X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

Ambición e inteligencia

Publicada el 23/05/2020 a las 06:00

Es una evidencia que el anhelo de la mayoría de los humanos es poder vivir cada día que va pasando un poco mejor. Conseguirlo es más complicado. Pero bueno, por lo menos hay que intentarlo. Conforme pasa el tiempo se viene observando que los obstáculos son mayores para lograr aquellas aspiraciones que teníamos en nuestra mente hace algunos años. Uno de los impedimentos que dificultan su consecución, al menos así lo entiendo, son las ambiciones. Y estas no es posible desmontarlas si no se rompe el mito que hay en la sociedad, que los ambiciosos/as están dotados de inteligencia superior. La sociedad es posible que tenga respeto por la inteligencia pero no sería deseable que lo tuviera por las apetencias económicas excesivas.

Bastantes personas, más de las deseadas, tienen una gran confusión entre ambición e inteligencia. Muchas buenas gentes creen que las personas con mucho dinero son muy inteligentes. Esta apreciación no se corresponde con la realidad. Las personas con excesivos recursos económicos de inteligentes tienen muy poco. La justa que necesitan tener los ambiciosos.

Lo más importante en la vida, así lo deduzco, es el tiempo. ¿Por qué es el tiempo? Porque es lo único que no se puede compra ni vender. Cada persona disponemos del nuestro y con cuidarlo y emplearlo, si es posible para hacer el bien a la naturaleza y a las personas, tenemos suficiente. Las personas ambiciosas gastan casi todo el tiempo de su vida en acumular dinero. Y tener dinero se puede lograr de distintas formas; de las que destaco el trabajo, la explotación de seres humanos, tráfico de armas y estupefacientes, robar, defraudar y una larga lista parecida al cuento de nunca acabar. ¿Después de muertas, las personas ambiciosas y las que no lo son, de qué sirve el exceso de recursos económicos acumulados, bien lo hayan sido de unas formas o de otras?

¿Es posible que crean, los ambiciosos/as, que hay otra vida y necesiten el dinero acumulado para la vida que tienen en sus cabezas? La verdad es que, aunque haya muchos dichos de apariciones, los que se han ido de la tierra, después de fallecer, no hemos vuelto a verlos ni con vida ni sin ella. Los ateos entienden que la gloria y el infierno están presentes encima de la tierra y dependiendo de cómo sea su paso por la vida terrenal, que se conoce, estarán en un sitio o en el otro.

El respeto a las creencias de todos, sin excepción, debe estar presente a lo largo y ancho de nuestras vidas. Pero no es de recibo que las creencias de unos/as sirvan, en algunos casos, para amargarles la vida a otras muchas personas. Eso pasa con las personas ambiciosas que crean dolor, en exceso a los demás, unas veces queriendo y posiblemente haya personas que no piensen en las consecuencias de sus actos. Pero lo cierto es que entre unos y otros se dedica más tiempo a hacer daño que beneficio a la comunidad.

Haciendo un repaso breve de la historia, nos encontraremos personas con mucho poder, políticos por ejemplo, que le han dicho a la sociedad unas cosas y los hechos han sido diferentes. En el paso de la dictadura a la democracia, llamada transición, hemos visto y oído a uno de los magos de las palabras, Felipe González, decir y hacer todo lo contrario. Reflexionando un poco, nos podemos encontrar tan elevado número de mentirosos y ladrones que, al estar junto a ellos, se percibe un mal olor que apesta. Con lo agradable que sería la vida sin ambición.

Si queremos conseguir que el paso por la vida, que conocemos, sea lo más agradable posible deberíamos estar exentos de ambiciones, por lo menos económicas. Las palabras relacionadas con la ambición de lo material hacen un poco complicado definir a las personas que tienen algunas de ellas o todas. Los sinónimos de estas palabras, a su vez, tienen otros significados que no guardan relación con la ambición económica. Por ello me abstendré del calificativo que merecen.

La consecución de nuestras aspiraciones pasa, en primer lugar, por el desarrollo económico, pero eso no es posible con los ingresos familiares actuales. La economía es como la pescadilla que se muerde la cola, lo he dicho muchas veces, pero posiblemente las palabras no sirven para mucho. Cuanto más bajos sean los salarios y pensiones menos poder adquisitivo tiene la sociedad. A menos poder adquisitivo en las familias menos consumo básico se hace y a menos compras, menor es la salida de lo que producen y distribuyen las empresas. Algo tan sencillo de entender cuesta trabajo reflexionar sobre ello.

