x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

Abajo las estatuas de la ignorancia y la intolerancia

Francisco Lozano Sanz
Publicada el 27/06/2020 a las 06:00

Hace unos días entrevistaban en La 1 a Irene Montero. Una de las preguntas que le han realizado estaba relacionada con la destrucción de las estatuas de colonizadores de América y también de más personajes históricos, tanto en EEUU como en Europa -recientemente en Palma de Mallorca con la estatua de Fray Junípero Serra-. La ministra, muy en su línea, evitaba el tema y comenzaba a hablar de que faltan mujeres entre las estatuas y reconocimiento público… sin entrar a responder la pregunta.

Pero no es de la ministra de lo que quiero hablar.

La policía de EEUU ha matado a George Floyd, que era un ciudadano negro -se ha puesto de moda decir afroamericano-. Yo he escuchado a un africano en Radio Nacional de España decir que él era “negro” y que no es despectivo el término, sino cómo se dice. Según él, en África a los blancos les llaman “blancos” sin que ello sea racismo.

La muerte del varón negro George Floyd ha desatado una revisión histórica desaforada que se ha materializado en destrucción a troche y moche de estatuas. Tanto de antiguos esclavistas y colonizadores europeos como las de Voltaire -en Francia-, Fray Bartolomé de las Casas, Fray Junípero Serra… y todo europeo que puso pie en el nuevo. Bueno… ¡y hasta Cervantes, el pobre, que nada tenía que ver con la colonización de América!

Se podría decir que EEUU vive una nueva ola de macartismo y caza de brujas. Si en aquella época los inquisidores eran individuos fanatizados e ideologizados, con el mandato divino de salvar América del comunismo,  ahora son manifestantes -indocumentados la mayoría- que confunden las churras con las merinas -varios rebaños-, y que hacen más vigente aquello de “la ignorancia es atrevida”. Y como un ejemplo de ello, el ciudadano norteamericano que ha hecho suya la arenga “America First”; él es digno de la sociedad que le ha votado, y los ciudadanos norteamericanos responsables de que semejante individuo tenga el poder que le han otorgado.

Pero entremos en materia.

El profesor de Historia en la Universidad de París X-Nanterre, Jean-Michel Sallmann -francés, para que no haya equívocos patrioteros- acaba de publicar en castellano el libro Indios y conquistadores españoles en América del norte: hacia otro El Dorado ( Alianza Editorial, 2018). En él nos dice: “La desaparición de casi el 90% de la población indígena en América Central se debió a epidemias causadas por enfermedades desconocidas allí y para las cuales los indios no eran inmunes”. Y puntualiza: “El Gobierno de Estados Unidos negó el acceso de nativos americanos a sus sitios sagrados, y erigió leyes prohibiendo muchas de sus prácticas religiosas y originales”. Estas leyes estuvieron en gran parte vigentes hasta 1978, cuando fueron sustituidas por el Acta de Libertad Religiosa de Indios Americanos.

Hallazgos arqueológicos y una mejor visión general de censos tempranos han contribuido a estimaciones mucho más altas. Dobyns (1966) estimó una población de precontacto de 90-112 millones. Las estimaciones más conservadoras de Denevan fueron de 57.3 millones. Russell Thornton (1987) llegó en una estimación de alrededor de 70 millones. Dependiendo de la estimación de la población inicial, por 1900 se puede decir que la población indígena tuvo un declive por más del 80%, debido en su mayoría a los efectos de enfermedades como viruela, sarampión y cólera, pero también por violencia y guerra por parte de los colonizadores contra los indios.”

¿Conoce el pueblo norteamericano la matanza que se produjo en Wounded Knee? Sólo por poner un ejemplo de la colonización europea -anglosajona en su mayoría… ¡señores de la “La Leyenda Negra”!-. Hollywood ha reescrito la historia de la colonización de Norteamérica.

