x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Estado de gravedad permanente

José M Barrionuevo Gil
Publicada el 20/01/2020 a las 06:00 Actualizada el 18/01/2020 a las 18:19
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Con el correr del tiempo y de los tiempos que, aunque no participen en la San Silvestre de ningún lugar nos pasan vertiginosamente por nuestro lado y hasta por dentro, hemos podido observar que lo nuestro es la ley de la gravedad. La gravedad nos hace caer al menor descuido. Nadie se libra de un desequilibrio, de un traspiés, de un resbalón... La gravedad, y lo sabemos, nos hace caer muchas veces, pero no en la cuenta. Y eso que nos han contado infinidad de veces, ejemplarmente, casos de caídas tontas, porque todos tenemos oportunidades samaritanas de avisar a los demás con nuestras experiencias y conocimientos, por aquello de que “quien avisa no es traidor”.

Sin meternos en profundidades cuánticas de leyes, la sencilla y tan natural ley de la gravedad todavía nos da alguna que otra lección para andar por casa y, por supuesto, para salir a la calle y andar por las plazas, para que no nos precipitemos sobre el suelo que pisamos. Con la gravedad, el suelo se nos muestra propicio a cualquier guarrazo vulgaris, sin ninguna pretensión impertinente, porque nuestra naturaleza ha preferido erguirse sobre los demás animales de esta nuestra Tierra, la de todos, sin reparar lo más mínimo en nuestras múltiples limitaciones. Siempre se ha dicho que no caemos de pie como los gatos. Las leyes también las reconocemos, pero nuestro frágil entendimiento muchas veces se nos ausenta o nos deja huérfanos y sin protección alguna.

Todos, unos antes y otros después, hemos podido ver en las noticias cómo la gente ha dejado nuestro suelo, tan patrio, lleno de toda clase de desperdicios, de plásticos, papeles... porque la ley general de la gravedad ha sido cumplida inexorablemente.

Este año nuevo 2020 ha quedado hecho unos zorros con tanta basura repartida ad libitum por toda nuestra geografía, que hacía patria más que nunca. Parece que nos gusta sembrarlo todo, pero no de esperanzas. Los propósitos también se nos caen de las manos porque los dedos se nos quedan embargados con el cuento y conteo de las uvas. De todos es conocido aquel refrán de que “el que venga detrás que arree” y así nos va con el abandono de la ciudadanía, que deja un reguero de basuras a la vez que de incivismo.

“El hábito no hace al monje”, pero los hábitos nos definen. Nuestra descuidada costumbre de dejar caer, cuando no tirar al suelo para que lleguen antes, nuestros artísticos envases, nuestros innecesarios envoltorios y hasta nuestros prospectos de propaganda, parece declararse con unas señas de identidad que mostramos a todo el mundo mundial.

No solo el fin de año queda a la intemperie, sino que, sin pausa, el año nuevo nos coge sin haber aprendido a dejar nuestro paso por las calendas con más alegría y, a la vez, con más acertado comportamiento. Parece que el estado de gravedad permanente no va a poder ser revisado nunca.

La noche de Reyes culmina con un desfile, pero de basuras, porque el personal hace el esfuerzo hasta de agacharse para coger los caramelos, pero no para guardarse los envoltorios en los bolsillos y, así, poder depositarlos en el cubo o contenedor de reciclar más próximo. Incluso se han inventado unos disparadores de anchas serpentinas que se cuelgan solitas de las farolas, cables, árboles y tejados, que no se pueden barrer. Además las antiguas serpentinas de mano se han convertido en confetis que vuelan descaradamente y lo alfombran todo, obedientes a la ley de la gravedad. De las salidas de las bodas ni hablamos, porque cada día nos reclama la misma gravedad permanente.

La tecnología acude, hoy en día, a corregir tanto desaguisado con sus aspiradoras y con sus batallones de barrenderos bien pertrechados, para quitar de en medio tantos desperdicios, como si de una terapia concienzuda se tratara.

Estas terapias no causan mucho malestar, habida cuenta de que la sangre no llega al río, pero el río y el mar pueden verse como anestesiados por la inoculación de tanta basura en sus naturales venas y que pueden cerrar el ciclo filtrándose con el tiempo en nuestras vitales venas.

Todo este tecnológico maremágnum terapéutico ha olvidado el principio de la prevención, que nos dice que “más vale prevenir que curar”, pues se trata de mantener la limpieza, no de remediarla, porque ha sido hábilmente preparado por una industria de lo superfluo, que convive en esta “sociedad y cultura del envase”, como nos dijera, hace tiempo, Eduardo Galeano.
 

José Mª Barrionuevo Gil es socio de infoLibre 

Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




Hazte socio de infolibre

2 Comentarios
  • Ambon Ambon 20/01/20 09:34

    Solo por aquello de no dejar los dedos quietos, creo que se te ha olvidado otro refrán que viene a cuento, es el que dice que no es mas limpio el que mas limpia, sino el que menos ensucia.

    Me ha gustado mucho leerte. Gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • josemª josemª 23/01/20 13:02

      Muchas gracias por la ayuda. Me has hecho recordar que ese refrán de que "es más limpio..."que mi suegro, que era una persona cabal en su oficina, en su economía doméstica, en su dedicación al reciclaje y hasta en el cuidado de sus macetas, me repetía a menudo.
      Aunque sea de rango terapéutico, en esa línea, pero de responsabilidad, hay un proverbio chino (me parece) que dice que "Si cada uno barriera su puerta, el mundo estaría limpio.
      Encantado de leerte también. Gracias.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.