La vida puede ser maravilloso vivirla o un calvario. Esto dependerá de los comportamientos de las personas. A menos ambición puede llegar a ser la vida un oasis de paz. Por eso mi insistencia en que las personas, bien dirigidas políticamente, somos los únicos que podemos cambiar el rumbo de la historia. Hay un dicho que dice, “predicar en desierto sermón perdido”. Por lo visto el desierto que tenemos sea la falta de humanidad en las personas. Posiblemente haga falta leer o releer la Declaración Universal de los Derechos Humanos que se firmó en las Naciones Unidas.

No hay otra salida que un reparto justo de los beneficios que se obtienen con la producción, distribución y servicios si queremos que la economía vaya mejorando. De lo contrario irá empeorando y alejándose el bienestar social. Esto no significa, ni nada parecido, que haya igualdad en los ingresos de todos y cada uno/a de los trabajadores de cualquier empresa. Porque el trabajo para producir y distribuir tiene diferentes calidades, responsabilidades y cantidad de trabajo.

Parece imposible que no nos demos cuenta de que la vida tiene un principio y un final. Tantos ejemplos como se pueden poner. La acumulación de recursos económicos tiene un alto precio en enfermedades, en la familia, medioambientales y otros que son sabidos y que no estoy dispuesto a perder el tiempo en su explicación.

Espero que este sencillo escrito puede servir para que algunos/as de los que piensan que la acumulación de recursos económicos da la felicidad entienda que no es así. La felicidad llega a través de los órganos de los sentidos y la acumulación de dinero no tiene conexión alguna con los órganos de estimulación de los sentidos. Todos, sin excepción, aspiramos a vivir mejor cada día que pasa. Pero hay varios impedimentos que sortear. Así es, y uno de ellos son la ambiciones.

Pepe Espuche es socio de infoLibre

Más contenidos sobre este tema




21 Comentarios
  • tiago tiago 26/05/20 19:23

    Solo me queda decir AMEN. Son mis razonamientos ordenados y bien escritos. No estoy solo

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Jose Espuche Jose Espuche 27/05/20 14:57

      Sr. Tiago he leído su comentario al artículo AMBICIÓN E INTELIGENCIA y me alegro que haya coincidencia. Los que escribimos lo hacemos para los posibles lectores y si además les agrada leerlos más a gusto estamos lo que escribimos. Una vez más gracias por la coincidencia del escrito.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Jose Espuche Jose Espuche 27/05/20 08:45

      Gracias por su delicadeza y educación.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Larry2 Larry2 24/05/20 11:34

    Me ha gustado su artículo, siempre he pensado que el tiempo libre es muy importante, y no tiene precio, luego la ambición puede jugarte malas pasadas, pero también si uno ambiciona algo puede estar más motivado por las cosas. agur

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Jose Espuche Jose Espuche 24/05/20 13:45

      En el artículo solo me refiero a la ambición de los recursos económicos y en cantidad.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Ayla* Ayla* 23/05/20 16:31

    Depende cómo se tome el término ambición, si en el sentido de obtener riquezas materiales, más próximo a la avaricia. O en el sentido de querer conseguir algo.
    Considero que la ambición por si misma no es negativa, el problema es que si pretendes "sólo" tener lo necesario para vivir con comodidad y, en lo que puedas, ayudar a las personas de tu alrededor, no te consideran ambicioso.
    Si yo ambición vivir en una sociedad en la que todas las personas tengan sus necesidades básicas cubiertas, no soy ambiciosa, según los estándares establecidos.
    Tienes que querer amasar dinero para los bancos, cuanto más mejor, aunque solo te sirva para ser el más rico del cementerio, pues nunca podrás disfrutarlo, para que te consideren ambicioso.
    Cuestión de perspectiva.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Jose Espuche Jose Espuche 24/05/20 06:40

      Solo recomiendo volver a leer el artículo para darse cuento que las ambiciones a las que me refiero son las excesivas económicas.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Ambon Ambon 23/05/20 16:25

    Buena reflexión sobre la ambición, yo quizás usaría la palabra avaricia que de paso para los creyentes cristianos es un pecado capital que deberían evitar si quieren seguir considerándose cristianos y por tanto hijos de dios, aunque ya se sabe que una buena confesión y unos cuantos golpes de pecho lo arreglan todo.