El western ha sido un género prolífico en películas en las que los indios -malos… muy malos- daban vueltas a caballo alrededor de caravanas desde las cuales tiroteaban a los colonizadores protegidos en sus carretas. Los mercenarios del Ejército francés fueron los primeros en cortar las cabelleras, ya que los franceses les exigían presentar el cuero cabelludo de cada indio muerto para poder cobrar la recompensa. En revancha, los pieles rojas empezaron a aplicar el mismo método copiándolo de los franceses para causarles el mismo efecto que les causaba a ellos ver a sus hermanos descabellados. ¿Conoce el pueblo norteamericano -y el resto de los que hemos visto mil y una película “de indios”- la realidad de esta práctica? ¿Sabe el ciudadano estadounidense que en su país la colonización -anglosajona… repito- supuso la desaparición de pequeños grupos poblacionales de tribus, de las que no se sabe nada porque no ha quedado el más mínimo resto histórico o cultural, vivo?

La colonización de Australia y Nueva Zelanda se completó siglos después de que Colón pusiera pie en el nuevo mundo. “En total, unos 164.000 convictos fueron transportados a las colonias australianas entre 1788 y 1868 a bordo de 806 barcos. La mayoría de los convictos eran ingleses y galeses (70%), irlandeses (24%), escoceses (5%) y el restante 1% procedían de asentamientos británicos en la India y Canadá, maoríes de Nueva Zelanda, chinos de Hong Kong y esclavos negros del Caribe.
(…) Hasta el período posterior a la Segunda Guerra Mundial y su distanciamiento político y social de Gran Bretaña, la mayoría de los australianos se sentían avergonzados por la llegada de los convictos a su país, y muchos ni siquiera se atrevían a investigar los orígenes de sus familias por miedo a descender de “criminales”. Esta actitud fue conocida como la mancha del convicto” (extraído de la Red).

Se exterminaron poblaciones autóctonas en Australia y Nueva Zelanda de las que no quedan vestigios históricos. De ello, nadie habla. Y todo esto aconteció siglos después de la llegada de Colón a las islas del Caribe.

No voy a entrar en el “y tú más”, pues no se trata de eso.

Gran parte de la cultura llamada occidental proviene de Grecia y Roma, el alfabeto latino, el derecho romano, el concepto de democracia, las matemáticas, la física, Arquímedes, los filósofos griegos Heráclito, Epicuro, Aristóteles, Sócrates, Platón, Sófocles… ¡Tánto habría que enumerar!

Sin embargo, tenían esclavos, azotaban, crucificaban. Sus legiones mataban, violaban, colonizaban… destruyeron Cartago y poblaciones de íberos, celtas, galos, germanos… Tuvieron emperadores (Calígula, Nerón los más conocidos) que eran auténticos psicópatas. Y… ¿vamos a derribar el acueducto de Segovia, el teatro romano de Mérida, Híspalis etc. porque ahora nos acordamos de Viriato y las atrocidades cometidas por las legiones romanas? Es que la historia ¿no nos ha enseñado nada? ¿La reescribimos según soplen los vientos y las algaradas callejeras aunque muchas manifestaciones sean muy respetables y necesarias?

Dejemos la rica, vieja y torturada tierra que baña el Mediterráneo y desembarquemos… again and again… en el origen de la actual guerra de las estatuas y el revisionismo histórico.

Los norteamericanos -que desconocen la historia de la colonización de América, y más grave para ellos, la de Estados Unidos- ¿no recuerdan lo que históricamente es más próximo y tiene más que ver con el racismo de su sociedad y la muerte de George Floyd? Cito algunos hechos que deberían hacer reflexionar:

- Martin Luther King y la lucha por los derechos civiles en los años 60.
- La existencia de reservas indias en la actualidad.
- El Ku Klux Klan que, soterrado, aún cuenta con simpatizantes en el Sur de los EEUU.
- La enorme diferencia y trato hacia los hispanos -de los negros no hace falta hablar- que, como mano de obra barata y fácilmente prescindible, se los trata.

