x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

Cataluña, la oclocracia y la muchedumbre

Luisa Vicente
Publicada el 16/12/2019 a las 06:00
Pregunté hace unos días a 12 independentistas de edades diferentes por qué querían la independencia de Cataluña y sólo dos de ellas supieron argumentar razones convincentes. Las respuestas de las otras 10 fueron similares a estas:

— “Porque si la independencia la quiere todo el mundo será porque es lo mejor”.

— “Porque mis padres y todos mis amigos son independentistas”.

— “Porque España nos discrimina y nos roba. ¡Libertad presos políticos!”.

Al oír sus “argumentos”, que son “las razones” del 46,5% de independentistas, según cifra de la última encuesta de noviembre de 2019 del Centre d'Estudis d’Opinió (CEO) de la Generalitat, entendí que Cataluña está sumida en una oclocracia, algo parecido, aunque con diferentes matices, a lo que está ocurriendo en Bolivia, Bogotá, Chile y otros países de América Latina. Si el lector ha oído hablar del término, sabrá que la oclocracia es un espejismo de la verdadera democracia. Ha sido degenerada por la demagogia de los políticos, que la acaban convirtiendo en una democracia impura, degradada y corrupta, no es en absoluto el gobierno del pueblo.

Sus características son:

— Maneja a la masa desinformada y busca el apoyo de los más ignorantes de la sociedad.

— Instrumentaliza a la muchedumbre voluble y la satisface con “pan y circo".

— Utiliza la desinformación y la intimidación.

— Crea confusión al no dar explicaciones minuciosas y veraces.

— Comunica un mensaje irracional, que apela constantemente a sentimientos como el miedo, el victimismo y el nacionalismo exaltado.

— Crea ilusión al populacho tumultuoso, como el despotismo del tropel. Les promete y asegura favores como forma de hacer justicia y repartir bienes, mientras que desnaturaliza la voluntad general de la mayoría.

—​​​​​​​ Asegura metas inalcanzables y sirve como punto de apoyo para conseguir la voluntad popular.

Prevalecen ante todo los intereses de quienes buscan imponer su poder y el de su grupo de forma corrupta apelando a la legitimidad de la “voluntad popular” y al fanatismo.

La oclocracia del siglo XXI no escatima en recursos de programas de oratoria, manipulación y propaganda.

Su punto clave es crear un holding informativo, apropiarse de los medios de comunicación y del sistema de educación.

Mientras etimológicamente la democracia es el gobierno del pueblo, que mediante su voto legitima al Estado para gobernar en favor de todos los ciudadanos, la oclocracia como he dicho antes, es el gobierno de la masa y del gentío, que a la hora de abordar asuntos de calado, presenta una voluntad confusa e irracional que no le confiere capacidad de autogobierno, porque no conserva los requisitos para ser considerada “pueblo” , ya que la voluntad de “toda la minoría” que ellos llaman “mayoría”, no es la voluntad general de todos.

No hay otra manera de salir de este agujero que impartir educación cívica y crítica a esas “muchedumbres”, que no son pueblo como digo, sino masas desorganizadas, vandálicas y sin conceptos claros de la política.

Para quien tenga interés por este vocablo, el término oclocracia fue acuñado por Polibio, historiador griego que vivió más de 200 años a.C. Su teoría describe la Anacíclosis, como el ciclo de seis fases que se dan en política cada vez que un régimen se degrada o entra en crisis: la monarquía deriva en tiranía, a la que sigue la aristocracia que se degrada en oligarquía, vuelve a degradarse y pasa a la democracia que promete solucionar la antigua oligarquía para transformarse en su última fase en oclocracia, donde no queda más remedio que esperar a que alguien reconduzca de nuevo la situación.

"Cuando la democracia se mancha de ilegalidad y a su vez se mancha de violencias, con el tiempo se convierte en una oclocracia que es la tiranía de las mayorías incultas y el uso indebido de la fuerza para obligar a los gobernantes a adoptar políticas, decisiones o regulaciones desafortunadas”. Polibio
_________

Luisa Vicente es socia de infoLibre
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




13 Comentarios
  • Maybeclara Maybeclara 22/12/19 22:06

    Gracias Luisa por tu análisis certero y lúcido con el que coincido plenamente

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Anselm Llorenç Anselm Llorenç 22/12/19 11:55

