X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

¿Dónde está Pablo Casado?

Publicada el 18/06/2020 a las 06:00

La pregunta, por supuesto, es retórica. Todos sabemos dónde está Pablo Casado, pero ubicar políticamente al líder del PP no resulta tan fácil, especialmente desde que el Gobierno decretó el estado de alarma para combatir la pandemia del coronavirus. Desde el primer momento Casado podría haber asumido el papel de líder de la oposición responsable, respaldando al Ejecutivo ante el drama sanitario que se nos venía encima. Pero, aunque apoyó las primeras prórrogas del estado de alarma, en la cuarta se abstuvo y ha votado en contra de las dos últimas. Evidentemente la gestión de la pandemia que ha realizado el Gobierno de Pedro Sánchez no ha estado exenta de errores y de improvisación en algunos momentos. Pero debe tenerse en cuenta que el Gobierno se enfrentaba a una situación sin precedentes. Habría que retroceder hasta la llamada Gripe Española ocurrida hace cien años, para encontrar una pandemia comparable.

Pero al margen de la gestión del covid-19 que está haciendo el Gobierno, la pandemia se ha convertido en la mejor “munición política” para el PP y la extrema derecha. El 10N, Pablo Casado no asumió que perdió las elecciones y de alguna forma sigue sin asumirlo, y considera ilegítimo el gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos. Se reproduce una situación similar a cuando Pedro Sánchez ganó la moción de censura contra Mariano Rajoy. En plena campaña de las elecciones andaluzas de 2018 Casado calificó a Sánchez como “presidente ilegítimo”, y lo ha reiterado desde entonces en numerosas ocasiones. El líder del PP ha mantenido el tono agresivo de su discurso en los plenos del Congreso para aprobar las prórrogas del estado de alarma. En sus intervenciones desde la tribuna del hemiciclo ha acusado muchas veces a Pedro Sánchez de mentir en las cifras de muertos y en general en todo lo relativo a la gestión de la crisis sanitaria. Con esta estrategia Casado se ha acercado a las posiciones de Vox y quizá sin pretenderlo, ha dejado libre el espacio de centro a una emergente Inés Arrimadas que, aunque tarde, ha sabido dar un golpe de timón al debilitado barco de Ciudadanos. Así pues, Casado se encuentra perdido entre un centro político que se ha dejado escapar y la extrema derecha de Vox con la que intenta competir. En cualquier caso, esta desconcertante estrategia de Pablo Casado, que no comparten los sectores más moderados del PP, persigue desgastar al máximo al gobierno de coalición.

El líder del Partido Popular está convencido de que la grave crisis económica que ha provocado el estado de alarma obligará a Pedro Sánchez a convocar elecciones anticipadas. Casado tiene claro que esta es su oportunidad de llegar al gobierno, y está dispuesto a todo para conseguirlo. Lo sorprendente es que -a pesar de la dureza de sus últimos discursos parlamentarios- en la última reunión de la Junta Directiva Nacional, Pablo Casado ha dicho con total naturalidad: “Yo no voy a liderar un PP bronco y desestabilizador, ni que pierde de vista sus obligaciones institucionales y de Estado”. La realidad es que Casado, que en su día ganó las primarias que le llevaron a la presidencia del Partido Popular, no sabe ejercer su papel como líder de la oposición. Además, su posición ante la pandemia le ha alejado de los focos mediáticos que habría tenido si hubiera ofrecido su apoyo institucional al presidente del Gobierno, en una crisis sanitaria y económica tan grave como la que estamos viviendo.

Pero dicho esto, lo que marca la situación política que vive nuestro país es la aparición, de nuevo, del “fantasma de las dos Españas”. El Partido Popular y la extrema derecha, en su concepto patrimonialista del poder, no soportan que gobierne la izquierda, y al igual que en su momento utilizaron las víctimas de ETA como argumentario político, usan ahora los muertos por la pandemia. En el pleno del Congreso en que se aprobaba la sexta prórroga del Estado de Alarma Santiago Abascal afirmaba: “Decenas de miles de españoles muertos por el sectarismo y la negligencia criminal de este gobierno”. El líder de Vox ha llevado también las protestas a la calle en el emblemático barrio de Salamanca, con gritos de “libertad” y “Gobierno dimisión”. Qué paradoja que los enemigos de la democracia reclamen libertad y tilden de estado de excepción encubierto el confinamiento con el que se combate al coronavirus. Lo triste y preocupante es que ese mensaje de que el Gobierno restringe las libertades está cuajando en sectores de población de bajo nivel cultural y social. Es, sin duda, un mecanismo similar al que se produjo con el referéndum ilegal de Cataluña. En esa ocasión se hizo una llamada a la defensa de “la unidad de la patria” y se llenaron de banderas de España numerosos balcones. Con el luto por las víctimas del coronavirus, se utilizó de nuevo la bandera, en esta ocasión con el crespón negro. El mensaje de alguna forma es similar, la derecha se apodera de la bandera como símbolo y resucita los viejos fantasmas que enfrentaron a los españoles.

