x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

Lo que importa son las personas

Francisco Goya Santesteban
Publicada el 12/08/2020 a las 06:00

La globalización ha hecho que, en cualquier rincón del mundo, cualquier persona que tenga acceso a una conexión y a un ordenador pueda enterarse instantáneamente de todo lo que sucede en cualquier otra parte. El mundo se ha hecho mucho más estrecho y pequeño y ya no parecen tener demasiado sentido unas fronteras trazadas en un mapa y que, a menudo han sido trazadas como consecuencia de guerras y destrucción.

La Unión Europea –que surgió como idea para evitar una nueva devastación humana y que se configuró en un primer momento como un sistema fundamentalmente de intercambio comercial, económico y de personas– y los acuerdos de las potencias vencedoras (Breton Woods) facilitaron en un primer momento la implantación y extensión de un Estado de Bienestar en Europa, que ha pervivido con altos y bajos hasta la primera década del siglo XXI.

El actual modelo económico imperante basado en el individuo, en las capacidades de cada uno, en la competencia agresiva con el único fin de acumular más, de generar más de sobreexplotar la tierra y los recursos, ya no es sostenible y ha conducido fundamentalmente a una mayor desigualdad.

Parece legítimo que cada persona desee progresar, mejorar, tener un trabajo cada vez mejor y mejor pagado con menos horas: queremos tener la seguridad y la comodidad, y también la libertad para ir dónde nos apetezca, disponer de nuestro tiempo y nuestro dinero sin que nada ni nadie nos lo impida. Mucho menos si se dispone de poder o riqueza. Pero, ¿es aceptable el progreso de unos cuantos a costa de la mayoría, que lleva consigo el sufrimiento de los que menos tienen? ¿Nos lo podemos permitir como sociedad?

La tecnología es el medio que el ser humano ha encontrado buscando lo anterior: una tecnología que mejora la productividad, que ha multiplicado el desarrollo de casi todos los países, pero que como consecuencia inmediata genera una destrucción importante de puestos de trabajo, al menos en el mundo desarrollado occidental y por tanto mucha mayor precariedad para un mayor número de personas lo que a su vez genera mayor presión sobre el sistema social de los países y rechazo al inmigrante, al diferente. No nos gustan los okupas, pero tampoco aceptamos a los menas. A quienes vienen a ganarse la vida y recoger nuestros campos los tratamos en condiciones miserables, como si fuesen ciudadanos de segunda o de tercera, pero esperamos que vuelvan en la campaña siguiente.

La tecnología, usada por quienes tienen el poder, nos controla: ahora es posible saber prácticamente cualquier cosa de cada uno de nosotros, e incluso nosotros mismos consciente e inconscientemente alimentamos ese proceso interactuando en las redes. Todos estamos muchísimo más expuestos, aunque mucho más las personas públicas, que deberán encajar la crítica por lo que hagan, asumir sus responsabilidades y afrontar las consecuencias de sus actos. La rendición de cuentas, la transparencia, la información veraz, antes que la desinformación o las campañas de insultos gratuitos, que no favorecen la credibilidad de nuestros políticos y seguramente se volverán en contra de quienes los produzcan.

Tener tantas posibilidades hace que las relaciones que parecen mucho más ricas, más extensas, sean en realidad mucho más frías y limitadas. El miedo, la inseguridad, el desconocimiento o simplemente el tratar de conservar nuestros privilegios nos hacen querer cerrar fronteras, que los inmigrantes no vengan, que cada persona no pueda vivir su identidad como desee, que nuestros mayores se queden confinados en residencias gestionadas buscando la mayor rentabilidad económica posible, que quienes no son (somos) productivos dependan de la profesional y el cuidado de unos profesionales de los que solo nos acordamos en momentos de crisis extrema.

Las leyes de las que una sociedad democrática se dota y que deben ser para todos, las uso a mi conveniencia y si no me sirven las cambio o si no puedo cambiarlas no las cumplo, dicen algunos. Quienes ostentan el poder y la representación son quienes tienen una mayor obligación de trasparencia: cuanto más alta es su posición, más exigible resulta la honestidad en la información que se transmite.

La solidaridad es uno de los valores del ser humano, pero no puede depender de la voluntad individual de las personas. Por eso, para progresar como sociedad, debemos continuar avanzando en la construcción de sociedades más igualitarias donde todos tengan cabida sea cual sea su color, su religión, su identidad o sus capacidades. Cada persona es valiosa en sí misma, en lugar de encerrarnos en nosotros mismos, en nuestros privilegios, valores y costumbres, aceptemos la riqueza que nos aporta la persona a nuestro lado. Lo que importa son las personas y sus actos, no su color o sus apellidos.