    ¿Ha preguntado usted a una muestra de partidarios de la unidad de España? Me apuesto cualquier cosa a que las respuestas serían muy similares a las de los independentistas catalanes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Anselm Llorenç Anselm Llorenç 22/12/19 11:55

    ¿Ha preguntado usted a una muestra de partidarios de la unidad de España? Me apuesto cualquier cosa a que las respuestas serían muy similares a las de los independentistas catalanes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Cesar MV Cesar MV 18/12/19 11:48

    Una explicación muy clara de lo q ocurre y q no conocía.. Nadie querrá reconocerlo pero es así..Gracias por aumentar nuestra pequeñísima cultura política.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Mascarat Mascarat 17/12/19 00:00

    La autora hace una descripción pormenorizada y muy meticulosa de la sociedad ESPAÑOLA.
    Masa desinformada (TV adoctrinante, A3, La Sexta, Tele 5, Cuatro, TVE...), muchedumbre voluble (a por ellos...), metas inalcanzables (descabezar partidos políticos), holding informativo (prensa de Madriz), etc...
    Si añadimos la policia patriótica, la judicatura títere, la abogacía obediente y la docilidad de la fiscalía tendremos una visión más cercana a la realidad de la 'olocracia' ESPAÑOLA.
    Pero como nunca es tarde si la dicha es buena... siempre hay tiempo para reflexionar, España puede rectificar el error de judicializar un conflicto político, y deberia hacerlo si no quiere desaparecer.  

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    6

    1

    • Mascarat Mascarat 17/12/19 00:09

      'Oclocracia'... quería decir 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      2

      1

      • Ambon Ambon 17/12/19 10:52

        Tengo la percepción de que todo lo que usted dice aplicado a la sociedad española es igualmente aplicable a la sociedad catalana. Los nacionalismos parten siempre de premisas falsas, la primera la idea de patria referida a un territorio y a las personas que viven en el, ese concepto siempre se ha estructurado marcando diferencias con los vecinos y creo que todos los que hemos viajado en avión, no hemos visto fronteras desde el cielo, las fronteras las ponen las clases dirigentes para proteger sus intereses y fuerzan de una u otra manera a la ciudadanía, mediante engaño, o sentimientos de pertenencia a defender esa diferencia.

        Yo soy internacionalista y me identifico mas con las clases trabajadoras de Cataluña o de Letonia que con las clases dirigentes españolas, mis intereses se ven afectados por las decisiones de los dirigentes, jamás de los trabajadores de otras patrias. Ser español o de cualquier otra nacionalidad administrativa solo es un accidente, nadie elige donde nace, si deberíamos poder elegir donde y como vivir y yo desde luego querría vivir en una sociedad libre, igual y solidaria y si es posible con un mínimo de sentido crítico

        Cuando veo legiones de nacionalistas envolviéndose en trapos de diversos colores, siempre tengo la sensación de que son masa, no pueblo.

        Entre el "España nos roba" y el "A por ellos" ¿Donde queda la cordura, donde la racionalidad, donde la solidaridad?

        Jamás en la historia tanta gente ha tenido derechos políticos y jamás se han ejercido tan poco.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        2

  • Segedano Segedano 16/12/19 19:12

    Gracias, Luisa, por la palabra (oclocracia), que no conocía. Me la quedo. Respecto de Cataluña, discrepo de lo fundamental de su tesis (que estemos ante una tiranía de las mayorías incultas), si bien no deja de ser cierto que, en la gestión del conflicto, dentro de Cataluña, no falta una hábil manipulación de lo vd. llama el “gobierno de la masa y del gentío”.

    Para entender mejor el origen y la deriva del procés, me es más útil atender a las observaciones que Thomas Piketty ha expuesto estos días en varios medios con motivo de la presentación de su nuevo libro. Dice Piketty que en el caso de Cataluña es "especialmente chocante comprobar que el nacionalismo catalán es más acusado entre las categorías sociales más favorecidas que entre las más modestas” y añade que “la motivación económica para pedir la independencia es muy significativa”. Y concluye: “la gente que defiende la independencia de Cataluña quiere quedarse en la UE y mi pregunta entonces es muy simple: ¿aceptarían seguir pagando las transferencias fiscales a nivel federal europeo o quieren ser una especie de Luxemburgo para atraer más inversión y quedarse los ingresos fiscales para ellos solos?”.

