendo el pie, le educamos con unos elementos distintos a los 3 que a los 15 años. Nuestra relación con la prole es, o debiera ser, abierta, modulable, adaptable a las distintas etapas por las que pasa el nuevo miembro de nuestra sociedad. Garantizamos también la flexibilidad suficiente para ir reaccionando a las distintas circunstancias que irán sobreviniendo y que no se hayan podido prever en el momento del nacimiento. ¡Ah! Y es importante hacerlo paulatinamente. No podemos mantener los pañales hasta los 10 años, ni los mismos libros o juegos a lo largo de todo su crecimiento.

Entonces, ¿por qué no con la Constitución, aquel artilugio que engendramos para organizar nuestra convivencia? Si nos fijamos bien, la mayoría de los grandes retos que han aparecido a lo largo de los últimos 40 años no han implicado ninguna adaptación del texto constitucional. Y todos sabemos que las heridas, si se tapan deficientemente, se infectan y llegan a poder causar la muerte por septicemia.

Utópicamente, vista la cerrazón partidista, desearía que hubiera un resquicio donde reavivar la vigencia de la Constitución. Imaginemos que, en el juramento presidencial, se añadiera: “Mantener viva”, o “actualizar”, o “adaptar a los nuevos retos de la sociedad”, etc., etc., No soy quién para dar con el texto adecuado, juristas habrá con imaginación y visión de futuro. Pero sí sé que solo los cuerpos que hacen ejercicio, que se lavan de vez en cuando, que reaccionan ágilmente a las circunstancias cambiantes del entorno, permanecen vivos.
___________

Antoni Cisteró es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

6 Comentarios
  • Ambon Ambon 15/12/19 13:37

    Gracias Antoní por tu excelente reflexión, estoy totalmente de acuerdo, ni es lógico que ahora exijamos a los constituyentes cosas que entonces no podían hacer, ni es lógico que aquellos constituyentes nos impidan hacer lo que ahora queremos hacer.

    Todos sabemos que la Constitución se bindó para dificultar su modificación y aquel blindaje tenía sentido por nuestra historia, en la que las constituciones duraban lo que duraba el gobierno que la aprobaba, pero eso no debe ser obstáculo para que entre todos pensemos en la forma de modificarla y adaptarla a la realidad del presente, para eso es imprescindible el consenso, el diálogo y la negociación y las tres cosas tienen o deberían tener valores positivos. Exijamos a nuestros representantes que se sienten, que dialoguen, que dejen de tirarse las leyes a la cabeza y que hagan leyes, empezando por la constitución que puedan ser asumidas. Nadie debe quedar satisfecho y considerarse ganador, pero nadie debe quedar excluido y sentirse perdedor ¡Que eso es difícil!, pues claro, pero nuestros representantes deberían ganarse el sueldo solucionando problemas y no creándolos o inventándolos.

    Creo que al menos la Constitución debería pasar una ITV en cada generación

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • jorgeplaza jorgeplaza 15/12/19 08:48

    Verá, señor Cisteró: de lo que se trata --y se debería usted haber enterado tras tomarse el trabajo de leer las fórmulas de tres Constituciones-- es de cumplir la ley. De comprometerse a cumplir la ley que hay cuando se jura o se promete cumplirla. Una ley que, por si se le ha olvidado, incluye en su articulado la manera de modificarla aunque, ¡lástima!, cumpliendo de nuevo las reglas que allí mismo se disponen.

    No quiero pensar que su nombre y apellido, tan de la Marca Hispánica, tengan algo que ver en el flagrante olvido de algo tan elemental.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    2

    4

    • ACistero ACistero 15/12/19 23:28

      No sé que tiene que ver mi apellido en todo esto.
      Es verdad que la Constitución incluye unas pocas vías para los cambios, ¿pero está ello en la mente de los legisladores y los políticos?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • AMP AMP 15/12/19 10:42

      Qué hartón tengo de los bocazas que todo el día tienen en la misma «la ley», pero solo cuando les conviene.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      3

      2

      • jorgeplaza jorgeplaza 15/12/19 12:37

        A mí también me molestan mucho los bocazas. ¿Por qué insinúa usted que yo solo defiendo la ley si me conviene? ¿Tiene usted alguna prueba de que es así? Y si no la tiene (que no la tiene), ¿por qué lo insinúa? ¿No es así justamente como actúan los bocazas?

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        2

        2

        • AMP AMP 16/12/19 10:08

          Es sencillísimo de entender, porque usa el mismo mantra que usan los muchísimos sinvergüenzas del PP y otros partidos de parecido cariz que todo el día están con la ley a vueltas teniendo pleitos por miles, por ladrones, tramposos y mafiosos.
          ¿Por cierto le he acusado a usted de algo que no sea de lo que anteriormmente le menciono?

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.