Más contenidos sobre este tema




4 Comentarios
  • Ambon Ambon 12/08/20 11:55

    Si aprendiéramos de la historia, cosa que no sucede, sabríamos que una sociedad basada en el individuo es en si misma una contradicción, el ser humano es una animal social por lo tanto debe vivir en sociedad, pero también tienen conciencia clara de individualidad y ambos conceptos deben ser defendidos y controlados.

    Una sociedad absolutamente igualitaria, genera apatía en los individuos, si todos obtenemos lo mismo hagamos lo que hagamos falta el estímulo, del mismo modo una sociedad donde solo se tenga en cuenta al individuo corre el peligro de ser devorada por la avaricia individual.

    Por eso, hasta el momento presente, las sociedades del Estado del Bienestar son las mejores que conocemos, el individuo tienen libertad para desarrollarse pero la sociedad se encarga de proteger a los individuos que no tienen la misma capacidad, de ese modo la sociedad garantiza a todos los servicios esenciales, de sanidad, educación, dependencia, seguridad pública, pensiones, vivienda, etc. y los paga con los impuestos que se recaudan a los que obtienen mas, no es una sociedad igualitaria pero es una sociedad que persigue la justicia social. En esto siempre hay un concepto perturbador, el derecho individual a la herencia, si creemos en los derechos del individuo, ahí no debería contemplarse el derecho a que un individuo se beneficie de los logros de otros (aunque sean sus padrees) sin pasar por el control social y es la sociedad en su conjunto la que debe decidir. Debería haber igualdad de oportunidades y la herencia perturba esa igualdad. En una carrera justa todos salen del mismo sitio y solo las capacidades y el mérito individual pueden justificar las diferencia.

    Si eliminamos la herencia ¿Cuantos triunfadores dejarían de serlo? ¿Cuantos parias serían triunfadores?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    1

    1

    • JOSELUPE JOSELUPE 12/08/20 14:12

      Estoy de acuerdo con casi todo lo que expone menos en esto que dice ud.: "En esto siempre hay un concepto perturbador, el derecho individual a la herencia, si creemos en los derechos del individuo, ahí no debería contemplarse el derecho a que un individuo se beneficie de los logros de otros (aunque sean sus padrees)" No es por crear polémica, pero ¿cree realmente en lo que dice en este párrafo sin más, sin considerar que hay herencias muy diferentes unas de otras?. Me refiero a que hay padres (cuando digo padres estoy diciendo: padres y madres), la gran mayoría, yo me incluyo, que se preocupan y trabajan durante la mayor parte de su vidas, incluso lo vislumbran como una meta en sí mismo, en conseguir un buen hogar para sus hijos y si es posible, además de procurar estudios y preparación para que sus hijos tengan una vida mejor que la suya, conseguir un colchón que sea suficiente para amortiguar los golpes de la vida, también para sus hijos, ¿ porqué no?. Para muchos padres esa es su satisfacción, objeto y fin de sus vidas. Me parecería bien que hubiese introducido la imposición fiscal a las herencias, esas a las que supongo se refiere, a las que a partir de unos importes desorbitados. Saludo cordiales.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      1

      • Ambon Ambon 13/08/20 11:11

        Estoy de acuerdo con usted, desde mi punto de vista en una sociedad justa se trata de poner tope social a la propiedad privada y al poder de las corporaciones empresariales privadas y también a las herencias. Yo también soy padre y tengo claro que el hecho de dejar una vivienda a mi hijo no es un problema social, si le dejará un edificio completo de 100 viviendas, mi hijo seguramente no tendría que hacer nada mas en su vida y eso me parece injusto.

        He usado la palabra perturbador precisamente por eso, porque no se trata de negar la herencia absolutamente ni permitirla en su totalidad, es decir, la ley de buscar que no se favorezcan grandes desigualdades y si se producen se eliminan mediante impuestos a las herencias. Confío en haber explicado bien la idea.

        Saludos

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        1

        • JOSELUPE JOSELUPE 13/08/20 12:01

          Gracias por su explicación. Yo ya me imaginé que iba por ahí, le inserto aquí el texto que lo corrobora: " hubiese introducido la imposición fiscal a las herencias, esas a las que supongo se refiere ". Tenía la necesidad de que se dejara claro ésto ya que de lo contrario sería de un extremismo inaceptable. Reitero mi agradecimiento. Saludos.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

Lo más...
 
Opinión