El inquilino de la Casa Blanca que quiere construir un muro en la frontera con Méjico, es votado sobre todo en el viejo Sur… donde aún ondean al viento banderas de la Confederación.

Lo que el viento se llevó (Gone with the wind) se ha considerado, por estas inflamadas hordas de revisionistas, una película racista y quizá -de momento- no vuelva a exhibirse. No hace mucho tiempo, en una noche berlinesa, se quemaban libros considerados incompatibles con la nueva Alemania… Y miren ustedes lo que se nos vino encima unos años después.

Aunque, por cierto, en España no estamos para tirar cohetes con la deriva derechista de Pablo Casado y el advenimiento de Vox (“nuestro Trump”).

Quizá haya surgido en EEUU este indocumentado revisionismo histórico por no conocer “su” Historia, ya que en “los States” es innato el desinterés por la colonización con sus luces y sombras. En España la tan cacareada Transición -ejercicio político-social de amnesia/amnistía general- ha creado dos generaciones de ciudadanos desconocedores -y desinteresados por saber lo que sucedió durante la dictadura del general Franco.

Su consecuencia es la deriva del PP de Casado y Cayetana y la escisión de Vox.

Quizá si George Orwel viviese, habría titulado su genial obra 2020 y no 1984.

Termino con una reflexión del historiador francés Jean-Michel Sallmann: “El nacionalismo es y siempre será una estupidez que inflama los peores instintos del hombre”.

¡Ah… lo siento! No me resisto a decir la última palabra, aunque no sea mía, sino de la sabiduría popular: “La ignorancia es la madre de todos los males”.

Francisco Lozano Sanz es socio de infoLibre

Más contenidos sobre este tema




16 Comentarios
  • Joserra54 Joserra54 28/06/20 11:04

    Magnífico artículo Sr. Lozano. Enhorabuena. Y mágnifica conclusión, con esas dos frases, sobre todo la última, que en nueve palabras explica la mayor parte de los problemas más importantes que tenemos hoy los españoles.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jotaechada Jotaechada 27/06/20 19:43

    Qué gusto da leer lo que ha escrito FRANCISCO LOZANO SANZ, socio de infoLIBRE! Estoy seguro de que el texto de Francisco no solo va a alegrar y a enorgullecer a los que ya somos de infoLibre sino que va a contribuir a que seamos muchos más. Felicidades y Salud!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 27/06/20 15:53

    Me tengo que ir.
    Gracias Francisco por haber propiciado todos esos comentarios !

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 27/06/20 15:50

    El trabajo del historiador no es de llegar a respuestas decididas de antemano.
    Por ejemplo he leîdo que el libertador Bolivar hizo al principios leyes favorables teoricamente a los amerindios pero que luego en la practica sus actuaciones fueron por otros derroteros muy distintos porque sentîa desden hacia negros y amerindios. Pues la cuestion no si eso de Bolivar me gusta o no me gusta si no si eso es verdad o no, y en qué medida.

    Por otra parte despues de pasar 3 o 4 años aqui me parece que socios y periodistas de infoLibre solamente conocen el sentido peyorativo y estaliniano de "revisionista". Si a un historiador francés le dices que no es revisionista, te pega un puñetazo en el acto.
    No estoy a favor del puñetazo pero estâ claro que si no eres revisionista, entonces no puedes ser historiador.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 27/06/20 16:08

      Pues la cuestion no ES si eso de Bolivar me gusta o no me gusta, la cuestion es si eso es verdad o no, y en qué medida.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Ambon Ambon 28/06/20 11:08

        Creo que aquí usamos el término revisionista con criterios diferentes. Una cosa es revisar los textos, incluso la metodología histórica para profundizar en la verdad de los hechos y otra cosa es pretender cambiar los hechos históricos para adaptarlos a nuestros intereses ideológicos actuales.