    Una pregunta que nadie les ha hecho y que, quizás, sea ahí donde esté la madre del cordero. Una de ellas, claro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • ACistero ACistero 16/12/19 15:21

    Viviendo en directo el problema, creo Luisa que tu descripción, detallada y bien relatada, peca de un exceso de trazo grueso. En especial, y en ello radica parte del problema, no se trata de "mayorías incultas", ni un gentío que ostenta un poder absoluto, confuso e irracional.
    Al contrario, se trata de un buen número de personas de clase media y media alta, muchos pensionistas y de profesiones liberales (con una teórica cultura apreciable y la mayoría con el futuro asegurado por una pensión o una renta elevada), que han sido abducidos por años, décadas, de machacona insistencia de unos pocos mantras dirigidos directamente al corazón. No se trata pues de una muchedumbre alocada, sino de algo parecido a una secta que sigue las directrices de unos pocos gurús, que han tenido una gran habilidad en automatizar respuestas. Vista la edad media de los participantes, se me ocurre pensar que, ocupados en situarse como estaban en los años sesenta no vivieron con la libertad de espíritu que entonces se gestó, y ahora creen vivir su "mayo del 68", sin coste aparente.
    Es lamentable, pero será muy difícil decirles que se han dejado engañar por una élite que sacó al genio de la lámpara, con el solo fin de conseguir votos y tapar la corrupción, y que ahora no sabe como devolverlo al redil.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 16/12/19 12:26

    "Cuando la democracia se mancha de ilegalidad y a su vez se mancha de violencias, con el tiempo se convierte en una oclocracia que es la tiranía de las mayorías incultas y el uso indebido de la fuerza para obligar a los gobernantes a adoptar políticas, decisiones o regulaciones desafortunadas”. Polibio

    Gracias, por su comentario que comparto. En referencia a la situación política en CAT, padecida por todo el Estado español, por 'opción/decisión' de la 'clerecía/burguesía catalanas & filantrocapital del resto del Estado- +de 40 mi.de ciudadanos, en el Estado español.

    www.rebelion.org/noticia.php?id=263544
    Lluis Rabel, 'El último troskista'
    "Resulta muy llamativa la simpatía general que expresan -las izquierdas- hacia el movimiento independentista, llegando incluso a identificarse con él. La invocación de Maurín, de Nin o del propio Trosky sobre la cuestión catalana puede resultar muy engañosa."

    La Anacíclosis de Polibio: monarquía, tiranía, aristocracia, oligarquía, democracia...concluyendo en oclocracia... En España, tenemos de todo. Tenemos monarquía...parlamentaria, tenemos tiranía, ejercida por el neocapìtalismo que nos presiona desde UE + USA + OTAN = anulación de todos los derechos sociales sustanciados por los trabajadores/asalariados, que concluye en la mayor precariedad laboral conocida...sin derecho de vestido/vivienda/alimento que debían los amos a los esclavos; la aristocracia: clerecía/burguesía catalanas defendida a como de lugar por los componentes de la oclocracia...la oligarquía está servida, imponen la cabeza de cartel diario, a todos los medios; democracia...nos queda que, hasta hoy/esta mañana/en este momento, puedo/podemos comentar en estos digitales, expresión libre del 'demos' del que formamos parte: pueblo, y 'cracia': autoridad, dominio, gobierno... subfijo complementario: democracia.
    Poco o menos, hemos 'discutido' sobre la democracia y, así nos va. ¡No es hacer lo que nos de la gana! Son derechos, ganados mediante el cumplimiento de las obligaciones.

    "El sentido de Patria no es un mito" (Azaña dixit)

    Gracias por su artículo,

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • AMP AMP 16/12/19 10:26

    Me parece muy interesante su artículo, Luisa.
    Solo le pongo una pega: «...algo parecido, aunque con diferentes matices, a lo que está ocurriendo en Bolivia, Bogotá, Chile y otros países de América Latina.» ¿Matices? No tienen nada que ver lo de Cataluña con las protestas de esos países.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Canija Canija 16/12/19 08:35

    Nunca había escuchado ese vocablo “oclocracia” que viene muy a colación del “conflicto político “en Cataluña. Lo que me gustaría saber qué es lo que oculta esa maniobra política , ¿será tapar la corrupción de los Pujol y compañía ?..... Lo que me parece de todo punto inaceptable es que los políticos, cuya obligación es solucionar los problemas de la ciudadanía, en este caso y por motivos bastardos hayan creado este gran problema de convivencia entre los ciudadanos. Muy interesante el artículo 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2



Lo más...
 
Opinión