X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

La amenaza híbrida y el ministerio de la verdad

Publicada el 10/11/2020 a las 06:00

Ha sido publicar el Gobierno en el BOE la orden sobre “Procedimiento de actuación contra la desinformación”  y desatarse la bronca. La variopinta derecha y —como dicen los estupendos— sus terminales periodísticas y mediáticas, le llaman “El Ministerio de la Verdad” a la Comisión que esa orden propone, en recuerdo, tan ilustrados que son cuando quieren, de George Orwell.

Es un tanto paradójico que quienes salieron en tromba a aplaudir la actitud de las cadenas de televisión estadounidenses, que cortaron la emisión del discurso levantisco de Trump tras los primeros resultados desfavorables, sean prácticamente los mismos que hablan de “monopolio de la mentira” y atentado a la libertad de expresión. En no pocos casos, me consta, que sin haber leído siquiera la orden gubernamental; ir a la fuente siempre es más cansado que dejar que te lo expliquen los predicadores habituales. La CNN prefirió dar la diatriba entera y poner luego a caldo a su autor, en una lectura en mi opinión más ajustada al derecho a la información que no arroja sombra alguna de censura y que está en coherencia con la conducta crítica que esa cadena viene manteniendo de siempre frente al rey de las fake news.

Para que no haya duda, les diré que aunque la orden menciona —si pinchan en el enlace de arriba pueden comprobarlo— a los medios de comunicación y plataformas digitales privadas en tanto que agentes del procedimiento a aplicar, no precisa de qué modo podrían intervenir y, ciertamente, parece que todo quede al albur del Gobierno de turno, dado que tampoco se ha pensado en la fórmula de una agencia independiente. Está mal desde luego si esa es la intención, pero quizás sería apropiado que en lugar de enredarse en esta algarabía de doncellas ofendidas, esa gente de la que usted me habla propusiera algo constructivo, no vaya a ser que creamos que confunden la libertad de expresión y opinión con la facultad de mentir y manipular a su libérrimo albedrío. Aunque usted, lector no iniciado seguramente lo ignora, hay unas entidades llamadas Asociaciones de la Prensa que debieran servir para “[...] la defensa de las libertades de información y expresión, la promoción del buen ejercicio profesional del periodismo, de la reputación de los periodistas y la preocupación por el bienestar de los socios” (eso dicen los Estatutos de la madrileña) y en realidad solo son un reducto para el más cutre de los gremialismos. Quizás estas entidades, hoy dinosaurios sin reflejos, podrían redimirse tomando la iniciativa en este asunto, porque el problema de la desinformación (como en todo, también hay negacionistas, claro) existe, vaya si existe.

En el verano de 2018 se impartió en la Universidad de Verano de la Complutense un curso titulado “La amenaza híbrida”. Los ponentes fueron militares de alta graduación participantes en misiones internacionales, expertos en ciberseguridad, analistas del Centro Superior de Estudios de la Defensa y del Instituto Español de Estudios Estratégicos. También dictó una ponencia Iñaki Gabilondo y participó en una mesa redonda otro periodista, Alfonso Merlos. Entre los asistentes al curso, sobre todo militares de todas las Armas y guardias civiles, de comandante para arriba. ¿Periodistas o profesionales de la comunicación entre el público? Sí, uno, yo. La amenaza híbrida es un término que engloba todo tipo de actuaciones coordinadas para influir en la toma de decisiones de los Estados, haciendo uso de medios políticos, económicos, militares, civiles y de la información. Estas acciones pueden ser realizadas tanto por actores estatales como por actores extranjeros. El concepto comenzó a utilizarse entre los especialistas, sobre todo de la Defensa, tras el choque entre Israel y Hezbolá en 2006, según explica el profesor Colom Piella en su ensayo “El conflicto en el siglo XXI. La amenaza híbrida: mitos, leyendas y realidades” para designar “la integración de tácticas, técnicas y procedimientos no convencionales e irregulares, mezclados con actos terroristas, propaganda y conexiones con el crimen organizado”

Durante los tres días en San Lorenzo de El Escorial, se habló de ciberataques y de estrategia militar, pero también de ética de los medios de comunicación, de postverdad, de disrupción y desinformación, de redes sociales, de intromisión en procesos electorales, bien violentando el voto electrónico o tratando de hacerlo con la voluntad de los electores mediante la difusión de bulos, etc.