    También hay otra cosa que no comparto, al inicio de tu escrito dices que el tiempo es lo único que no se puede comprar ni vender y estoy en desacuerdo, el empleador compra el tiempo del empleado para usarlo en su propio beneficio, es decir el avaricioso se hace más rico comprando el tiempo ajeno y usando ese tiempo, en demasiadas ocasiones, en contra de quien se lo vendió.

    Gracias por tu escrito que nos hace reflexionar

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Jose Espuche Jose Espuche 24/05/20 06:45

      Sr. Ambon los que se puede comprar del tiempo es el uso y la calidad del tiempo, pero el tiempo físico para añadir al que tenemos no es comprable ni vendible. Gracias por leer este artículo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Jose Espuche Jose Espuche 23/05/20 22:19

      El comentarista que dice que el tiempo se puede comprar. El tiempo físico no se puede comprar ni vender, el uso del tiempo si es comprable pero el tiempo es el que tenemos y nada más. El documento hace referencia a la acumulación de dinero. Es de lógica que el dinero es necesario para vivir pero no en exceso.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • AMP AMP 23/05/20 11:50

    Dice el dicho: No es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita.
    Y yo digo: se confunde muy a menudo listeza con inteligencia.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • Jose Espuche Jose Espuche 24/05/20 07:03

      Por el dicho que escribe se no ta que ha leído el artículo. Gracias por su dicho.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 23/05/20 10:54

    Leîdo. Muy interesante escrito. Estoy de acuerdo en que somos los únicos que podemos cambiar el rumbo de la historia. Buen dîa.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Jose Espuche Jose Espuche 24/05/20 06:52

      Gracias por sus amables palabras.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Jose Espuche Jose Espuche 24/05/20 06:50

      Es de mi agrado escribir y que les guste a los lectores. Gracias por sus amables palabras.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 23/05/20 08:59

    reconozco que me interesaN ciertos modos de vida...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 23/05/20 08:54

    Solamente podrê leer el texto mâs tarde pero he visto algunos "trozos de palabras" cuyo sentido comparto. Me parece que con toda razon te refieres a la insuficiencia de una vista unicamente materialista de la existencia a veces imperante en la izquierda.
    En este sentido aunque no me veo capaz de vivir como ellos, reconozco que me interesa ciertos modos de vida como el de los gitanos por ejemplo. Tengo entre mis amigos algunos con desfase psicologico/social que viven de un subsidio del Estado; uno de ellos me acompaña mucho dias en mi autobus! Creo que en alguna medida esas personas inadaptadas constituyen una critica palmaria del aspecto mas descarnadamente materialista de nuestras sociedades.


    Por otra parte añado que la izquierda "revolucionaria" siempre ha supeditado toda a la toma de poder, es una locura que ha desembocado en regimenes "progresistas" esclavistas. El medio indica el fin.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    0

    0

    • Jose Espuche Jose Espuche 28/05/20 21:59

      Sabe usted que los niños inadaptados no se han preocupado ni los padres, porque no saben, ni las instituciones públicas. Los niños no nacen con la etiqueta de inadaptados. Los margina las Instituciones públicas y la sociedad. Las Instituciones por no poner los servicios de vigilancia suficientes para los niños, en hora escolara, que estén deambulando por la calle tomar las medidas necesarias para que vayan a los centros de enseñanza.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Jose Espuche Jose Espuche 24/05/20 07:00

      Cuando lo lea usted veré y leeré su comentario pero por lo poco que dice le doy las gracias anticipadas.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Jose Espuche Jose Espuche 24/05/20 06:56

      Soy de izquierdas pero le aseguro que no soy de ese tipo de personas que menciona en su comentario.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 23/05/20 08:57

      Por otra parte añado que la izquierda "revolucionaria" siempre ha supeditado TODO a la toma de poder, es una locura que ha desembocado en regimenes "progresistas" esclavistas. El medio indica el fin.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

Lo más...
 
Opinión