        Otro día hablaremos de Bolivar.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • BASTE BASTE 27/06/20 14:40

    Eran unos pueblos que vivían su historia,con sus logros y sus defectos y carencias,con una cultura que solamente era distinta de los pequeños europeos (solo una pequeña fracción de los habitantes de este planeta)que siempre se han creído los reyes del mundo.Llegaron unos pobres hombres (como bien decía uno de los dirigentes americanos "si lo suyo es tan bueno porqué lo abandonan") zarrapastrosos y malolientes,picados de viruela y con los dientes podridos del escorbuto,con una ignorancia supina y una ambición sin límites.La historia nos los presenta con lujosas vestinmentas,pendones y cruces de lujo y relucientes armaduras y a los aborígenes (los americanos) como ignorantes salvajes en taparrabos,nada más lejos de la realidad.Y todos esos prohombres de las estatuas,nos eliminaron unos conocimientos, al resto de humanos,posiblemente eqquiparables a los que eliminaron en Alexandría.Por una vez,debebmos reconstruir nuestra historia y adaptarla a la realidad y,para ello,sobran todas esas estatuas de personajes bien conocidos,hay otras que ya pertenecen al acervo cultural de la humanidad,de Nerón,Jerkes,Ramsés o Alejandro (por poner algún ejemplo) ya no queda nadie, de Colón &Cia,todavía quedan muchos que siguen sus mismos pasos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Ambon Ambon 28/06/20 11:03

      Por supuesto que cada pueblo, cada civilización tiene sus logros y sus miserias, también los indígenas americanos.

      Es cierto que en la cultura occidental hay exceso de eurocentrismo, nos miramos demasiado el propio ombligo y nos creemos superiores, que es la forma primigenia del racismo, pero no es menos cierto que la civilización mundial de nuestro tiempo, con sus éxitos y fracasos, tiene sus raíces en el modelo europeo que surgió de las culturas clásicas griega y romana. China con su enorme y para nosotros desconocido bagaje cultural ha aportado poco al modelo actual y el resto de los pueblos ha influido de forma insignificante.

      El viaje de Colón puso en contacto dos mundos que no se conocían, se descubrieron y al relacionarse de modificaron ambos, Europa impuso su modelo sociocultural y desde ese modelo explotó el territorio y sus riquezas, como sucede siempre que se relacionan dos modelos diferentes.

      Ni de España solo llegaron los zarrapastrosos, ni los aborígenes eran hermanitas de la caridad, unos y otros hicieron barbaridades, las hacían dentro de sus propios mundos y siguieron haciéndolas en el que acababan de descubrir.

      500 años después querer culpar a aquellos descubridores o a aquellos exclavistas probados, incluidos los padres de la democracia norteamericana, de las injusticias actuales, me parece un contrasentido injusto e inútil. Ni Colón ni el resto van a volver para cambiar el rumbo de la historia, los que tenemos que cambiar las injusticias de hoy, somos los ciudadanos de hoy, cada cual con sus posibilidades. Creo que muchos de los que tiran estatuas solo muestran su frustración por no poder tirar del poder a Trump o al tirano de turno, pues bien, aprendamos a usar bien nuestros votos

      El peligro nunca viene de los muertos, mas nos valdría controlar bien a los vivos

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 27/06/20 12:59

    Es verdad que al considerar el mundo azteca me parece encontrar parecido, piramides y sacrificios humanos, con el antiguo Egipto faraonico.

    Estoy de acuerdo con lo que sugiere Ambon: la llegada de Cortes y sus quinientos hombres debiô representar una revolucion liberadora para los pueblos indigenas sometidos al poder azteca.

    De los nombres de los muchos pueblos mexicanos solamente recuerdo el de los Zapotecas, seguramente por el parecido auditivo con el celebre fondista checo, Emil Zatopek !

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Ambon Ambon 27/06/20 11:53

    Excelente y necesario artículo.

    Por comparar los modelos de colonización hispana con el resto pondré un único ejemplo.

    La primera universidad americana fué "el 28 de octubre de 1538 la bula papal Apostolatus Culmine autoriza la creación de la Universidad de Santo Tomás de Aquino. Su primera sede en América fue establecida en la ciudad de Santo Domingo" , es decir la monarquía española fundó la primera universidad en América 46 años después del llamado descubrimiento de América.