En la pausa de la mañana del primer día, paseando por el esplendido jardín del Colegio María Cristina, pregunté al director del curso, el general de brigada Miguel Ángel Ballesteros, la razón de que el asunto suscitara tan poco interés entre los comunicadores y, tan sorprendido como yo, no supo responderme. Yo me lo sigo preguntando a veces, aunque me iluminan bastante las reacciones de una parte de mis compañeros de profesión cuando pasan cosas como la que refiero al principio. Menos mal que hay gente que sí se preocupa en serio de estas cosas.

Juan Cabrera Padilla es socio de infoLibre

Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




10 Comentarios
  • Ambon Ambon 10/11/20 18:37

    Deberían ser los propios medios los que señalen a los mentirosos y a los que no informen con un mínimo de ética profesional, deberían ser las asociaciones profesionales las que cuiden por el buen nombre y la credibilidad de la profesión, la cuestión es ¿Quien controla al "supuesto" controlador? ¿Que representatividad tienen las asociaciones de periodistas? ¿Que participación hay cuando eligen a sus juntas de gobierno y a sus órganos de control?

    Los ciudadanos debemos tener suficiente sentido crítico para elegir a través de quien nos informamos, del mismo modo que sabemos elegir el vino o la cerveza que bebemos o si comemos carne, pescado o somos vegetarianos, tampoco es tan difícil. Si alguien elije estar informado por twiter o por fabebook o por Okdiario en vez de leer Infolibre, seguramente lo elige libremente, que no se queje después do la calidad de la información.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    0

    3

    • cabrerjuan cabrerjuan 11/11/20 16:57

      Gracias Ambon. Tus preguntas son absolutamente pertinentes y no de fácil respuesta. Yo abogaría por una entidad mixta, dependiente del Parlamento pero con una presencia profesional potente (empresas y profesionales) Es un asunto que sale a relucir de vez en cuando, ahora por ejemplo, pero que está presente desde hace mucho tiempo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • JJJ JJJ 11/11/20 00:55

      La Tierra es plana: y hay individuos que se lo creen y lo propagan. El Gobierno de España es chavista y totalitario: y hay gente que se lo cree y lo propaga. Dios existe, o Dios no existe: y hay gente que se lo cree y lo propaga
      Quién es quién para decir que esto es verdad o mentira?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      0

      1

      • Ambon Ambon 11/11/20 17:45

        Todos tienen la libertad de expresión, pero todos tenemos la libertad de argumentar en contra y si la idea perjudica socialmente prohibirla, por ejemplo la ciencia dice que la vacuna es útil, cada cual es libre de opinar, pero las autoridades sanitarias tienen que protegernos a todos y si hace falta obligar a vacunarse

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        0

        • cabrerjuan cabrerjuan 11/11/20 19:12

          Mentir no es opinar. Eso nada tiene que ver con la libertad de expresion

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          1

      • cabrerjuan cabrerjuan 11/11/20 16:59

        Pue hombre, doy por hecho que este comentario primero es un puro sarcasmo.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • JJJ JJJ 10/11/20 13:51

    Todo poder transferido al Estado se convierte, o es susceptible de convertirse, en poder contra ti. Ejemplo: tu les das al Parlamento el poder de elegir a los jueces, y un partido no quiere por lo que sea, y ya está usando ese poder para sí y en contra tuya; tu das la inviolabilidad a un Jefe de Estado, y este se dedica a robarte porque es inviolable; tu le das al Estado la potestad de usar una lengua (castellano) e inmediatamente te quita tu derecho a expresarte en la lengua que es tuya y que se reconoce como derecho tuyo (euskera, gallego, catalán), es decir, el Estado que hable o use la lengua que quiera, pero a mí que me respete y me deje usar mi derecho a expresarme en mi lengua. Etc.,etc.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • cabrerjuan cabrerjuan 11/11/20 17:02

      Sobre este segundo comentario, poco que añadir. Solo decir que hay otras formas de Estado a quienes no se transfiere poder alguno porque ya se lo toman algunos generalmente por la fuerza. Como no conozco alternativa, prefiero el primer modelo, la verdad.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Canija Canija 10/11/20 08:13

    Creo que es absolutamente necesario luchar contra la desinformación basada en la mentira. Sería por tanto muy importante que se consiguiera crear  una comisión suficientemente transparente, sería y transversal

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    2

    • cabrerjuan cabrerjuan 11/11/20 17:03

      De acuerdo. En mi respuesta a Ambon sugiero una fórmula. Gracias

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

Lo más...
 
Opinión