Pablo Casado está ahí, en la frontera de la extrema derecha, dirigido espiritualmente por Aznar y con Cayetana Álvarez de Toledo como escudera. El líder del PP confía plenamente en que la labor de zapa y de desgaste del gobierno de coalición que está realizando le llevará pronto a la Moncloa, el tiempo dirá si lo consigue. De momento, y lamentablemente, vuelven a estar vigentes los célebres versos de Antonio Machado: “Españolito que vienes al mundo te guarde Dios, una de las dos Españas ha de helarte el corazón”.

Rafael  Sánchez es socio de infoLibre

Más contenidos sobre este tema




5 Comentarios
  • Edgar48 Edgar48 25/06/20 11:45

    Que Casado no tiene ninguna clase de altura, de las necesarias, para ser un buen político que pueda llegar a gobernar es evidente. Empezamos Por que tuvieron que regalarle títulos y másteres académicos, cosa que evidencia una baja formacion académica, siempre necesaria para razonar, ser locuaz y buen comunicador. Se ve obligado a usar constantemente consignas flamígeras para soslayar esa carencia, y ser escuchado, todos observamos esa estrategia de colegial. Lo único interesante de esta etapa, es que los componentes y simpatizantes de VOX, antes agazapados dentro del vientre materno del PP, ya no lo estan y son netamente visibles sus formas e ideas...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Jose Espuche Jose Espuche 22/06/20 22:38

    Pablo Casado se equivoca hace mucho tiempo. No es el mejor camino para hacerse con el Gobierno de España. A la sociedad les interesan sus problemas y el Sr. Casado no está dispuesto a solventar las dificultades de los españoles. Sería la primera vez que Casado estaría dispuesto a trabajar por los demás. Eso se que da para otros políticos. El no sabe trabajar para hacer una España diferente a la que tenemos. ¿Cuándo ha pasado por su cabeza trabajar para solventar los problemas de los demás? Espero que Pablo Casado rectifique porque hasta ahora solo le ha interesado los muertos y no los vivos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Antonio LCL Antonio LCL 18/06/20 20:36

    Gracias por tu articulo Rafael. Pena da este personaje que tiene la oposición, no se lo merecen quienes tienen todo el derecho a situarse en el otro lado, en la otra España, que diría el bien recordado Machado (siempre Machado afinando el pensamiento y la palabra). Se han cometido muchos errores, sí, por el gobierno de coalición, pero la ciudadanía responsable o observadora, sin ser especialista en pandemias, se ha dado cuenta de la jugada y se lo va a hacer pagar caro, esperemos, aunque hay mucho borrego, en el sentido más literal, capaz de seguir al pastor de turno. Habrá que seguir muy atentos, pero la estrategia ya la conocemos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • JOSELUPE JOSELUPE 18/06/20 19:39

    Qué importa donde esté casado. Lo bueno es que mientras esté habrá gobiernos de izquierdas para rato. Ya Arrimadas se ha percatado de que lo importante para significar algo en este país es la gobernanza. El pueblo es sabio y quién lo subestime no tiene nada que hacer.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • jorgeplaza jorgeplaza 18/06/20 13:35

    Pablo Casado no es más que un zascandil. No creo que dure mucho en el puesto.

    Una observación: es, por decirlo educadamente, una tremenda exageración comparar esta epidemia con la de la Gripe Española de 1918-19. Entonces había dos mil millones de habitantes en el mundo y la pandemia se estima que mató entre 60 y 100 millones. Hoy somos cuatro veces más, de manera que, para ser comparable, la COVID tendría que matar entre 240 y 400 millones de personas pero no ha matado todavía ni a medio millón. O sea, que le falta un pequeño trecho para poderse comparar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

Lo más...
 
Opinión