    La universidad de Lima y la de México son de 1551.

    La primera universidad de la América inglesa "Fue fundada por Benjamin Franklin, en un principio como Iglesia y Colegio Caritativo de Filadelfia (Church and Charity School of Philadelphia)", abrió sus puertas en 1751, es decir la monarquía británica NO FUNDÓ NINGUNA UNIVERSIDAD en sus territorios. Aunque en la fecha el de 1751 el territorio pertenecía a la metrópoli, la institución se funda por Franklin que es un colono y uno de los padres de los Estados Unidos de América, es decir, esa parte de América no tuvo universidad hasta 259 años después del descubrimiento.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 27/06/20 08:59

    Lo de la conquista de Mexico me cautiva. Los datos siguientes son los que creo saber:
    Cortes hizo quemar las carabelas para impedir a sus hombres tener la idea de volver atras... Eran quinientos hombres y tenîan caballos, animal deconocido en Mexico por aquel entonces.

    Ahora son ya elecubraciones mias:
    He leîdo que se estima que habîa entre dos y veinte millones de autoctonos en Mexico. Me parece imposible que quinientos hombres aun con los caballos podîan someter a veinte o a dos millones... Habîa muchos pueblos en Mexico y el que dominaba era el Azteca. Lo que imagino es que los quinientos españoles hicieron pactos con pueblos autoctonos sometidos contra los aztecas...

    Vuelvo a algo que parece comprobado: Cortes tuvo hijos con una ""india" y los quiso de verdad...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    1

    • Ambon Ambon 27/06/20 12:03

      Hola Tierry, como supongo que conoces la historia de la conquista de México, solo hacer un comentario, dicha conquista solo fué posible por la colaboración con Cortés de los pueblos oprimidos por los aztecas, sin ellos es impensable que 500 soldados acabaran con un imperio de millones.

      La toma del poder por los españoles supuso un régimen político menos severo y mas humano que el régimen de los aztecas y eso a pesar de los abusos de los encomenderos que se saltaban las leyes con demasiada frecuencia pero que también eran denunciados a la justicia y existen testimonios jurídicos de juicios por esas violaciones.

      No conozco a ningún defensor de los derechos de los indios fuera de España, aqui entre otros muchos tenemos a Bartolomé de las Casas y Francisco de Vitoria considerado el precursor del derecho internacional

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      3

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 27/06/20 12:26

        Hola Ambon.
        No, no lo habîa leido pero me imaginaba que 500 conquistando a 2 millones (por lo menos) era imposible.

        Gracias por tus informaciones.
        Señalo un libro que no he leido pero que debe ser muy interesante : Cortes et son double de Christian Duverger. Buen dîa !

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 27/06/20 08:40

    Aunque vivo en Francia yo no conocîa a Jean-Michel Sallmann. Veo que entre otras cosas estudiô los fenomenos de brujeria en los siglos XVI y XVII.

    Debe ser muy interesante su revisionismo de La leyenda negra española que, hay que reconocerlo, ha hecho tantos estragos en cierta opinion publica mundial... Tal vez el piloto Lewis Hamilton es una de las ultimas victimas de esta Leyenda negra, jajaja !...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 27/06/20 08:05

    Muy interesante articulo.

    Una cosa: me parece que quien empezô a emplear la palabra "revisionismo" como un insulto fue Stalin utilizandola contra la gente que eliminaba, los calificaba de revisionistas.

    Hay revisionismos malos cuando son errores o tergiversaciones a sabiendas y revisionismos absolutamente necesarios: una Historia sin revisionismo no valdrîa nada.

    Siempre hay que estar preparado para cuestionar hoy lo que dâbamos por seguro ayer: la Historia es revisionista por esencia y debe seguir siendolo sin descanso...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    3

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 27/06/20 08:09

      Dedicarse a la Historia es REVISAR el pasado.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión